HomeEdición Impresa“En la ganadería bovina todavía hay resistencia a la eficiencia”
LA MIRADA DE UN DIRIGENTE CON EXPERIENCIA EN TODAS LAS RAZAS

“En la ganadería bovina todavía hay resistencia a la eficiencia”

El gerente de la Asociación Argentina de Criadores Hereford, Agustín Arroyo, sostiene que -si bien es sabido que la inversión en genética, sanidad, nutrición y manejo tiene un retorno positivo-, no todos invierten en consecuencia.

Facundo Sonatti
facundo@motivar.com.ar

Lic. Agustín Arroyo. ”Espero finalizar mi carrera en Hereford”.En la Argentina, la mitad del rodeo bovino lleva en su sangre al menos una cuota genética de la raza británica Hereford. Eso es toda una hazaña si se tiene en cuenta que, si bien su presencia y promoción en el país data de 1858, la misma fue posterior a la de otras razas más difundidas. Hoy, se puede encontrar Hereford en todas las latitudes del territorio nacional, a tal punto que, se ha ganado el mote de ser “una raza sin fronteras”.
En la Patagonia, donde habitan una de cada 100 cabezas bovinas, la supremacía del Hereford es total. Asimismo, su presencia se extiende por la Precordillera, la Pampa Húmeda y hasta el corazón de Corrientes, en la Mesopotamia.
Con esa información sobre la mesa y en el marco de lo que serán una serie de entrevistas con los gerentes ejecutivos de las principales asociaciones de las razas carniceras más importantes del país, MOTIVAR visitó al Lic. Agustín Arroyo, flamante gerente ejecutivo de la Asociación Argentina de Criadores Hereford (AACH) a un año de asumir su cargo.
“Nuestro objetivo es mejorar las condiciones del negocio”, rompe el silencio de radio el profesional con larga data en la dirigencia institucional. Arroyo es un caso inédito en el sector, porque ha formado parte directa e indirectamente de todas las asociaciones de criadores de las principales razas a lo largo de sus más de 40 años de experiencia profesional. “El Dr. Mauricio Helman, promotor de la raza cebuina, fue mi profesor y me llevó a trabajar con él apenas terminé mis estudios”, recuerda Arroyo sus primeros pasos tras obtener el título de Licenciado en Ciencias Agrarias con Especialización Zootecnia en la UCA. “Luego, fui 12 años el director ejecutivo de Angus; estuve casi cinco años como director ejecutivo de Braford; sumé experiencia como colaborador externo de programas de capacitación en Brangus; y coordine pruebas de producción de comportamiento en toros Shorthorn. En los últimos años, colaboré con Hereford hasta hace un año que me designan gerente ejecutivo de esta entidad donde pienso finalizar mi carrera profesional”, repasa quien de joven se debatió entre la vitivinicultura, con el fin de atender una finca familiar radicada en Mendoza y las ciencias biológicas, inspirado por un padre médico. Queda claro cuál de las dos prevaleció.

MOTIVAR: ¿Cuál es el principal objetivo que persigue la Asociación?

Lic. Agustín Arroyo: El objetivo de la Asociación es mejorar las condiciones del negocio para los criadores. Hoy, tenemos más de 500 socios de los cuales 450 son cabañas. Buscamos alcanzar ese objetivo a partir de la promoción porque lo que comercializamos no deja de ser un producto, en este caso, un toro que tiene una camiseta y esa camiseta una marca que es Hereford. Entonces, se busca resaltar las virtudes de la misma: es una raza británica, adaptada a la zona templada y con un perfil cosmopolita en el territorio argentino. Tiene atributos como su precodidad, con buena capacidad de crecimiento, fertilidad, sobresaliente calidad de carne, buena habilidad materna y buena producción de leche, entre otros.

¿Cuál es el margen de crecimiento y mejora de la raza en el país?

Hereford tiene dos características sobresalientes que pasan por su mansedumbre y una buena aptitud de cruzamiento. Hoy, cualquier “animal careta” de buena calidad tiene un porcentaje de sangre Hereford. A su vez, en los establecimientos de producción extensiva que existen en el territorio nacional poder contar con un animal manso facilita su manejo y tiene ventajas no solo con respecto al bienestar animal sino también beneficios económicos porque se evitan golpes y se alcanza una buena calidad de carne.

¿Qué planes tienen en carpeta para consolidar la presencia de la raza en los rodeos?

Tenemos la idea de incentivar a los productores a que incluyan Hereford en sus rodeos porque al avanzar en los cruzamiento está probado que mejora entre un 10 y 15% la producción de carne. Eso nos llevó a organizar la primera campaña destinada a promocionar los cruzamientos denominada “Mejor, Hereford”. En ese marco, estamos definiendo la fecha, pero haremos una jornada de actualización sobre cruzamiento en la Cuenca del Salado a lo largo de este año.

¿Qué servicios ofrece la institución?

El Programa de Evaluación Genética de Hereford es la herramienta a través de la cual se busca una mejora de la raza.
Los programas son similares en todas las asociaciones y tiene que ver con analizar atributos del animal: peso al nacimiento, al destete y al final, circunferencia escrotal, facilidad de parto, longitud de gestación, calidad de carne, etc., son características comunes entre todas las razas y tras medir el resultado se deshoja de la influencia ambiental dando como resultado la Diferencia Esperada de Progenie, un dato objetivo. Nuestro plan es fomentar la implementación de este programa debido a que en estos momentos solo un tercio de las cabañas lo realizan.

¿Por qué el productor ganadero en la Argentina no busca la eficiencia?

En la ganadería hay resistencia a la eficiencia. Creemos que esto es así, porque aún el productor ganadero tiene una visión conservadora y como todo conservador es reacio al cambio. En otro plano siempre me pregunto por qué aún seguimos con niveles de destete del 62%. ¿No hay tecnología o es carísima? Ni una ni otra, hay una cuestión más bien conservadora por parte del productor que sabiendo que puede ganar más no se embarca en el proyecto de mejorar los índices. El propio Juan Carlos Aba, ex presidente de Caprove, me comentó alguna vez que por cada peso que se invierte en sanidad se recuperan $25 y a pesar que lo vivimos comunicando no hace mella.

¿Las nuevas generaciones pueden cambiar esta realidad?

El recambio generacional en la ganadería es mucho más lento que en la agricultura lo que ralentiza el cambio de mentalidad del negocio y la incorporación de tecnología. Mientras que la agricultura incrementó radicalmente los rendimientos por hectárea, la ganadería se ha estancado. De hecho, en los últimos 70 años la producción agrícola total se multiplicó por siete, mientras que la ganadería solo se expandió un 50%. Y si bien es cierto que las nuevas generaciones están incorporándose a los manejos ganaderos y tienen una visión puesta en los rendimientos, mientras que los productores ya saben que los resultados son mejores si se invierte en sanidad, genética, nutrición y manejo, no todos lo hacen.

¿Cuál es la situación del criador hoy?

Hoy la situación no es buena a pesar que tres años atrás cambió el ánimo porque las reglas de juego con este Gobierno tienden a incentivar y estimular la producción. En los últimos meses, tras un período de precios rezagados hubo cierta recuperación, pero estamos con un ojo puesto en el mercado interno y otro en el mercado externo para que no caiga el consumo y, a su vez, se sostengan los precios.

¿Se pueden mejorar las condiciones?

La incorporación de tecnología en los rodeos va más allá del histórico reclamo del sector sobre la pesada carga impositiva. El único factor que va a condicionar una mejora en los índices es el margen de rentabilidad, algo que se pudo ver con la soja. Allí jamás hubo un plan, simplemente llegó a US$ 600 la tonelada y se obtenía una rentabilidad propensa a seguir invirtiendo. En ese sentido, la ganadería siempre crece cuando hay un pequeño incentivo, pero tiene otros tiempos.

«Siempre me pregunto por qué aún seguimos con niveles de destete del 62%. ¿No hay tecnología o es carísima? Ni una ni otra, hay una cuestión más bien conservadora por parte del productor que sabiendo que puede ganar más no se embarca en el proyecto de mejorar los índices», Lic. Agustín Arroyo.

Argentine Hereford Beef

La promoción es uno de los principales métiers de las Asociaciones de criadores en la Argentina. Hereford constituyó su propia marca para posicionarse en el mundo, pero tampoco pierde pisada sobre su consolidación tranqueras adentro. El Lic. Agustín Arroyo es un viejo conocido en esas prácticas y Hereford no ha estado de brazos cruzados. En su momento, de la mano de Juan Bullo, el propio Arroyo colaboró que esto así sea. “Siempre coincidimos que independientemente de la camiseta que podíamos tener, todos bregamos por una mejora de la industria cárnica en general y a lo sumo, en final de la carrera cada uno puja por su equipo”, razona Arroyo que ahora lleva la camiseta Hereford.
Este año, la Asociación Argentina de Criadores Hereford estará presente en la tradicional vidriera del campo, la Exposición Rural de Palermo, pero también sus tres exposiciones propias y aportará su apoyo en los más de 60 remates de la raza que se realizarán en la sociedades rurales de todo el país.
“La Asociación estimula el Programa de Evaluación Genética (PEG) exigiendolo como requisito si se quiere participar de las exposiciones propias de la raza o la mismísima Exposición Rural de Palermo”, señala el gerente ejecutivo de la entidad y adelanta: “Ahora, ya se está trabajando en genómica que tiene que ver con la secuenciación de ADN en bovinos lo que permite detectar marcadores genéticos que aporta una gran ventaja porque al identificarlos con el ternero al pie se gana tiempo y podemos adelantar cómo será ese animal el futuro, complementando los DEP (Diferencia Esperada de Progenie)”.

comments

COMPARTIR:
Valoración: