HomePosts Tagged "Bovinos"

El estrés por las condiciones climáticas adversas es uno de los factores que motiva la aparición de la enfermedad también durante esta época del año en campos de cría, feedlots y tambos. ¿Cómo se tratan los animales?

El Complejo Respiratorio Bovino (CRB), conocido también como neumonía, es una de las enfermedades más frecuentes y de mayor impacto económico en la ganadería bovina mundial. En Argentina, por ejemplo, es la principal causa de muerte en los engordes de hacienda a corral.

“Durante todo el verano hemos visto caso de animales con neumonías en campos de cría de distintas localidades de Buenos Aires, siendo los más recientes en Pehuajó y Lincoln. También diagnosticamos la enfermedad en tambos, inclusive con mortandad de terneros a la salida de la guachera”, le explicó a MOTIVAR el médico veterinario Martín Schang, representante técnico de Boehringer Ingelheim. Y agregó: “Es clave que los productores apliquen un correcto plan sanitario siendo fundamental la correcta elección de los productos, para prevenir esta enfermedad.”

Interesante fue también escuchar la palabra del médico veterinario Augusto Daffner, quien también informó casos de neumonías en bovinos jóvenes al ingreso de feedlots en la provincia de Santa Fe en los últimos días.

“La amplitud térmica sumada a las condiciones climáticas adversas de los últimos meses elevan el nivel de estrés y facilitan el rápido contagio de la enfermedad”, agregó el profesional. Y advirtió: “En animales jóvenes, con síntomas como lagrimeo, moco y tos, son altísimas las probabilidades de que lo que se está desarrollando sea la enfermedad”.

 

Señales a tener en cuenta

Vale decir que la denominación de CRB se debe a una suma de factores estresantes que predisponen al bovino a una infección respiratoria.

Entre los de origen animal se destacan inmunidad, edad, estado nutricional, deshidratación, parasitosis, estrés del transporte, aspectos de manejo como arreos, encierres, carga (hacinamiento), estrés del destete, cambios de dieta y acidosis. Asimismo, entre los factores ambientales y como ya se mencionó, sobresalen las condiciones climáticas adversas, el aumento de amplitud térmica, frío o calor, humedad y lluvias.

Consultado respecto de este tema durante el verano, el especialista en la materia y docente de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de La Plata, Luis Fazzio, fue contundente: “Los casos de neumonía se presentan durante todo el año”. Asimismo, el profesional explicó que “las bacterias productoras de CRB son habitantes normales de la orofaringe del bovino (aparato respiratorio superior) y que -bajo factores estresantes para el animal, o la acción de virus que modifican los mecanismos de defensa- pueden “descender” al pulmón y ejercer su acción patógena”. Y concluyó: “Los que debemos observar en meses de verano son los mismos síntomas que con cualquier neumonía, pero es más difícil su diagnóstico, ya que los signos clínicos se pueden confundir con un animal “agitado por calor”. Por otro lado, la temperatura corporal rectal (parámetro útil en el diagnóstico de la enfermedad) suele encontrarse por encima del valor considerado normal, cuando la temperatura ambiente supera los 30 a 32 grados”.

 

Prevención y control

Destacando el rol de los veterinarios a la hora de intentar minimizar los factores estresantes que favorecen el desarrollo de las neumonías a campo, Luis Fazzio subrayó: “El reconocimiento temprano de la afección y el tratamiento precoz con antimicrobianos, ya sea en forma terapéutica o metafiláctica (según el criterio del profesional actuante) permitirá controlar la difusión de la enfermedad”.

En sintonía con lo dicho, Arturo Almada -del departamento técnico de Boehringer Ingelheim- dejó en claro que estos tratamientos deben llevarse adelante luego de un correcto análisis de la situación, en referencia a edad, kilómetros de transportes, estado general, origen, homogeneidad y estado sanitario del grupo de animales. “Para hacer frente a esta problemática, el laboratorio cuenta con Zactran, un producto indicado específicamente para el control y tratamiento del Complejo Respiratorio Bovino. Es una tecnología de rápida absorción, alta concentración y extensa persistencia en el tejido pulmonar, lo cual se suma a su persistente actividad contra los principales patógenos bacterianos que intervienen, llegando a los 15 días luego de la inyección”, concluyó.

 

En los primeros seis meses de despacharon 226.910 toneladas equivalente res con hueso, lo que representa un 15,4% de la faena total.

La faena bovina sigue en valores altos, solo en julio ascendió a 1.055.425 cabezas, según lo refleja el último reporte de Agroideas, elaborado por los consultores Dr. Fernando Gil y Dr. Federico Santangelo.
Estos valores continúan la tendencia observada en el transcurso del presente año. La novedad del mes de julio pasa por la importante disminución de la participación de hembras (41%) y por el incremento en el precio del ganado gordo (6,4%), a pesar de la alta oferta, lo cual permite un consumo de carne vacuna por habitante de 57,4 kilos en el primer semestre.
En contraposición, el ternero no sufrió alteración, por lo cual hoy está en los mismos valores que el gordo de consumo, relación que no se observaba en los últimos meses. En los últimos 24 meses, el valor del ternero fue el que menos subió con respecto a otros eslabones de la cadena, y frente a un insumo clave como el maíz.
“La sequía de fines del 2017 y principios del 2018 sumada a la retención de hacienda que ocurrió principalmente en el año 2016 son factores clave para explicar la alta oferta de hacienda para faena”, señalan los especialistas.
Si bien el precio del ganado se ve relegado con respecto a otras variables, como contra el dólar según lo detallamos en nuestro informe anterior, lo mismo ocurre frente a la inflación. La baja no es más pronunciada gracias al importante aumento en el volumen destinado a la exportación, que mostraron un incremento del 63% con respecto al 2017, con una participación del 15,4% sobre la producción de carne.
De acuerdo a los datos relevados por la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario la faena del mes de julio fue de 1.055.425 totalizando un total de 7,68 M de cabezas en los primeros siete meses del año, lo que representa una faena 7,6% superior a igual período de 2017. (Vale mencionar aquí que Senasa ha dejado de publicar los datos de animales enviados a faena desde el mes de mayo, por lo cual las diferencias o menores faenas se deben al cambio de fuente).
Al igual que lo expresado en el mes pasado, los niveles de faena seguirán siendo importantes en los próximos meses, dado el alto nivel de ocupación que poseen los corrales de engorde. Asimismo, analizando las diferentes categorías, es de esperar que disminuya la oferta de vaca para faena entrada la primavera.
Por otra parte, el precio de los terneros, se recuperarán en los próximos meses, a partir de la excelente relación de reposición actual y la disminución de terneros de destete en primavera.
“La industria exportadora continúa con un dólar favorable para el negocio generando firmeza para las categorías de vacas y novillos”, cierran.

Para acceder al informe completo:
Dr. Fernando Gil: fernandogil@agroideas.net
Dr. Federico Santangelo: fsantangelo@agroideas.net
www.agroideas.net

Si bien durante los últimos meses se han difundido noticias que ponen en duda la continuidad de la recuperación que viene mostrando el stock bovino nacional, los datos duros mostrarán que la tendencia no se detuvo: entre marzo de 2017 y marzo de 2018 la actividad ganadera local logró incrementar su rodeo en un 1%, estando cada vez más cercano a los 54 millones de cabezas.
Efectivamente: tenemos 500 mil cabezas más que el año pasado, más allá de las inundaciones y sequías que afectaron a la producción.
¿Otro dato? Se habría superado la cantidad de vacas totales que teníamos en 2008, mejorando inclusive en un punto el porcentaje de terneros destetados respecto de 2017. En concreto: aumentó la productividad.
Hoy el índice de destetes a nivel nacional alcanzó el 64%.
Efectivamente, en nuestro país hay más terneros: casi 500.000 a fines de marzo respecto al año pasado y un 5% más que en 2008.
Esta brecha será inclusive más favorable cuando se publiquen los datos de vacunación antiaftosa del primer período del año 2018).
Todo esto es acompañado por una faena 10% mayor a la del año pasado, sumando más exportaciones: China, UE, Cuota Hilton, Cuota 481.
Sin dudas que también cuando se publiquen los datos oficiales quedará en claro que nos siguen faltando novillos. Habría un 44% menos que en 2008 y un 25% menos de novillitos con respecto a ese año.

¿Y la producción de cerdos?
Transcurridos los primeros 5 meses de este 2018, las cifras muestran un 8% más de faena que en 2017, tendencia sostenida en los últimos años.

Lo estableció a través de su Resolución N° 597 publicada en el Boletín Oficial.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) confirmó el Plan Estratégico de Control y Erradicación de la Garrapata común del ganado bovino Rhipicephalus (B.) microplus de la provincia de Corrientes, aprobado por la Resolución Nº 165 del 10 de marzo de 2017 del Ministerio de Producción provincial.

La medida contemplada en la Resolución N° 597/2017, publicada en el Boletín Oficial con la firma del vicepresidente del Senasa, Guillermo Rossi, entrará en vigencia a partir de mañana.

La convalidación del Plan provincial se funda en la Resolución Senasa Nº 382 del 15 de junio de 2017, donde se establece que las provincias pueden elaborar planes regionales o locales superadores de control y/o erradicación de la garrapata del bovino (Rhipicephalus B. microplus) en sus territorios, en consideración con las particularidades socioproductivas de su región consensuadas y convalidadas por el Organismo.

La administración y financiación del Plan estará a cargo de los productores y del Ente Sanitario Local (Fucosa), habilitado por el Senasa, según lo establece la mencionada Resolución Nº 382/17, en su Artículo 7°, al igual que su ejecución operativa, seguimiento y evaluación.

El jefe del Programa de Garrapatas del Senasa, Mariano Valenzuela, recordó que “el productor es el responsable primario del cumplimiento del Plan Sanitario en su establecimiento, según la estrategia sanitaria establecida para su zona o provincia”.

Una infestación de los animales con elevadas cargas parasitarias genera un importante impacto zootécnico negativo en los rodeos, dado principalmente por el menor rendimiento productivo, a lo que se le puede sumar las mermas y mortandad debida a las enfermedades hemoparasitarias del “Complejo Tristeza Bovina” (babesias y anaplasmas).

El Programa de Garrapata del Senasa es responsable de generar las normas que enmarcan el control sanitario de este parásito a nivel nacional y vigilar el cumplimiento de los requisitos normativos vigentes. Básicamente la estrategia sanitaria está basada en preservar la zona sin garrapatas del territorio nacional; el uso racional combinado y estratégico de los productos veterinarios garrapaticidas y salvaguardar la inocuidad de los alimentos para prevenir la aparición de residuos en las carnes.

En la actualidad, este programa se encuentra enmarcado en la Ley 12.566 de 1938, el Decreto Reglamentario N° 7623 de 1954 y la Resolución Senasa N° 382/2017.

Según un informe de Carbap, la crisis en la Cuenca del Salado es «alarmante». Hay 14 millones de cabezas de ganado comprometidas. Piden una reunión urgente con la comisión de emergencia y desastre agropecuario.

El presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Matías de Velazco, aseguró que «el 60% de la ganadería está afectada por la inundación» en los campos bonaerenses y reclamó una reunión con la comisión de emergencia y desastre agropecuario para analizar el «preocupante» cuadro de situación del sector.
«La zona afectada es el límite entre La Pampa y la provincia de Buenos Aires, en el este; en el norte en el límite entre Santa Fe y Córdoba, y toda la zona la depresión del Salado, que llega hasta la bahía Samborombón», afirmó el titular de Carbap.

De Velazco sostuvo que entre las cuatro provincias -Buenos Aires, La Pampa, Santa Fe y Córdoba-, hay «casi 22 millones de hectáreas de campo anegadas, lo que complica no sólo la agricultura sino también la ganadería ya que están afectadas unas 14 millones de cabezas, el 26% del rodeo nacional».

Crisis a gran escala

Un trabajo reciente de la entidad agropecuaria –a partir de un relevamiento de imágenes satelitales de la última semana– señala que las inundaciones en la pampa húmeda afectan casi un tercio de la producción agropecuaria: concretamente, el 25% de la agricultura y el 26% del ganado vacuno del país.

El informe –con datos de Pablo Ginestet, miembros de la CD de esa entidad– advierte que está comprometida una parte importante de la producción, de cara a la nueva campaña agrícola que empezará el mes próximo con el maíz y que continuará en octubre con la soja.

«La crítica situación de inundaciones que sufren vastas zonas productivas del centro del país no sólo es como consecuencia de las excesivas lluvias registradas en los últimos meses sino que es responsabilidad de décadas de desidia política y falta de obras hídricas que hubieran atenuado los terribles efectos que provocó el agua, con pérdidas millonarias incalculables», sostuvo en diálogo con Infobae el especialista en temas agropecuarios, Darío Guardado.

La provincia de Buenos Aires ya decretó el estado de emergencia y/o desastre agropecuario por inundaciones para las explotaciones rurales de los partidos General Arenales, Lincoln, Daireaux, Guaminí, Bolívar, General Pinto, Hipólito Yrigoyen, General Villegas, Junín, Rivadavia y Pellegrini.

El caso de Bolívar puede ser el más preocupante. Fernando Alzueta, presidente de la Sociedad Rural local, sumó un dato relevante que deja en evidencia el drama del sector: en los últimos 40 años tuvieron 16 inundaciones.

La Pampa también decretó el estado de emergencia y/o desastre agropecuario por inundaciones para las explotaciones agrícolas y agrícolas- ganaderas de lotes restantes de Quemú-Quemú (abarcando hoy casi en su totalidad), la totalidad de lotes de Catriló y parte del Departamento Capital.

La lechería también en problemas

«A todo esto tenemos que agregarle que la mala situación de los caminos rurales complica el tránsito de los camiones para sacar la leche de los tambos, por lo que el sector también está muy deprimido», resaltó el dirigente agropecuario.

El trabajo detectó también la superficie que no tiene piso –por estar altas las napas– y donde no se puede realizar ninguna clase de labor. Al sumar esto, la superficie total afectada llega a las 8 millones de hectáreas.

«De continuar las precipitaciones por encima de la media, la situación se seguirá agravando. Si bien los pronósticos auguran un escenario de precipitaciones algo más bajas que lo normal, la situación actual no nos permite ser optimistas», explicó Ginestet en el informe.

Finalmente, el relevamiento de Carbap también alerta sobre el crítico panorama de la lechería en Buenos Aires. De 2.485 tambos, un 60% (1.498) está en la zona afectada. En tanto, de sus 467.625 vacas en ordeñe, el 67% se encuentra en la región comprometida por el agua.

Fuente: Carbap vía extracto de Infobae.com

Se trata de Digirodeo, una solución de tecnología, Internet de las cosas y big data integrado a tecnología tradicional del campo, como son las pistolas vacunadoras de ganado.

La nueva pistola vacunadora Digirodeo registra el medicamento y las dosis aplicadas a cada animal, además de otros indicadores que permiten registrar cada tratamiento realizado. Vía bluetooth se conecta a una app que permite la firma digital y generación de actas de vacunación y la trazabilidad completa de campañas de vacunación.
Fue premiado en la categoría «Innovación en Sistemas de Trazabilidad» en el marco de la última edición de los premios CITA en la Exposición Rural de Palermo, Buenos Aires.

Digirodeo es un proyecto desarrollado por cuatro emprendedores argentinos. Un equipo interdisciplinario que conjuga experiencia de años en producción agropecuaria, innovación y tecnología, y promete ser la plataforma que permita dar un salto cualitativo en la industria y el mercado de la carne en Argentina y en otros países de la región.

Se trata de un desarrollo en el que este equipo está trabajando desde hace más de dos años, y comenzando a producir en los próximos meses para salir al mercado con el primero de una serie de productos que aportan valor y calidad en los procesos por medio de novedosas jeringas vacunadoras con tecnología de punta diseñadas en Argentina.

A pocos meses de salir al mercado, ya han sido contactados por diversas organizaciones y entes de vacunación oficiales tanto en Argentina como en Paraguay, Colombia, Brasil, Uruguay y Perú.

La autoridad controló más de 420 animales que ingresaron a la exposición que iniciará el miércoles 19. Hoy (18 de julio) continuará la entrada de animales. El presidente del organismo, Jorge Dillon, estuvo con los 23 agentes designados para cumplir la tarea.

“Nuestros agentes están cumpliendo un rol muy importante como es controlar la sanidad de los animales que ingresan a la Exposición”, expresó el presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Jorge Dillon, al presenciar la llegada del primer animal a la 131° Exposición de Ganadería, Agricultura e Industria Internacional que se inaugurará el próximo miércoles 19 de julio.
Se trató de un toro angus de un año y tres meses de edad, con un peso de 950 Kg. perteneciente a la cabaña Curacao, de la provincia de La Pampa. El animal llamado “Don Pablo” ingresó hoy, al predio ferial de Palermo luego de que los agentes del Senasa verificaran su documentación sanitaria.

Luego de «Don Pablo», los 23 agentes dispuestos por el Senasa para la tarea, controlaron la documentación correspondiente y el estado sanitario de 427 animales ingresados a la muestra palermitana. De ese total 300 fueron bovinos; 60 equinos; 28 aves y pavos, 25 ovinos, 7 llamas, y 7 cabras y chivos. Además, el personal del Senasa entregó material informativo a los cuidadores.
Dillon, acompañado por el director nacional de Sanidad Animal del Organismo, Ricardo Maresca, saludó a los profesionales del Senasa Central y de los centros regionales Metropolitano, La Pampa-San Luis, Patagonia Sur, Corrientes-Misiones, Chaco-Formosa y Santa Fe designados para controlar el ingreso de los animales al predio palermitano.
El presidente del Senasa dijo, además, que el Organismo «también participará en la Exposición compartiendo el espacio institucional del Ministerio de Agroindustria divulgando y comunicando lo que hacemos ante el público que se acerque a visitarnos. Y estaremos haciendo nuestro aporte en reuniones, como el Foro de Genética Bovina, y la Mesa de Ganados y Carnes, entre otras actividades. Como siempre es un gusto estar presentes», remarcó el funcionario.
De esta forma el organismo sanitario inició sus actividades en la Exposición Rural que se extenderán hasta que el último animal haya abandonado el predio, luego de finalizada la misma.

Con la Resolución N° 257/2017 el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) simplifica y agiliza el sistema de identificación del ganado bovino, bubalino y cérvido.

La normativa –firmada por el presidente del Senasa, Jorge Dillon, y publicada hoy en el Boletín Oficial– modifica la Resolución N° 754/2006, y entrará en vigencia a partir del 1 de julio. El principal cambio es la utilización -en los establecimientos situados en la zona libre de fiebre aftosa con vacunación- de una única caravana amarilla del tipo botón-botón obligatoria en la oreja derecha de cada animal, aplicada de modo tal que la numeración quede visible en la cara externa del pabellón auricular de la oreja derecha.
“Con estos cambios se agilizaron y simplificaron los procedimientos de identificación gracias al continuo desarrollo del Sistema Integrado de Gestión Sanitaria de Sanidad Animal (SIGSA) y su complementación con el seguimiento de las caravanas que se aplican a los animales”, subrayó el director de Control de Gestión y Programas Especiales del Senasa, Marcelo Ballerio.
Otra modificación importante establece la aplicación de la caravana mencionada al primer movimiento de salida del predio. El titular del ganado debe completar con la fecha de aplicación la planilla de identificación, que es una declaración jurada, que deberá quedar archivada en su establecimiento.
En estos animales, si antes del primer movimiento se produjo un cambio de titularidad o tuvieron que realizar tareas sanitarias o tratamientos con medicamentos será necesario en ese momento colocarles la caravana para tener una correcta individualización.
Ante la pérdida o la imposibilidad de leer la caravana amarilla ya no será necesario reidentificarlos con una de color celeste, el productor deberá colocar una nueva caravana del tipo “botón-botón” correspondiente a la unidad productiva donde se localice el animal.
Para los establecimientos inscriptos como proveedores de ganado para faena de exportación con destino la Unión Europea (UE), Resolución N° 53/2017, la identificación deberá ser realizada al destete o al primer movimiento, lo que primero ocurra.

Animales de zona libre de fiebre aftosa sin vacunación
En el caso de los animales ubicados en establecimientos en la zona libre de fiebre aftosa sin vacunación será obligatoria la doble caravana, una del tipo botón-botón en la oreja derecha y otra del tipo tarjeta en la oreja izquierda, de color verde, y con su número individual.
En esta región la identificación debe realizarse al destete o al primer movimiento, lo que ocurra primero. Asimismo, el productor tiene que completar la planilla de identificación de bovinos que acompaña a las caravanas adquiridas y presentarla en la oficina del Senasa para hacer efectiva la declaración de su colocación.

Estableció un área de vacunación de ganado bovino, porcino, equino y rumiantes menores en un radio de 10 kilómetros alrededor de la zona afectada.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) fortaleció las medidas sanitarias adoptadas preventivamente ante la confirmación de un foco de rabia paresiante en bovinos en un establecimiento cercano a la localidad de San Marcos Sierra, en el departamento Cruz del Eje, provincia de Córdoba.
Recibida la denuncia, agentes del Centro Regional Córdoba del Senasa realizaron la correspondiente toma de muestras del ternero con sintomatología nerviosa. La misma fue enviada a un laboratorio habilitado para realizar el análisis respectivo y establecer el diagnóstico.
Luego de confirmado el diagnóstico el Senasa estableció un área de vacunación de ganado bovino, porcino, equino y rumiantes menores en un radio de 10 kilómetros alrededor del predio afectado. Este radio abarca parte del departamento Cruz del Eje y Punilla.
La rabia paresiante es una enfermedad endémica en algunas regiones del país, causada por un virus transmitido por los murciélagos hematófagos o vampiros (Desmodus rotundus), que se alimentan de sangre de bovinos y equinos, aunque también pueden atacar otras especies, incluido el hombre.
Actualmente, técnicos del Senasa atienden denuncias y responden consultas de la población relacionadas con la enfermedad. Además, se prevé la organización de futuras conferencias informativas a productores ganaderos y a la población de la zona afectada.
En tal sentido, el Organismo recomienda evitar el contacto con animales muertos o con sintomatología nerviosa y dar aviso inmediato a su oficina más cercana para intervenir de manera preventiva y analizar sanitariamente cada situación.
El Senasa trabaja con los ministerios de Salud de la Nación y de las provincias en la contención de brotes emergentes en lo que respecta a esta zoonosis.

Fueron detectados por agentes del Senasa y la policía de la provincia en la localidad de La Unión, a 186 kilómetros de la ciudad de Orán.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) decomisó 45 bovinos, durante un operativo de control a vehículos de transporte, realizado en la localidad de La Unión de la provincia de Salta, en el Departamento Rivadavia Banda Sur.
Durante el operativo realizado el 2 de febrero, agentes de la Coordinación de Sanidad Animal del Centro Regional Noa Norte del Senasa, con la colaboración del personal de la policía de la provincia de Salta, decomisaron 45 bovinos que eran transportados de manera irregular, los cuales carecían de la documentación respaldatoria correspondiente, incumpliendo la Resolución 356/2008 de la SAGPyA.
Por estos motivos, personal del organismo procedió a labrar las actas correspondientes, interdictando y decomisando los bovinos para su posterior faena sanitaria en un establecimiento habilitado. Estas acciones del Senasa tienen como objetivo principal disminuir el riesgo sanitario en la región.