fbpx
HomeInstagramVivencias de un argentino en Brasilia

Vivencias de un argentino en Brasilia

Marcos Arnhold.
Médico veterinario.

Por Facundo Sonatti

En Brasil, la Asociación Nacional de Clínicos Veterinarios de Pequeños Animales (ANCLIVEPA) es una entidad de carácter científico, sin fines de lucro, que congrega a clínicos de pequeños animales, investigadores, profesores y estudiantes, todos involucrados con asuntos relacionados con la medicina veterinaria de pequeños animales, en la búsqueda de perfeccionamiento técnico.
Su objetivo es cooperar con entidades públicas o privadas en los asuntos que se relacionan directa o indirectamente con esta profesión. Y para eso, cada año, desde 2002, se realiza el Congresso Brasileiro da Anclivepa (CBA) hasta el cual, en esta edición, llegó el médico veterinario argentino Marcos Arnhold. En un ida y vuelta con MOTIVAR, Arnhold comparte su impresión sobre lo que fue este encuentro que se llevó a cabo en Brasilia, los pasados 16, 17 y 18 de mayo.

1. ¿Cuál es la dimensión y los alcances del Congreso brasilero (CBA)?

El Congresso Brasileiro da Anclivepa (CBA) tiene su origen hace 40 años de la mano de profesionales veterinarios.
Cada año va cambiando de locación, en general, se realiza en diferentes estados. Este año, formaron parte del encuentro unos 300 expositores en un predio denominado Centro de Convenciones Ulysses Guimarães, inaugurando en el año 1973.
Un espacio que ocupa 54.000 metros cuadrados con capacidad para más de 9.000 personas donde se desarrolló esta junta de carácter científico donde se exponen los últimos avances de la medicina veterinaria de Brasil.

2. ¿Cuáles son las propuestas más novedosas?

Las propuestas más novedosas tienen que ver con sumar tecnología de punta para el desarrollo de la profesión.
A su vez, se hizo hincapié en ampliar el trabajo social por parte de los profesionales veterinarios con personas discapacitadas y aquellos dueños de mascotas de bajos recursos con el fin de lograr una mayor integración con la sociedad y al mismo tiempo ayudar a las personas.
Otro punto que no se pasó por alto, fue el cuidado del medio ambiente tanto como individuos como profesionales.

 

3. ¿Por qué es valioso para los veterinarios visitar la muestra?

Es valioso participar de estos eventos porque hace que se engrandezca la profesión.
Se pueden encontrar novedades y conectarse con profesionales del mismo área, para crecer como individuos a partir del conocimiento de lo que hacen otros colegas.  A su vez, se recargan las energías en una profesión que muchas veces puede dejarnos decaídos.
La sensación al participar de estos encuentros es que siempre hay espacio para hacer más.

4. ¿Qué obtuvo de esta visita?

Suelo participar de estos eventos para conocer nuevas tendencias del mercado internacional y saber hacia dónde va la profesión.
El objetivo es crecer como profesional incorporando nuevas ideas, innovando y sumando energía para seguir adelante, sobre todo cuando el contexto es tan inestable desde el punto de vista social, político y económico-financiero. Lo más importante es nunca dejar de hacer para que no decaiga nuestra profesión.

5. ¿Qué diferencias encontró con respecto a encuentros similares en la Argentina?

Hay muchas cosas en común con los congresos argentinos y la calidad de los encuentros locales es muy buena.
Sin embargo, al ver lo que se hace en dos los países se observan algunas diferencias como que la Argentina, quizás al ser un mercado más chico, está más atrasado en la adaptación de tecnología sobre todo porque en el caso de Brasil, al haber un número más grande de veterinarios, se realizan más desarrollos pensados específicamente para el mercado brasileño.
Y eso mejora la aplicación de la profesión.

6. ¿Cuáles son los avances que se observan en Brasil y aún son cuentas pendientes en nuestro país?

En Brasil los avances son distintos a los que ocurren en la Argentina porque localmente hace 50 años que se castiga al capital argentino por medio de diversas políticas que no ayudan que las pequeñas y medianas empresas, como lo son las clínicas veterinarias, pueden acceder al crédito.
No existe financiación del Estado ni de los bancos y lo poco que hay en el mercado es obsoleto por lo costoso. En cambio, en Brasil, si uno quiere abrir una clínica o desarrollar un proyecto específico las tasas te lo permiten y los bancos te apoyan.
A su vez, estuvimos cerrados al mundo en los últimos 15 años lo que impidió que incorporamos avances y tecnología de escala mundial haciendo que nuestro país se vea retrasado en cuanto a la medicina veterinaria.

comments

COMPARTIR:
Valoración: