fbpx
MOTIVAR encabezado diarios
HomeInstagram“Son casi 9 millones las vacas que no nos dan un ternero al año”
III SIMPOSIO DE ACTUALIZACIÓN EN SANIDAD Y PRODUCCIÓN ANIMAL

“Son casi 9 millones las vacas que no nos dan un ternero al año”

Campus. Los veterinarios compartieron toda una jornada.

Durante un encuentro realizado en la Facultad de Ciencias Veterinarias de Tandil (Buenos Aires), Biogénesis Bagó compartió una serie de mensajes estratégicos en la búsqueda por mejorar los índices actuales.

De la Redacción de Motivar
redaccion@motivar.com.ar

Con el objetivo concreto de seguir difundiendo el aporte de la biotecnología a la productividad animal, a mediados de septiembre Biogénesis Bagó concretó su III Simposio de Actualización Veterinaria, en la Facultad de Ciencias Veterinarias de Tandil (UNCPBA), provincia de Buenos Aires.
Allí se reunieron más de 100 médicos veterinarios especializados en la producción bovina, los cuales tomaron contacto con informaciones que sin dudas revalorizan su rol en la cadena.
En ese marco, interesante fue escuchar al CEO de Biogénesis Bagó, Esteban Turic, repasar la actualidad de los distintos mercados. “Si contemplamos las producciones de bovinos, cerdos y ovinos, alcanzaremos un total de 8.800 millones de cabezas a nivel global. Esta cifra, que supera a la de la población humana, se distribuye principalmente en Asía y África regiones en las cuales los déficits productivos son constantes. Esto sin dudas genera posibilidades de exportación para países como el nuestro”, contextualizó Turic. Y avanzó: “Es decir que en los lugares donde más va a crecer la población humana es donde ya hoy tienen las mayores demandas de alimentos”.
Más allá de esto, el médico veterinario destacó que tanto la Fiebre Aftosa, como la Peste Porcina Africana son enfermedades que están definiendo las dinámicas a nivel mundial.
“En cuanto a la PPA vale decir que si bien el 100% de animales infectados muere, no es transmisible a los seres humanos. No hay vacunas y la información que tenemos es que no va a haber por los próximos 5 a 8 años. Va a llevar tiempo solucionar esto”, sostuvo Esteban Turic y avanzó: “La Fiebre Aftosa sigue siendo un riesgo. Es una enfermedad de lucha en los lugares donde están las mayores poblaciones de animales susceptibles del mundo”, resaltó el referente de una compañía que asegura ocupar la tercera posición en ventas en el mercado de grandes animales de Latinoamérica.
También durante este encuentro, el Dr. Rodolfo Bellinzoni, director de Operaciones Industriales e innovación del laboratorio destacó el rol de la profesión veterinaria en la erradicación de Fiebre Aftosa y remarcó que Biogénesis Bagó es la única empresa con productos aprobados para ser utilizados en caso de aparición de la enfermedad de fiebre Aftosa en Estados Unidos y Canadá.

Oportunidades para la ganadería

De la partida fue también el director comercial de la compañía, Sebastián Perretta, quien rápidamente puso el tapete su mensaje: “En Argentina existen cerca de 200 mil productores ganaderos, de los cuales solo el 30% cuenta con asesoramiento veterinario. La adopción de planes sanitarios llega solo al 40%”, sostuvo el directivo en base a cifras y datos generados en la Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios (Caprove).
Y agregó: “La inversión en sanidad no supera el equivalente a 3 kilos de terneros por cabezas, al año. Tenemos muy buenos diagnósticos respecto del tema, pero ya es tiempo de trabajar junto con el Estado para hacer algo al respecto”.
Para ilustrar sus dichos, Perretta explicó que sobre los casi 24 millones de vientres bovinos que hay en el país, se logran 15 millones de terneros al año.
“Tenemos 9 millones de vacas turistas.
Con 1 punto adicional de destete que logremos luego de la correcta utilización de herramientas sanitarias que tenemos disponibles, serían casi 240 mil terneros más por año. Si logramos pasar del 62 al 82% de destete habremos ganado casi 5 millones más de terneros logrados”.

¿Y el impacto de la sanidad?

También sobre la base de un trabajo realizado en Caprove, Perretta explicó que, sobre 100 vacas, en nuestro país se preñan 75. “La principal causa por la cual las otras 25 no se preñan es por problemas con enfermedades. Ya al momento de la parición, debemos contemplar que, si se pierden 4 terneros, tres de ellos se perdieron por causas sanitarias. Sobre los 71 nacidos que nos quedan, al momento del destete perdemos otros 9 (7 por presencia de enfermedades”, explicó Perretta. Y subrayó: “Por falta de adopción de tecnología se pierde un 20%: es decir 4.7 millones de terneros a nivel nacional”.
Más allá de esto y de explicar que sobre un potencial de uso de 250 millones de dosis de vacunas para aplicar un correcto plan sanitario sobre el total de la hacienda bovina en Argentina, se aplican 100 millones.
“Tenemos la tecnología y los recursos humanos, pero nos falta ampliar esa adopción a campo. Debemos trabajar juntos el sector público y privado para revertir esta tendencia. Es hoy cuando tenemos la oportunidad de capitalizar la demanda de carne incremental, de la biotecnología y entendiendo que la misma aporta en materia de status sanitario”, concluyó Perretta.

Los referentes técnicos, presentes

Durante el encuentro, fue el Dr. Ariel Koval, gerente de Manufactura de Vacunas Combinadas en Planta Garín de Biogénesis Bagó, quien detalló una extensa casuística de leptospirosis bovina en el país, basada en el estudio de brotes confirmados por cultivo, aislamiento y tipificación del agente causal.
Como novedad, presentó el primer aislamiento de Leptospira borgpetersenii serovar Hardjobovis en el país.
Por su parte y de la mano del Dr. Adrián Lifschitz, Profesor de Farmacología e Investigador de CONICET, tuvo lugar la evaluación farmacológica de la evolución de las lactonas macrocíclicas, cuyo principal representante es la ivermectina, uno de los principales fármacos utilizados en la terapéutica antiparasitaria y cuyo uso ha sido acotado por la resistencia antiparasitaria.
En el anteúltimo panel, la Dra. Candela Cantón (especialista de CONICET) compartió “Aportes farmacológicos en la lucha contra la resistencia y planteó las combinaciones de antihelmínticos como una estrategia válida para optimizar el control parasitario en bovinos.
“En este contexto, las combinaciones de antihelmínticos con distintos mecanismos de acción y resistencia (como por ejemplo el uso combinado de lactonas macrocíclicas con benzimidazoles o levamisoles) pueden ser una estrategia válida tanto para retardar el desarrollo de aún más resistencia, como para “manejar” la resistencia en un establecimiento, controlando poblaciones parasitarias resistentes. En conclusión, las combinaciones de antiparasitarios de diferentes grupos químicos pueden ser una herramienta útil para su aplicación a campo. Sin embargo, se deben utilizar dentro de un manejo integral de las parasitosis gastrointestinales; lo cual permite la combinación según las condiciones particulares cada campo.

En la foto. Juan Cruz Muriel, Martín Mascarenhas, Esteban Turic, Rodolfo Bellinzoni, Ariel Martínez, Sebastián Perretta, Cecilia Martiren y Jesús Pesoa, de Biogénesis Bagó.

En la foto. Juan Cruz Muriel, Martín Mascarenhas, Esteban Turic, Rodolfo Bellinzoni, Ariel Martínez, Sebastián Perretta, Cecilia Martiren y Jesús Pesoa, de Biogénesis Bagó.

“Agua de bebida, producción y salud animal”

El Dr. Ricardo Sager (director de INTA San Luis) presentó la temática de “Agua de bebida, producción y salud animal”.
Concluyó que la calidad del agua que ingieren los animales está directamente vinculadas a la calidad del agua y la accesibilidad que tienen los animales en las distintas fuentes ya que en las mismas existen “las características complejas de la Enfermedad Respiratoria Bovina (ERB) requieren un adecuado análisis de cada situación en particular para poner en práctica un programa integral de control; éste debería contemplar los factores de riesgo, tratamientos y vacunaciones. La adopción de medidas aisladas no resultará efectiva si no se observan todos los aspectos involucrados en la aparición de la enfermedad. No debería buscarse la respuesta al control de la ERB sólo en un frasco y una jeringa”.

¿Se puede innovar en la actividad ganadera?

Selfie. Juan Cruz Muriel.

Selfie. Juan Cruz Muriel.1

El simposio ofreció una mirada disruptiva, a través de la participación de Martina Rua, periodista especialista en innovación, quien apeló a cuestionar el status quo para poder trascender y afrontar los desafíos que ya son un hecho como los avances tecnológicos y la inteligencia artificial. Rúa incentivó a los participantes a generar equipos innovadores para generar los cambios y adaptarse a los nuevos contextos de la industria y la producción de carne.
Por su parte, el M.V. Carlos Catracchia (Asesor privado, coordinador de SIAL-APSAVet) compartió la visión sobre “Nuevas herramientas para programas de asesoramiento” y destacó que los veterinarios pueden desarrollar las estrategias y analizar las oportunidades en incorporar nuevas tecnologías en los procesos y la metodología dentro de los servicios.
Específicamente se refirió al trabajo sistemático y desarrollo de una metodología que implique distintos pasos, entre ellos: la definición de los objetivos, el armado de equipo y la evaluación de los datos.
“El objetivos es mostrarles a los colegas que aplicar los conocimientos y vender nuestros servicios con la incorporación de tecnologías y con el análisis de información”, aseguró. Y reforzó: “El desafío para las próximas generaciones de veterinarios radicará en generar servicios ágiles y modernos sin requerir estar abocados físicamente y sí con el monitoreo de procesos, protocolos y resultados”.

comments

COMPARTIR:
Valoración: