HomePosts Tagged "Bienestar Animal Bovinos"

El estrés por las condiciones climáticas adversas es uno de los factores que motiva la aparición de la enfermedad también durante esta época del año en campos de cría, feedlots y tambos. ¿Cómo se tratan los animales?

El Complejo Respiratorio Bovino (CRB), conocido también como neumonía, es una de las enfermedades más frecuentes y de mayor impacto económico en la ganadería bovina mundial. En Argentina, por ejemplo, es la principal causa de muerte en los engordes de hacienda a corral.

“Durante todo el verano hemos visto caso de animales con neumonías en campos de cría de distintas localidades de Buenos Aires, siendo los más recientes en Pehuajó y Lincoln. También diagnosticamos la enfermedad en tambos, inclusive con mortandad de terneros a la salida de la guachera”, le explicó a MOTIVAR el médico veterinario Martín Schang, representante técnico de Boehringer Ingelheim. Y agregó: “Es clave que los productores apliquen un correcto plan sanitario siendo fundamental la correcta elección de los productos, para prevenir esta enfermedad.”

Interesante fue también escuchar la palabra del médico veterinario Augusto Daffner, quien también informó casos de neumonías en bovinos jóvenes al ingreso de feedlots en la provincia de Santa Fe en los últimos días.

“La amplitud térmica sumada a las condiciones climáticas adversas de los últimos meses elevan el nivel de estrés y facilitan el rápido contagio de la enfermedad”, agregó el profesional. Y advirtió: “En animales jóvenes, con síntomas como lagrimeo, moco y tos, son altísimas las probabilidades de que lo que se está desarrollando sea la enfermedad”.

 

Señales a tener en cuenta

Vale decir que la denominación de CRB se debe a una suma de factores estresantes que predisponen al bovino a una infección respiratoria.

Entre los de origen animal se destacan inmunidad, edad, estado nutricional, deshidratación, parasitosis, estrés del transporte, aspectos de manejo como arreos, encierres, carga (hacinamiento), estrés del destete, cambios de dieta y acidosis. Asimismo, entre los factores ambientales y como ya se mencionó, sobresalen las condiciones climáticas adversas, el aumento de amplitud térmica, frío o calor, humedad y lluvias.

Consultado respecto de este tema durante el verano, el especialista en la materia y docente de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de La Plata, Luis Fazzio, fue contundente: “Los casos de neumonía se presentan durante todo el año”. Asimismo, el profesional explicó que “las bacterias productoras de CRB son habitantes normales de la orofaringe del bovino (aparato respiratorio superior) y que -bajo factores estresantes para el animal, o la acción de virus que modifican los mecanismos de defensa- pueden “descender” al pulmón y ejercer su acción patógena”. Y concluyó: “Los que debemos observar en meses de verano son los mismos síntomas que con cualquier neumonía, pero es más difícil su diagnóstico, ya que los signos clínicos se pueden confundir con un animal “agitado por calor”. Por otro lado, la temperatura corporal rectal (parámetro útil en el diagnóstico de la enfermedad) suele encontrarse por encima del valor considerado normal, cuando la temperatura ambiente supera los 30 a 32 grados”.

 

Prevención y control

Destacando el rol de los veterinarios a la hora de intentar minimizar los factores estresantes que favorecen el desarrollo de las neumonías a campo, Luis Fazzio subrayó: “El reconocimiento temprano de la afección y el tratamiento precoz con antimicrobianos, ya sea en forma terapéutica o metafiláctica (según el criterio del profesional actuante) permitirá controlar la difusión de la enfermedad”.

En sintonía con lo dicho, Arturo Almada -del departamento técnico de Boehringer Ingelheim- dejó en claro que estos tratamientos deben llevarse adelante luego de un correcto análisis de la situación, en referencia a edad, kilómetros de transportes, estado general, origen, homogeneidad y estado sanitario del grupo de animales. “Para hacer frente a esta problemática, el laboratorio cuenta con Zactran, un producto indicado específicamente para el control y tratamiento del Complejo Respiratorio Bovino. Es una tecnología de rápida absorción, alta concentración y extensa persistencia en el tejido pulmonar, lo cual se suma a su persistente actividad contra los principales patógenos bacterianos que intervienen, llegando a los 15 días luego de la inyección”, concluyó.

 

BIENESTAR ANIMAL

 

acerbiVice Presidente de la Asociación Argentina de Bienestar Animal-SOMEVE
Contacto: rcatolosa@hotmail.com
Mi buen amigo. “El hábito de trabajar con perros no adiestrados debe ser eliminado por completo”.

Mi buen amigo. “El hábito de trabajar con perros no adiestrados debe ser eliminado por completo”.

Tener el personal capacitado y entrenado para respetar los procedimientos basados en el bienestar animal durante la carga genera un clima de calma altamente beneficioso: los bovinos tranquilos son más fáciles de cargar y trasladar. Si por cuestiones impredecibles, entran en estado de excitación es recomendable aguardar unos 30 minutos para que se vuelvan a tranquilizar.
El mugido o balido intenso (vocalización) dentro de la manga o el cepo es frecuentemente una señal clara de malestar, causado por un manejo rudo por parte del personal y/o profesional que están realizando su tarea.
Cuando se reducen los mugidos, estamos frente a un indicador positivo que tendrá impacto en la calidad de la carne del ganado (Warris-1994).
Aunque las instalaciones de carga y descarga estuvieran en condiciones ideales, si el personal asignado a esta parte del proceso no está claramente capacitado en el correcto manejo de los bovinos, el resultado será igualmente malo en relación a la calidad futura de las carnes.
Parecerá imposible que se rompa una tradición ancestral de gritar y silbar para el arreo de los mismos, pero es necesario que ello no ocurra porque el vacuno tiene un oído muy sensible y se alterará.

Aspectos a trabajar
Contrario a la tradicional frase “el perro es el mejor amigo del hombre”, cuando tratamos el tema de bienestar animal en los campos ganaderos, la frase antes mencionada cambia radicalmente, al punto de poder afirmar: “el perro no adiestrado es el principal enemigo de los bovinos”.
Recordemos que hablamos de animales de manada que, por lo tanto, se sentirán presos ante el accionar del perro no adiestrado en el rol de un depredador (cazador).
Por esta razón, tratarán primero de huir, moviéndose en forma anárquica y luego -si la situación es “sin salida”- tomarán una actitud de defensa-ataque, especialmente si tienen una cría al pie.
El hábito de trabajar con perros no adiestrados debe ser eliminado por completo, debido a que no distinguen entre agredir y la situación de dominar sin maltratar a los bovinos.
Esto genera nerviosismo en los animales que desatienden a nuestra intención de trasladarlos por un determinado camino, dando lugar a indeseables prácticas adicionales como golpearlos con el caballo y al uso de los arreadores con consecuencias nefastas en la carne (hematomas).
La picana eléctrica es un elemento infaltable en los transportes de hacienda y en las mangas de los establecimientos agropecuarios y plantas frigoríficas.
Su presencia resulta natural y su ausencia llamativa, porque como dirían sus usuarios “sin ella es imposible mover a la hacienda”.
Este paradigma es absolutamente falso.
Para la movilización adecuada de los animales se recomiendan elementos con una finalidad equivalente, como lo son los plumeros, banderas y sonajeros.
Los primeros se elaboran con palos en cuyo extremo se colocan flecos plásticos a modo de un plumero o directamente un trozo plástico como una bandera.
Los sonajeros pueden construirse a partir de una botella plástica de gaseosa, colocándole en su interior algunas piedras.

BIENESTAR ANIMAL

 

acerbiVice Presidente de la Asociación Argentina de Bienestar Animal-SOMEVE
Contacto: rcatolosa@hotmail.com

Implementar las prácticas del bienestar animal traerá beneficios laborales concretos en los campos, pues facilitará nuestro trabajo, adosándole seguridad y eficiencia. Desde el punto de vista económico, también mejorará la calidad de la carne producida: está claramente demostrada su relación.
Y desde la ética, es imprescindible porque nuestros actos no deben generar dolor y sufrimiento en los animales. En base a esto, existen algunos argumentos centrales que nunca deberemos perder de vista.

La buena alimentación
La prolongada ausencia de alimentos / agua generará en los bovinos un cuadro de estrés que tendrá un efecto negativo en su estado de bienestar.
En situaciones climáticas severas esta situación seguramente se presentará, razón por la cual saberlo nos ayudará a tomar acciones que suavizarán sus efectos. También cuestiones tan básicas como la abundante presencia de barro en las cercanías de las aguadas, les generará dificultad a los animales en el acceso y también le provocará estrés, aunque de menor grado.
Buen alojamiento para su confort

REPASA TODOS LOS CONTENIDOS EN LA WEB de MOTIVAR

Renovada a finales de 2016, la página Web de MOTIVAR (disponible en motivar.com.ar) alberga una serie de temáticas más que interesantes para la lectura de profesionales veterinarios y productores ganaderos de todo el país
En ese sentido, los invitamos a ingresar en el portal y buscar todos los contenidos publicados por el Dr. Rodolfo Acerbi, en esta secuencia de publicaciones 100% enfocadas sobre el Bienestar Animal y las principales causas que provocan pérdidas de kilos en el ganado bovino enviado a faena.
Más información:
redaccion@motivar.com.ar.

Pensar que los bovinos en producciones extensivas como las que se ven en nuestro país no necesitan de un buen confort resulta un preconcepto erróneo.
La temperatura ambiental es un factor a tener en cuenta. A saber: los animales soportan mejor el frío intenso que el calor. Por encima de los 22 grados, el vacuno necesita compensar el exceso de temperatura.
En el campo resulta clave la presencia de sombra y reparos mediante árboles para ambos efectos climáticos (frío / calor). También mejorarán los momentos de rumia y de descanso tan necesarios.
La sombra natural de los árboles es muy superior a la proporcionada por materiales del tipo empleado para techar edificios o por media sombra, pero esta es siempre preferible a la falta de sombra.
Se debe recurrir a ella cuando resulte práctica y no exista sombra natural.
Al construir sombra artificial, los techos se deben colocar a una distancia de 3 a 3,7 metros del suelo para que los animales reciban menos radiación calórica, circule aire y puedan tener un ambiente fresco.
Si la altura es superior a los 3,7 metros, los animales permanecerán sobre un suelo caliente a medida que cambia la posición del sol.
Deben proveer una superficie sombreada de 5,6 metros cuadrados por animal adulto. Si el techo se hace con heno, debe tener una construcción sólida, ya que el heno, cuando está húmedo, se hace muy pesado. saber: una lluvia de 50 mm incorpora 50 kilos por metro cuadrado de techo.
Forestaciones en cortinas próximas a los corrales proveen reducción de la incidencia del viento en climas fríos y lluviosos o muy ventosos o incluso como oferentes de sombra. Sin embargo, debe tenerse en cuenta la ubicación y las características de la masa arbórea.
Los árboles de hoja perenne deben evitarse en las barreras al este y al norte, los de hoja caduca serían los indicados para esos sectores ya que voltean las hojas en invierno y no limitan en ingreso de energía solar en esa época.
Los lados sur y suroeste y oeste pueden protegerse con árboles siempre verdes que representan una barrera permanente a los vientos del sur, fríos y frecuentes en invierno (Bavera, 2005).
El barro es muy perjudicial también para el confort del descanso. De existir potreros con lomas, serán una solución para estas situaciones.

BIENESTAR ANIMAL

 

acerbiVice Presidente de la Asociación Argentina de Bienestar Animal-SOMEVE
Contacto: rcatolosa@hotmail.com

Suele ocurrir que los lugares donde se realizan los trabajos económicamente más significativos son los que mayor mantenimiento reciben, con foco en el mejoramiento de su funcionalidad y la seguridad.
Esto nos llevaría a pensar que las instalaciones rurales también estarían alcanzadas plenamente por estos principios. Un ejemplo acorde, sería definir a una explotación dedicada al engorde de novillos como a una empresa que produce carnes bovinas de calidad.
Este ganadero – empresario no descuidaría el manejo adecuado de su capital de trabajo (los bovinos) cuando son llevados a las instalaciones rurales (corrales, embudo, manga, el cepo, etc.) para realizar las tareas culturales y sanitarias planificadas o para la carga de una tropa con destino de faena.
Parece una aseveración obvia pero no lo es y se convierte en la característica diferencial entre el ganadero – empresario y el propietario de un campo con vacas. Este último, no sabe, ni valora las consecuencias del daño causado en las carnes de sus animales, producido principalmente por los golpes generados del mal mantenimiento de las instalaciones y/o un diseño inadecuado.
Además, está convencido que la rudeza que reciben sus bovinos en la manga, es la forma tradicional correcta de trabajo con los animales (así lo heredó).
Las inversiones realizadas en la compra o en el mejoramiento del diseño de las instalaciones rurales tienen una amortización conveniente (relación costo-beneficio positiva), debido a que los materiales son de larga duración.
La inversión de mantenimiento también resulta mínima, en relación a su baja frecuencia de reparaciones.
Un cargador – descargador que hoy tiene demostrado su mejor funcionalidad, es aquel que alarga el piso, a partir de su vértice superior, al menos unos tres metros en forma paralela al suelo. De esta manera queda nivelado con el piso de la jaula del transporte. El animal subirá – bajará sin darse cuenta dónde comienza el piso del camión y el del cargador / descargador. También las paredes deben ser ciegas (que no permitan que los animales vean hacia los laterales, situación que también favorece el movimiento).
Siempre deben tener una curvatura que le permita ver sólo el equivalente a dos animales y medio por delante de ellos. Esto les provoca la sensación de que está saliendo hacia el campo nuevamente y por consiguiente avanza confiado.
La ausencia de instalaciones adecuadas o sin el debido mantenimiento no es una rareza en nuestro país. Amparados en falsos argumentos, como el tamaño pequeño del campo o lo caro de las instalaciones, muchos establecimientos trabajan en condiciones que, no sólo generan pérdidas de carne por los golpes o menores ganancias de peso, sino que también se corren riesgos para la seguridad de las personas que allí trabajen.

Recomendaciones

Las rampas y los corrales deben estar en buen estado de mantenimiento y tener pisos antideslizantes; no tenerlos seguramente redundará en un problema. En las instalaciones nuevas, conviene que el piso de concreto tenga surcos cada 20 cm, con un diseño romboidal o cuadrado, y que esos surcos tengan perfil en V con 3 cm de profundidad.
Las superficies resbaladizas en las instalaciones existentes pueden ser mejoradas mediante una máquina que abra surcos en el piso de concreto, o con una malla metálica hecha con barras de 2 a 3 cm de diámetro, sobre todo en las zonas de mucho tráfico animal. Otras formas de hacer que el piso sea antideslizante son cubrirlas de arena o adosarles placas de caucho (Grandin).
Cuando los establecimientos rurales son de carácter básico, las instalaciones, preferentemente, deben estar construidas en terrenos altos.
El barro será un factor muy problemático para el manejo de los bovinos.
Los alambrados serán lisos y no debe haber salientes que produzcan lesiones a su paso. En lo posible, se deben eliminar las calles en ángulo recto, porque el bovino las ve como “sin salida” y se detendrá. Los cambios de dirección deben ser con curvas suaves para eliminar ese efecto en la mente de los animales.

Este modelo favorece el bienestar animal y asegura ganancias de peso. Además mejora la fertilidad del suelo, por lo que la siembra posterior de soja y maíz rinde hasta 10% más.

Ecológico. La superficie es de 5 a 10 veces mayor que un engorde convencional.

Ecológico. La superficie es de 5 a 10 veces mayor que un engorde convencional.

En un escenario global propicio para la ganadería argentina, el INTA Concepción del Uruguay, Entre Ríos, desarrolló un modelo de engorde intensivo que, basado en la rotación entre parcelas, favorece el bienestar animal y asegura ganancias de peso similares a las de un feedlot convencional.
Además, mejora el nivel de fertilidad del suelo y permite la siembra posterior de soja y maíz con aumentos de hasta el 10% en los rindes.
Conocida como “feedlot ecológico”, esta tecnología fue validada durante ocho años de manera experimental y se encuentra aplicada en campos comerciales de la zona núcleo. “Si bien esta nominación fue aceptada para facilitar la adopción, el uso del término ecológico no es estrictamente correcto, debido a que tiene un significado preciso asociado con la producción de carne ecológica certificada”, aclaró Sebastián Vittone, especialista en producción animal del INTA Concepción del Uruguay.
No obstante, Vittone explicó que “la concentración de animales en espacios reducidos con encierres precarios y la falta de programas de instalaciones, así como de estrategias de manejo de insumos y efluentes, generan conflictos desde el punto de vista ambiental en cercanías a ciudades, pueblos y rutas y exigen la búsqueda de otras alternativas productivas”.
Este modelo de invernada estima un número máximo de entre 500 y 1.000 animales por unidad productiva con una carga máxima de 100 cabezas por hectárea –equivalente a 80 m2 por bovino en parcelas de 40 individuos–.
“La superficie es de 5 a 10 veces mayor de la que puede llegar a tener un feedlot convencional”, comparó Vittone. Además, el técnico destacó los resultados de los ensayos y dijo “la asignación de mayor superficie por animal en sistemas de engorde bajo condiciones de encierre no provocan alteraciones relacionadas con la contaminación de suelos y aguas circundantes”.
En cuanto al encierre, sugirió rotar a los animales semanalmente en divisiones de cuatro parcelas para facilitar el manejo de efluentes. “Esas condiciones permiten que el animal vuelva a las parcelas con los excrementos secos, atenúan la liberación de olores desagradables y favorecen la distribución del estiércol, debido a que los bovinos se instalan en diferentes lugares del área de encierre”, remarcó.

Un modelo probado. Lleva 8 años de estudios.

Un modelo probado. Lleva 8 años de estudios.

El encierre se organiza en potreros con un manejo similar a un pastoreo rotativo en franjas o sistema de pastoreo radial sin calle.
Además, requiere caminos accesibles para garantizar el abastecimiento regular de alimento y el tránsito de los animales; utiliza alambrado eléctrico para las divisiones y, según el diseño, incorpora aguadas y comederos móviles.
De acuerdo con el especialista, la provisión de alimentos en tolvas sigue el esquema de “a comedero lleno, grano entero y fibra cero”.
De esta forma, “se eliminan las expresiones de dominancia de los más agresivos respecto de los más pasivos cuando se suministra el alimento en pocas tomas diarias, que generan falta de bienestar animal”, apuntó.
Más allá de la categoría de que se trate, consideró la importancia de incorporar animales de no menos de 200 kilos de peso vivo. “La razón de este peso mínimo se relaciona con la forma de ofrecer la ración –a voluntad– en los comederos tolva y con el peso mínimo de faena fijado por disposición nacional”, explicó Vittone.
La ración utilizada está compuesta por un 90% de maíz y un 10% de concentrado proteico.
“La presencia de grano entero de maíz evita timpanismos y acidosis, ya que no se aporta fibra de ningún tipo durante el engorde –fardo o rollo–“, dijo el técnico, quien además recomendó: “Al igual que en cualquier encierre terminal con granos, es necesario el período de acostumbramiento para aquellos animales que provienen de sistemas pastoriles”.

Aplicación comercial

Proteínas. La ración es a base de maíz (90%) y concentrado.

Proteínas. La ración es a base de maíz (90%) y concentrado.

Con el apoyo del Grupo de Cría Bovina Intensiva del INTA Venado Tuerto, el sistema de feedlot rotativo fue instalado en cuatro establecimientos ubicados en Santa Fe y Córdoba, con diferentes alternativas de parcelamiento, comederos y aguadas. Se realizaron análisis de suelo pre y post engorde y, posteriormente, se hizo la siembra de cultivos de soja y maíz sobre las parcelas fertilizadas bajo este sistema. “Los resultados obtenidos se corresponden con los registrados en los ensayos del instituto en cuanto a la incorporación de minerales –fósforo, sobre todo–“, señaló el técnico.
Por su parte, los cultivos de soja y maíz –cosechados en las parcelas donde se estableció el engorde– obtuvieron un 9 y 10% más de rendimiento respectivamente, con relación a los índices registrados en un lote testigo sin animales. Según el establecimiento, se utilizó una carga de entre 30 y 50 animales por hectárea, mientras que la duración total de los ciclos de engorde osciló entre 105 y 140 días. “En todos los casos, los empresarios que adoptaron el sistema encontraron un importante aporte de fertilizante, a través del bosteo residual que los animales dejaron en la parcela”, explicó Vittone.

Ocho años a prueba

Los estudios a campo, llevados a cabo por el INTA Concepción del Uruguay, comprobaron que el aporte de las deyecciones al suelo –con una carga de 100 cabezas por hectárea durante 100 días– equiparó la fertilización requerida por un cultivo agrícola de alto potencial. “
Esto abre la posibilidad de compatibilizar un sistema de engorde no contaminante con un manejo sustentable de los suelos en rotación”, valoró Vittone. Asimismo, se registraron mejoras en la fertilidad del suelo que “alcanzaron incrementos de fósforo compatibles con un cultivo de alto potencial de rendimiento”, detalló el técnico.
En referencia a la productividad del rodeo, el especialista calculó que la duración de los períodos de engorde y la evolución de peso de los animales son comparables con las observadas en los engordes a corral con granos de tipo tradicional. Y avanzó: “Los resultados obtenidos indican que, prácticamente, no se forma barro –característico de los encierres a corral en la pampa húmeda–, incluso luego de precipitaciones de 80 mm; no se perciben los olores desagradables y los animales tienen más espacio y siempre disponen de un lugar seco para echarse”, enumeró Vittone. Con relación al impacto, el especialista aseguró que este modelo de invernada “permite anticiparse medidas paraarancelarias basadas en la contaminación ambiental derivada de los feedlots tradicionales para posibles destinos de exportación”.

A la medida regional

El sistema de engorde diseñado constituye una alternativa al encierre convencional en la zona entrerriana, donde la ocurrencia de precipitaciones en invierno y el carácter arcilloso de los suelos acentúan situaciones no deseadas –recurrentes en los feedlots– como concentración de animales, formación de barro en los corrales y emanación de olores desagradables.
“El problema se agrava con la adopción de la tecnología convencional que, desarrollada para precipitaciones menores a 400 mm, se aplica en una región con un promedio de 1.000 mm anuales y una distribución importante de lluvias en el invierno, lo cual es sinónimo de barro y ‘falta de piso’”, describió el especialista del INTA. Al mismo tiempo, “esto aumenta el riesgo de la producción de olores y los procesos de contracción y expansión, que caracterizan a las arcillas del suelo, crean condiciones para la infiltración de líquidos contaminantes a las napas freáticas”, detalló Vittone.

BIENESTAR ANIMAL

 

acerbiVice Presidente de la Asociación Argentina de Bienestar Animal-SOMEVE
Contacto: rcatolosa@hotmail.com

Suele ocurrir que los lugares donde se realizan los trabajos económicamente más significativos son los que mayor mantenimiento reciben, con foco en el mejoramiento de su funcionalidad y la seguridad.
Esto nos llevaría a pensar que las instalaciones rurales también estarían alcanzadas plenamente por estos principios. Un ejemplo acorde, sería definir a una explotación dedicada al engorde de novillos como a una empresa que produce carnes bovinas de calidad.
Este ganadero – empresario no descuidaría el manejo adecuado de su capital de trabajo (los bovinos) cuando son llevados a las instalaciones rurales (corrales, embudo, manga, el cepo, etc.) para realizar las tareas culturales y sanitarias planificadas o para la carga de una tropa con destino de faena.
Parece una aseveración obvia pero no lo es y se convierte en la característica diferencial entre el ganadero – empresario y el propietario de un campo con vacas. Este último, no sabe, ni valora las consecuencias del daño causado en las carnes de sus animales, producido principalmente por los golpes generados del mal mantenimiento de las instalaciones y/o un diseño inadecuado.
Además, está convencido que la rudeza que reciben sus bovinos en la manga, es la forma tradicional correcta de trabajo con los animales (así lo heredó).
Las inversiones realizadas en la compra o en el mejoramiento del diseño de las instalaciones rurales tienen una amortización conveniente (relación costo-beneficio positiva), debido a que los materiales son de larga duración.
La inversión de mantenimiento también resulta mínima, en relación a su baja frecuencia de reparaciones.
Un cargador – descargador que hoy tiene demostrado su mejor funcionalidad, es aquel que alarga el piso, a partir de su vértice superior, al menos unos tres metros en forma paralela al suelo. De esta manera queda nivelado con el piso de la jaula del transporte. El animal subirá – bajará sin darse cuenta dónde comienza el piso del camión y el del cargador / descargador. También las paredes deben ser ciegas (que no permitan que los animales vean hacia los laterales, situación que también favorece el movimiento).
Siempre deben tener una curvatura que le permita ver sólo el equivalente a dos animales y medio por delante de ellos. Esto les provoca la sensación de que está saliendo hacia el campo nuevamente y por consiguiente avanza confiado.
La ausencia de instalaciones adecuadas o sin el debido mantenimiento no es una rareza en nuestro país. Amparados en falsos argumentos, como el tamaño pequeño del campo o lo caro de las instalaciones, muchos establecimientos trabajan en condiciones que, no sólo generan pérdidas de carne por los golpes o menores ganancias de peso, sino que también se corren riesgos para la seguridad de las personas que allí trabajen.

Recomendaciones

Las rampas y los corrales deben estar en buen estado de mantenimiento y tener pisos antideslizantes; no tenerlos seguramente redundará en un problema. En las instalaciones nuevas, conviene que el piso de concreto tenga surcos cada 20 cm, con un diseño romboidal o cuadrado, y que esos surcos tengan perfil en V con 3 cm de profundidad.
Las superficies resbaladizas en las instalaciones existentes pueden ser mejoradas mediante una máquina que abra surcos en el piso de concreto, o con una malla metálica hecha con barras de 2 a 3 cm de diámetro, sobre todo en las zonas de mucho tráfico animal. Otras formas de hacer que el piso sea antideslizante son cubrirlas de arena o adosarles placas de caucho (Grandin).
Cuando los establecimientos rurales son de carácter básico, las instalaciones, preferentemente, deben estar construidas en terrenos altos.
El barro será un factor muy problemático para el manejo de los bovinos.
Los alambrados serán lisos y no debe haber salientes que produzcan lesiones a su paso. En lo posible, se deben eliminar las calles en ángulo recto, porque el bovino las ve como “sin salida” y se detendrá. Los cambios de dirección deben ser con curvas suaves para eliminar ese efecto en la mente de los animales.

Este modelo favorece el bienestar animal y asegura ganancias de peso. Además mejora la fertilidad del suelo, por lo que la siembra posterior de soja y maíz rinde hasta 10% más.

Ecológico. La superficie es de 5 a 10 veces mayor que un engorde convencional.

Ecológico. La superficie es de 5 a 10 veces mayor que un engorde convencional.

En un escenario global propicio para la ganadería argentina, el INTA Concepción del Uruguay, Entre Ríos, desarrolló un modelo de engorde intensivo que, basado en la rotación entre parcelas, favorece el bienestar animal y asegura ganancias de peso similares a las de un feedlot convencional.
Además, mejora el nivel de fertilidad del suelo y permite la siembra posterior de soja y maíz con aumentos de hasta el 10% en los rindes.
Conocida como “feedlot ecológico”, esta tecnología fue validada durante ocho años de manera experimental y se encuentra aplicada en campos comerciales de la zona núcleo. “Si bien esta nominación fue aceptada para facilitar la adopción, el uso del término ecológico no es estrictamente correcto, debido a que tiene un significado preciso asociado con la producción de carne ecológica certificada”, aclaró Sebastián Vittone, especialista en producción animal del INTA Concepción del Uruguay.
No obstante, Vittone explicó que “la concentración de animales en espacios reducidos con encierres precarios y la falta de programas de instalaciones, así como de estrategias de manejo de insumos y efluentes, generan conflictos desde el punto de vista ambiental en cercanías a ciudades, pueblos y rutas y exigen la búsqueda de otras alternativas productivas”.
Este modelo de invernada estima un número máximo de entre 500 y 1.000 animales por unidad productiva con una carga máxima de 100 cabezas por hectárea –equivalente a 80 m2 por bovino en parcelas de 40 individuos–.
“La superficie es de 5 a 10 veces mayor de la que puede llegar a tener un feedlot convencional”, comparó Vittone. Además, el técnico destacó los resultados de los ensayos y dijo “la asignación de mayor superficie por animal en sistemas de engorde bajo condiciones de encierre no provocan alteraciones relacionadas con la contaminación de suelos y aguas circundantes”.
En cuanto al encierre, sugirió rotar a los animales semanalmente en divisiones de cuatro parcelas para facilitar el manejo de efluentes. “Esas condiciones permiten que el animal vuelva a las parcelas con los excrementos secos, atenúan la liberación de olores desagradables y favorecen la distribución del estiércol, debido a que los bovinos se instalan en diferentes lugares del área de encierre”, remarcó.

Un modelo probado. Lleva 8 años de estudios.

Un modelo probado. Lleva 8 años de estudios.

El encierre se organiza en potreros con un manejo similar a un pastoreo rotativo en franjas o sistema de pastoreo radial sin calle.
Además, requiere caminos accesibles para garantizar el abastecimiento regular de alimento y el tránsito de los animales; utiliza alambrado eléctrico para las divisiones y, según el diseño, incorpora aguadas y comederos móviles.
De acuerdo con el especialista, la provisión de alimentos en tolvas sigue el esquema de “a comedero lleno, grano entero y fibra cero”.
De esta forma, “se eliminan las expresiones de dominancia de los más agresivos respecto de los más pasivos cuando se suministra el alimento en pocas tomas diarias, que generan falta de bienestar animal”, apuntó.
Más allá de la categoría de que se trate, consideró la importancia de incorporar animales de no menos de 200 kilos de peso vivo. “La razón de este peso mínimo se relaciona con la forma de ofrecer la ración –a voluntad– en los comederos tolva y con el peso mínimo de faena fijado por disposición nacional”, explicó Vittone.
La ración utilizada está compuesta por un 90% de maíz y un 10% de concentrado proteico.
“La presencia de grano entero de maíz evita timpanismos y acidosis, ya que no se aporta fibra de ningún tipo durante el engorde –fardo o rollo–“, dijo el técnico, quien además recomendó: “Al igual que en cualquier encierre terminal con granos, es necesario el período de acostumbramiento para aquellos animales que provienen de sistemas pastoriles”.

Aplicación comercial

Proteínas. La ración es a base de maíz (90%) y concentrado.

Proteínas. La ración es a base de maíz (90%) y concentrado.

Con el apoyo del Grupo de Cría Bovina Intensiva del INTA Venado Tuerto, el sistema de feedlot rotativo fue instalado en cuatro establecimientos ubicados en Santa Fe y Córdoba, con diferentes alternativas de parcelamiento, comederos y aguadas. Se realizaron análisis de suelo pre y post engorde y, posteriormente, se hizo la siembra de cultivos de soja y maíz sobre las parcelas fertilizadas bajo este sistema. “Los resultados obtenidos se corresponden con los registrados en los ensayos del instituto en cuanto a la incorporación de minerales –fósforo, sobre todo–“, señaló el técnico.
Por su parte, los cultivos de soja y maíz –cosechados en las parcelas donde se estableció el engorde– obtuvieron un 9 y 10% más de rendimiento respectivamente, con relación a los índices registrados en un lote testigo sin animales. Según el establecimiento, se utilizó una carga de entre 30 y 50 animales por hectárea, mientras que la duración total de los ciclos de engorde osciló entre 105 y 140 días. “En todos los casos, los empresarios que adoptaron el sistema encontraron un importante aporte de fertilizante, a través del bosteo residual que los animales dejaron en la parcela”, explicó Vittone.

Ocho años a prueba

Los estudios a campo, llevados a cabo por el INTA Concepción del Uruguay, comprobaron que el aporte de las deyecciones al suelo –con una carga de 100 cabezas por hectárea durante 100 días– equiparó la fertilización requerida por un cultivo agrícola de alto potencial. “
Esto abre la posibilidad de compatibilizar un sistema de engorde no contaminante con un manejo sustentable de los suelos en rotación”, valoró Vittone. Asimismo, se registraron mejoras en la fertilidad del suelo que “alcanzaron incrementos de fósforo compatibles con un cultivo de alto potencial de rendimiento”, detalló el técnico.
En referencia a la productividad del rodeo, el especialista calculó que la duración de los períodos de engorde y la evolución de peso de los animales son comparables con las observadas en los engordes a corral con granos de tipo tradicional. Y avanzó: “Los resultados obtenidos indican que, prácticamente, no se forma barro –característico de los encierres a corral en la pampa húmeda–, incluso luego de precipitaciones de 80 mm; no se perciben los olores desagradables y los animales tienen más espacio y siempre disponen de un lugar seco para echarse”, enumeró Vittone. Con relación al impacto, el especialista aseguró que este modelo de invernada “permite anticiparse medidas paraarancelarias basadas en la contaminación ambiental derivada de los feedlots tradicionales para posibles destinos de exportación”.

A la medida regional

El sistema de engorde diseñado constituye una alternativa al encierre convencional en la zona entrerriana, donde la ocurrencia de precipitaciones en invierno y el carácter arcilloso de los suelos acentúan situaciones no deseadas –recurrentes en los feedlots– como concentración de animales, formación de barro en los corrales y emanación de olores desagradables.
“El problema se agrava con la adopción de la tecnología convencional que, desarrollada para precipitaciones menores a 400 mm, se aplica en una región con un promedio de 1.000 mm anuales y una distribución importante de lluvias en el invierno, lo cual es sinónimo de barro y ‘falta de piso’”, describió el especialista del INTA. Al mismo tiempo, “esto aumenta el riesgo de la producción de olores y los procesos de contracción y expansión, que caracterizan a las arcillas del suelo, crean condiciones para la infiltración de líquidos contaminantes a las napas freáticas”, detalló Vittone.

BIENESTAR ANIMAL

 

acerbiVice Presidente de la Asociación Argentina de Bienestar Animal-SOMEVE
Contacto: rcatolosa@hotmail.com

En la entrega de la edición anterior (click aquí) comenzamos a desarrollar lo que sucede cuando el personal vinculado a la ganadería recibe los primeros conocimientos sobre bienestar animal en, por ejemplo, alguna jornada de capacitación específica.
Allí muchas veces se plantea, con toda lógica, la siguiente duda: ¿por dónde se empieza para aplicar estos conceptos y recibir sus beneficios?
En realidad, los humanos pensamos que los animales (todos) perciben al entorno en donde viven de la misma manera que nosotros y esta idea es totalmente equivocada. En resumen: para comenzar a aplicar los principios del bienestar animal en la especie bovina se debe partir del conocimiento de cómo piensan / reaccionan los animales ante nuestros requerimientos / deseos.
Es decir, poder entender cómo funcionan sus sentidos.
En la última edición, abordamos el concepto de “visión” (ya disponible en motivar.com.ar) y, a continuación, desarrollaremos otros dos sentidos.

La audición

Se sabe que los animales son sensibles a los sonidos de alta frecuencia, como chiflidos, alaridos y ruidos metálicos.
Por eso y a la hora de trabajar con ellos, se pueden utilizar sonidos suaves como las vocalizaciones amigables por parte del personal y no gritos, ni resoplidos que -en general- cansan a todos los que están trabajando en el corral y solo asustan más a los animales. Podemos iniciar una serie de vocalizaciones de comunicación que estresen a todo el grupo inclusive antes de iniciar el trabajo (Grandin).
Aimar y col (2010), por su parte, afirman que su capacidad para ubicar el origen del sonido no es buena, más si son intermitentes; razón por la cual al oír ladridos o gritos se alteran.

El olfato

El sentido del olfato es mucho más agudo en el ganado que en los humanos, al tiempo que es dificultoso para nosotros imaginar la información ambiental que los bovinos reciben por medio del olfato.
El ganado tiene un órgano olfatorio accesorio denominado “vomeronasal”, localizado entre la boca y la cavidad nasal. Esta estructura capacita a los animales para hacer ultra finas discriminaciones entre olores que los humanos aún no pueden detectar.
Cuando un toro realiza el fleming (olfatear la orina de la hembra para saber si está en celo y ensortijado de los labios), inspira moléculas de olor dentro del órgano vomeronasal para su identificación (Ana Petryna y G. A. Bavera, 2002).
Asimismo, estudios realizados por Grandin (1984) en cerdos y bovinos indicaron que las señales olfatorias pueden transmitir información sobre la especie, el sexo y la identidad del individuo, pudiéndole informar sobre el estado emocional del individuo. Las mismas se generan por la producción de olores corporales, provenientes de secreciones glandulares que pueden permitir la identificación individual durante interacciones directas entre individuos, y por el depósito de olores en el entorno en forma de heces, orina y secreciones de glándulas perianales.
Estas señales olfatorias persisten, permitiendo que una señal pueda comunicar informaciones durante los períodos de ausencia del emisor.
Cuando -en los alrededores de las mangas- dejamos envases de productos veterinarios, estos generan olores que son fácilmente percibidos por los animales.
Si nuestras tareas se desarrollaron con violencia, la próxima vez que transiten por allí, la sola percepción del olor les generará el mismo miedo y estrés.
Por ello, siempre debemos mantener en perfecto grado de higiene el sector, para que el cambio positivo en el trato no se vea perjudicado por el recuerdo dañoso de las malas prácticas.

BIENESTAR ANIMAL

 

acerbiVice Presidente de la Asociación Argentina de Bienestar Animal-SOMEVE
Contacto: rcatolosa@hotmail.com

Cuando el personal vinculado con la ganadería recibe los primeros conocimientos sobre bienestar animal en alguna jornada de capacitación, por ejemplo, se plantea con toda lógica: ¿por dónde se comienza para aplicar estos conceptos de manejo y recibir sus beneficios? “Tienen que empezar a saber, en primer, lugar cómo “piensan” sus animales”, suelo responder ante ese interrogante que tantas veces se plantea.
Claro que muchos se asombran porque creen ya saberlo desde hace años.
En realidad, los humanos, pensamos que los animales (todos) perciben al entorno en donde viven de la misma manera que nosotros. Este concepto es totalmente equivocado. En resumen: para comenzar a aplicar los principios del bienestar animal en la especie bovina se debe partir del conocimiento de cómo piensan/reaccionan los animales ante nuestros requerimientos/deseos.

La visión

La visión es el sentido más importante del bovino, incluso más que su audición (Aimar y col. 2010). Estos animales poseen un tipo de visión diferente al humano, particularmente sensible a los movimientos bruscos y a los contrastes de luz y sombra. Aunque pueden mantener la visión del horizonte en forma continua, tienen dificultades para ver rápidamente objetos cercanos (Coulter y Schmidt, 1993), razón por la cual es frecuente observar que se rehúsan a cruzar áreas de sombra o que brillan, como el reflejo del sol en un charco de agua o ante un elemento extraño tirado en el piso como un envase vacío.
Esta falta de acomodamiento rápido de su visión de corto alcance, se soluciona dejando que los bovinos se muevan a su ritmo a medida que se desplazan dentro de los corrales y manteniendo el piso de éstos limpio.
Esta situación no provocará ninguna demora operativa. Las pupilas ranuradas como la de los bovinos proporcionan un campo visual más grande que el de sus predadores, percibiendo mejor los objetos verticales que los horizontales. Los animales que pastorean se denominan “especies presas” (sujetas al ataque de los predadores) y su visión frontal está adaptada para vigilar la máxima área alrededor de él. Sin embargo, a sus costados no tiene una visión de profundidad, lo que justifica que reaccione en forma brusca cuando alguien se le aproxima rápidamente. Además no pueden percibir los objetos situados por encima de la línea de su cabeza, a menos que estos se muevan (Aimar y col. 2010).
Por ello, resulta recomendable que las paredes del toril y mangas están construidas de manera que imposibiliten la visión hacia fuera (ciegas) o mínimamente posean una tabla ancha situada a la altura de sus ojos.
Así, se facilitarán aún más los movimientos de las tropas, porque evitan las distracciones que pueden provocarle miedo, incluso que salten fuera. Su construcción curva, hará que los bovinos crean y vean que su avance en esa dirección será para “irse al campo nuevamente”. También de este modo se utiliza la tendencia natural del bovino a caminar en círculos (Grandin 1985).
En cuanto a la percepción de los colores, posee una visión dicromática (en colores, especialmente azul y verde) y una estructura celular de sus ojos que le permite tener una mejor vista nocturna. Es recomendable que las instalaciones estén pintadas de un solo color para evitar contrastes que puedan causar desconfianza y que la iluminación sea buena y homogénea. Los bovinos avanzarán siempre hacia las zonas mejor iluminadas, factor clave a tener en cuenta a la salida de la manga, más aún si estamos bajo techo. Una muy buena iluminación natural o artificial, le dará la sensación de escape al bovino.
Las instalaciones deben tener una orientación N-S o S-N para evitar que el sol quede de frente a ellos, porque esta situación los detendrá en su avance.
La recomendación para arrearlos es utilizar banderas hechas con las bolsas en desuso de las semillas colocadas en mástiles plásticos de 2 metros para trabajar en corrales. En cambio para las zonas de la manga y del cepo, la longitud apropiada es de un metro. La bandera nunca debe tocar al animal y la distancia entre él y el operador se relaciona con la zona denominada de fuga.
La zona de fuga se determina desplazándonos despacio hacia los animales. Cuando estos se dan vuelta para mirarnos, todavía no ingresamos a aquélla. Pero cuando lo hacemos efectivamente, los bovinos se darán vuelta y comenzarán a desplazarse. Para que los animales se mantengan en calma y se los pueda mover fácilmente, el operario debe trabajar en el borde de la zona de fuga: para hacer que se muevan, ingresará en la zona de fuga y para hacer que se queden quietos, saldrá de ella.

BIENESTAR ANIMAL

 

acerbiVice Presidente de la Asociación Argentina de Bienestar Animal-SOMEVE
Contacto: rcatolosa@hotmail.com

acerbi-oct16La mayoría de los productores están convencidos de saber manejar su ganado y actúan utilizando las formas “tradicionales”: perros, gritos, violencia, amontonamientos, etc. Este sería el punto de partida de los errores que tendrán consecuencias negativas en el resultado económico de la venta para el productor y en la calidad y cantidad de la carne que será producida en la planta frigorífica. A la tropa enviada se le debe retirar, durante la faena y previo a la balanza, las zonas de la carcasa que tienen hematomas. Eso genera un descuento de kilos que producirá un menor porcentaje de rinde de la res, situación que siempre genera reclamos y enojos entre las partes.
Los animales maltratados en origen sufrieron miedo y dolor, factores que también serán negativos para la maduración posterior de las medias reses. La carne toma un color oscuro, similar al que tiene el dulce de membrillo.
“Quedó paralizado por el miedo”, se escucha decir para graficar las situaciones críticas que le ocurre a una persona, lamentablemente con alta frecuencia, en el día a día en nuestra sociedad.
Este concepto se puede aplicar también al manejo de los bovinos.
En 1994, Le Doux afirmaba que el miedo es una emoción universal en el reino animal y que mueve a sus integrantes para evitar a sus depredadores.
Todos los vertebrados pueden ser condicionados por el miedo.
También se puede expresar en sentido positivo: todo vertebrado puede ser conducido por el buen trato. El miedo se define como una experiencia emocional desagradable, causada por un estímulo que el animal percibe como una amenaza.
Los bovinos emanan olores específicos para comunicarse entre ellos (el celo es un ejemplo normal de ello). En una situación violenta de manejo tradicional, basta que uno de ellos genere olores que se correspondan a una alarma por miedo extremo, para que se extienda esa sensación a los otros animales del rebaño.
Esos olores son producidos en glándulas cutáneas situadas entre las pezuñas.
El miedo es el factor que impacta más negativamente en el comportamiento del rodeo bovino cuando se utiliza el manejo tradicional, haciendo que asuman actitudes que generan un circulo vicioso.
Los animales huyen asustados y el hombre de campo percibe que esto le genera una pérdida de tiempo, se enoja y utiliza a los perros, gritos, pechazos del caballo, etc. Esto causa pánico entre los bovinos, que mas se alteran y profundizan su intención de huida.
Es imprescindible que los criadores y engordadores comprendan cómo es el comportamiento natural de estos para que su trabajo se lleve a cabo respetando los principios del bienestar animal.

Algunas claves
Es muy importante que sepamos que el animal es un “pensador” basado en imágenes y recuerdos vividos. Notoriamente los animales se comportarán más calmos y con bajo nivel de miedo si pudieran asociar recuerdos e imágenes agradables a su llegada al complejo de toril, mangas, cepo y la presencia del hombre de campo.
Por el contrario, utilizando los manejos tradicionales hay más probabilidades de producir asociaciones con imágenes negativas que les causarán nerviosismo y, por ende, miedo a ingresar nuevamente a ese sitio en particular.
Válida es la comparación con las vacas del tambo, las cuales se acercan voluntariamente al galpón de ordeño, porque recuerdan que recibirán alimento y se les aliviará la presión de sus ubres, repletas de leche.
Este es un recuerdo placentero y, por consiguiente, positivo. Los bovinos nos avisan siempre de sus miedos…
Falta que el hombre los entienda.

Esta frase fue la elegida por el español Xavier Manteca para graficar la apertura del “Primer encuentro multi – especie en bienestar animal y manejo del dolor”, que tuvo lugar el pasado 19 de septiembre.

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar

Cerdos, vacas y animales de compañía tienen muchas cosas en común y una de ellas es, sin lugar a dudas, la posibilidad real de sufrir y sentir dolor.
Con esa temática sobre la mesa, Boehringer Ingelheim impulsó el “Primer encuentro multi especie sobre bienestar animal y manejo del dolor”, con el apoyo del Centro de Educación en Bienestar de Animales de Producción (FAWEC), el Grupo de Técnicos y Productores Porcinos (GTPC) y la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (UNCPBA).
El encuentro tuvo lugar en la Facultad de Ciencias Veterinarias de la localidad bonaerense de Tandil el pasado 19 de septiembre y contó con asistencia perfecta. Más de 140 alumnos de último año y veterinarios privados escucharon atentos las disertaciones y participaron activamente de los talleres que estuvieron a cargo del español Xavier Manteca (Universidad de Barcelona – FAWEC), Mario Sirven (especialista en bienestar animal) y Marcelo Zysman (especialista en angiología).
Vale decir que MOTIVAR estuvo presente en un evento donde Oscar González y Juan Nimo (de Boehringer Ingelheim) y el Dr. Marcelo Aba, decano de la FCV, fueron los responsables de las presentaciones oficiales.

Ningún tema nuevo

“Lo importante no es que los animales pueden razonar o hablar sino si pueden sufrir”, rompió el hielo el Dr. Xavier Manteca, apelando a la frase del filosofó Jeremy Bentham de fines del siglo XVIII y dejando en claro que el bienestar animal no es una atención novedosa.
“Hay tres elementos que dan cuenta de la importancia actual del tema. Por un lado, la OIE tiene un plan estratégico para el bienestar porque entiende que es clave para promover la salud de los animales. A la vez, para el Banco Mundial es importante porque genera oportunidades de negocios y, finalmente, la FAO sostiene que el bienestar animal es estratégico para lograr el desarrollo humano”, aseguró el profesional español que visita una vez al año la Argentina.
“Es por todo esto que los veterinarios están destinados a tener un rol fundamental en este proceso. La relación entre el bienestar animal y el bienestar humano es estrecha porque el primero contribuye a la sustentabilidad de la producción tanto social (porque son cada vez más los consumidores que piden que los procesos se realicen de determinada manera), como económicamente (puesto que sanos, los animales son más productivos y eficientes”, explicó. Y advirtió: “También puede aportar a la sustentabilidad ambiental, ya que aquellos animales que viven con estrés crónico producen más gases de efecto invernadero”.
Tras la presentación inicial del tema, con un enfoque generalista, los presentes se dividieron en tres salas para atender puntualmente las problemáticas en la materia de cerdos, bovinos y animales de compañía.

Tambos: camino al spa vacuno

Junto a su equipo de trabajo, Mario Sirven arribó a una serie de conclusiones: se debe prestar atención a las condiciones del tambo y a las superficies por donde transitan los animales; además de instrumentar un buen manejo veterinario y prestar especial atención a las tareas que no son de rutina.
“Hacer un análisis de las zonas productivas y del drenaje de los caminos es fundamental porque cuando llueve, en algunos lugares el suelo le da lugar a las piedras, que provocan mucho dolor en los animales. Por otro lado, en los corrales de espera, no solamente deberemos hacer un arreo sin castigos sino también contar con pisos antideslizantes y evitar obstáculos que puedan producir dolor”, aseguró Sirven, quien también llamó a tener en cuenta las superficies a emplear para evitar amontonamientos… Y completó: “La capacitación del personal es primordial para alcanzar estos objetivos”.
Luego, el profesional señaló que en cuestiones como el descorné, la atención del parto y en cualquier situación que se plantee una intervención quirúrgica, se debe priorizar el tratamiento del dolor en los animales.
“Más allá de los analgésicos que se utilicen durante la cirugía, será crucial la administración de los antiinflamatorios no corticoides y -principalmente los que inhiban la encima cox 2, que es la actúa como mediadora en el dolor-”, explicó el veterinario”.
Por último y en relación a los síntomas de dolor manifestados en tareas que no son de rutina sino que se plantean en la atención de animales con algún trauma, Sirven destacó el rol del personal para hacer una detección temprana tras la cual se pueda aplicar un tratamiento adecuado con analgésicos.
“A su vez, aquí el uso de antiinflamatorios no corticoides para evitar los dolores, y por ende, las consecuencias del estrés son fundamentales”, concluyó el referente local en la materia.
Perros y gatos primeros
“En los animales de compañía, a diferencia de las otras especies, el factor emocional es el que rige todo”, sentenció Zysman, responsable de llevar adelante el taller con más cantidad de asistentes de todos los que se realizaron en Tandil.
“Para los médicos no hay un factor económico sino emocional y a partir de ello, buscamos orientar al propietario. Hablamos primero del bienestar según la especie, perro y gato, pero también lograr respectar características generales e individuales, ya que por ejemplo, la especie canina tiene la mayor variabilidad fenotípica entre todas las que habitan el Planeta”, analizó el profesional. Y siguió: “Otra definición a tener en cuenta tiene que ver con concientizar a los veterinarios en su rol de líderes de opinión, destacando lo que implica realmente el bienestar animal más allá de las emociones”.
Desde ese lugar, el profesional planteó algunas ideas para la prevención y control del dolor. “En ese punto, decimos que el control del dolor es el espacio exclusivo del veterinario, donde nadie más puede meterse para lograr ese bien ser”.

Manejo en cerdos

A su turno, Xavier Manteca enfocó su disertación sobre el bienestar animal en cerdos sobre tres ejes centrales: gestación, maternidad y engorde, transporte y sacrificio. En todos los casos se identificaron los principales problemas a considerar, una posible solución y los contratiempos que pueden plantearse para alcanzarla, atendiendo la realidad del sector en Argentina.
En la etapa de la maternidad, los principales problemas abordados fueron la mortalidad neonatal y los desequilibrios en los pesos de los lechones, donde la capacitación en el manejo de las cerdas y sus crias se presentó como la solución. A pesar de ello, se debatió sobre los bajos niveles de inversión actuales en capacitación y los inconvenientes que plantea un alto recambio de personal.
En materia de engorde, transporte y sacrificio, se presentó un deficitario sistema de transporte en carga y descarga y un ineficiente sistema de noqueo en algunos casos, donde la capacitación del personal volvió a surgir como el principal escollo, aunque también se discutió sobre el control oficial en plantas de faena y sus distintos estándares en función de ser municipales, provinciales o nacionales.
Por último, en materia de gestación, y considerando el objetivo global de liberarse de las jaulas de parición, durante el taller se discutieron las dificultades que la implementación de estas acciones generarían en un mercado local con bajo acceso al financiamiento de largo plazo y la falta de sanciones sobre quienes no avancen en ese sentido.

Con ocasión del Congreso Mundial de Buiatría (WBC, World Buiatrics Congress) de 2016, el área de Salud animal de Boehringer Ingelheim y la WAB concedieron el Ruminant Well-being Award inaugural a dos científicos de renombre internacional que trabajan por el bienestar bovino: Marina von Keyserlingk y Daniel Weary, ambos de la Universidad de British Columbia, Canadá. El premio se concedió en reconocimiento a su contribución al bienestar bovino.

 

La Dra. von Keyserlingk y el Dr. Weary Codirigen uno de los programas de investigación líderes en el mundo sobre el bienestar bovino y, a lo largo de 15 años de colaboración, han realizado una serie de contribuciones fundamentales a este campo. Su trabajo ha contribuido a la transformación de las prácticas en las granjas lecheras, incluido el tratamiento del dolor asociado al descornado y otros procedimientos, cambios en la alimentación con leche y prácticas de alojamiento por grupos para terneros, así como mejoras en el diseño y la gestión de establos que mejoran la comodidad del ganado y reducen el riesgo de cojera y lesiones en el ganado adulto.

 

Xavier Manteca, Profesor de Etología Aplicada en la Universidad Autónoma de Barcelona y presidente del Comité de selección del premio, afirmó: «Fue muy difícil elegir un ganador entre el gran número de candidatos de excelente calidad. Sin embargo, el jurado estuvo de acuerdo en que, por la investigación y la formación de numerosas personas comprometidas, Marina y Daniel han contribuido de manera significativa al bienestar bovino en Norteamérica y el resto del mundo. El Comité de selección valoró la investigación práctica, innovadora y de alta calidad que ambos científicos han llevado a cabo durante muchos años

 

Walter Baumgartner, presidente de la Asociación Mundial de Buiatría, felicitó a los galardonados por su valiosa contribución al bienestar de los rumiantes. «Han abierto nuevas formas de pensamiento acerca de los animales productores de alimento; han abierto nuevas formas de investigación

 

«Como veterinarios, creo que podemos mejorar en prestar atención y abrir la mente hacia lo que los consumidores o las personas no especializadas piensan sobre cómo deberían criarse los animales. Deberíamos estar abiertos a hacer estas preguntas y, después, responder con una base científica sólida.» Añadió: «Los veterinarios deberían ser la principal parte interesada en garantizar el bienestar animal en sus granjas. Creo que podemos hacer más para conseguirlo y deberíamos comunicárselo al mundo exterior

 

Elke Abbeloos, veterinaria y director técnico global de ganado bovino en Boehringer Ingelheim Animal Health, afirmó: «El bienestar animal es un componente esencial de la cría de ganado sostenible. Con este premio, queremos mejorar la concientización acerca del importante papel que los veterinarios pueden desempeñar en la mejora continua del bienestar animal en rumiantes. Coincide también con el compromiso a largo plazo de nuestra compañía de mejorar la salud y el bienestar de los animales de granja

 

El Premio al Bienestar Animal en Rumiantes se ha concedido por primera vez en el Congreso celebrado en Dublín, y es por un valor de 15.000 € más una invitación para acudir al Congreso Mundial de Buiatría en el lugar en el que se celebra la ceremonia de concesión del premio. Los veterinarios con interés en la salud de bovinos y rumiantes de todo el mundo se reúnen en el WBC cada dos años. El próximo evento programado será en Sapporo, Japón, en 2018.

 

Podrán optar al premio veterinarios practicantes, investigadores y estudiantes graduados en veterinaria o ciencias animales. Este premio pretende ser un reconocimiento a las mejoras en la comprensión y la valoración del dolor o el bienestar de los rumiantes. El premio se concede a aquellos que hayan demostrado tener un verdadero impacto en el bienestar de los rumiantes, un compromiso con la comunidad internacional sólido y un abordaje innovador del bienestar de los rumiantes.

La experta en Bienestar Animal disertó frente a los más de 150 asesores que participaron del Segundo Encuentro para veterinarios realizado por la Cámara Argentina de Feedlot en Pilar, Buenos Aires.

LUCIANO ABA
luciano@motivar.com.ar

Temple Grandin. Es la segunda vez que visita nuestro país.

Temple Grandin. Es la segunda vez que visita nuestro país.

Por segunda vez en su carrera, la norteamericana Temple Grandin arribó a nuestro país durante los primeros días de julio para recibir un doctorado en Honoris Causa por parte de la Facultad de Agronomía de la UBA. Pero claro que esto no fue todo: la Dra. en Ciencias Animales y profesora de Comportamiento Animal en la Universidad de Colorado (Estados Unidos) compartió también charlas y recorridas a campo con asociaciones civiles y productores ganaderos en la provincia de San Luis y en la Cuenca del Salado, a la vez de generar intercambios en escuelas y fundaciones dedicadas al tratamiento de trastornos neurológicos, como, por ejemplo FLENI.

Vale recordar que Grandin fue diagnosticada con autismo cuando tenía tres años, situación que la llevó a generar una empatía singular por animales a los que empezó a comprender gracias a su particular manera de pensar en imágenes.

Hoy no sólo es una autoridad mundialmente reconocida en materia de Bienestar Animal, sino que es artífice de las tecnologías en base a las cuales se manejan cerca del 50% de los vacunos de Estados Unidos.

 

Con los veterinarios

Panel. Estuvo integrado por los Dres. Zabala, Alcorta y Cledou.

Panel. Estuvo integrado por los Dres. Zabala, Alcorta y Cledou.

En el marco descripto, la Dra. Grandin asistió al segundo encuentro para veterinarios que la Cámara Argentina de Feedlot llevó adelante el 3 de julio en la localidad bonaerense de Pilar. Ante más de 150 profesionales que se hicieron presentes desde distintas partes del país, expuso conceptos centrales vinculados con el Bienestar Animal en los encierres, los cuales ya están disponibles (audio y video) en hablandodelonuestro.com.ar, medio On Line que cubrió en vivo la totalidad del encuentro (Ver recuadro).

“Existe evidencia científica sobre las ventajas de contar con animales tranquilos en los corrales: ganan más kilos, logran mayores niveles de productividad y no se golpean, evitando así la posterior aparición de moretones”, explicó Grandin.

Y avanzó haciendo especial hincapié en el manejo de los rodeos en el feedlot: “Los requerimientos son cada vez mayores, con lo cual será clave contar con corrales y animales limpios, sin rengueras, ni aditivos. Es central establecer pautas básicas y razonables de manejo. Mejor bienestar, mayor seguridad y más productividad, esas son las claves”.

Más allá de esto, la especialista hizo pública la necesidad de que los médicos veterinarios se capaciten formalmente en comportamiento y bienestar animal, sobre todo “si es que se pretende trabajar siguiendo sus lineamientos”.

Continuando con su exposición, Grandin destacó que los bovinos tienen muy buena memoria en relación al trato que reciben. “Las personas piensan en palabras, mientras que los animales en imágenes y estímulos auditivos. Saben perfectamente que quienes les gritan están enojados y eso los asusta”.

MIRA TODAS LAS PRESENTACIONES EN VIDEO

Difusión. La producción de hablandodelonuestro.com.ar, en tiempo real.

Difusión. La producción de hablandodelonuestro.com.ar, en tiempo real.

Por segundo año consecutivo, las autoridades de la Cámara Argentina de Feedlot confiaron en la producción de hablandodelonuestro.com.ar para transmitir en vivo y por Internet su encuentro destinado a profesionales veterinarios de todo el país.
Esta vez con la particularidad de haber sumado el formato video, la totalidad de las charlas, paneles y entrevistas realizadas ya están almacenadas en la mencionada página Web.

En este punto dejó en claro que “los grandes errores de la ganadería tienen que ver con gritarle y pegarle a los animales. Hay muchas otras cosas que se pueden aprender para mejorar, como la manera de caminar detrás de su punto ciego, pero el primer paso es dejar de gritar y pegar”. ¿Sencillo, no?

Ya culminando su participación, la disertante destacó cuáles son los puntos básicos a solucionar en la mayoría de los establecimientos. “El manejo en sí es una cuestión sencilla de revertir, incluso en campos antiguos; allí será clave capacitar a las personas”. Por su parte y en alusión al transporte de la hacienda, explicó que es posible evitar pérdidas mejorando los pisos de los camiones, así como eficientizando la densidad de carga y estimulando la buena conducción. “Si se paga por los kilos a trasladar es de esperar que se produzca una sobrecarga”, comentó.

Por último, Temple Grandin dejó también algunas consideraciones relativas al bienestar de los animales en la cría bovina.

“Si pensamos en los toros, debemos tener en cuenta que serán peligrosos aquellos que queden huérfanos y se críen solos. Teniendo en cuenta esto, es importante que los terneros jóvenes crezcan junto con el resto del ganado para que cuando quieran probar su virilidad lo hagan con otros animales y no con el personal del campo”, explicó. Además y en relación al momento del destete, Grandin dijo que para los terneros lo más importante es poder tener contacto físico con su madre, inclusive cerca de por medio. Por último y en relación a las vacas, resaltó que aquellas que reciben un buen trato a campo manifiestan mejores porcentajes de preñez luego de las inseminaciones artificiales. Y culminó: “Sobran motivos económicos para el buen manejo y bienestar del ganado”.

 

Panel de asesores

La propuesta generada desde la Cámara de Feedlot incorporó por primera vez un panel a cargo de veterinarios asesores de establecimientos. Del mismo participaron los Dres. Edmundo Alcorta, Guillermo Cledou y Miguel Zabala, quienes compartieron experiencias y recomendaciones con sus colegas.

“Todas las actividades sanitarias preventivas que realizamos quedan registradas en la manga; mientras que los tratamientos individuales curativos posteriores son asentados de forma independiente”, explicó Alcorta. Y enfatizó: “No hay planes sanitarios que funcionen si no tenemos corrales limpios”.

Por su parte, el Dr. Zabala destacó la importancia de planificar las acciones junto con todo el equipo de trabajo y generar información específica sobre la productividad del sistema.

“Esto es clave para compartir con los propietarios, pero también para medir y comparar los desempeños para tomar decisiones acertadas”, sostuvo. Y agregó: “No podemos seguir viendo feedlots en los cuales no haya un veterinario supervisando los tratamientos sanitarios y relevando las planillas técnicas”.

A su turno, Guillermo Cledou expuso una metodología de trabajo basada en el uso de planillas y la estandarización de protocolos sanitarios y de manejo, entre los cuales destacó principalmente los planes de vacunación. “El feedlot es un esquema de alto riesgo. No podemos descuidarnos en la aplicación de esquemas sanitarios para evitar pérdidas productivas”, sostuvo.

Culminando la actividad fue el gerente de la Cámara Argentina de Feedlot, Rodrigo Troncoso, quien manifestó el interés de la entidad en cuanto a seguir consolidando un punto de encuentro anual en el cual los veterinarios especializados puedan discutir y generar soluciones superadoras basadas en casos reales.

UNA VISITA POSITIVA

Cumplir las normas en base a principios científicos

POR EL DR. RODLFO ACERBI
Temple Grandin estuvo entre los actores del campo argentino para decirnos que los principios del Bienestar Animal siguen más vigentes que nunca.
Sencilla y directa, resaltó la importancia de saber cómo sienten los bovinos para poder conducirlos sin causarles daño.
“Los animales piensan en imágenes, sonidos y olores, que asocian en sus recuerdos con situaciones placenteras o dolorosas”, insistió a lo largo de la conferencia que dictó para los veterinarios convocados por la Cámara Argentina de Feedlot.
Abierto el espacio para preguntas, tuve la oportunidad de consultarla por la exigencia controversial del anexo III ítem 1.2 del nuevo Reglamento 1099 de la Unión Europea que se encuentra en vigencia desde el 1 de enero de 2015 y que nos alcanza como exportadores de carne. Allí se exige que, en el ámbito de los frigoríficos, se alimente a los bovinos que superen las 12 horas de permanencia desde su llegada y se les coloque cama de paja en los corrales.
Bien sabido es que los bovinos arriban a la tarde del día anterior a su faena, la cual comienza a partir de las 7 horas en la mayoría de los establecimientos. Muchas tropas (conjunto de animales amparados por un mismo certificado sanitario DTe) estarían por un par de horas, sujetas a recibir lo exigido (cama y alimento).
Realmente un gran contrasentido.
La Dra. Grandin respondió que era una exigencia “tonta” y que en los Estados Unidos esto no tendría ningún sentido. Respuesta coincidente con lo que pensamos aquellos que estamos dedicados hace mucho tiempo a la faena humanitaria en las plantas de exportación.
En estas plantas siempre alimentamos con heno de alfalfa a los animales que permanecen más de 24 horas en los corrales, los cuales cuentan con pisos de material antideslizante. Será muy necesario que el Senasa insista para que modifique la norma la DG -Sanco, debiendo basarse en la no existencia de respaldo científico, tal como lo establece la OIE.
Precisamente en mayo se llevó a cabo en París la 83ª Asamblea General de la OIE, donde se aprobó por unanimidad la Resolución 28 sobre el Bienestar de los animales. Entre sus distintos puntos podemos destacar el 9º, en donde se recomienda que “el Director General prosiga el diálogo con distintas Organizaciones (GLOBAL G.A.P., ISO, etc.) a fin de garantizar que conozcan y cumplan las normas de bienestar de la OIE basadas en principios científicos”.

 

ESTADISTICAS DEL SERVICIO DIAGNOSTICO DEL INTA BALCARCE

“El mal uso de la monensina es la principal causa de muertes en feedlots”

Odriozola. “Cada feedlot debería tener un veterinario”.

Odriozola. “Cada feedlot debería tener un veterinario”.

El segundo encuentro para veterinarios organizado por la Cámara Argentina de Feedlot contó con la participación del Dr. Ernesto Odriozola, referente del Depto. de Producción Animal del INTA Balcarce, quien compartió estadísticas generadas desde el servicio diagnóstico que la experimental ofrece a los productores, por medio de veterinarios privados, desde 1969.
Resaltando los 40 mil casos registrados por el sistema y dejando en claro que una parte importante proviene de situaciones de difícil resolución para el profesional actuante y no de cuestiones más comunes, Odriozola explicó que la primera intervención concreta sobre la actividad del feedlot fue en 1995, año desde el que se concretaron 4.500 consultas y 1.116 necropsias. “Si bien la tendencia es creciente, el pico máximo se produjo tras la sequía de 2009, la cual obligó a encerrar hacienda a productores sin experiencia, ni asesoramiento”, explicó. Y avanzó: “Son diversas las nuevas patologías ligadas al feedlot, pero muchas de ellas no serían tan atribuibles al sistema, como a la mayor intervención del hombre, situación que favorece la aparición de errores”.

Las problemáticas
Según Odriozola y si bien deberían sobresalir las problemáticas infecciosas, en los encierres, éstas conviven en el mismo nivel de importancia con aquellas de origen metabólico y con las tóxicas.
La disertación completa del profesional está ya disponible (en formato video y audio) en hablandodelonuestro.com.ar.
“Respecto de las complicaciones tóxicas, se percibe una causa contundente por intoxicación con ionóforos, ligada a la poco eficiente intervención del hombre en el sistema de alimentación”, explicó el disertante. Y detalló: “La monensina es la principal causa de mortandad y consulta en los sistemas de encierre, ya sea por problemas en el núcleo, el mezclado del núcleo, con su origen y concentraciones, entre otras”.
El experto mencionó que se percibe una tendencia creciente, inclusive este año. “Cerca del 90% de la casuística que termina demostrando intoxicación por monensina nos llega con un diagnóstico presuntivo de neumonía”, dijo.
Por otra parte y en relación a las problemáticas de origen metabólico, quedó en claro que la principal causa de consulta es la polioencefalomalacia (carencia de tiamina). “En el corto plazo vamos a ver una cada vez mayor incidencia de esta enfermedad por la inclusión de sustitutos a ciertos alimentos en los cuales se emplean sustancias que tienen azufre”, explicó Odriozola.
Además, durante la disertación se destacó el creciente impacto de la acidosis en la actividad, así como el perjuicio de los desbalances minerales. “Vemos un aumento de casos de anaplasmosis en feedlots de Buenos Aires”, reforzó.
Dentro de las infecciosas, la neumonía sobresale en cuanto a las consultas desde los establecimientos.
Sobre el cierre de su participación, Odriozola expuso una serie de sintomatologías clínicas a los asistentes, marcando diferencias entre aquello que se suele presuponer y la realidad, enfatizando en la necesidad de entender a la necropsia como una herramienta clave.
“Cada feedlot debería contar con un veterinario dedicado a abrir todos los animales que se mueren y llevar registros de las patologías detectadas”, concluyó Ernesto Odriozola.

BIENESTAR ANIMAL

Dr. Rodolfo Acerbi

DR. RODOLFO ACERBI
Médico Veterinario
rcatolosa@hotmail.com

 

Foto Nº 1. ¿Cómo queda el bife?

Foto Nº 1. ¿Cómo queda el bife?

PROTOCOLIZANDO LA INFORMACION

Años de experiencia trabajando en el tema me llevan a considerar que el proyecto europeo denominado Welfare Quality encaja perfectamente en el contexto actual para la República Argentina. Resultaría difícil manifestarse en contra de un concepto que se desarrolla bajo el paraguas de la “Integración del bienestar de los animales en la cadena de la calidad alimentaria: de las preocupaciones del público a un mejor bienestar y una calidad transparente”.

Los criterios de bienestar animal allí establecidos pueden dividirse en cuatro grandes categorías: la buena alimentación; el buen alojamiento; la buena salud y la libre capacidad para mostrar conductas propias de la especie.

Vale decir entonces que, en el campo de la buena salud se ubican estratégicamente los productos biológicos, piezas clave para una ganadería productiva por excelencia.

Sabemos que las vacunaciones incluidas en un plan anual para el establecimiento rural pueden ser voluntarias u obligatorias, dependiendo de si se encuentran o no en el marco de un Plan Nacional de Control y Erradicación. Entre estas últimas podemos destacar la vacuna antiaftosa, por medio de la cual se ha logrado controlar una enfermedad que produjo enormes pérdidas económicas a nuestro país en el pasado.

Su esquema de aplicación tuvo características especiales y exclusivas, las cuales se impusieron con el fin de lograr una cobertura de aplicación ideal.

Tomando a este biológico como ejemplo es que resaltaré cuestiones ligadas directamente con el bienestar animal. En primer lugar, vale destacar que nos referimos a un producto de cuidado, por ser sensible a la pérdida de la cadena de frío y complejo en su aplicación, por su excipiente oleoso.

Foto Nº 2. Abcesos en el producto.

Foto Nº 2. Abcesos en el producto.

La importancia de generar una correcta inmunización hace que el proceso de vacunación deba se especialmente atendido por el productor. Es el dueño de los animales y quien debe, junto a su equipo, establecer todas las condiciones necesarias para que el aplicador pueda desempeñarse de manera apropiada. Más allá de esto, solemos ver cómo la única pauta que se acepta y acuerda es la velocidad de aplicación, como si esto fuera sinónimo de eficiencia.

 

Después “todo vale”

Enumeraremos a continuación los principales inconvenientes que pueden llegar a surgir (de manera independiente o combinada) en la práctica.

 

Falla en la esterilización de la aguja y en el tapón del frasco: La introducción del inmunógeno, más una “colección” de contaminantes provenientes de la superficie del cuero, harán que a los pocos días se forme una absceso en el punto de inoculación. Este interferirá con la inmunidad buscada y generará un intenso dolor en la zona del cuello, impidiendo que el animal se alimente correctamente.

Figura N° 1

Figura N° 1

Esta situación provocará baja de ganancia de peso por día y la duda, especialmente para un primo vacunado, de estar con las defensas activas para esta enfermedad (Ver foto Nº 2).

 

Descarga incorrecta de la dosis: Se retira la aguja y al mismo tiempo se continúa con la salida del líquido de la vacuna. La velocidad con la que se realiza la aplicación hará que esto ocurra, siempre dejando “un surco fibroso de vacuna” en vez de la “pelotita pequeña”. Cuando ese animal llegue a la faena, el inspector del Senasa deberá decomisar casi un kilo de músculo del cuello, debido a la fibrosis difusa, en vez de enuclear una pequeña porción de tejido.

 

Aplicación en sitio equivocado: Cuando la aplicación se realiza con el cepo de la manga abierto, el vacunador se ve obligado a aplicarla muchas veces sobre los bifes, porque el animal “se le va”.

Figura Nº 2. "Técnica de carpa", para poder introducir el líquido en una inyección subcutánea.

Figura Nº 2. “Técnica de carpa”, para poder introducir el líquido en una inyección subcutánea.

Esto provocará que se arruine el bife ancho, muy preciado por sus características y de alto valor para su exportación (Ver la Foto Nº 1).

Doblar intensamente la cola: Con esta frecuente maniobra de sujeción, casi siempre se termina con un “sonido característico” que nos está indicando la dislocación de las vértebras coccígeas.

El operador la considera totalmente inofensiva, pero lo cierto es que el dolor es muy intenso, ya que hemos roto parte de la columna vertebral del animal (sistema nervioso central).

Los bovinos recuerdan tales situaciones, por ende cada vez que pasen por la manga sentirán miedo y esto no es para nada favorable para un manejo apropiado.

Ningún ser vivo engorda con dolor.

Usar a la aguja de la pistola de vacunar como picana: Esto se realiza para mover los animales en la manga, cargándole la mejor colección de contaminantes que la superficie del cuero contiene, con sus consecuencias.

 

¿Cómo hacerlo bien?

Es importante colocar todas las inyecciones en el área del cuello, delante del hombro, nunca en los cuartos traseros (Ver la Figura Nº 1).

Figura Nº 3. Técnica correcta para llevar adelante la inyección subcutánea en la especie bovina.

Figura Nº 3. Técnica correcta para llevar adelante la inyección subcutánea en la especie bovina.

Seguir las instrucciones de la etiqueta del medicamento, principalmente las indicaciones de uso, tiempo de absorción y eliminación de residuos, dosis, contraindicaciones y niveles de seguridad, y la fecha de vencimiento.

Quien aplique la dosis, debe -si se da la opción en la etiqueta del producto- elegir la vía subcutánea (SC) en lugar de la intramuscular (IM).

Si debe ser utilizada la vía IM, se recomienda la técnica “Carpa”, usando ambas manos (Ver las Figura Nº 2 y 3).

Es importante no inyectar más de 10 cc del producto por sitio de inyección y dejar un espacio de más o menos el ancho mano entre cada sitio.

En cuanto a las agujas, será clave cambiarlas frecuentemente (aproximadamente cada 10 animales) y no utilizar aquellas que estén sucias, empolvadas, dobladas, o rotas, entre otras cuestiones lógicas.

La pistola se debe limpiar regularmente solamente con agua caliente.

La dimensión de la aguja depende del tamaño de un animal, de la ruta de administración, y de la viscosidad del producto inyectable.

Se recomienda utilizar agujas número 16, que tienen ½ a ¾ de pulgada de largo para vía subcutánea y número 18 de por lo menos 1 pulgada de largo para IM -aguja hipodérmica TJ 40/12 (18 G X 1 1/2) cono traslúcido color rosa-.

El médico veterinario es la mejor fuente de consejo para maximizar los beneficios del tratamiento y reducir el riesgo de problemas. Cuando se usan correctamente, los medicamentos mejoran la salud y por lo tanto el bienestar del animal, aumentan la rentabilidad y se provee al consumidor de un producto comestible de mejor calidad.

Por eso, reiteramos el concepto: “Vacunar sí, pero de cualquier modo, no”.

BIENESTAR ANIMAL

Dr. Rodolfo Acerbi

DR. RODOLFO ACERBI
Médico Veterinario
rcatolosa@hotmail.com

 

Faena. Se cumplimentó con un requisito de la Unión Europea.

Faena. Se cumplimentó con un requisito de la Unión Europea.

Tal como venimos sostenido desde este medio en los últimos años, el sector ganadero nacional debe seguir enfocándose en el cumplimiento de las buenas prácticas de producción y formalizar su vínculo con el bienestar de los animales, un aspecto de alto impacto educativo y cultural.
En ese marco, parecería ser que estos temas han comenzado a mostrar un hilo conductor que permite seguir avanzando sobre firme. ¿A qué nos referimos?
Puntualmente a generar acciones concretas ligadas a cada una de las tres etapas centrales de la actividad ganadera en nuestro país: producción primaria, transporte y faena, siendo este último rubro el que mayores avances ha mostrado en el último tiempo.

Certificados

En cumplimiento a los dispuesto por el Reglamento CE 1099/99 de la Unión Europea, el Senasa llevó adelante -en la sede porteña de la Sociedad de Medicina Veterinaria- las primeras jornadas de capacitación para los profesionales encargados de bienestar animal de los establecimientos frigoríficos habilitados a exportar carnes de las especies bovina, ovina y equina y sus respectivos Servicios de Inspección.
Destacando que quienes participamos de la capacitación éramos todos profesionales de la actividad veterinaria y luego de la presentación formal llevada adelante por el director nacional Gustavo Pérez Harguindeguy, los docentes oficiales Débora Racciatti, Mónica Ponce y Andrés Schnoller, brindaron una pormenorizada capacitación.
Vale recordar que el reglamento europeo ligado a “la protección de los animales en el momento de la matanza” que entrara en vigencia el 1 de enero de 2013, exige a las Plantas de los Estados Miembro y a los terceros países exportadores (en su Artículo Nº 17), contar con un encargado del Bienestar Animal.
Este personal de la planta (según su Artículo 21) deberá poseer un Certificado de competencia, que obtendrá luego de asistir a cursos de formación y evaluación oficiales.
Así fue como el Senasa desarrolló un completo programa durante dos jornadas con un total de 16 horas cátedra. Del mismo se destacó el desarrollo de los conceptos generales e indicadores comportamentales, fisiológicos y productivos del bienestar animal en las especies bovina, ovina y equina, el impacto del estrés y sus efectos en las carnes, manejo apropiado de los animales en planta e indicadores positivos del buen manejo.
Finalmente, se realizó un análisis pormenorizado del Reglamento 1099 y las principales exigencias, especialmente en los métodos de insensibilización y situaciones emergenciales que pueden ocurrir en planta.

Lo que viene

Como se dijo, este avance en el tercer eslabón de la cadena ganadera se suma también a la readecuación que el propio Senasa ha realizado en cuanto a su normativa (capacitaciones y controles efectivos) en el transporte de la hacienda, por medio de las cuales se certifican las condiciones de los vehículos, su equipamiento específico y los conocimientos particulares del conductor.
Queda, entonces, el mayor de los desafíos por delante: la producción primaria.
En ese punto estamos mejor que hace 10 años, sin ninguna duda y mucho han contribuido las facultades, las entidades y las empresas del sector.
Más allá de esto, entiendo que el verdadero cambio se producirá en el momento que no existan más mercados que paguen por los animales en pie, sino por la media res, situación comercial a la cual sin dudas llegaremos en el corto plazo, pero que sin dudas será materia de otra de nuestras columnas.

BIENESTAR ANIMAL

Dr. Rodolfo Acerbi

DR. RODOLFO ACERBI
Vicepresidente Asociación Argentina
de Bienestar Animal (SOMEVE)
lectores@motivar.com.ar

Las emergencias climáticas de tipo hídricas ya no son tan esporádicas en nuestro país, especialmente para las zonas de islas que comparten las provincias de Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires.

Ese ecosistema ofrece para la cría y engorde el ganado bovino condiciones naturales muy buenas por la calidad de sus pastizales autóctonos, pero está sujeta -cada año- a las precipitaciones que ocurren en Brasil, especialmente en la zona amazónica.

Esto permite un pre aviso de casi dos semanas sobre la crecida del río Paraná inferior para que los productores y autoridades competentes tomen las medidas apropiadas para proteger no sólo a los bovinos que allí se encuentran, sino también y fundamentalmente al estatus sanitario del país en su conjunto.

Este escenario sanitario, que se hace presente en breve tiempo, se caracteriza por el estrés agudo que sufrirán los animales a causa de una evacuación en condiciones de terreno anegado, con instalaciones rurales, en general, muy precarias y transportes fluviales de similares características.

 

A tener en cuenta

Recordemos que el bienestar y la sanidad animal están fuertemente ligados y que, sin duda alguna, dependen el uno del otro.

Pongamos como ejemplo las vacunaciones nacionales obligatorias.

Los animales, especialmente los jóvenes, se verán afectados en sus defensas por los ayunos prolongados que la situación climática genera: quizás las vacunaciones mencionadas no pudieron ser llevadas a cabo. Además de esto, tropas de diversos orígenes tienen probabilidad de ser acopiadas en nuevos campos. Desde el punto epidemiológico, claramente una alerta se hará presente por un determinado período.

La pregunta es ¿qué hacer para minimizar riesgos que impacten negativamente en la situación sanitaria y en el bienestar animal? La respuesta es breve pero concreta: estar preparados, tanto el sector oficial, como el privado para llevar adelante las medidas correspondientes.

Sabemos que la organización tendrá una logística compleja, ya sea por la rapidez con la que se debe actuar, así como también en cuanto a la disponibilidad de recursos económicos y personal bien entrenado para el caso de este tipo de emergencias.

Para asegurar su ejecución exitosa en el momento en que se presente, será vital la previa realización de simulacros con la comunidad rural y los entes oficiales en todos los niveles -tanto directos, como indirectos-, a partir del conocimiento de la importancia, consecuencias y mecanismos que estos eventos climáticos pueden causar tanto en sus economías, como en el estatus sanitario de la Argentina.

Para hacer frente a todos estos temas, recomendamos la lectura de las Directrices para reforzar los Servicios de Sanidad Animal -Capítulo 7 de la FAO-. Allí se contempla la planificación para situaciones de emergencias de sanidad animal. (www.fao.org/home/es).

SACRIFICIO RELIGIOSO DE ANIMALES, SIN ATURDIMIENTO

Polonia, primer país de la Unión Europea que lo prohíbe

Tras la decisión del Parlamento polaco de rechazar una propuesta de Ley del Gobierno para levantar la prohibición del sacrificio religioso de animales se han comenzado a escuchar las primeras reacciones al respecto. Según informó Alerta Digital, el fallo fue -en gran medida- algo simbólico, ya que entra en vigor el 1 de enero, el mismo día en que se anula por una directiva de la UE el establecimiento de normas comunes para la producción de comida kosher y halal en el bloque “de los 27”. Israel mostró su decepción con la decisión, según un comunicado difundido por su Ministerio de Exteriores. Mediante una nota, la Cancillería califica de “totalmente inaceptable” la decisión.