fbpx
MOTIVAR encabezado diarios
HomePosts Tagged "China"

En lo que va del año, las ventas al exterior realizadas por esta industria acumulan más de 143.000 toneladas, el mejor registro desde el año 2009. De esta manera, el país vuelve a ubicarse entre los 10 principales proveedores del mundo.

Según datos del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas, en abril las exportaciones de carnes bovinas sumaron 35.700 toneladas (peso res), lo que implicó un salto del 57% respecto del mismo período del 2017. En el acumulado del año, se despacharon 143.000 toneladas.

En divisas, en tanto, el sector generó negocios por u$s134 millones, un incremento interanual del 47%.

En cuanto al acumulado, desde la entidad empresaria informaron que entre enero y abril, este sector vendió al mundo más de 143.000 toneladas, con una fuerte suba del 57% en relación con igual lapso del año pasado.

Mientras que, en términos de valor, estas operaciones sumaron más de u$s552,5 millones, con un alza del 46%. Tras la devaluación, el sector cárnico se perfila como uno de los sectores más dinámicos de la Argentina como generador de dólares, siendo el tercer complejo exportador más importante del país, con un share de casi 5%.

Otro dato para destacar es que este año el país volvió, tras seis años de ausencia, a ocupar un lugar en el top ten de los mayores exportadores a nivel global, ranking liderado por verdaderos “peso pesados” como Brasil, India, Australia y Estados Unidos.

China, un factor determinante

Entre las razones de este crecimiento, empresarios del sector señalaron la creciente demanda por parte de China, que alcanzó un nuevo volumen récord en abril pasado.

Mario Ravettino, titular del Consorcio ABC expresó que el gigante asiático “es hoy el primer importador mundial de carnes bovinas y es un mercado que parece no tener techo en términos cuantitativos y cualitativos. Actualmente, China constituye más de la mitad del volumen total exportado por Argentina”.

En mayo, la industria de la carne argentina dio un paso fundamental al lograr la apertura total del mercado chino.

El nuevo protocolo, firmado por ambos gobiernos, autorizó la exportación de todo tipo de cortes de carne bovina hacia ese país.

“El evento constituye un hecho histórico que concluye más de 15 años de negociaciones y permitirá multiplicar las ventas de carne bovina de la Argentina”, indicaron desde Cancillería.

Cabe destacar que, hasta ese momento, la Argentina venía exportando a ese mercado carne congelada sin hueso. A partir de este acuerdo, también podrá venderle carnes enfriada con y sin hueso -de mayor valor-, así como congelada con hueso.

Mario Ravettino, presidente del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas, aseguró que “es un avance importante ya que nosotros teníamos un solo protocolo. Ahora tenemos más posibilidades de incrementar tanto el volumen de las exportaciones como los valores, si hacemos una buena promoción”.

Fuente: iProfesional

Por primera vez, se le exige a nuestro país que los envíos de carnes provengan de bovinos que, en los últimos 12 meses previos a la faena, no hayan manifestado un grupo de problemáticas sanitarias. ¿De qué se trata?

Videoconferencia. El presidente del Senasa (Negri) y el director de Sanidad Animal (Maresca) presentes en la negociación.

Videoconferencia. El presidente del Senasa (Negri) y el director de Sanidad Animal (Maresca) presentes en la negociación.

Contrariamente a los bajos niveles de uso de las vacunas veterinarias que se emplean en nuestro país -desde hace años- para prevenir las enfermedades más frecuentes en los bovinos, durante los últimos tiempos nos hemos ya acostumbrado a escuchar a los principales referentes de la cadena cárnica nacional asegurar que “el status sanitario nacional es óptimo”.
Y ahora habrá que demostrarlo…
¿Cómo es esto?
Revisemos el paso a paso de una de las noticias más destacadas para el sector en lo poco que va del año.
“Pasada la 1 de la mañana, con el equipo del Senasa acordamos el protocolo de carne con China para carne bovina (enfriada y congelada con hueso) y ovina argentina”, expresaba a través de su cuenta de Twitter el actual presidente del organismo sanitario nacional, Ricardo Negri, el pasado 17 de enero.
Histórico. Tras 15 años de negociaciones oficiales, nuestro país podrá ampliar sus exportaciones al gigante asiático, al cual hasta el momento “solamente” podíamos enviarle carne vacuna congelada y sin hueso (Ver recuadro).
Tan importante es el logro que nuestro embajador en China, Diego Guelar, no encontró mejor manera de describirlo que proyectando ventas “por más de US$ 1.000 millones al año”, de aquí en adelante.
Claro que esto podrá suceder una vez que se firme el protocolo definitivo entre los organismos sanitarios de ambos países este mes de marzo.

Carne si, enfermedades no
Si bien el acuerdo sanitario estipula que nuestro país cumpla con las exigencias de libre (o riesgo insignificante, dependiendo el caso) de enfermedades que limitan el comercio internacional de carnes, como podrían ser la fiebre aftosa o Vaca Loca, sorpresa causó en el sector la novedad de que China exige que no se hayan registrado casos de otras siete problemáticas sanitarias en los bovinos que sean enviados a faena con ese destino. ¿Cuáles? Lengua azul, Aujeszky, tuberculosis, paratuberculosis, fiebre Q, carbunco y brucelosis.
“No nos exigen ser país libre de estas enfermedades, ni un certificado específico que garantice estas condiciones en los establecimientos. Piden que si aparece una de estas enfermedades en algún campo, por los siguientes 12 meses desde el mismo no se pueda enviar animales a faena hacia frigoríficos que exporten a China”, le comentó el director nacional de Sanidad Animal del Senasa, Ricardo Maresca, en exclusiva a MOTIVAR.
Y amplió: “Todas estas son enfermedades de denuncia obligatoria ante el Senasa, por lo tanto son los productores (responsables primarios) y sus veterinarios privados, quienes deberán notificarnos en caso que se produzca la presencia de alguna de ellas. Es una obligación”.
Vale decir que, más allá de esto y en el marco de su sistema de vigilancia epidemiológica activa, el Senasa “auditará” la presencia o no de estas enfermedades en sus visitas a los establecimientos ya sea en períodos de vacunaciones, sangrados o diagnósticos sobre los animales.
Otros mecanismos viables pueden ser las inspecciones en remates y ferias; durante el control de movimiento de hacienda o bien en las plantas frigoríficas.

Auditorías y gestión sanitaria
Corresponde mencionar que China es el primer país que plantea este tipo de exigencia “extraordinaria” a las exportaciones argentinas, la cual inclusive podría ser técnicamente discutida puesto que si bien algunas de las enfermedades mencionadas son zoonóticas, ya no se transmitirían entre personas, salida la carne del frigorífico. Más allá de esto, la exigencia está y no parecería ser posible quitarla del medio si es que Argentina pretende avanzar en el acuerdo.
Dicho esto, vale mencionar que en caso de aparecer algunas de estas problemáticas sanitarias (o lesión compatible con ellas) el Senasa considerará al hecho bajo el concepto de “sospecha”, identificando al establecimiento y acordando con el productor el trabajo a realizar (de la mano de un veterinario privado) para confirmar o descartar la posibilidad.
Toda esa información se volcará al Sistema Integrado de Gestión Sanitaria (SIGSA).
En caso de realizarse una auditoría por parte de las autoridades chinas, se evaluará RENSPA por RENSPA las notificaciones realizadas a fin de comprobar si se registraron las enfermedades en cuestión en los envíos a frigoríficos que exporten a China.

¿Qué se dice en los frigoríficos?
Aportando al tema, hacia mediados de febrero fue el periodista Matías Longoni (Bichos de Campo), quien planteó en un artículo de su autoría las dudas que se planteaban en el Consorcio ABC el cumplimiento de estas obligaciones.
“Esta exigencia de los chinos fue muy objetada por los empresarios, que saben que será muy difícil de cumplir. Los casos de tuberculosis en los bovinos son los que más complican. En la reunión se mencionó que al menos 1% del rodeo padece esa enfermedad, pero que no obstante este casi 1% representa casi un 12% de campos involucrados. Así, de entrada, muchos ganaderos quedarían fuera del negocio de exportación para China”, aseguraba Longoni.


Ver también: “Las exportaciones podrían crecer hasta un 25%”


Asimismo, el periodista dejó entrever la posibilidad de que se confeccione un registro semejante al que existe para las exportaciones de carne a la Unión Europea para los envíos a China, en el cual se incluya una frase que, en carácter de declaración jurada, confirme que “la hacienda proviene de establecimientos libres de las enfermedades mencionadas”.
Certificado sanitario
Independientemente de los temores de la industria frigorífica, esta “inédita” exigencia china abrirá las puertas para que se premie a aquellos productores ganaderos que efectivamente inviertan en la sanidad de sus animales y prevengan enfermedades que no solo podrían limitar su comercio, sino también afectar la Salud Pública y los rendimientos productivos del establecimiento.
Todo esto se da en un contexto donde el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) precisó además que Argentina será el segundo país con mayor crecimiento de exportaciones de carne vacuna durante este año 2018.
Esta, que sin dudas es una excelente noticias, también planteará nuevos desafíos en la producción.
“Estamos en una etapa en la cual los países se encuentran combatiendo diversas enfermedades, reforzando los controles sobre sus importaciones. Es una carrera entre aquellos que toman esta postura y quienes sufren los impedimentos comerciales de padecerlas”, le aportó Maresca a MOTIVAR respecto de este tema.
Y concluyó: “Argentina está en condiciones de cumplir con la exigencia de China, la cual nos ayuda a fortalecer nuestros sistemas de vigilancia y combatir activamente las enfermedades de los animales”.
Hace un tiempo sostenemos la importancia que tendrán para el comercio internacional tanto la ausencia de enfermedades, como la presencia de veterinarios certificando la sanidad de nuestros rodeos en las exortaciones nacionales.
Pareciera ser que no exagerábamos.

La planta conocida como Yangling Jinhai Biotechnology Co, recibió recientemente las certificaciones de “Buenas Prácticas de Manufactura” del Ministerio de Agricultura de China, y obtuvo las licencias necesarias para comenzar a producir y comercializar la vacuna antiaftosa destinada a cerdos y bovinos. Esto convierte a Biogénesis Bagó en el primer laboratorio extranjero en producir en China.
China posee la mitad de la población mundial de cerdos (700 millones) y el doble del stock bovino de Argentina (110 millones), con una demanda creciente del mercado interno y sin poder aún resolver ciertas enfermedades, como la fiebre aftosa, que limitan la producción de carne y leche.
Como socio, Biogénesis Bagó aportó la tecnología y el conocimiento que desarrolló a lo largo de su historia en el marco de un proyecto industrial que cumple con los más altos estándares internacionales de calidad. Además, servirá para que China pueda producir vacunas según sus respectivas cepas circulantes, algo que solo era posible con una planta en ese país.
Este paso fundamental en el desarrollo tecnológico y empresarial de Biogénesis Bagó no hubiese sido posible sin el acompañamiento de ambos gobiernos; que se logró a través de la firma de acuerdos específicos de cooperación.

Entre las más modernas del mundo

La planta de Jinhai se encuentra en la ciudad de Yangling, Provincia de Shaanxi, en el centro del país asiático, a 70 km de la ciudad de Xian, primera capital imperial China. Es uno de los desarrollos industriales más modernos del mundo y cuenta con la última tecnología en producción de cultivos celulares, purificación de antígenos y formulación de vacunas. Surgió como resultado de un joint venture entre Biogénesis Bagó y el laboratorio chino Hile Biotecnology Co, una empresa privada que elabora vacunas de alta tecnología para aves y cerdos.
La nueva planta de Biogénesis Bagó implicó una inversión aproximada de US$ 60 millones y tendrá una capacidad productiva de 400 millones de dosis por año. Como parte del proceso de transferencia tecnológica, la compañía entrenó durante los últimos cuatro años a gran parte del personal que hoy está operando la planta.
“Es un enorme logro para el país poder exportar biotecnología y conocimiento al mayor mercado mundial de vacuna antiaftosa. Además, el acuerdo es un ejemplo de lo que la cooperación entre empresas desarrolladoras de tecnología e innovación pueden lograr juntas para contribuir a una mejor alimentación”, explicó Hugo Sigman, accionista de Biogénesis Bagó y CEO del Grupo Insud.

El presidente de la Nación Mauricio Macri en el cierre del Foro de Negocios e Inversiones Argentina – China 2017 celebrado en Beijing destacó que “el país tiene mucho para aportarle a China en cuanto a seguridad alimentaria y desarrollos de tecnología”, manifestando en tal sentido que “Argentina se propone duplicar la producción de alimentos en los próximos 5 a 8 años”.

Por su parte, el Ministro de Agroindustria Ricardo Buryaile fue recibido por su par chino Han Changfu, contexto en el cual repasaron los hitos de los últimos años de cooperación bilateral en áreas como la biotecnología donde destacaron la asociación entre ambos laboratorios y el comienzo de la producción de vacuna antiaftosa en Jinhai.

Con este logro, Biogénesis Bagó continúa afianzando su expansión internacional. Recientemente abrió su oficina comercial en Shanghai y está exportando vacunas a Corea, Taiwán y Vietnam, de este modo lleva al país a la frontera de conocimiento y tecnología en esta materia, un orgullo que comparte con las instituciones y organismos de salud animal de la Argentina.