fbpx
HomePosts Tagged "Julio César Caione"

Si bien la prevalencia de las enfermedades venéreas se mantiene estable tanto en los animales, como en los establecimientos analizados, queda clara su persistencia en los distintos rodeos, afectando la reproducción.

DR. JULIO CAIONE
info@lab9dejulio.com.ar

Actualmente, enfermedades venéreas como Trichomoniasis y Campylobacteriosis siguen siendo de los principales problemas sanitarios en bovinos en la Argentina, y pueden provocar pérdidas entre el 15 al 25% en los porcentajes de preñez, o más con abortos y problemas de infertilidad, según se presenten solas o asociadas(1).
En nuestro país, ambas son mayormente estimadas por la información proveniente de laboratorios privados de diagnóstico veterinario, no existiendo trabajos de relevamiento estadístico a nivel nacional, estimándose incidencias variables según las zonas(2).
De 2005 a 2016, Laboratorio 9 de julio registra más de 100.000 toros analizados en más de 6.000 establecimientos (Ver Cuadro Nº 1). La información de las tasas de infección de establecimientos y toros de las dos enfermedades veneras se expresan a través de datos propios recabados durante este período.

Trichomoniasis
En estos casos la tasa de infección en establecimientos presenta un promedio de 4,8%.
Sin embargo, 2016 muestra un aumento que alcanza valores superiores al 7%. Con respecto a la tasa de infección en toros, se mantiene estable desde 2011 en un valor de 0,8%, coincidiendo con el Programa de control y erradicación de enfermedades venéreas de La Pampa, que informa una tasa del 0,83%, correspondiente a 2013. (Ver Gráfico Nº 1)

Campylobacteriosis
La tasa de infección en campos presenta un promedio de un 9%, observando un comportamiento estable de 2013 a 2016. En cuanto a la tasa de infección en toros, se encuentra en un promedio del 1%, manteniéndose constante, sin variaciones significativas. (Gráfico Nº 2)

Conclusiones
Si bien la prevalencia de las enfermedades venéreas se mantiene estable en el periodo analizado, persiste en los rodeos afectando la reproducción. Por esto, no podemos restarle importancia. Es necesario el diagnóstico de laboratorio como así también las medidas de manejo y sanitarias. En los establecimientos sin antecedentes de enfermedades venéreas se deben realizar dos muestreos negativos consecutivos del 100% de los toros, y en aquellos donde se desconoce el historial de las enfermedades se recomienda un mínimo de dos o preferentemente tres muestreos negativos. Ante la aparición de toros positivos, se recomienda realizar tanto muestreos como fuere necesario hasta obtener dos muestreos negativos consecutivos después del último positivo detectado. La toma de muestra deberá realizarse con un intervalo de tiempo como mínimo de 10 días debido al recambio poblacional.(3)

Cuadro Nº 1. Período analizado: 2005 – 2016

Trichomoniasis Campylobacteriosis
Toros Establecimientos Toros Establecimientos
116.157 5.661 154.846 7.426

Las referencias bibliográficas del artículo podrán encontrarse en su versión electrónica, ya disponible en motivar.com.ar.

Julio Caione describió cómo su empresa consolidó la oferta actual de servicios. Además, anunció una jornada de actualización para veterinarios y la construcción de una nueva estructura.

 

MIRA LA ENTREVISTA EN FULL HD

Integrante de la red de laboratorios oficiales del Senasa, acreditado en cinco enfermedades de impacto nacional como lo son Brucelosis, Anemia Infecciosa Equina, Leucosis, Aujeszky y Brucella Ovis; y más de 50 técnicas diagnósticas, Laboratorio 9 de Julio festeja sus primeros 25 años en el mercado.
“El mayor orgullo está dado por haber logrado generar y mantener una cartera con clientes de gran envergadura, los cuales confían y reconocen el compromiso con el que se desempeña todo nuestro equipo”, le explicó el titular de la empresa, Julio Caione, a MOTIVAR en una entrevista realizada en la localidad bonaerense de 9 de Julio.

“LA CALIDAD ES CLAVE PARA ASEGURAR LOS ENSAYOS”

Otro de los hitos alcanzados por Laboratorio 9 de Julio fue la certificación de las normas IRAM – ISO 9001 en 2012, situación a la cual accedió tras haber comenzado a invertir no solo en mejoras edilicias, técnicas y administrativas, sino también en capacitaciones para el personal.
“La calidad es tener el control de lo que pasa en el laboratorio: desde los procedimientos para hacer ensayos, hasta lo que hacemos con los materiales e insumos que empleamos para llevarlos adelante”, sostuvo Caione.
Y reforzó: Eso nos permitió orden y seguridad sobre lo que hacemos; trabajamos sobre procesos más rápidos, eficaces y menos subjetivos. Hoy sería inviable una empresa que no esté trabajando sobre estos aspectos”.
A su vez, destacó el incremento en las exigencias del Senasa en base a la puesta en marcha de las Buenas Prácticas de Laboratorios, en base a las cuales el organismo avanzó en cuestiones edilicias y de equipamiento, pero también sobre diferentes cuestiones centrales para el rubro como lo es el trabajo bajo protocolos y las normas y la capacitación permanente del personal involucrado en los procesos. “Esto mejora la calidad del resultado”, asegura Caione.

Allí, el bacteriólogo iniciado en el SEDIVE recordó que durante estos años el laboratorio debió calibrar y mejorar diversas técnicas para conformar una oferta de servicios a la medida del rubro.
Vale recordar que los primeros pasos de Laboratorio 9 de Julio fueron dados allá por 1992 y estuvieron vinculados con servicios en Campylobacter y Trichomoniasis; a los cuales se fueron sumando otros específicos en enfermedades virales (IBR, DVB, por ejemplo), Leptospirosis y evaluaciones de química clínica.

“Seguimos con Neospora y empezamos a trabajar con inmunofluorescencia, hasta avanzar en el uso de los kits de Elisa”, recordó el profesional.
Y agregó: “Un hito para el laboratorio fue acreditar brucelosis en 2008, con la puesta a punto de la técnica de FPA”.
Hoy la firma también ofrece análisis de semen y de aguas, diagnósticos bacteriológicos, micológicos, y parasitológicos, a los cuales se suma el saneamiento integral de cabañas, entre otros.

Entre tubos y microscopios
“En estos 25 años hemos experimentado una serie de cambios sustanciales”, explicó Caione y describió una situación concreta para ejemplificar: “Cuando comenzamos no estaba desarrollado el diagnóstico veterinario como tal: no teníamos residuos patológicos, no había Internet y se manejaba todo en tubos de vidrio, los cuales sin dudas complejizaban el manejo y la metodología si pensamos en las cerca de 250.000 muestras que recibimos al año. Hoy el 100% de los tubos que entregamos a los veterinarios son descartables, al igual que el resto de los materiales que utilizamos en el laboratorio”.
Vale también destacar que si bien el laboratorio surgió del esfuerzo de Julio Caione y su esposa Liliana -técnica en hemoterapia-, hoy cuenta con un equipo de 10 profesionales. “Sin dudas que cometimos errores, básicamente ligados a la capacidad de dimensionar la cantidad de muestras que ingresan, pero ya estamos estabilizados; conocemos nuestro potencial”, explicó.

Futuro asegurado

LAS JORNADAS DE ACTUALIZACION YA TIENEN FECHA

Tal como es costumbre ante cada uno de sus aniversarios, Laboratorio 9 de Julio llevará adelante una Jornada de Actualización Técnica para todos sus clientes. Este año, la misma tendrá lugar el próximo 16 de noviembre, en las instalaciones de la Sociedad Rural de 9 de Julio (Buenos Aires).
Bajo la coordinación del Dr. Carlos Campero, se llevarán adelante tres temas específicos a cargo de reconocidos profesionales.
“Contaremos con el aporte del Dr. Anselmo Odeón –INTA Balcarce- en relación al impacto y la actualidad de la DVB en los rodeos, una enfermedad de alto impacto, en la cual además de vacunar se debe trabajar sobre los PI”, explicó Caione. Y concluyó: “Estarán presentes el Dr. Carlos Margineda (INTA Marcos Juárez), compartiendo sus conocimientos en cuanto a las enfermedades respiratorias en los feedlots; y el Dr. César Fiel (FCV de Tandil), quien abordará la temática relativa a la resistencia antiparasitaria en los campos”.
Para más información:
info@lab9dejulio.com.ar.

Consultado respecto de la actualidad en cuanto al uso que los veterinarios rurales le dan a las técnicas que el laboratorio ofrece, Caione fue contundente: “Notamos que los profesionales más jóvenes emplean el diagnóstico de rutina: piden análisis para confirmar las enfermedades tradicionales pero también otras que se han ido sumando a nuestros servicios en los últimos años, como puede ser brucelosis ovina por la técnica de ELISA, detección de animales Persistentemente Infectados en diarrea viral bovina”, explicó.
Y profundizó: “Antes los veterinarios recurrían a este tipo de servicios para casos de brucelosis, venéreas y poco más. Hoy la Facultad brinda más herramientas a los egresados”.
En este sentido, y convencido que la mayor demanda provendrá de la mano de los veterinarios de campo, desde Laboratorio 9 de Julio se apuesta por seguir generando acciones de actualización, compartiendo trabajos científicos, casuísticas y un Newsletter electrónico mensual, que se suma a otras actividades que se comparten vía mailing con su base de clientes.
“Tenemos que informar al veterinario para que esté al tanto de las últimas técnicas diagnósticas y así las ofrezca a los productores que asesora”, nos explicaron desde la empresa.
Ya en relación a las enfermedades sobre las cuales se trabaja a diario, nuestro entrevistado realizó un breve repaso.
“Si bien las problemáticas sanitarias son las mismas, en estos años hemos visto una reducción notable en la prevalencia de brucelosis. Es cierto que sigue estando presente y es importante no perderle pisada, pero no caben dudas que la situación ha mejorado”, ejemplificó. Y agregó: “Lo mismo ocurre con las venéreas, las cuales se mantendrán en niveles bajos de prevalencia hasta que no haya un plan de erradicación obligatorio”.
Frente a esta realidad, Caione aseguró que lejos de esperarse una baja en la demanda de servicios diagnósticos, la misma seguirá incrementándose al compás de la profesionalización del manejo ganadero. “Nadie quiere perder con una vaca positiva; hoy se invierte mucho más en sanidad que cuando nos iniciamos”, aseguró el profesional, dejando también en claro que la actividad no reaccionó aún en la medida de lo esperado tras el cambio de Gobierno.
Futuro e inversiones
Más allá de su trayectoria y presente, Laboratorio 9 de Julio no pierde de vista el futuro inmediato. De hecho y tras ser consultado respecto de las tendencias globales que deberían llegar a nuestro país, Caione subrayó: “Sería interesante que la técnica de PCR sea accesible no solo en ámbitos de investigación sino también en los laboratorios que trabajamos en el día a día de las enfermedades de campo, aunque esto depende de los costos del equipamiento y de los reactivos”. Este fue el punta pie inicial para adelantar el inicio de la construcción de la nueva estructura edilicia del laboratorio en un predio ubicado también en 9 de Julio, donde se montarán entre 500 y 600 metros cuadrados a fin de ganar espacio y avanzar en la incorporación de servicios y tecnologías.
“Apostamos por seguir en este rubro. No tenemos dudas de su potencial. La tecnología avanza y queremos estar a la vanguardia de la misma. Esta ha sido siempre nuestra vocación… una forma de vida”, concluyó Julio Caione.

Opinión

 

caione-9-de-julioDR. JULIO CESAR CAIONE
www.lab9dejulio.com.ar
Contacto: Info@lab9dejulio.com.ar

Brucella ovis produce una enfermedad exclusiva de los ovinos llamada Epididimitis Ovina y es una de las causas más comunes de epididimitis, orquitis e infertilidad en carneros. En las hembras causa placentitis, abortos tardíos e infertilidad, fundamentalmente en las de primer servicio, y aumenta la mortalidad perinatal en corderos.

Transmisión
Brucella ovis normalmente se excreta en el semen de carneros infectados y la transmisión venérea pasiva, a través de la oveja, parece ser la vía más frecuente de infección.
La transmisión de carnero a carnero también es muy común (Blasco, 1990; 2010).
El contagio de carneros vírgenes se produce en períodos de estabulación prolongada, mediante el contacto a través de la mucosa oral (lamido), nasal (olfateo), conjuntival o por vía percutánea, a través de heridas o excoriaciones. Asimismo, las conductas homosexuales de los machos fuera de la época de servicio, favorecería la entrada del microorganismo a través de la mucosa rectal (sodomía).
El carnero infectado con B. ovis constituye un reservorio en el rebaño, siendo el semen fundamental en la difusión del germen.
La liberación de la bacteria se produce en forma intermitente y por períodos prologados, habiéndose hallado cultivos positivos hasta 80 semanas pos infección experimental.
Es posible que la infección congénita pueda ocurrir, al menos en un bajo porcentaje de corderos. Aunque la hembra es relativamente más resistente a la infección, algunos autores sostienen que juega un rol importante en la difusión de la enfermedad.
La hembra puede trasmitirlo a otros machos sanos si es montada por estos dentro de un mismo ciclo estral. Esto explica los brotes de brucelosis posteriores a la época de servicio. Sin embargo se ha visto que la hembra mantiene la infección por más de dos 2 y podría ser responsable de difundir la enfermedad de un año a otro (INTA EEE Balcarce; 2008).

Signos clínicos
La manifestación clínica característica de la enfermedad es una inflamación en la cola del epidídimo, que puede extenderse al cuerpo y cabeza; los epidídimos se encuentran aumentados de tamaño, indurados y con menor elasticidad. En la mayoría de los casos las lesiones son unilaterales, pero pueden observarse ambos testículos afectados.
La fertilidad se ve afectada hasta nula con alteraciones en el espermograma.
En las hembras se observa abortos que ocurren en el último tercio de la gestación e infertilidad, especialmente en las de primer cría. La infertilidad es temporaria, siendo normal en el próximo servicio. También se presentan nacimientos de corderos débiles que mueren al poco tiempo de nacidos.

Diagnóstico
El diagnóstico de la enfermedad se realiza basándose en la serología de los carneros junto a la presencia de signos clínicos. Es importante recordar que solamente 1/3 de los carneros presenta lesiones palpables en el examen reproductivo. (Manual de Diagnostico Brucella ovis; Senasa 2015). Si bien existen varias técnicas para el diagnóstico oficial de Brucella ovis, Laboratorio 9 de Julio cuenta con la Técnica de ELISA Indirecto.
Estudios comparativos demostraron que el ELISA presenta mayor sensibilidad y especificidad que las demás pruebas (Manual de animales terrestres – OIE), considerándose una técnica confiable para el diagnóstico de Brucella ovis.

Normativa oficial
En su Resolución Nº 545/2015, el Senasa establece el control de la Brucelosis ovina. La normativa entró en vigencia el 10 de noviembre de 2015, establece los requisitos sanitarios para la certificación de establecimientos libres de Brucelosis ovina, para el movimiento en el mercado interno y exportación de ganado, acordes a las exigencias de los países compradores y las recomendaciones emitidas por la OIE, así como las tareas que debe desarrollar un veterinario acreditado para esta enfermedad. La norma establece que todo reproductor de la especie ovina, macho, mayor de 6 meses de edad que concurra a una exposición ganadera o a un remate feria especial de reproductores o sea trasladado a otro establecimiento, debe contar con un certificado negativo a Brucella ovis otorgado por un médico veterinario acreditado, realizado en un plazo previo no mayor a 60 días a la fecha de emisión del Documento de Tránsito Electrónico (DTE).
Respecto al procesamiento de las muestras serológicas obtenidas de estos reproductores, sólo podrá realizarse en el laboratorio animal del Senasa y en los laboratorios incorporados a la Red Nacional de Laboratorios de Ensayos y Diagnósticos del Senasa. El análisis de las mismas, deberá realizarse por la técnica de Inmunodifusión en gel de agar o Elisa y, en caso de existir resultados discordantes, se utilizará la prueba de fijación de complemento como definitiva. A su vez, los productores que quieran gestionar la certificación por parte del Senasa de establecimiento libre de brucelosis ovina, deben presentar dos resultados serológicos negativos consecutivos, con intervalo de 60 a 90 días, de la totalidad de los reproductores machos mayores a seis meses. La certificación tendrá una validez de un año.

Opinión

Julio Caione.

DR. JULIO CESAR CAIONE
www.lab9dejulio.com.ar
Contacto: Info@lab9dejulio.com.ar

El virus de la Diarrea Viral Bovina produce diferentes afecciones y tiene una marcada incidencia en la reproducción, al infectar una hembra preñada puede ocurrir aborto, parto de terneros con alteraciones congénitas (ceguera, defectos en piel, problemas de locomoción, etc.) o nacimiento de terneros de aspecto “normal” pero portadores de la infección.
Estos animales persistentemente infectados (PI) representan una fuente de contagio y diseminación de la infección. Si el animal portador PI es una hembra, ésta puede contagiar a su feto dando una cría infectada.
La infección en el primer trimestre gestacional puede causar infertilidad, muerte embrionaria, reabsorción fetal, momificación y aborto, si los animales son infectados entre los 2 y 4 meses de gestación, puede resultar el nacimiento de terneros PI, la infección en la mitad de la gestación está asociada con anormalidades congénitas. Cuando la infección ocurre en el segundo trimestre de la gestación es altamente probable que el aborto sea la consecuencia de la infección fetal. Los abortos se producen unos 30 días luego de la infección materna y su incidencia puede superar el 20% de los rodeos primoinfectados. Los abortos por BVD ocurren hasta los 180 días de gestación y los fetos abortados generalmente no presentan lesiones relevantes.

En los toros

Los toros juegan un rol importante en la transmisión del virus, la infección de un toro con DVB puede deberse a una infección aguda o por una infección adquirida durante la gestación (congénita) de la que nace un animal portador de por vida. En ambos casos el virus está presente en el semen, la infección aguda es temporaria, el PI siempre elimina virus con el semen, por lo cual no debería utilizarse como reproductor un animal con infección persistente de DVB. Reviste gran importancia el contagio cuando se trata de animales de cabaña o un centro de inseminación artificial, como el virus resiste la temperatura de congelación, el semen contaminado resulta una fuente de infección y diseminación de la enfermedad a otros establecimientos. Por lo tanto, debe asegurarse que el semen esté libre del virus, y se verifica determinando la presencia en cada partida de semen que se congela mediante el análisis de laboratorio correspondiente.
Etapas de un programa de control nacional
1) Para iniciar el control del virus de BVD, se debe confirmar la enfermedad en el establecimiento, para lo cual se pueden hacer muestreos serológicos para detección de anticuerpos específicos contra la proteína p80, proteína no estructural, generados por infección, actualmente se disponen de pruebas de ELISA de bloqueo.
También es posible confirmar la enfermedad a través de detección de antígenos mediante cultivo y aislamiento, rtPCR e inmunohistoquímica.
2) Confirmada la enfermedad los esfuerzos deben dirigirse a la detección de los bovinos PI en el rodeo, para lo cual deberá muestrearse todos los animales mayores de 4 meses de vida. Opcionalmente pueden establecerse prioridades en el muestreo, ejemplo, vaquillonas de reposición, vacas rodeo general. Los vientres detectados negativos no deberían estar en contacto con otros bovinos no controlados.
La técnica de ELISA de captura (ACE) sobre muestras de piel de oreja, sangre con anticoagulante, suero o plasma es la recomendada para la detección de los animales persistentemente infectados (PI).
3) Una vez saneado el rodeo deben tomarse medidas de vigilancia para controlar el ingreso de bovinos, semen y embriones mediante análisis para la detección del virus de la BVD. Así mismo se debe contar con un programa de vacunación adecuado principalmente dirigido a las hembras en servicio.
Es importante tener en cuenta que los bovinos que ingresen al establecimiento deberán ser analizados antes de su incorporación. Así mismo se debe realizar el control de los toros especialmente si se congela semen ya que una serología negativa no indica que no esté eliminando el virus a través de semen.
Luego de un primer muestreo y detección de animales positivos (PI) deberá repetirse el análisis en estos para descartar infecciones agudas. Los bovinos PI seguirán siendo positivos mientras que en los infectados en forma aguda la detección del virus será negativa.
Es importante considerar que la detección de los PI se hace una sola vez en la vida del animal, no siendo necesario reiterar el análisis en el tiempo debido a que una infección persistente no puede adquirirse post-parto ya que la única forma que ocurra es mediante la infección congénita.

Referencias:

  • Odeón Anselmo, INTA Balcarce: Control del virus de la Diarrea Viral Bovina (vDVB).
  • Odeón Anselmo, INTA Balcarce: La Diarrea Viral Bovina (DVB); una enfermedad compleja que se puede controlar.

La empresa radicada en la localidad bonaerense de 9 de Julio alcanzó este reconocimiento en el área de Diagnóstico.

Laboratorio 9 de JulioLaboratorio 9 de Julio cuenta con la Certificación Internacional basada en la Norma IRAM-ISO 9001:2008. El primer certificado fue obtenido en el año 2012.
“Habiendo superado este mes la auditoría externa a cargo del auditor Miguel Ángel Grillo, obtuvimos la Recertificación de nuestro Sistema de Gestión de Calidad. Asimismo, agregamos a nuestro alcance el punto de Diseño y desarrollo”, sostuvieron desde la empresa.
A su vez, explicaron que esta certificación es el reconocimiento formal de la existencia de un Sistema de Gestión de la Calidad por parte de un ente calificado e independiente como es el IRAM.
“Además de las auditorías internas que realiza el área de Gestión de la Calidad, el IRAM inspecciona y evalúa todos los procesos involucrados en el Sistema de Gestión de la Calidad de Laboratorio 9 de Julio”, agregaron.

Ceremonia de entrega

El director de Laboratorio 9 de Julio, Dr. Julio César Caione, participó de la entrega de certificados de IRAM con motivo de la Recertificación de la Norma ISO 9001:2008 del Sistema de Gestión de Calidad (Ver foto). Fueron invitadas a la Casa Central de IRAM todas las organizaciones que han alcanzado la certificación o recertificación de su sistema de gestión. En este acto, las autoridades de IRAM le entregaron a Laboratorio 9 de Julio el certificado correspondiente.

Descripción de las principales problemáticas sanitarias que afectan a los rodeos bovinos en los actuales esquemas productivos locales. 

DR. JULIO CESAR CAIONEInfo@lab9dejulio.com.ar

El avance de la agricultura en la Argentina determinó un severo impacto en la ganadería, actividad que sufrió un desplazamiento hacia ambientes marginales y una intensificación en diversos sitios. Estos cambios generaron una serie de problemas sanitarios a considerar.
Según el Servicio de Diagnóstico Veterinario del INTA Balcarce, las causas de los problemas de la intensificación en los últimos 15 años son metabólicas, tóxicas, infecciosas, parasitarias e indeterminadas, representando esta última el 12% de los casos.
Dentro de las metabólicas se encuentran la polioencefalomalacia (PEM), acidosis, desbalance calcio y fósforo e hipovitaminosis A. Por su parte, las tóxicas están ligadas a intoxicación por monensina, urea y oxalatos; las infecciosas, con IBR encefálico y Listeriosis y las parasitarias, a coccidiosis.
Las causas más habituales son: intoxicación por monensina, acidosis, PEM, neumonías y desbalance de calcio y Fósforo, siendo la intoxicación con monensina y neumonías lo más frecuente, presentando sintomatología similar a la intoxicación por claviceps purpúrea (golpe de calor). En el caso de las intoxicaciones por monensina, el animal muestra dificultad respiratoria por problemas cardíacos y si bien esto clínicamente podría confundirse con una neumonía o intoxicación por claviceps purpúrea, la temperatura se presenta normal; las enzimas hepáticas están aumentadas y hay lesiones patológicas en corazón, hígado y pulmón.

Muerte súbita

Entre las causas de muertes súbitas que se dan en los encierres se destacan la intoxicación por urea y oxalatos. La primera se produce por mal mezclado o alto contenido en las raciones; los síntomas comienzan a los 10 minutos de consumida y las muertes se presentan en el transcurso de los 45 minutos a 4 horas. ¿Otros datos? Los animales están agresivos y si se tratan rápido con vinagre al 20% en agua helada, se recuperan.
La intoxicación por oxalatos se da en corrales sin usar (cubiertos con yuyo colorado, quínoa y verdolaga), las plantas acumulan oxalatos y el consumo en exceso produce lesión renal con edema perirrenal, los valores bioquímicos suelen estar alterados, se observa un descenso del Calcio sérico, aumento de la fosfatemia, uremia y creatinina.
Los animales más susceptibles al IBR encefálico (HVB-5) son los terneros de destete hasta los dos años: la signología se caracteriza por no tener respuesta a los estímulos, depresión, incoordinación, marchar en círculo, no tragar y rechinar los dientes, el curso de la enfermedad varía entre 3 a 10 días y la mortalidad es del 100%.

 

Cuadro Nº 1. Características a considerar para cada una de las enfermedades.
Temperatura Depresión Giro en círculo Bruxismo Convulsiones
HVB-5 Elevada
Listeria Elevada No común No
Def. Ca-P Normal No No No
PEM Normal
Coccidiosis Normal No No No común No
PEC Elevada No No común No No

La Listeriosis, por su parte, se presenta en animales que consumen silo con pH mayor a 5.0, la signología que la caracteriza es que los animales giran en círculo, se les cae una oreja, párpado y labio del lado afectado debido a una parálisis facial unilateral.
La Polioencefalomalacia (PEM) se diferencia de IBR ya que, si los animales son tratados a tiempo con vitamina B1, se recuperan. La misma se produce por un exceso de azufre, falta de tiamina o por la presencia de tiaminasas; los signos clínicos se caracterizan por aparecer repentinamente en animales jóvenes (entre 6 y 24 meses), ceguera central, girar en círculos, opistótono, temblores musculares, rechinar de dientes, ataxia, coma y muerte. La temperatura corporal y la frecuencia respiratoria son normales. Si no se tratan, la mayoría de los animales muere a las 48 horas de iniciados los signos.
En los desbalances de Calcio y Fósforo, el animal cae repentinamente unos minutos, deja de respirar y se reincorpora. También la Coccidiosis muestra síntomas nerviosos presentando materia fecal con sangre.
Otra patología que aún no ha sido dilucidada en su etiología es la Patología de espacios craneales, PEC (síndrome de la oreja caída) que afecta a animales en el encierre y presentan la oreja caída uni o bilateralmente, también el labio y el ojo, y temperatura elevada. Se cree que puede ser una causa bacteriana que ingresa por oído, y por lo general, afecta a varios animales.

Fuente: Disertación Dr. Ernesto Odriozola, INTA Balcarce XXV Jornada de Producción animal, Sociedad Rural de Bolívar.

En toda adquisición debe chequearse el estado sanitario y dejar a los animales en cuarentena una vez que llegan al campo comprador. Antes de juntarse con el resto de los bovinos debe realizarse nuevamente un estudio serológico.

DR. JULIO CESAR CAIONE
juliocaione@lab9dejulio.com.ar

Dato. “El estado de latencia es particularmente importante”.

Dato. “El estado de latencia es particularmente importante”.

La Brucelosis es una enfermedad de los animales que se transmite al hombre constituyendo una de las principales zoonosis. Es producida por el género bacteriano Brucella y afecta a diferentes especies y al ser humano. Brucella abortus infecta a bovinos, Brucella melitensis a ovinos y caprinos, Brucella suis a porcinos, Brucella canis a caninos y Brucella ovis a ovinos. La especificidad de las especies no es absoluta ya que pueden infectar a otras especies cuando se crían juntas.

 

Antecedentes

En el transcurso de los años 2008 al 2013, en Laboratorio 9 de Julio se procesaron muestras pertenecientes a 2.286 rodeos de carne y 523 de leche.

La prevalencia para rodeos carne fue de 19.4% y de 0.9% de vacas positivas. Para rodeos lecheros, 22.2% y 0.4% de vacas positivas.

Los datos estadísticos no estiman la prevalencia real de la enfermedad, sino que son obtenidos en base a las muestras procesadas: dan una estimación de la prevalencia, indicando que el nivel de vacas infectadas es, como se vio, relativamente bajo.

Caione J. y otros, con el objetivo de conocer la prevalencia en el partido de 9 de Julio, Buenos Aires, realizaron un muestreo entre abril y mayo de 2009, en el que se obtuvieron 2.475 muestras de vacas de cría y 525 de vacas lecheras, pertenecientes a 158 rodeos para carne y 23 rodeos lecheros.

La prevalencia aparente de vacas de cría infectadas en la zona estudiada fue del 0,44%, y la prevalencia de predios de cría con reactores fue de 4,43%.

En rodeos lecheros la prevalencia intrapredio e interpredio fue del 0%.

Se observa que esta prevalencia en bovinos de cría es significativamente menor a la estimada en el año 1996, de 5,8% intrapredios y 44% interpredios.

También es significativamente menor a la prevalencia de Brucelosis estimada para 22 partidos de la Cuenca del Salado en el año 1997: 7,4% intrapredios y 60,7% interpredios.

 

Transmisión

La principal vía es la digestiva y se produce cuando los animales lamen los abortos, placentas, líquidos de partos y genitales de animales enfermos.

Las Brucellas en el medio externo pueden sobrevivir varios meses en condiciones frías y de humedad: colonizan las ubres y contaminan la leche transformándose en una fuente de contagio para el ser humano al consumir leche no pasteurizada; también puede transmitirse por heridas en la piel y mucosas.

El contagio vía genital solo se produce mediante la inseminación artificial con semen infectado, el toro no transmite la enfermedad.

El ingreso de animales infectados comprados constituye la principal fuente de infección en un establecimiento libre: en toda compra debe chequearse el estado sanitario y dejar en cuarentena los animales una vez que llegan al campo comprador antes de juntarse con el resto.

Particular importancia reviste el estado de latencia: se trata de una hembra bovina nacida de una madre infectada y constituye uno de los principales problemas en la erradicación de esta enfermedad. La infección se adquiere vía intrauterina y no puede ser detectada cuando es ternera.

Las hembras con infección en latencia abortan entre el 5 y 7 mes de gestación, son un porcentaje muy bajo y apreciables en rodeos con baja prevalencia.

En el caso de un rodeo infectado que deje todas las terneras para reposición, se recomienda sangrar las vaquillonas cuando lleguen al quinto mes de gestación para eliminarlas antes que se produzca el aborto.

 

Signos clínicos

La presentación de los mismos depende el periodo de incubación, siendo muy variable y dependiente del estado fisiológico. En el animal preñado el periodo de incubación es más corto. El principal signo es el aborto en el final del tercio medio (5 a 7 meses). Los animales abortados eliminan Brucellas por las secreciones 15 días antes y hasta aproximadamente 30 días después del aborto.

De acuerdo a estudios realizados, un tercio de las vacas infectadas no abortan nunca, pero son igualmente peligrosas ya que eliminan Brucellas al parir.

El 80% de las vacas solo abortan una vez y la retención de placenta es frecuente tanto en los abortos como en los partos de vacas infectadas.

 

Diagnóstico

La confirmación exige pruebas serológicas y la mayoría de los países utiliza una metodología de dos o tres técnicas.

En Argentina se utiliza el Antígeno Bufferado en Placa (BPA) como prueba tamiz y los sueros reaccionantes se confirman con el ensayo de polarización fluorescente (FPA).

Este ensayo está diseñado para la detección de anticuerpos contra Brucella abortus, tiene la capacidad de ser una prueba multi-especies, permitiendo el diagnóstico presuntivo en bovinos, porcinos, caprinos, ovinos, ciervos y bisontes.

Validado para bovinos, este ensayo tiene la capacidad de distinguir animales infectados de vacunados con la cepa 19, y también de los animales con reacción cruzada con bacterias gran negativas en más del 90% de los casos. Además tiene como ventajas respecto a los métodos tradicionales de Wright-2 Mercaptoetanol mayor rapidez de ensayo (5 minutos) mayor especificidad 99.9%, automatización en la lectura del ensayo, validación internacional y se puede realizar en terneras luego de 90 días de la vacunación.

 

Control

Las estrategias están incluidas en el Programa de Control y Erradicación de la Brucelosis Bovina (Resolución Senasa Nº 150/2002), que incluye:

Vacunación: del 100% de las terneras de tres a ocho meses de edad con la vacuna Brucella abortus Cepa 19, en simultáneo con las campañas de vacunación antiaftosa.

Control de egresos: para ganado de carne y leche todo movimiento que tenga un destino distinto al de faena deberá contar con un certificado de seronegatividad en los machos enteros mayores de seis 6 meses y hembras mayores de 18 meses.

Estatus sanitario de los establecimientos: todos los establecimientos lecheros, las cabañas y/o los establecimientos dedicados a la comercialización de reproductores machos, deberán estar incluidos en alguna de las categorías descriptas como “En saneamiento”, “Saneado” u “Oficialmente libre”.

Vigilancia epidemiológica: todos los establecimientos procesadores de leche y fabricantes de productos lácteos deberán realizar 6 monitoreos anuales a sus tambos proveedores, mediante pruebas del Anillo en Leche (PAL) o Técnica de I-ELISA en laboratorios de la Red.

Aquel que detecte una prueba positiva, deberá comunicarle al productor y a su veterinario acreditado.

 

Vacuna RB51

En países como Estados Unidos, México, Chile, Costa Rica y Colombia se utiliza la vacuna RB51 (consiste en una cepa de Brucella abortus modificada en el laboratorio). Tiene la ventaja a diferencia de la cepa 19 de no inducir la producción de anticuerpos que confunden el diagnóstico; luego de una vacunación con RB51 todas las pruebas de laboratorio dan resultado negativo.

Estudios realizados en Estados Unidos demostraron que la protección frente al aborto e infección es similar a la cepa 19. Estudios realizados en INTA Castelar demostraron que si se aplica en animales adultos, aun siendo vacunados de terneras con cepa 19, no se produce la formación de anticuerpos, aunque se repita la dosis. Su uso está recomendado para ser utilizada previo al servicio.

 

Conclusiones

La Brucelosis es una enfermedad difícil de erradicar. Uno de los principales problemas en la erradicación reside en la correcta eliminación de los positivos y en el control de las fuentes de infección como son la compra de animales y las terneras que son dejadas para futuras madres con infección en latencia.

La tecnología para el control y la erradicación está disponible; se cuenta con pruebas de diagnóstico confiables y validadas internacionalmente como también vacunas. La erradicación demandará un enorme esfuerzo pero grandes beneficios económicos y sociales.

EXIGENCIA OFICIAL

Obligatorio: emitir protocolos de diagnóstico

Senasa recordó a los veterinarios acreditados para la Brucelosis bovina la importancia de remitir las muestras obtenidas en los establecimientos rurales junto a la totalidad de los datos requeridos, a fin de que los laboratorios de red puedan completar los protocolos de diagnóstico de la enfermedad correctamente.
Esta medida tiene por objetivo mejorar la información recibida en las oficinas locales respecto a los protocolos de diagnóstico de la enfermedad que confeccionan los laboratorios de red. Los datos son provistos por los veterinarios privados acreditados y luego son presentados por los titulares y/o apoderados de los animales ante las oficinas del Senasa, antes de gestionar la emisión del Documento de Tránsito Animal (DT-e) y otros trámites relacionados.
Para más información contactarse a brucelosisbovina@senasa.gob.ar o bien a redaccion@motivar.com.ar para acceder a los datos de origen de las muestras requeridos obligatoriamente y los informes oficiales necesarios en materia de identificación de los animales.