HomePosts Tagged "Exportaciones"

En lo que va del año, las ventas al exterior realizadas por esta industria acumulan más de 143.000 toneladas, el mejor registro desde el año 2009. De esta manera, el país vuelve a ubicarse entre los 10 principales proveedores del mundo.

Según datos del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas, en abril las exportaciones de carnes bovinas sumaron 35.700 toneladas (peso res), lo que implicó un salto del 57% respecto del mismo período del 2017. En el acumulado del año, se despacharon 143.000 toneladas.

En divisas, en tanto, el sector generó negocios por u$s134 millones, un incremento interanual del 47%.

En cuanto al acumulado, desde la entidad empresaria informaron que entre enero y abril, este sector vendió al mundo más de 143.000 toneladas, con una fuerte suba del 57% en relación con igual lapso del año pasado.

Mientras que, en términos de valor, estas operaciones sumaron más de u$s552,5 millones, con un alza del 46%. Tras la devaluación, el sector cárnico se perfila como uno de los sectores más dinámicos de la Argentina como generador de dólares, siendo el tercer complejo exportador más importante del país, con un share de casi 5%.

Otro dato para destacar es que este año el país volvió, tras seis años de ausencia, a ocupar un lugar en el top ten de los mayores exportadores a nivel global, ranking liderado por verdaderos «peso pesados» como Brasil, India, Australia y Estados Unidos.

China, un factor determinante

Entre las razones de este crecimiento, empresarios del sector señalaron la creciente demanda por parte de China, que alcanzó un nuevo volumen récord en abril pasado.

Mario Ravettino, titular del Consorcio ABC expresó que el gigante asiático «es hoy el primer importador mundial de carnes bovinas y es un mercado que parece no tener techo en términos cuantitativos y cualitativos. Actualmente, China constituye más de la mitad del volumen total exportado por Argentina».

En mayo, la industria de la carne argentina dio un paso fundamental al lograr la apertura total del mercado chino.

El nuevo protocolo, firmado por ambos gobiernos, autorizó la exportación de todo tipo de cortes de carne bovina hacia ese país.

«El evento constituye un hecho histórico que concluye más de 15 años de negociaciones y permitirá multiplicar las ventas de carne bovina de la Argentina», indicaron desde Cancillería.

Cabe destacar que, hasta ese momento, la Argentina venía exportando a ese mercado carne congelada sin hueso. A partir de este acuerdo, también podrá venderle carnes enfriada con y sin hueso -de mayor valor-, así como congelada con hueso.

Mario Ravettino, presidente del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas, aseguró que «es un avance importante ya que nosotros teníamos un solo protocolo. Ahora tenemos más posibilidades de incrementar tanto el volumen de las exportaciones como los valores, si hacemos una buena promoción».

Fuente: iProfesional

Riusech, Borrell, Braun y Vicentín son algunos de los apellidos locales que se posicionan entre los principales exportadores de carne del país.

Con un crecimiento del 24% en los primeros siete meses del año, las exportaciones de carne bovina viven un ciclo de expansión. El impulso de la demanda china se posiciona como uno de los pilares de este crecimiento, que en valor saltó un 15% en ese período, hasta los u$s 685 millones, según los datos difundidos por el Consorcio de Exportadores de Carnes (ABC).

Los responsables de tal situación son una veintena de frigoríficos exportadores, que entre todos colocaron en el exterior una 224.654 toneladas de cortes bovinos frescos, entre congelados, enfriados y Cuota Hilton (destinada al cupo establecido por la Unión Europea), entre los meses de enero y agosto de este año. Los datos del Ministerio de Agroindustria de la Nación permiten destacar que apenas cinco grupos empresarios concentran el 55% de las exportaciones argentinas de cortes frescos bovinos. Tal como publicó el sitio Valor Carne, se trata de las familias locales Riusech, Borrell y Braun, junto con la brasileña JBS y la china Compañía Central Pampeana.

Casi el 20% del total exportado correspondió, en los ocho primeros meses del año, al Frigorífico Gorina (gestionado por la familia Riusech), que colocó en el exterior un total de 44.895,8 toneladas. En segundo lugar quedó la multinacional brasileña JBS, con unas 24.638,8 toneladas enviadas y un 10,9% del total, mientras el podio lo completó el frigorífico Arre Beef (familia Borrell), con unas 21.160,9 toneladas para una participación del 9,42%.

Junto con Compañía Bernal (17.535,4 toneladas) y Compañía Central Pampeana (15.736,4 toneladas), estos cinco establecimientos concentran más de la mitad de las exportaciones. Pero, también entre los 10 primeros lugares del listado se encuentran establecimientos de renombre como el del frigorífico Friar, perteneciente al grupo cerealero Vicentín (con unas 13.329,9 toneladas exportadas) o el de Marfrig (de origen también brasileño), con un total de 10.290,6 toneladas.

También se pueden mencionar dos de las principales cadenas supermercadistas del país, tales como Importadora y Exportadora de la Patagonia (de la familia Braun, dueños de La Anónima), que exportó cortes bovinos por 9214,6 toneladas, y Coto (del empresario Alfredo Coto) con 4249,6 toneladas enviadas al exterior. En total, el 72,5% de los embarques de carne bovina argentina estuvo en este período en manos de frigoríficos argentinos, siendo 15 de los 20 principales exportadores de origen local, mientras que otros tres son brasileños y los restantes dos de origen chino.

En los últimos 12 meses, las exportaciones de este tipo de carne fueron de 267.000 toneladas peso res, un 29% más que el acumulado en igual lapso de 2015/16. Según explicó Mario Ravettino, Presidente de ABC «en la medida en que se consolide el promedio alcanzado, las exportaciones podrían llegar a 290.000 toneladas peso res, un logro relativo si se considera el promedio histórico. Por el momento, ni el mayor margen de competitividad de los competidores ni la oferta ganadera disponible permiten esperar mejores resultados», destacó.

Fuente: El Cronista

El presidente del Senasa disertó en la mega exposición «Argentina Supermercado del Mundo 2017», que se realizó en el hotel Sheraton de Buenos Aires.

«La condición fitozoosanitaria lograda por la Argentina nos permite ingresar a 120 países con nuestros productos, fomentando la sanidad, calidad e inocuidad», afirmó el presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Jorge Dillon, en el encuentro «Argentina Supermercado del Mundo 2017», que se realizó en el Hotel Sheraton de Buenos Aires el 15 y 16 de junio.
El funcionario disertó sobre «La apertura de mercados internacionales y el rol del Senasa» ante un auditorio compuesto por productores, empresarios, industriales e inversores nacionales y del exterior. Dillon informó que en el primer cuatrimestre de 2017 el Senasa fiscalizó exportaciones de productos de origen animal y vegetal por US$ 26.183 millones.
De ese total, US$ 24.735 millones correspondieron a envíos de productos de origen vegetal y US$ 1.447 millones a exportaciones de productos de origen animal.

En ese período las exportaciones sumaron 20 millones de toneladas; de las cuales la gran mayoría correspondieron a envíos de la cadena vegetal y 458.428 toneladas a la cadena animal.
«El Senasa es un organismo muy importante, que forma parte de la apertura de nuevos mercados, para que la Argentina continúe siendo el supermercado del mundo», explicó Dillon y afirmó que el organismo «tiene una muy buena imagen en el exterior, por eso muchos países nos toman como ejemplo y nos consultan permanentemente para aplicar sus medidas fitozoosanitarias. Eso es la cooperación internacional».
Seguidamente dijo que «estamos generando nuevos mecanismos de cooperación internacional para fortalecer los diferentes estatus sanitarios».
Asimismo, remarcó que junto al Ministerio de Agroindustria de la Nación existen otros sectores que forman parte del trabajo para abrir nuevos mercados y mantenerlos. «Los actores de la cadena productiva también son responsables. No hay que dormirse, el mundo es dinámico y debemos estar preparados; por eso, todos somos responsables de la performance de la Argentina en el exterior», señaló.
«La exportación de productos genéticos a Nigeria, uva de mesa a China, arroz a Colombia, son algunos de nuestros logros en 2017 y seguiremos esforzándonos, porque la apertura de nuevos mercados es nuestro eje. Y mantener esos mercados es la clave de nuestro trabajo, porque no nos podemos equivocar. Un simple error puede tirar todo por la borda», advirtió Dillon, quien señaló que durante este año se abrieron 14 mercados de productos agropecuarios en 10 destinos.

Un frigorífico nacional logró en 2016 convertirse por segundo año consecutivo en el principal exportador de carne vacuna del país, superando a firmas de capitales brasileños. Se trata del frigorífico Gorina, de la familia Riusech, que logró repetir en el podio, según el análisis de datos oficiales que realizó el consultor Víctor Tonelli.

Gorina lideró vendiendo al exterior 25.429 toneladas peso producto (o más de 38.000 toneladas en el equivalente res con hueso) por un monto de 140,8 millones de dólares. De ese volumen, su principal destino, siempre en peso producto, fue China, con 9215 toneladas.
«No hay una fórmula. Tal vez haya sido una combinación de mucha perseverancia, respeto, austeridad y mucha pasión de toda nuestra gente por lo que hacemos, y lo otro es tiempo, porque son procesos», dijo Carlos Riusech, propietario del frigorífico y vicepresidente del Consorcio de Exportadores de Carnes (ABC), sobre la performance de la empresa.
Riusech estuvo en el último SIAL-China, que se realizó en Shanghai, donde 24 empresas exportadoras asistieron en el marco de un stand que montó el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (Ipcva). «Fue una muy buena feria. La mayoría de las empresas argentinas concretaron operaciones de venta», señaló, sobre la suerte que tuvieron las firmas que, en carne congelada, hoy tienen en ese mercado su principal destino.
En el segundo puesto estuvo otro frigorífico nacional, Arre Beef. Exportó el año pasado 23.327,2 toneladas por US$ 131,5 millones. En su caso, su mayor destino también fue el mercado de China, con un volumen de 8847 toneladas.
Para Tonelli, uno de los méritos de las firmas nacionales que encabezaron el ranking de 2016 es que «supieron sortear las limitaciones de las políticas anteriores [por el gobierno de Cristina Kirchner] combinando la restringida exportación con una buena integración en el mercado interno». Según el consultor, las empresas del sector se encuentran, además, en condiciones de recuperar el protagonismo internacional perdido.
Vale recordar que en 2005, antes de que el gobierno anterior interviniera el mercado de carnes, la Argentina exportaba en res con hueso más de 700.000 toneladas.
Recién en el tercer lugar de los exportadores de 2016 aparece una firma multinacional. Se trata de la brasileña JBS, que colocó en el exterior 21.411,8 toneladas peso producto. En valores, vendió por US$ 123,5 millones. JBS también tuvo en China su primer cliente, con 11.589,8 toneladas.
En el cuarto puesto se posicionó Friar, de la aceitera nacional Vicentín. Friar exportó 14.396,2 toneladas peso producto por 108,4 millones de dólares. Para esta empresa, Israel fue el primer comprador de su producto, con 5248,6 toneladas.
Como quinto exportador estuvo Marfrig, otro grupo brasileño, que colocó un total de 7558 toneladas peso producto por US$ 60,8 millones. Para Marfrig su primer destino del producto fue Israel, que adquirió 3503,8 toneladas.
En 2016 exportaron carne vacuna 40 establecimientos. Totalizaron 158.829 toneladas peso producto, que en equivalente res con hueso hacen 238.243 toneladas. Todo el negocio representó ingresos para el sector por US$ 1068 millones.
Más allá de las estadísticas de la actividad, para Tonelli las empresas afrontan hoy un escenario complejo en cuatro de sus principales variables que hacen al negocio. Esto es, el costo de la materia prima (la hacienda), la capacidad ociosa, el costo laboral y la energía. «Todo eso se fue para arriba mientras el dólar sigue siendo el mismo», explicó a LA NACION.

Fuente: La Nación