fbpx
MOTIVAR encabezado diarios
HomeInstagram“Sin dudas, ésta es la incorporación del año en la industria veterinaria”
CON EL OBJETIVO DE PROFESIONALIZAR LA UNIDAD COMERCIAL DEL LABORATORIO NACIONAL

“Sin dudas, ésta es la incorporación del año en la industria veterinaria”

Así definió Juan Onainty, presidente de Richmond Vet Pharma, la llegada del ex Boehringer Ingelheim y Merial, Carlos Molle, como nuevo director comercial del laboratorio nacional.

 

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

 

Unidos. Juan Onainty y Carlos Molle compartieron el colegio y la Universidad y tras participar de la industria durante más de dos décadas en mesas separadas, ahora, vuelven a estar juntos.

La noticia es clara, contundente y captó la atención de los referentes de la industria veterinaria local: Carlos Molle es el nuevo director comercial de Richmond Vet Pharma, laboratorio argentino que desarrolla, produce y comercializa medicamentos y equipamiento para uso veterinario desde 1997.
“La de Carlos a Richmond Vet Pharma, es la incorporación del año en el sector”, le graficó el presidente de la compañía, Juan Onainty, a MOTIVAR en lo que fue una entrevista exclusiva realizada en las oficinas del laboratorio veterinario, ubicada en Malvinas Argentinas, provincia de Buenos Aires.
Vale decir que, hasta hace pocos meses, Molle fue Head of Animal Health South América de Boehringer Ingelheim, luego de una trayectoria que lo vio alcanzar múltiples logros, tanto en su última etapa, como en Merial Argentina y durante su presidencia en la Cámara Argentina de la Industria Veterinaria (Caprove).
“Ambos hemos dedicado nuestra carrera profesional a esta industria; tenemos muchas experiencias para compartir”, reforzó Onainty para luego contar los distintos puntos en común con Carlos Molle: “No solo fuimos juntos al colegio, sino también a la Universidad. Hemos manejado empresas desde distintas ópticas comerciales, situación que nos permitirá potenciar los resultados. Su llegada habla de la madurez en la que se encuentra nuestra compañía”.
Por su parte, la incorporación de Richmond Vet Pharma compartió sus primeras sensaciones con MOTIVAR: “Es claro el desafío por colaborar con todo el equipo para poder superar lo que fue muy bien realizado durante estos 23 años. Esta es una sensación adrenalínica que me gusta y me motiva. Por otra parte, será clave el aporte que pueda realizar en la profesionalización de las personas que se desempeñan hoy y lo harán en el futuro de la compañía”, aseguró Molle.
Sin dejar de lado que durante estos años sus trayectorias los llevó a estar cada uno “de un lado distinto de la mesa”, por sus participaciones en empresas nacionales y multinacionales, Onainty ve en el arribo de Molle una señal de consolidación para su empresa: “La llegada de Carlos viene a profesionalizar el área comercial; nos permite escalar a un nivel superior, en el marco de una reingeniería que debíamos adoptar tanto para estar mejor alineados a las necesidades del mercado, como para maximizar el potencial de facturación de la compañía”.
Corresponde decir que esta noticia se produce luego de un año en que Richmond Vet Pharma invirtió varios millones de pesos para duplicar los metros cuadrados de su planta productiva, sumándole unidades de negocio: comprimidos, orales y cremas.
“Esto nos permitirá ser referentes en los servicios de tercerización tanto a laboratorios locales, como internacionales, que necesiten un socio”, ilustró Onainty para luego profundizar: “Si bien nuestro perfil industrial está más fuerte que nunca, una de las principales ventajas es el scalling up que podemos lograr en la provisión de productos, abasteciendo la demanda con mayor armonización y homogeneidad en los lotes. Esto es clave a la hora de minimizar errores”.

MOTIVAR: ¿Cuáles son entonces los desafíos comerciales por abordar?

Carlos Molle: Como se dijo, la compañía ha culminado una serie de inversiones productivas que permitieron poner su capacidad al tope de la calidad. Contamos con el soporte de la gerencia de producción para consolidar una estrategia comercial que se sustente en planes concretos y ejecuciones serias en el tiempo, abordando las distintas especies animales para las cuales contamos con soluciones específicas: caninos, felinos, equinos y bovinos.
En cuanto a lo operativo comercial, ya contamos con dos responsables de línea de negocios, de grandes y pequeños animales, los cuales seguirán avanzando junto a sus equipos de trabajo. Reforzaremos la capacitación de todo el equipo comercial a corto plazo.La mejora continua comercial llegó a Richmond para ser parte del sistema de calidad total implementado.
Sin dudas vamos a estar cada vez más cerca de distribuidores y veterinarios, así como también de los usuarios finales de los productos de la empresa.

¿Cuál es el valor agregado que esperan lograr en el corto plazo?

Juan Onainty: Richmond Vet Pharma es una empresa ordenada, que trabaja desde sus inicios dándole cumplimientos a las distintas normativas oficiales.
De hecho, fuimos uno de los primeros laboratorios veterinarios en certificar las normas GMP y ya hemos alcanzado tres recertificaciones ante las auditorías del Senasa, pasando también con éxito las auditorías técnicas que hemos recibido en la planta por parte de algunos clientes multinacionales para los cuales ya hemos calificado y certificado según sus exigencias. No menos cierto es que, al ser una Pyme, contamos con flexibilidad y rapidez en la toma de decisiones.
El desafío de esta reingeniería comercial es dotar a nuestras estrategias de más precisión; buscamos una mejor capacidad de análisis en el área y un ejecución perfecta. Richmond Vet Pharma no es una empresa familiar, como pueden ser otros laboratorios veterinarios nacionales. Esto sin dudas marca una diferencia, la cual queda de manifiesto en nuestra proyección a futuro.
Carlos Molle: Si hay algo que hubiera querido tener y no pude, en mi época en laboratorios multinacionales, es justamente esa rapidez en la toma de decisiones. El mundo hoy no permite tomar decisiones cada seis meses.
Debemos avanzar todos los días.
Hoy tengo la posibilidad de hablar con quien decide en forma inmediata y eso nos dará la rapidez que exigen los clientes actuales. Todo esto en un marco inmejorable en cuanto a la calidad de los productos que ofrecemos. Muchas empresas internacionales y nacionales se acercan a Richmond para hacer negocios y eso sin duda nos deja bien posicionados en el mercado.

¿Esperan un crecimiento dentro de los clientes actuales o buscarán también abrir nuevas cuentas?

Carlos Molle: Con la última ampliación realizada en la planta de producción, ya contamos con la capacidad para ofrecer productos veterinarios tanto a los clientes actuales, como a los nuevos socios estratégicos que necesiten productos de calidad.
Sin dudas hay segmentos donde la empresa es líder, como en los anestésicos y nutricionales, donde las acciones serán concretas, tanto como en los nichos de mercado que entendamos conveniente participar.

¿Cómo quedará estructurada el área de exportaciones?

Juan Onainty: Si bien, en un comienzo estaré personalmente siguiendo el tema, es válido decir que también se ha sumado a la empresa Gustavo Pomeranchik, quien tiene una amplia experiencia y trayectoria en comercio exterior proviniendo del Laboratorio Biotay / Phibro AH.
Hoy estamos presentes en más de 20 países y seguimos abriendo mercados para darle cada vez más fluidez a esta unidad de negocios estratégica para el presente y el futuro de Richmond Vet Pharma.
Carlos Molle: Tanto esta presencia internacional, como producir para multinacionales y nacionales en nuestra planta, son acciones que fortalecen una marca de calidad.
No es nuevo, los productos del laboratorio están asociados con la excelente calidad, la cual, sin dudas, se irá acrecentando en el tiempo.

comments

COMPARTIR:
Valoración: