HomePosts Tagged "Esteban Turic"

En el marco de lo que fue la Cumbre de la Industria Veterinaria Argentina CIVA MOTIVAR 2018, un grupo de profesionales veterinarios compartieron su impresión sobre el rol de Periódico MOTIVAR a lo largo de sus 16 años en el mercado.

Hace más de 16 años que Periódico MOTIVAR deja impresos los acontecimientos más destacados de la industria veterinaria argentina en su publicación mensual y a diario, a través de www.motivar.com.ar.

En el último encuentro por su aniversario, el pasado 25 de octubre, en la Cumbre de la Industria Veterinaria Argentina CIVA MOTIVAR 2018, reunió a más de 300 referentes del sector sumado a otras más de 500 personas que lo siguieron en vivo por el canal de Facebook.

En ese marco, se lanzó la campaña #YoLeoMotivar donde los más de 5.500 suscriptores de todo el país son invitados a sumarse a aportar su visión sobre lo que significa para ellos Periódico MOTIVAR compartiendo un breve vídeo en las redes Ig: @motivarok y Facebook: @pmotivar como ya lo hizo Esteban Turic, de Biogénesis Bagó, desde China.

Es clave que los productores sepan y crean que es posible alcanzar un 95% de preñez, un 92% de parición y un 90% de destete.

ESTEBAN TURIC
Director Innovación
en Biogénesis Bagó

Se estima que para el año 2050 habrá un 35% más de personas sobre la Tierra. Las demandas ya están creciendo y las costumbres cambian.

El ejemplo más claro sucede en Asia, donde la población aumenta, se mueve de zonas rurales a urbanas, mejora su capacidad de consumo y modifica los hábitos alimenticios: la dieta, a base de arroz y pescado, deja entrar cada vez con más fuerza a la proteína animal.

La Frontera de la Productividad y la brecha  tecnológica en Argentina
Parametros productivos Frontera Argentina Brecha unid Brecha %
Productividad Kg/animal/año 125 58 -67 54
% de extracción 38,4 29,7 -8,7 23
% de preñez 95 75 -20 21
% de destete 92 63 -29 32
Peso de carcasa 322 214 -108 33
Edad de faena 18-22 16 4 20
Lt / lactancia Israel 10600 5200 -5400 50
Fuentes: FAO, IPCVA, MAyG, IICA.

El enorme mercado que se abre en China, con casi 1.400 millones de personas, representa un desafío para el mundo productivo. Se necesitan más alimentos, pero sobre una superficie y cantidad de animales similar. De hecho y representando hoy el 38% total del territorio global libre de hielo, las áreas destinadas a las actividades agrícolas y ganaderas se incrementarán sólo un 5% en los próximos 35 años.

No quedan dudas que la tendencia en la producción agropecuaria es y seguirá siendo hacia la intensificación: el desafío será, entonces, alcanzar los máximos niveles productivos posibles.

Quien no produzca en forma eficiente, perderá rentabilidad en forma constante.

De allí la importancia de avanzar con conocimiento y tecnologías en un vínculo más eficiente entre los asesores y sus clientes ganaderos.

Es ya imprescindible trascender los problemas coyunturales, avanzar tranqueras adentro y convencernos de que lograr indicadores cercanos al 63% de destete no es lo máximo que podemos lograr. Es la realidad en muchos sitios, pero puede ser modificada. Para ello y tal como ocurrió con la actividad agrícola, deberemos planificar y ejecutar tareas que permitan alcanzar los máximos índices productivos, los cuales aún son una cuenta pendiente en nuestro país, tal como se aprecia en el Cuadro Nº 1.

Reducir esas brechas le permitiría a la Argentina crecer un 30% en productividad animal sin la necesidad de introducir más cabezas en el rodeo. Además, los eslabones de la cadena podrán seguir desempeñando su rol con mayor rentabilidad.

 

La fórmula del éxito

Para lograr esto, tendrá que reducirse la cantidad de animales que habitan los campos sin producir (consumiendo alimento, espacio y tiempo). Deberemos disminuir las mortandades en los feedlots y en las guacheras de los tambos, entre otras acciones de rápida puesta en marcha. Y la diferencia será sustancial.

Además, los productores deberán contar con asesores veterinarios que se involucren en la producción del establecimiento, planificando y proponiendo acciones concretas a sus clientes ganaderos. Imprescindible será también que vuelvan a posicionarse como líderes de opinión y decisión respecto de, por ejemplo, los momentos para invertir e instrumentar diferentes prácticas como la ejecución del plan sanitario, el manejo reproductivo y el descarte de animales improductivos; rol que en muchos establecimientos quedó en manos del productor. Afortunadamente la fórmula del éxito para esta actividad ya existe, y es conocida para los productores que alcanzaron la Frontera Productiva; contar con asesoramiento veterinario y aplicar productos de calidad.

El gran desafío es alcanzar esa frontera de la productividad, logrando mejores índices. Algunos están más cerca y otros más lejos del ideal: un 95% de preñez, un 92% de parición y un 90% de destete.

Lo importante para los productores es saber y creer que es posible y que todos pueden alcanzarlo si se realiza un trabajo planificado y sostenido.

Si bien la sanidad no es el único aspecto a abordar para llegar a los potenciales planteados, se trata del pilar con menor impacto en los costos generales de la operación y el que tiene mayor incidencia en el resultado: representa entre el 2 y 5% de la composición del costo total del establecimiento ganadero, dependiendo del tipo de producción.

El retaceo que se advierte en las inversiones en sanidad, o en la elección de productos de calidad no certificada se explica en la falta de información o asesoramiento. En nuestra región, sólo un 30% de los establecimientos tienen la asistencia permanente de un veterinario. Este es un punto clave para alcanzar la frontera productiva, porque quienes sí la han alcanzado, tienen un asesoramiento veterinario permanente y usan productos de calidad.

Si se toman como referencia los índices de países como Estados Unidos, Francia o Israel (en lechería), que han alcanzado el máximo potencial productivo posible, veremos que en Sudamérica tenemos para crecer un 30% más en carne y un 20% más en lechería, con el mismo rodeo que disponemos hoy. ¿Por qué vamos a seguir produciendo menos de lo que podemos?

Lo sostuvo Esteban Turic, director de Innovación en Biogénesis Bagó, tras destacar la renovación de normas ISO 9001 y 14001 por parte de la firma.

En noviembre, Biogénesis Bagó renovó el certificado de normas ISO 9001 y 14001, el cual (junto a la certificación de Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) obtenidas en 2006) reafirma su liderazgo en la calidad de sus procesos, productos, servicios y el cuidado del medio ambiente.

La Dra. Alejandra Suárez, gerente de Calidad del laboratorio, explicó que las normas ISO “brindan un marco de gestión acorde a estándares internacionales y aseguran un adecuado control sobre los procesos productivos, garantizando la trazabilidad de los mismos desde la compra de las materias primas, hasta la entrega de nuestros productos y la asistencia técnica a nuestros clientes”. También detalló que las BPM son un conjunto de normas enfocadas en “producir calidad” garantizando la consistencia de la misma en los procesos y productos.

Por su parte, el Dr. Esteban Turic (director de Innovación) aseguró que desde que el Senasa comenzó a certificar normas GMP en 2006, Biogénesis Bagó es el único laboratorio instalado en Argentina en contar con esta certificación para elaboración de vacunas veterinarias.

“Esto nos pone muy por encima en términos de calidad respecto de las vacunas veterinarias que se producen localmente”, explicó. Y agregó: “la implementación de estos sistemas implica un compromiso integral de la compañía, desde la generación de la política de calidad, hasta la provisión de los recursos necesarios -tanto humanos como de infraestructura- para el cumplimiento de los mismos. Este es un proceso que iniciamos hace más de 20 años con la gestión de los sistemas de calidad y estamos convencidos de haber tomado el camino correcto”.

Por otra parte, Turic enfatizó en que las tendencias en ganadería siguen siendo hacia la intensificación, por lo cual trabajar en la prevención es fundamental.

“También es clave que el veterinario cuente con productos certificados: el margen de error se reduce”, subrayó. Y culminó: “La ganadería local tiene grandes oportunidades por delante pero también desafíos. Contar con productos obtenidos de procesos certificados es esencial para incrementar la producción pecuaria, y en Biogénesis Bagó estamos preparados para acompañarlos”.