fbpx
MOTIVAR- Descarga Agosto 2020 – Main
HomeInstagramVeterinarios bien al Sur
ENTREVISTA

Veterinarios bien al Sur

Patricia Permetei es médica veterinaria y junto con Julieta Pereyra gestionan Vet Sur, una de las diez clínicas veterinarias de la ciudad de Ushuaia.

Guadalupe Varelli
guadalupe@motivar.com.ar

 

MV. Patricia Permetei Responsable Clínica Vet Sur. Ushuaia, Argentina.

MV. Patricia Permetei Responsable Clínica Vet Sur. Ushuaia, Argentina.

Patricia Permetei es médica veterinaria y junto con Julieta Pereyra gestionan Vet Sur, una de las diez clínicas veterinarias de la ciudad de Ushuaia. Estudió en La Plata, Buenos Aires, se especializó en pequeños animales, y volvió a la ciudad donde se crió y que siente propia para ejercer su profesión. Hoy sigue capacitándose en distintas especialidades para poder cubrir las necesidades de los pacientes y atender la demanda de una población -humana y animal- compleja. Charlamos con ella para conocer qué implica atender perros y gatos en la ciudad más austral del mundo. “Fue todo un desafío avanzar en diagnósticos basados en evidencia. Nos costó instalar la idea de que es necesario incorporar métodos para ser objetivo y no intuitivo. Con los años se va notando la diferencia”, le explicó a MOTIVAR.

1. ¿Cómo es la relación de las personas con las mascotas en la ciudad más austral del mundo?

Es muy similar a la del resto del país. Pero yo tengo el sesgo de mi trabajo; los que llegan a nuestra clínica veterinaria es porque están interesados en la salud de sus animales, los consideran parte de la familia.
Y si bien es una ciudad que crece, donde siempre se están construyendo casas, edificios y barrios nuevos, hay también muchas familias que viven en casas precarias, que no tiene una buena calidad de vida, y los perros que duermen afuera en invierno, que están atados o mal alimentados son parte de ese problema social de base.
Hay perros abandonados que tendieron a hacerse salvajes; acá hay lugares donde pueden esconderse, como las madrigueras de los conejos, que les ofrecen abrigos y también alimento. La Municipalidad se ocupa de la castración, también la Asociación Amigos del Reino Animal Fueguino, que es muy activa en este sentido. Se hace lo que se puede, pero la educación es la parte más difícil.

2. ¿Cuáles son las enfermedades de mayor prevalencia?

A diferencia de otras regiones del país, aquí no son frecuentes los parásitos externos. Sí, lógicamente están presentes las enfermedades zoonóticas y el parvovirus, que es resistente a todo, y el moquillo, aunque con menos frecuencia.
Hace poco más de un año descubrimos casos positivos de leptospirosis. Tenemos que estar atentos porque hay enfermedades que parece que no están, pero si se hacen los estudios pertinentes resulta que sí y pueden ser un problema de zoonosis.

3. ¿Cuál es la principal dificultad de la veterinaria en Ushuaia?

Lo primero que se destaca es la falta de profesionales y especialistas. Hablamos de una ciudad que tiene aproximadamente 80.000 habitantes.
No hay ninguna Universidad cerca donde estudiar la profesión y los veterinarios son pocos, alrededor de una decena, para atender esa demanda.
Los que nos vamos a estudiar afuera a veces volvemos, pero muchas veces no. Vivir acá es difícil, los inviernos son muy crudos y estamos lejos de los centros urbanos.

4. ¿Cómo impacta esa falta en la atención de los pacientes?

La primera veterinaria que trabajó conmigo viajó varias veces a hacer cursos de ecografía y hoy es la única ecografista completa en toda la provincia. Y ojalá hubiera más profesionales como ella, porque si ella no puede lamentablemente no hay quien lo haga. Y eso pasa con todas las especialidades.
Se necesitan más cirujanos, traumatólogos y demás especialistas para la gran demanda que hay en la provincia. Ojalá cambie pronto.

5. ¿Pueden hacer algo para contrarrestarlo?

Desde acá derivamos casos a un traumatólogo de Río Grande, está a 200 kilómetros y mucha gente viaja para operar su mascota allá. Cuando la situación económica estaba mejor, traíamos un traumatólogo de Buenos Aires, y llegamos a hacer tres reemplazos de caderas en perros con displasia, pero después, con la inflación, los precios se hicieron tan caros que ya no podemos traerlo.
También hay un oftalmólogo que viene desde Buenos Aires cada cuatro meses (ahora no, por la pandemia) que realiza consultas y cirugías oftalmológicas, suelen ser tres o cuatro días de trabajo muy intenso, y la gente realmente aprecia mucho la posibilidad de atenderse con un especialista de esa magnitud. Hay personas que deciden viajar con su animalito y operarlo en Buenos Aires pero la realidad es que son casos muy puntuales, no son más por un tema de costos.

6. ¿Por qué no se realiza con más frecuencia?

Uno de los problemas que tenemos para traer especialistas es que hay leyes provinciales que no permite que vengan profesionales de otras provincias a ejercer aquí si no se matriculan.
Se supone que son normas para proteger el trabajo, pero en la realidad, en esta ciudad, solo achican la posibilidad de crecimiento profesional porque trabajo hay para todos.
Finalmente -y en la práctica- se convierten en trabas burocráticas que limitan la posibilidad de traer especialistas.

 

comments

COMPARTIR:
Valoración: