HomePosts Tagged "Biogénesis Bagó" (Page 2)

Junto a la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria (ANAV), Biogénesis Bagó presentó su Premio 2017.

El mismo consiste en la entrega de diploma y la suma de $50.000 al mejor trabajo de asesoramiento y adopción de tecnología para incrementar la eficiencia productiva en ganadería intensiva, extensiva y tambos que aborde aspectos sanitarios, reproductivos o de manejo con impacto en la producción bovina realizado en el país.
El cierre de inscripción es el próximo 31 de marzo de 2018. Informes sobre los requisitos para su presentación: Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria (anav.org.ar).

 

Mónica Bressi adelanta los temas centrales de su gestión al frente de Caprove, destacando la necesidad de romper con viejos paradigmas que menosprecian el rol de la sanidad en las producciones.

Bressi. “Los procesos de fusión entre empresas seguirán adelante”.

Bressi. “Los procesos de fusión entre empresas seguirán adelante”.

Con 22 años de trayectoria en el mercado veterinario local e internacional, hace dos meses Mónica Bressi se convirtió en la primera mujer electa como presidenta de la Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios.
“Estoy muy orgullosa de poder llevar adelante esta función en Caprove, una cámara que ya cumplió 71 años y nunca bajó los brazos en sostener el mensaje de la sanidad como una de las patas importantes en cualquier producción y especie animal. De modo que seguiré trabajando en reforzar este concepto entre veterinarios, productores y todos los actores del sector pecuario”, le explicó Bressi a MOTIVAR.
MOTIVAR: ¿Cuáles serán los temas que abordará la gestión?
Mónica Bressi: El objetivo principal es fomentar la mayor adopción de planes sanitarios adecuados a cada una de las especies. Es clave que, tanto los productores en producción bovina, cerdos y aves, así también como los dueños de las mascotas conozcan los cuidados básicos que deben tener con sus animales. Para esto, será clave reforzar los mensajes, mejorando nuestra comunicación tanto interna, como externa.
Cuando hablamos de nuestra comunicación interna, uno de los temas a cambiar es que la industria deje de decir que la sanidad es “insignificante” en los costos del productor. Esta es una palabra que descalifica a la sanidad, siendo ésta uno de los pilares clave para una mayor producción. Las palabras tienen peso propio y esto debemos comprenderlo.
Tenemos un mensaje consensuado; lo vamos a ordenar para mejorar su difusión. Nuestro socio en este propósito es y seguirá siendo siempre el asesor veterinario, por sus conocimientos pero también por ser quien más cerca está del productor. No podemos perder de vista que si hace más de 10 años que no logramos superar las 100 millones de dosis d

“La mayor preocupación de la industria es la competitividad; tanto en materia de costos de producción como de precios de venta”.

e vacunas que previenen enfermedades (sin contemplar aftosa) es porque sin dudas queda algo más por hacer. De hecho, esta tendencia cambiará cuando todos nos concienticemos en cuanto a que la sanidad es sinónimo de inversión y no de gasto.

¿De qué manera llevarán esto adelante?
En los próximos meses se estará poniendo en marcha una nueva campaña institucional, con un nivel amplio de comunicaciones, que involucrará a todos los actores, incluyendo al Gobierno. De hecho, la reciente campaña “Ganadería Argentina: más eficiencia, más futuro” que impulsa el Ministerio de Agroindustria de la Nación se nutre, sin dudas, del trabajo realizado por Caprove en los últimos tiempos. Buena parte de sus piezas publicitarias están basadas en la importancia del asesoramiento veterinario a campo y la mayor incorporación de tecnologías sanitarias para evitar pérdidas y mejorar los resultados económicos de los establecimientos.
Algo similar ocurre hoy con el grado de medicalización de las mascotas.
Argentina es el país con mayor relación de mascotas por hogar en el mundo y aun así no logramos que se adopten los suficientes planes sanitarios para dar cobertura a las principales enfermedades, siendo muchas de ellas zoonosis que pueden afectar a las personas.
Somos Caprove y tenemos mucho por aportar.

¿Y a nivel interno?
Más allá de la actualización de nuestra imagen y de la mudanza de las oficinas de la Cámara del centro porteño a la zona Norte del GBA, debemos aprovechar aún más el excelente trabajo que realizan nuestras comisiones técnicas, mejorando los procedimientos internos con el objetivo de darle más impulso a este trabajo. Además, estamos creando las nuevas comisiones, como lo son las de Pequeños Animales y Cerdos, con sus respectivos líderes e integrantes.

¿Cuál es hoy la mayor problemática del sector?
La preocupación es la competitividad; tanto en materia de costos de producción como de precios de venta.
Nuestra rentabilidad cae día a día; de hecho, este año hubo deflación: hay productos que venden más barato que el año pasado.

¿De qué manera puede Caprove abordar este tema?
En materia de precios será clave poder determinar valor mínimo y real para los productos. Es un problema de la industria y es por ello que pondremos en marcha una comisión de Negocios, la cual comenzará a funcionar en 2018 para, respetando las políticas internas de cada empresa, determinar estos valores de referencia al menos en los principales productos que se emplean en los planes sanitarios básicos que recomendamos. Este es sin dudas un primer paso para cuidar el valor real de tecnologías que implican desarrollo, inversiones y contrataciones de personal, entre otras tantas variables.

¿Cómo analiza las fusiones entre empresas que se están concretando?
Somos una industria madura. Está ocurriendo algo similar a lo que pasa en otros mercados. Sin dudas, seguiremos viendo concretarse fusiones y compras de laboratorios. No lo percibo como un problema, aunque sin dudas son movimientos que impactan en el mercado; inclusive en el usuario final.
Es un proceso que sin dudas continuará, involucrando no solo a los grandes jugadores nacionales y multinacionales, sino también a empresas locales (medianas y chicas) que están analizando estas posibilidades.

¿Son un llamado de atención para la participación que la industria nacional tiene sobre el total del mercado?
Sin dudas.

¿De qué manera cree que culminará este 2018?
El segmento en que mejores resultados se vislumbran es el de la ganadería, aunque esto dista sustancialmente de lo que esperábamos para este año a mediados de 2016 cuando las industrias realizaron sus forecast de ventas.
En este sentido, no podemos desconocer el feroz impacto del clima no solo sobre la ganadería (carne y leche) sino también sobre otras producciones agropecuarias. Es una variable que perjudicó el uso de productos en la manga, posponiendo los trabajos fijos y preventivos que suelen realizarse.
También es cierto que el canal comercial está sobre estoqueado.
Las expectativas favorables que teníamos laboratorios, distribuidores y veterinarios hacia fines del año pasado llevaron a que se generaran operaciones de mucho volumen, las cuales no rotaron de la manera deseada.
Es así como hoy vemos que el canal cuenta con stock para afrontar, al menos, los próximos 4 meses.
Más allá de esto, entendemos que no es buena la situación de la avicultura a nivel general y que el poder adquisitivo de la gente sigue marcando el ritmo en el área de pequeños animales. En el caso de la producción porcina vemos un enorme potencial para la industria (seguramente se irán sumando nuevos jugadores en el corto plazo), el cual contrasta con una actualidad que preocupa a los productores locales, tal como lo es la apertura de las importaciones.

En la Exposición Rural de Palermo 2017 la empresa apostó a la “fronterización” de los productores para alcanzar los índices productivos en carne y leche de los países líderes. También demostró su liderazgo en la exportación y transferencia de tecnología argentina hacia el continente asiático. Además hubo reconocimiento por los 30 años de la guardia veterinaria de la compañía en la muestra ganadera y un evento especial donde, junto a Felipe Pigna, se analizó “cómo los héroes del pasado nos enseñan a producir futuro”.

En la 131° Exposición Rural de Palermo, Biogénesis Bagó profundizó la difusión de su innovadora propuesta “Fronterizate”, que facilita la aplicación de un modelo de gestión entre los productores ganaderos, para igualar los índices productivos de los países líderes. Se estima que en Argentina y la región, la producción de carne puede aumentar entre un 20 y un 30% y la de leche, entre un 15 y 20%, con inversión en tecnología y un manejo adecuado. En la muestra se informó que ya unos 300 establecimientos se sumaron a este modo de trabajo en el país.
“Fronterizate” propone una alianza de trabajo entre el productor, el asesor veterinario y el laboratorio Biogénesis Bagó, quien brinda su asesoramiento para la implementación de un plan sanitario orientado a mejorar los índices productivos, trabajando sobre todo en la prevención y tratamiento de enfermedades subclínicas que tiran abajo la productividad en los establecimientos.
“Trabajando en equipo están dadas las condiciones para mejorar todos los índices productivos para que la Argentina y los países de la región, logren posicionarse en los nuevos mercados que se están abriendo alrededor del mundo”, remarcó Gustavo Mercau, gerente de Marketing de Biogénesis Bagó.

Durante la exposición se difundió un dato clave entre los productores: en la región, sólo un 30% de los establecimientos tienen la asistencia permanente de un veterinario. Este es un punto clave para alcanzar los índices de la frontera productiva en carne y leche, porque quienes están en la cima, cuentan con el asesoramiento permanente de un veterinario e invierten en tecnología. En esos países, se ejecuta en promedio el 80% del presupuesto asignado al plan sanitario completo, mientras que en la Argentina apenas el 50%. “Hay que llegar a más lugares para comunicar que, de todos los pilares de la producción animal, la sanidad es la inversión más baja y con mayor resultado”, afirmó Sebastián Perretta, director de Desarrollo de Negocios y Estrategia de Biogénesis Bagó.
“Actualmente, Argentina produce 50 kilos de carne por animal en stock por año, contra los 120 kilos que produce Estados Unidos. Nuestro país puede producir mucho más con el mismo stock y los mismos recursos. Ahora, tenemos otra oportunidad porque la demanda mundial de proteína animal está firme y la Argentina puede volver a aprovecharla”, subrayó Sebastián Perreta.
Como en cada edición de la muestra, Biogénesis Bagó completa su propuesta de acercamiento a los productores abriendo las puertas de su planta de producción. Este año clientes de Argentina Brasil, Bolivia y Uruguay, visitaron las instalaciones que, para la compañía, resulta la mejor carta de presentación.
Por otra parte, este año en el stand “Fronterizate” también se realizó una jornada de actualización con la participación del especialista Víctor Tonelli, quien brindó precisiones sobre el comportamiento del mercado de carne. En ese marco, Biogénesis Bagó distinguió a los profesionales que desde hace 30 años atienden la guardia veterinaria que la compañía ofrece para todos los animales que participan de la muestra.

Cocktail y un repaso por la historia con Felipe Pigna
Durante Palermo 2017, la compañía organizó un evento especial donde los 250 invitados repasaron la historia y analizaron el presente y el porvenir del campo argentino. Para esto hubo invitados especiales: el periodista Luis Novaresio dialogó con el historiador Felipe Pigna, con el foco puesto en “cómo los héroes del pasado nos enseñan a producir futuro”. Mediante este encuentro, se buscó detectar los paralelismos históricos con la oportunidad de crecimiento que se presenta hoy para la cadena de producción agropecuaria. Además, se intentó redefinir la relación histórica entre el campo y la ciudad, entre la industria y la producción rural, recordando anécdotas e historias singulares de nuestros próceros. La velada cerró con monólogo de reconocido artista Erique Pinti y un cocktail.

Exportación y transferencia de tecnologías en Asia
En el marco de la Exposición Rural de Palermo, Biogénesis Bagó también dejó en claro su apuesta al continente asiático, mediante la exportación y transferencia de alta tecnología argentina. Por su desarrollo en Asia, la compañía es un ejemplo de liderazgo en cooperación binacional. Ya logró exportar su vacuna contra la Fiebre Aftosa Corea del Sur y Vietnam y lo hace desde hace más de 20 años a Taiwán.
Además, este año en China, la planta modelo de la compañía argentina, en asociación con la compañía china Hile Biotechnology, comenzó a producir las primeras 30 millones de dosis de vacunas antiaftosa para ese país que serán comercializadas a partir del segundo semestre de este año. Con una superficie cubierta de casi 15000 m2, y tecnología de última generación, la planta tiene una capacidad de producción de 400 millones de dosis anuales.
China posee la mitad de la población mundial de cerdos (700 millones) y el doble del stock bovino de Argentina (110 millones). Con una demanda creciente del mercado interno, aún sigue sin resolver ciertas enfermedades, como la fiebre aftosa, que limitan la producción de carne y leche.
Como socio, Biogénesis Bagó aportó la tecnología y el conocimiento que desarrolló a lo largo de su historia, en el marco de un proyecto industrial que cumple con los estándares internacionales de calidad. Además, permite que China pueda producir vacunas según sus respectivas cepas circulantes, algo que solo era posible con una planta en ese país.
Con este logro, Biogénesis Bagó continúa afianzando su expansión en oriente, apuntalada con la apertura de su oficina comercial en Shanghái su posicionamiento como referente mundial en el control de la Fiebre Aftosa y principal productor de vacunas.

Próximos eventos
Biogénesis Bagó tiene previsto seguir fortaleciendo la difusión de sus tecnologías y propuesta de trabajo que apunta a mejorar los índices productivos en todos los países de la región. Del 26 de agosto al 3 de septiembre llevará su mensaje a Expointer, que se realizará en el parque de Exposiciones de Esteio, Brasil. También participará en Expo Padro en Uruguay y Fexpocruz en Bolivia.

La compañía abrió su oficina comercial en Shanghái y está exportando vacunas a Corea del sur, Taiwán y Vietnam, llevando de este modo al país a la frontera de conocimiento y tecnología en esta materia, un orgullo que comparte con las instituciones y organismos de salud animal de Latinoamérica.

Vietnam se convierte en el tercer país asiático al que Biogénesis Bagó exportará su vacuna antiaftosa elaborada en la Argentina.

Biogénesis Bagó dio su primer paso en el continente asiático en Taiwán hace ya 20 años, en ese momento la empresa cumplió un rol clave al permitir controlar un brote de la enfermedad en cerdos. En septiembre del año pasado ante una emergencia sanitaria en Corea del Sur las autoridades del país permitieron el ingreso de la vacuna de Biogénesis Bagó mediante un permiso de emergencia y en mayo de 2017 luego de haber exportado 9 millones de dosis nos otorgaron la licencia definitiva para uso y comercialización.

La República Socialista de Vietnam cuenta con una extensión de 331.000 kilómetros cuadrados y 93 millones de habitantes. El stock porcino es el más importante en el sudeste asiático y el tercero a nivel mundial y se faenan cerca de 30 millones de cerdos al año. Además cuenta con stock de 7 millones de bovinos y aproximadamente 1,6 millones de ovejas y cabras.

En China, el mayor mercado asiático, comenzó a producir vacuna antiaftosa para cerdos y bovinos en mayo de 2017 desde su planta Yangling Jinhai Biotechnology en sociedad con la empresa privada China HILE. Con esta planta, la más moderna del mundo y se convirtió en el mayor productor de vacuna antiaftosa y referente mundial, con presencia en los dos continentes más importantes que son Sudamérica y Asia.

 

Fue nombrado académico de número en reconocimiento a su trayectoria como investigador y desarrollador de proyectos innovadores a favor de la sanidad animal. Se destacó su principal aporte en el control de la Fiebre Aftosa a nivel mundial.

El director de Operaciones de Biogénesis Bagó, Dr. Rodolfo Bellinzoni, fue incorporado como académico de número a la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria (ANAV) por su trayectoria profesional y científica en sanidad animal en Argentina y a nivel mundial, principalmente orientada al estudio y control de la Fiebre Aftosa.
En una cálida sesión extraordinaria de la Academia, que se realizó el último jueves 13 de Julio, el Dr. Bellinzoni recibió el diploma y la medalla que lo acreditan como académico de número de manos del presidente de la institución, Dr. Carlos Scoppa. quien destacó la tarea “casi sacerdotal” del nuevo miembro en el control y erradicación de la Fiebre Aftosa “en cuyo largo y creativo peregrinar cubrió diversos continentes y regiones”, en un trabajo de más de 30 años que lo convirtió en un experto reconocido internacionalmente.
El Académico Dr. Alejandro Schudel, tuvo a su cargo presentar ante la asamblea de la ANAV, la destacada trayectoria del Dr. Bellinzoni, en la cual se destacan sus diferentes perfiles: investigador con sólida formación científica, desarrollador de productos y de procesos innovadores y líder en la formación de equipos interdisciplinarios para el desarrollo de proyectos que se destacan a nivel mundial. En este punto, se remarcó la actuación del nuevo académico en la construcción de una planta de producción de vacunas contra la Aftosa en China, dirigiendo a los equipos de Biogénesis Bagó y de su socio asiático, en la implementación de los procesos que permitirán la producción de 400 millones de dosis anuales, con la tecnología de más alto nivel en el mundo.
“Como síntesis podemos señalar que el Dr. Bellinzoni se inició profesionalmente como investigador en sanidad animal en el Centro de Virología Animal (CEVAN) y, posteriormente, se dedicó a la actividad industrial, ocupando cargos gerenciales en Biogénesis Bagó, donde su actividad ha sido clave para el posicionamiento de la empresa entre las más importantes de la industria veterinaria en el mundo”, sostuvo Schudel en su presentación.
Agregó que su actividad le permitió al Dr. Bellinzoni ser reconocido “como un profesional ejemplar enfocado a la prevención y el control de las principales enfermedades animales y humanas a través del desarrollo y producción de vacunas que, con el mejor estado del arte y la ciencia, han situado al país a la vanguardia en esta materia en la región y en el mundo y lo han convertido en un referente internacional”.

Principal aporte en el control de la Fiebre Aftosa
En su momento, el Dr. Bellinzoni recordó a todos los que lo guiaron en las diferentes etapas de su trabajo profesional, reconoció el apoyo de su familia y en especial agradeció a los accionistas de Biogénesis Bagó “que han sido motivadores y emprendedores, permitieron crear una empresa con proyección internacional e hicieron posible que seamos profesionalmente visibles”.
Para cerrar el acto, Rodolfo Bellinzoni disertó sobre el “Rol de la Industria Veterinaria en el control y erradicación de la Fiebre Aftosa a nivel global”. Durante su presentación evaluó el impacto en el mundo de una “las enfermedades más contagiosas y de mayor impacto productivo y económico en la industria agropecuaria”. Describió los estatus sanitarios aceptados remarcando que “el estatus de libre de Aftosa con vacunación está siendo cada vez más aceptado y es reconocido por los organismos internacionales ya que están ampliamente demostrados lo beneficios de la vacunación sobre el riesgo de reaparición de la enfermedad”. Aquí introdujo el concepto “Vacunación para vivir”, que está desplazando en muchos países el concepto «stamping out only», que significa eliminación de animales en gran escala en rodeos afectados.
Tras hacer un recorrido histórico sobre los brotes registrado en diferentes partes del mundo, remarcó la necesidad de no olvidar las lecciones aprendidas en Argentina, cuando en 1999 se decidió suspender la vacunación. “El rebrote registrado en 2000- 2001 ocasionó pérdidas de 2 mil millones de dólares, obligó a establecer un costoso plan de emergencia, con la implementación de dos campañas de vacunación en un mismo año para un rodeo de, en ese entonces, 60 millones de cabezas. Esto hizo posible controlar el brote en 11 meses y restablecer el estatus de libre con vacunación en 2003. Se logró porque en la Argentina el laboratorio Biogénesis Bagó mantuvo su planta operativa y se pudieron elaborar con mucho esfuerzo para el laboratorio y el país, 120 millones de dosis para responder a la emergencia”, recordó.
Bellinzoni sostuvo que es necesario tener en cuenta y evaluar los riesgos y todo lo que implica poner en marcha un plan de control de emergencia cuando se discute la posibilidad de volver a establecer en el país el estatus de libre sin vacunación. Y remarcó la presencia de un brote registrado este año en Colombia, lo que obliga a mantener la vigilancia en la región con 1999 millones de animales susceptibles a la Fiebre Aftosa. “Los bancos de antígenos y vacunas hoy existentes a nivel global no son suficientes para atender brotes que se extiendan en zonas libres sin vacunación”, advirtió. En Estados Unidos se calcula que un brote de la enfermedad en su país ocasionaría pérdidas de 200 mil millones de dólares.

Patrimonio argentino
Bellinzoni remarcó que la Argentina es un ejemplo global en el control de la Fiebre Aftosa, “gracias a una evolución integrada con el sistema científico técnico argentino” (Red Interinstitucional de Investigación y Desarrollo en Fiebre Aftosa –RIIDFA, SENASA, INTA, CEVAN y CONICET). “La calidad de la vacuna antiaftosa es un patrimonio argentino que no existe en otros países del mundo”, aseguró.
Explicó que, con las nuevas tecnologías, se avanza en vacunas de alta potencia y amplia protección cruzada entre serotipos, ultrapurificadas y óptima seguridad en su aplicación, con probada eficacia y seguridad en todas las especies susceptibles de Fiebre Aftosa.

 La Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios anunció su nueva Comisión Directiva.

Caprove anunció su nueva Comisión Directiva para 2017 – 2018.
Quedó constituida, por: Mónica Bressi (Biogénesis Bagó) como su presidenta y Sean Scally (Zoetis), su vicepresidente. Juan Carlos Aba (Tecnofarm) como secretario, mientras que Daniel Zuddio (MSD) y Carlos Molle (Boehringer Ingelheim), tesorero y secretario de actas.
Los vocales titulares serán Héctor O. Esborraz (Over); Nicolás Castro Olivera (Eli Lilly); Oscar González (Boehringer Ingelheim) y Jorge Winokur (Vetanco).
Agustina Lacava (Faeve) y Sebastián Chedufau (Brouwer) serán vocales titulares. El director ejecutivo de Caprove seguirá siendo Patricio Hayes.

Entrevistamos a Rodolfo Bellinzoni, director de Operaciones de Biogénesis Bagó, empresa que anunció la puesta en marcha de su planta de producción de vacunas antiaftosa para cerdos y bovinos en China.

A mediados de mayo, Biogénesis Bagó anunció la puesta en marcha total de su planta de vacunas Yangling JINHAI Biotechnology Co, ubicada en Shaanxi, China.
La noticia se dio a conocer en simultáneo a que la empresa recibiera las certificaciones de Buenas Prácticas de Manufactura por parte del Ministerio de Agricultura local y las licencias necesarias para elaborar y comercializar la vacuna antiaftosa destinada tanto a cerdos, como a bovinos.
Así, Biogénesis Bagó se convirtió en el primer laboratorio extranjero en producir y, ahora también comercializar, el producto en un mercado del cual participan otras seis empresas, todas de capitales chinos.
Vale decir que China posee la mitad de la población mundial de cerdos (700 millones) y el doble del stock bovino que tenemos en Argentina (110 millones de cabezas).
“Nos convertimos en el mayor productor de vacuna antiaftosa, con presencia en los dos mercados más importantes para el producto: Sudamérica y Asia”, rezaba el comunicado con que la firma anunciaba que se empezarán a comercializar los primeros lotes, en un sector del cual espera tomar un 20% de participación.
Esto equivale a casi la totalidad de la vacuna que se aplica en Sudamérica.
“En Asia estamos presentes desde 1997 exportando vacuna antiaftosa a Taiwán, Corea del Sur y Vietnam, contando también con registros para comercializarla en todos los países que practican vacunación en nuestro continente”, le comentó el director de Operaciones de Biogénesis Bagó -y pieza fundamental de un proyecto que comenzó a forjarse en el inicio de esta década-, Rodolfo Bellinzoni a MOTIVAR.
Y agregó: “Somos banco de antígenos y vacunas para Norteamérica y tenemos registrada la vacuna para utilización en caso de emergencia en Estados Unidos y Canadá. Sin dudas que todos estos antecedentes fueron clave para la concreción de este nuevo avance en materia internacional”.
Interesante es recordar que Yangling JINHAI Biotechnology Co surge como resultado de un “joint venture” entre Biogénesis Bagó e Hile Biotecnology Co, laboratorio privado chino que elabora vacunas para aves y cerdos.“Como socios en el emprendimiento, aportamos la tecnología y el conocimiento en el marco de un proyecto industrial que cumple con los más altos estándares internacionales de calidad”, sostuvo Bellinzoni.
Y completó: “Si bien el concepto de calidad puede tener varias interpretaciones, nos referimos a la posibilidad de, sistemáticamente, generar el mismo producto, con sus características y beneficios”.
En ese sentido, nuestro entrevistado destacó el trabajo realizado en materia de transferir -paso a paso- todas las etapas del proceso productivo, logrando la solidez necesaria para avanzar.
“La vacuna aftosa es fruto de todo un equipo, que trabaja de manera sistematizada, para generarla. Nuestra propuesta es lograr un producto de clase mundial”, aseguró quien recientemente ha sido incorporado por la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria como Académico de Número.

Las expectativas
Tal como destacan desde Biogénesis Bagó, la planta de JINHAI cuenta con la última tecnología en producción de cultivos celulares, purificación de antígenos y formulación de vacunas. Su puesta en marcha implicó una inversión aproximada de US$ 60 millones y tendrá una capacidad productiva de 400 millones de dosis por año. “Este año seguramente iniciaremos con unas 30 millones de dosis para ya en 2018 producir más de 150 millones de dosis al año”, le explicó Bellinzoni a MOTIVAR. A su turno, sostuvo que la base del desarrollo surge en el diseño mismo de la planta y la calidad de construcción, de instalación y tecnología. “Sin dudas que para que esto se cumpla ha sido clave el rol del servicio de ingeniería de la empresa”, sostuvo quien se desempeña en Biogénesis Bagó desde 1990, para luego insistir sobre la importancia de lograr calidad, como valor agregado. “Para hacerlo se necesita tiempo y convicción. Este es un muy buen ejemplo de cómo, persistentemente, a lo largo del tiempo hemos avanzado en la misma dirección, con la convicción necesaria para alcanzar el resultado”, explicó nuestro entrevistado.
Vale también decir que, como parte del proceso de transferencia tecnológica, la compañía entrenó durante los últimos cuatro años a gran parte del personal que hoy está operando la planta en China.
Más allá de esto, Bellinzoni resaltó también el aporte del polo científico técnico argentino, “el cual después de 2001 -con la vuelta de aftosa al país-, logró que los centros de referencia trabajasen en conjunto, generando por ejemplo que desde 2006 el Senasa sea referente internacional en el tema”.
La planta de vacunas antiaftosa en China ya es una realidad para el laboratorio que recientemente abrió su oficina comercial en Shanghai y está exportando vacunas también a Corea, Taiwán y Vietnam, desde su planta de Garín, en la provincia de Buenos Aires.
“Es justo destacar el rol de los accionistas de la empresa. Siempre han sabido aportar la orientación, motivación y confianza para que los proyectos se hagan realidad”, comentó Bellinzoni.
Y culminó: “Biogénesis Bagó es el producto de todos los profesionales que han pasado por la empresa. Es muestra de que con método y constancia se pueden lograr resultados”.

La planta conocida como Yangling Jinhai Biotechnology Co, recibió recientemente las certificaciones de “Buenas Prácticas de Manufactura” del Ministerio de Agricultura de China, y obtuvo las licencias necesarias para comenzar a producir y comercializar la vacuna antiaftosa destinada a cerdos y bovinos. Esto convierte a Biogénesis Bagó en el primer laboratorio extranjero en producir en China.
China posee la mitad de la población mundial de cerdos (700 millones) y el doble del stock bovino de Argentina (110 millones), con una demanda creciente del mercado interno y sin poder aún resolver ciertas enfermedades, como la fiebre aftosa, que limitan la producción de carne y leche.
Como socio, Biogénesis Bagó aportó la tecnología y el conocimiento que desarrolló a lo largo de su historia en el marco de un proyecto industrial que cumple con los más altos estándares internacionales de calidad. Además, servirá para que China pueda producir vacunas según sus respectivas cepas circulantes, algo que solo era posible con una planta en ese país.
Este paso fundamental en el desarrollo tecnológico y empresarial de Biogénesis Bagó no hubiese sido posible sin el acompañamiento de ambos gobiernos; que se logró a través de la firma de acuerdos específicos de cooperación.

Entre las más modernas del mundo

La planta de Jinhai se encuentra en la ciudad de Yangling, Provincia de Shaanxi, en el centro del país asiático, a 70 km de la ciudad de Xian, primera capital imperial China. Es uno de los desarrollos industriales más modernos del mundo y cuenta con la última tecnología en producción de cultivos celulares, purificación de antígenos y formulación de vacunas. Surgió como resultado de un joint venture entre Biogénesis Bagó y el laboratorio chino Hile Biotecnology Co, una empresa privada que elabora vacunas de alta tecnología para aves y cerdos.
La nueva planta de Biogénesis Bagó implicó una inversión aproximada de US$ 60 millones y tendrá una capacidad productiva de 400 millones de dosis por año. Como parte del proceso de transferencia tecnológica, la compañía entrenó durante los últimos cuatro años a gran parte del personal que hoy está operando la planta.
“Es un enorme logro para el país poder exportar biotecnología y conocimiento al mayor mercado mundial de vacuna antiaftosa. Además, el acuerdo es un ejemplo de lo que la cooperación entre empresas desarrolladoras de tecnología e innovación pueden lograr juntas para contribuir a una mejor alimentación”, explicó Hugo Sigman, accionista de Biogénesis Bagó y CEO del Grupo Insud.

El presidente de la Nación Mauricio Macri en el cierre del Foro de Negocios e Inversiones Argentina – China 2017 celebrado en Beijing destacó que “el país tiene mucho para aportarle a China en cuanto a seguridad alimentaria y desarrollos de tecnología”, manifestando en tal sentido que “Argentina se propone duplicar la producción de alimentos en los próximos 5 a 8 años”.

Por su parte, el Ministro de Agroindustria Ricardo Buryaile fue recibido por su par chino Han Changfu, contexto en el cual repasaron los hitos de los últimos años de cooperación bilateral en áreas como la biotecnología donde destacaron la asociación entre ambos laboratorios y el comienzo de la producción de vacuna antiaftosa en Jinhai.

Con este logro, Biogénesis Bagó continúa afianzando su expansión internacional. Recientemente abrió su oficina comercial en Shanghai y está exportando vacunas a Corea, Taiwán y Vietnam, de este modo lleva al país a la frontera de conocimiento y tecnología en esta materia, un orgullo que comparte con las instituciones y organismos de salud animal de la Argentina.

Repasamos las razones por las cuales la revista Animal Pharm distinguió en 2016 al laboratorio de orígenes argentinos y por segunda vez en tres años, como la “Mejor empresa veterinaria de Latinoamérica en 2016.

Yangling Jinhai Biotechnology. La planta de vacunas antiaftosa en China.

Yangling Jinhai Biotechnology. La planta de vacunas antiaftosa en China.

La revista británica Animal Pharm distinguió a Biogénesis Bagó como la “Mejor empresa Latinoamericana del Sector Veterinario” hacia finales de 2016.
Esta es la segunda vez en tres años que al laboratorio se lo reconoce con este galardón, destacándose su trabajo de investigación en materia de fiebre aftosa y rabia, así como también por sus desarrollos tecnológicos en el campo de las vacunas.
Vale decir que a la firma de origen argentino además se la destacó por la presencia que logró en el continente asiático a través de la construcción de una planta de vacuna antiaftosa en China, la inauguración de oficinas comerciales en Shanghái y la exportación de vacuna antiaftosa a Corea. A la vez, el premio reconoce las últimas adjudicaciones de licitaciones internacionales de vacuna antirrábica canina, el lanzamiento de la nueva línea de intramamarios (Ubresana) y el aporte generado desde la firma para mejorar la productividad de los rodeos de carne y leche de la región, en el marco del programa “Fronteras Productivas”.

¿Por qué la mejor empresa?

En Garín. El personal de la planta de biológicos (vacunas).

En Garín. El personal de la planta de biológicos (vacunas).

Con el claro objetivo de destacar el logro alcanzado es que haremos un breve repaso por la actualidad de Biogénesis Bagó, empresa de biotecnología de alcance regional e internacional con más de 80 años de trayectoria.
Recordando que la fusión entre Biogénesis y el Instituto San Jorge Bagó se concretó ya hace 10 años y destacando su liderazgo en el ranking regional de facturación en el segmento de rumiantes, desde la compañía le explicaron a MOTIVAR que mantiene presencia comercial en más de 20 países (por sí sola explica el 40% de las exportaciones de toda la industria veterinaria argentina) y ocupa a 650 empleados de manera directa entre sus plantas de Garín y Monte Grande (ambas en Buenos Aires). Vale decir que esa cifra asciende a los 800 puestos de trabajo directo si se contempla la presencia comercial que el laboratorio sostiene en distintos países del mundo, entre ellos Brasil, donde cuenta con una tercera unidad productiva dedicada a la elaboración de ectoparasiticidas.

Tecnología para la ganadería
Estamos hablando de la única empresa del sector en tener productos aprobados para ser utilizados en caso de la aparición de fiebre aftosa en Estados Unidos y Canadá, situación a la cual se ha sumado la certificación internacional de organismos tales como OMS, OPS, y OIE para proveer vacuna antirrábica en Latinoamérica y otras regiones del mundo.
Más allá de esto, el laboratorio de salud animal que integra el Grupo Insud (junto a empresas como con Chemo; Garruchos Agropecuaria; Capital intelectual; Le

En el G20. Hugo Sigman.

En el G20. Hugo Sigman.

Monde Diplomatique y K&S Films, entre otras) cuenta con un portfolio de productos, entre los cuales sobresale una vacuna antiaftosa con la cual se protege a uno de cada cuatro bovinos de la región, según se sostiene desde la empresa.
Pero esto no es todo, puesto que comercializa otra importante cartera de biológicos destinados a prevenir enfermedades infecciosas; a los que se suman un línea de productos para la reproducción, antiparasitarios internos y externos; antibióticos; vitaminas y minerales. A lo largo de2016 se destacó el lanzamiento de una nueva línea de productos intramamarios, junto a la cual se creó el programa Ubresana (con foco en reducir las infecciones, disminuir los tratamientos en los animales durante el post parto y mejorar la inmunidad en períodos de alto estrés).
Achinados
Buena parte del reconocimiento de Animal Pharm tiene que ver con los lazos científicos y productivos que Biogénesis Bagó desarrolló en China, en muchos casos por medio de la participación directa de Hugo Sigman (CEO del Grupo Insud).

Bellinzoni. Participación internacional como experto en aftosa.

Bellinzoni. Participación internacional como experto en aftosa.

En ese sentido, vale con recordar la disertación brindada por Sigman durante el Primer Foro de Emprendedores Agrícolas del G-20 en junio de 2016.
De ese encuentro participó el ministro de Agroindustria argentino, Ricardo Buryaile, quien dejó clara su postura sobre la transferencia de tecnología que desde nuestro país se lleva adelante: “Como productor ganadero puedo dar testimonio sobre de la calidad de la vacuna de Biogénesis Bagó”, destacó el ministro.

Inversión en dosis
La planta de vacunas antiaftosa “Yangling Jinhai Biotechnology” está ubicada en la provincia china de Shaanxi y es fruto de la asociación entre Biogénesis Bagó e HILE Biotechnology. Durante 4 años y mediante un proceso de inversiones que superan los US$ 60 millones, la unidad tiene una capacidad de producción cercana a las 400 millones de dosis anuales.
A Corea sin escalas

En Shanghái. Turic, al frente de Biogénesis Bagó Asia.

En Shanghái. Turic, al frente de Biogénesis Bagó Asia.

Más allá de esto y hacia finales de 2016, se dio a conocer que Biogénesis Bagó exportará su vacuna antiaftosa, Aftogen Oleo, a la República de Corea, tras dos años de gestiones que incluyeron exámenes de eficacia y duración de inmunidad de la vacuna argentina (cepa O1 Campos) frente a la cepa del virus local.
“Corea es un país altamente tecnificado y por eso es un orgullo que nos reconozcan como proveedores de biológicos de alta calidad”, sostuvo Guillermo Mattioli, director general de Biogénesis Bagó (Ver nota adjunta en página Nº 28).
Si bien la empresa incursionó por primera vez en territorio asiático cuando en 1997 la exportación de sus vacunas permitió controlar un brote de aftosa en Taiwán, fue en 2015 que se detectó la necesidad de Corea de diversificar sus fuentes de aprovisionamiento de la vacuna, especialmente en la población porcina.

“Más allá de las fronteras”
Otro punto destacado por Animal Pharm al distinguir a Biogénesis Bagó como la mejor empresa veterinaria de Latinoamérica en 2016 fue la continuidad del programa “Fronteras Productivas”, fiel exponente de la histórica apuesta de la empresa por generar consensos en la búsqueda de una mayor productividad animal, de la mano de productores ganaderos y médicos veterinarios.
“Fronteras Productivas” es la sumatoria de una serie de acciones que desde hace años el laboratorio desarrolla, destacando siempre la meta de alcanzar la

En Monte Grande. El equipo de la planta de fármacos.

En Monte Grande. El equipo de la planta de fármacos.

máxima productividad posible en un modelo productivo (carne y/o leche).
“El aumento de la cantidad de cabezas no es viable; las superficies destinadas a pastoreo animal no van a crecer, inclusive tienden a reducirse. Por lo tanto hay que intensificar cada vez más”, le explicaba a MOTIVAR el Dr. Esteban Turic, director de Innovación del laboratorio en el momento del lanzamiento de la iniciativa.
Turic también nos explicaba que la sanidad es el pilar con menor impacto en los costos generales de la operación (representa entre el 2 al 5% de ellos) y el que tiene mayor incidencia en el resultado: de los costos de producción.
“En nuestra región, sólo un 30% de los establecimientos tienen la asistencia permanente de un veterinario. Este es un punto clave para alcanzar la frontera productiva, porque quienes sí la han alcanzado, tienen un veterinario asesor permanente y usan productos de calidad”, agregaba Turic, para concluir: “En los países que han alcanzado la Frontera Productiva se ejecuta en promedio el 80% del presupuesto asignado al plan sanitario completo. En Argentina, en cambio, apenas el 50%”.Vale la oportunidad para mencionar que hoy, Esteban Turic está al frente de la oficina comercial Biogénesis Bagó Asia, en Shanghái, China, la cual fue inaugurada en agosto de 2016.
Ya culminando este repaso por las acciones que llevaron a Biogénesis Bagó a alzarse con el premio de la revista británica no podíamos dejar de mencionar la activa participación en foros globales que ha tenido el año pasado Rodolfo Bellinzoni, director de operaciones del laboratorio.
Muestra de ello es su disertación en el marco de la “VacChina 2016”, donde enfatizó sobre dos conceptos concretos. Por un lado, destacó que las nuevas tecnologías de control de vacunas permitirán reducir el uso de animales de experimentación, lográndose sistemas de control más sencillos, menos costosos y factibles de implementar en forma eficiente. Asimismo, impulsó el concepto denominado Vacunación para vivir.
Quizás adelantando parte de la estrategia que la empresa llevará adelante en favor de seguir internacionalizándose, Bellinzoni profundizó sus palabras concluyendo que “el estatus de libre con vacunación está siendo cada vez más aceptado y es reconocido por los organismos internacionales de referencia. En un mundo con una demanda creciente de alimentos, no nos podemos seguir permitiendo sacrificar y descartar animales de producción habiendo vacunas que pueden conferir la protección necesaria para evitar esos eventos”.

Guillermo Mattioli recuerda con precisión cada una de las anécdotas sobre las idas y venidas que vivió nuestro país en la lucha contra la fiebre aftosa.

 

Mattioli. Director general de la firma.

Mattioli. Director general de la firma.

El “fin” de las vacunaciones que (a inicios de la década del 2000) prometía llevar a las carnes argentinas hacia los mercados de “alto valor” y el posterior reingreso de la enfermedad, con sus consecuencias negativas para la ganadería y economía local, fue el tema con el cual se inició este mano a mano entre MOTIVAR y el director general de Biogénesis Bagó.
“Tanto en ese momento (cuando junto con Caprove nos opusimos a dejar de vacunar), como en la actualidad, la compañía se ha caracterizado por aportar buenos consejos tanto a los decisores de políticas públicas, como a productores y veterinarios para mejorar la producción nacional”, reforzó Mattioli.
Claro que el motivo del encuentro fue conversar sobre el reconocimiento que Animal Pharm le otorgó a Biogénesis Bagó por considerarla la “Mejor empresa veterinaria de Latinoamérica de 2016” (Ver páginas 26 y 27).
No lo olvidamos.
De hecho, nuestro entrevistado fue contundente al momento de referirse al tema: “Logramos esta distinción en el Continente donde se produce buena parte de las proteínas animales que ya alimentan al mundo”.
Esa frase disparó una serie de temáticas adicionales, como pueden ser las inversiones que en los últimos años concretó el laboratorio tanto en nuestro país, como en la región y en China; el recuerdo de la fusión de Biogénesis con el Instituto San Jorge Bagó y la imagen del ex presidente de Brasil, Lula Da Silva, adelantando frente a funcionarios y empresarios de ambos países que la vacuna antiaftosa argentina comenzaría a comercializarse en el gigante del Mercosur, tras 10 años de idas y vueltas en materia regulatoria.
“En todos los mercados en los cuales participamos apostamos por la cercanía con el campo, sus veterinarios, técnicos y productores. No es casualidad que dispongamos de la mayor fuerza de ventas en este sentido”, explica Guillermo Mattioli para luego focalizarse en un análisis más amplio, enfocado en el futuro de la ganadería. “¿No les parece que contamos con los científicos, técnicos e industriales con el conocimiento suficiente como para pensar, entre todos, una ganadería más sustentable?”, nos interpela el directivo, haciendo explícita su convocatoria para generar estrategias en favor de una ganadería rentable.

No perder el foco
Destacando siempre la visión que la empresa ha manifestado en favor de la mayor productividad animal, ofreciendo productos y servicios sobre una base científica y resultados comprobados, Guillermo Mattioli compartió su visión sobre el proceso de compras y fusiones que se sigue evidenciando en el mercado farmacéutico veterinario global.
“Es una realidad que no podemos desconocer. En nuestro caso particular, nos encontramos en la búsqueda de profundizar la internacionalización de las tecnologías que Biogénesis Bagó ofrece”, adelantó. Culminando nuestra entrevista, Mattioli confirmó que esta visión seguirá girando alrededor de la elaboración y comercialización de vacunas que prevengan enfermedades, principalmente en bovinos y cerdos; y que fomenten la mayor participación de la empresa en campañas de vacunación globales (por ejemplo de fiebre aftosa y rabia).

Biogénesis Bagó fue distinguida con el «Premio ICBC Comercio Exterior» que reconoce la innovación, la generación de empleo y la capacidad de actuación internacional de empresas y emprendedores en la Argentina. La compañía fue galardonada con el primer reconocimiento en la categoría que reunió experiencias corporativas.

Premio ICBCHugo Sigman, accionista de la firma, recibió este premio que dedicó a los empleados del laboratorio, con más de 80 años en el país.
“Es un orgullo que la Argentina cuente con una compañía como Biogénesis Bagó, con una destacada trayectoria en salud animal en América Latina y ahora con fuerte presencia en Asia. Estos logros hablan sin duda del prestigio y la calidad de los técnicos e investigadores argentinos”, destacó Hugo Sigman.
La vacuna contra la fiebre aftosa de Biogénesis Bagó cumplió un rol fundamental en el control de la epidemia en Taiwán, y el gobierno de Corea del Sur acaba de aprobar la importación de su vacuna, fabricada en la planta de Garín, provincia de Buenos Aires. Además, la firma está construyendo una planta en China con capacidad para producir 400 millones de dosis anuales de vacunas contra la aftosa.

Por otra parte, el laboratorio es el único proveedor autorizado en Estados Unidos y Canadá para comercializar dosis para prevenir la enfermedad, en caso de que se registren brotes en esos países.
La convocatoria para participar del premio fue realizada por el Industrial and Commercial Bank of China (ICBC) y estuvo dirigida tanto a pequeñas y medianas empresas como a grandes compañías, con el fin de promover el reimpulso del comercio exterior, motor fundamental para el crecimiento en el país.

Marisa Martinez, Jefa de producto línea antibióticos del laboratorio, destacó la información técnica que respalda un portfolio compuesto por tres productos: Ubresan SEC, Ubresan SELL y Ubresan LAC 200.

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Martínez. “Proponemos alcanzar el máximo potencial productivo”.

Martínez. “Proponemos alcanzar el máximo potencial productivo”.

El laboratorio regional Biogénesis Bagó lanzó una nueva línea de productos intramamarios al mercado y, junto a ella, creó el programa “UBRESANA”, por medio del cual desde la empresa apuntan a alcanzar la mayor eficiencia posible en todo el ciclo productivo del rodeo lechero.
Este programa se basa fundamentalmente en la prevención y tiene el foco puesto en los cuatro pilares que sostienen la actividad en los tambos: lactancia, reproducción, secado y crianza de terneras.
“Vacas sanas producen más leche, se preñan en el transcurso de la lactancia temprana, alcanzan el período de secado sin infecciones intramamarias y paren un ternero al que pueden ofrecer un calostro de buena calidad. Esta ternera, será la vaca de reposición del tambo en los próximos años”, resumió Marisa Martínez, jefa de producto línea antibióticos de Biogénesis Bagó.
De esta manera, el laboratorio acerca una herramienta basada en un plan sanitario que apunta a reducir infecciones intramamarias, disminuir los tratamientos durante el post parto, mejorar la inmunidad en períodos de alto estrés y brindar las mejores condiciones en la crianza de terneras.
“La línea de intramamarios está compuesta por tres productos: para la terapia antibiótica del secado el Ubresan SEC (Cloxacilina benzatínica, 500 mg), complementado con el Ubresan SELL (Subnitrato de Bismuto) para el sellado interno de los pezones. Por su parte y para el tratamiento de las mastitis durante la lactancia contamos con el Ubresan LAC 200 (Cloxacilina sódica, 200 mg), con la indicación de administrar 5 pomos, uno cada 12 horas y con seis ordeñes de retiro”, le explicó Martínez a MOTIVAR. Y agregó: “Los resultados de los ensayos a campo de Ubresan LAC que estamos realizando en establecimientos comerciales del Oeste de Buenos Aires dan una tasa de cura clínica de aproximadamente un 80%. Actualmente, las tasas de cura clínica que se alcanzan rondan el 60%, pudiendo ser superiores o inferiores dependiendo del manejo propio de cada establecimiento, su casuística, la rutina de ordeño y el principio activo utilizado para realizar los tratamientos”.
Más allá de esto y consultada por nuestro medio en cuanto a por qué ahora Biogénesis Bagó se introduce de lleno en el sector lechero, explicó: “Sin dudas que hace años acompañamos a la actividad con nuestra línea de biológicos, antiparasitarios, antibióticos y reproducción, aunque nos faltaba el aporte de intramamarios, que estamos lanzando ahora luego de cuatro años de investigación y desarrollo”.
Mucho hincapié realizaron desde el laboratorio en el aporte del Programa UBRESANA, desde el cual se propone un protocolo sanitario completo para alcanzar el potencial productivo de los rodeos lecheros, con información técnica validada que le permitirá a los veterinarios emplearlos de manera eficiente.
“Contamos con pruebas de cinética que muestran el comportamiento del antibiótico dentro de la ubre y otras de eficacia que demuestran también muy buenos resultados, tanto en el período de lactancia como en el secado”, graficó nuestra entrevistada, al tiempo que invitó a los interesados a contactarse con el servicio técnico del laboratorio o a través de biogenesisbago.com.

El lanzamiento

Con el objetivo de presentar el nuevo Programa y la línea de intramamarios, Biogénesis Bagó realizó tres eventos en las principales zonas lecheras del país: Trenque Lauquen (Buenos Aires), Morteros (Córdoba) y Rafaela (Santa Fe), donde, además de presentarse los productos, se compartió información de ensayos a campo sobre la eficacia de los mismos, los cuales está llevando adelante la Consultora El Trébol. En ese sentido, se concretó una disertación a cargo de las médicas veterinarias Marisa Martinez y Mariana Lucas, DCV, profesora asociada Farmacología y Toxicología de la Escuela de Veterinaria Universidad del Salvador y asesora privada. Además, Luis Marcenaro, consultor especialista en la cadena láctea, aportó un panorama de la actualidad lechera y sobre las perspectivas para el sector.

Más de 600 personas asistieron a la jornada que el laboratorio regional realizó en el marco de la 130º Exposición de Palermo, con el objetivo de incentivar a los ganaderos para que alcancen sus Fronteras Productivas.

Panel 1El primer panel estuvo moderado por Matías Nardello y quienes participaron fueron Alberto Guil, ganadero de ciclo completo, junto al médico veterinario José Grijera, Cristian Chiavassa, junto al médico veterinario Hernán Bertotti, Cristian Feldkamp (coordinador de Ganadería en AACREA) y el MV. Jorge Torelli, vicepresidente del IPCVA.

Escuchar primer panel:

Panel 2El segundo panel contó con la presencia de Bernardo Piazzardi (director de relaciones institucionales de la universidad Austral) y a la Lic. Norma Ramiro (directora ejecutiva de AUSTRADE Argentina, Uruguay y Paraguay). Como moderadores estuvieron Héctor Huergo (Clarín) y Félix Sammartino (La Nación).

Escuchar el segundo panel:

 

Panel 3El encuentro cerró con un panel orientado a difundir la experiencia argentina en la pasada edición del G20. El panel estuvo integrado por el Lic. Rafael Bonasso (Rabobank Argentina), el Dr. Luis Miguel Etchevehere (Sociedad Rural Argentina), el Lic. Pedro Vigneau (AAPRESID), el Ing. Francisco Iguerabide (AACREA) y Hugo Sigman, empresario farmacéutico y accionista en Biogénesis Bagó.

Escuchar el tercer panel:

ConclusionesPor último Héctor Huergo (Clarín) y Félix Sammartino (La Nación), compartieron con los asistentes sus conclusiones del evento.

Escuchar la conclusión:

Tras recibir la aprobación de las autoridades locales, Biogénesis Bagó avanzará en el envío de Aftogen Oleo al país asiático. 

Garín. La vacuna es elaborada en Buenos Aires.

Garín. La vacuna es elaborada en Buenos Aires.

Biogénesis Bagó exportará su vacuna contra la Fiebre Aftosa, Aftogen Oleo, a la República de Corea tras la autorización del Ministerio de Agricultura, Alimentos y Asuntos Rurales de ese país y luego de dos años de gestiones que incluyeron exámenes de eficacia y duración de inmunidad de la vacuna argentina (cepa O1 Campos) frente a la cepa del virus presente en el lugar.
“Corea es un país altamente tecnificado y por ello eso es un enorme logro y orgullo que nos reconozcan como proveedores de productos biológicos de alta calidad”, sostuvo Guillermo Mattioli, director general de Biogénesis Bagó.
Vale decir que la vacuna que se exportará será fabricada en la planta de la empresa en Garín, provincia de Buenos Aires.
En un primer momento, las autoridades del país asiático solicitaron un envío de emergencia de 2,59 millones de dosis ya que, en lo que va de este año 2016, se reportaron 9 brotes y fue necesario sacrificar alrededor de 30.000 cerdos.
Vale recordar que sobre una superficie de 80.000 kilómetros cuadrados (la mitad de Uruguay) Corea tiene 8 millones de cerdos y 3 millones de bovinos, que no alcanzan para abastecer la demanda interna de 40 millones de habitantes.
En enero de 2015 se detectó la necesidad de Corea de diversificar sus fuentes de aprovisionamiento de la vacuna, especialmente en la población porcina.
A partir de entonces, en una acción concertada entre Biogénesis Bagó, la Subsecretaría de Ganadería del Ministerio de Agroindustria de la Nación, el Senasa, la Consejería Agrícola en Beijing y la Embajada Argentina en Seúl se comenzó a trabajar para cumplimentar todos los requisitos exigidos por la autoridad coreana.
Guillermo Mattioli, agradeció en nombre de la compañía el acompañamiento oficial durante todo el proceso y señaló que “es clave este tipo de interacción para la internacionalización de las empresas argentinas, especialmente en mercados sofisticados y muy competitivos”.

Marisa Martinez, Jefa de producto línea antibióticos del laboratorio, destacó la información técnica que respalda un portfolio compuesto por tres productos: Ubresan SEC, Ubresan SELL y Ubresan LAC 200.

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Martínez. “Proponemos alcanzar el máximo potencial productivo”.

Martínez. “Proponemos alcanzar el máximo potencial productivo”.

El laboratorio regional Biogénesis Bagó lanzó una nueva línea de productos intramamarios al mercado y, junto a ella, creó el programa “UBRESANA”, por medio del cual desde la empresa apuntan a alcanzar la mayor eficiencia posible en todo el ciclo productivo del rodeo lechero.
Este programa se basa fundamentalmente en la prevención y tiene el foco puesto en los cuatro pilares que sostienen la actividad en los tambos: lactancia, reproducción, secado y crianza de terneras.
“Vacas sanas producen más leche, se preñan en el transcurso de la lactancia temprana, alcanzan el período de secado sin infecciones intramamarias y paren un ternero al que pueden ofrecer un calostro de buena calidad. Esta ternera, será la vaca de reposición del tambo en los próximos años”, resumió Marisa Martínez, jefa de producto línea antibióticos de Biogénesis Bagó.
De esta manera, el laboratorio acerca una herramienta basada en un plan sanitario que apunta a reducir infecciones intramamarias, disminuir los tratamientos durante el post parto, mejorar la inmunidad en períodos de alto estrés y brindar las mejores condiciones en la crianza de terneras.
“La línea de intramamarios está compuesta por tres productos: para la terapia antibiótica del secado el Ubresan SEC (Cloxacilina benzatínica, 500 mg), complementado con el Ubresan SELL (Subnitrato de Bismuto) para el sellado interno de los pezones. Por su parte y para el tratamiento de las mastitis durante la lactancia contamos con el Ubresan LAC 200 (Cloxacilina sódica, 200 mg), con la indicación de administrar 5 pomos, uno cada 12 horas y con seis ordeñes de retiro”, le explicó Martínez a MOTIVAR. Y agregó: “Los resultados de los ensayos a campo de Ubresan LAC que estamos realizando en establecimientos comerciales del Oeste de Buenos Aires dan una tasa de cura clínica de aproximadamente un 80%. Actualmente, las tasas de cura clínica que se alcanzan rondan el 60%, pudiendo ser superiores o inferiores dependiendo del manejo propio de cada establecimiento, su casuística, la rutina de ordeño y el principio activo utilizado para realizar los tratamientos”.
Más allá de esto y consultada por nuestro medio en cuanto a por qué ahora Biogénesis Bagó se introduce de lleno en el sector lechero, explicó: “Sin dudas que hace años acompañamos a la actividad con nuestra línea de biológicos, antiparasitarios, antibióticos y reproducción, aunque nos faltaba el aporte de intramamarios, que estamos lanzando ahora luego de cuatro años de investigación y desarrollo”.
Mucho hincapié realizaron desde el laboratorio en el aporte del Programa UBRESANA, desde el cual se propone un protocolo sanitario completo para alcanzar el potencial productivo de los rodeos lecheros, con información técnica validada que le permitirá a los veterinarios emplearlos de manera eficiente.
“Contamos con pruebas de cinética que muestran el comportamiento del antibiótico dentro de la ubre y otras de eficacia que demuestran también muy buenos resultados, tanto en el período de lactancia como en el secado”, graficó nuestra entrevistada, al tiempo que invitó a los interesados a contactarse con el servicio técnico del laboratorio o a través de biogenesisbago.com.

El lanzamiento

Con el objetivo de presentar el nuevo Programa y la línea de intramamarios, Biogénesis Bagó realizó tres eventos en las principales zonas lecheras del país: Trenque Lauquen (Buenos Aires), Morteros (Córdoba) y Rafaela (Santa Fe), donde, además de presentarse los productos, se compartió información de ensayos a campo sobre la eficacia de los mismos, los cuales está llevando adelante la Consultora El Trébol. En ese sentido, se concretó una disertación a cargo de las médicas veterinarias Marisa Martinez y Mariana Lucas, DCV, profesora asociada Farmacología y Toxicología de la Escuela de Veterinaria Universidad del Salvador y asesora privada. Además, Luis Marcenaro, consultor especialista en la cadena láctea, aportó un panorama de la actualidad lechera y sobre las perspectivas para el sector.