HomeEdición Impresa“La sanidad es el Messi de la cancha”
UN CONVIDADO DE LUJO, SIEMPRE PRESENTE EN LOS ENCUENTROS ENTRE LOS PRODUCTORES GANADEROS

“La sanidad es el Messi de la cancha”

Así definió a este sector Manuel Mateo, de Estancias y Cabaña Las Lilas, en lo que fue la novena edición de Genética de Elite, cierre de lujo para la temporada 2018 de remates, en la sede porteña de la Sociedad Rural Argentina.

 

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar
@facusonatti

 

Carlos Ojea Rullán: “Incluso en años muy malos, el criador sigue invirtiendo porque lo que hagas hoy se verá reflejado en tres años y si la genética argentina está en el nivel que está hoy es porque lo que se viene haciendo desde hace años”.

Un año más la cita que sirve de corolario de la temporada de remates de genética bovina fue la convocada por Carlos Ojea Rullán en el predio ferial de la Sociedad Rural Argentina el pasado 4 de diciembre. La novena edición de Genética de Elite reunió a popes de una industria que volvió a experimentar un año repleto de incertidumbres ante los cimbronazos de la macroeconomía criolla.
Desde el stand del laboratorio rosarino Proagro (Ver recuadro), MOTIVAR convocó a referentes del sector, desde productores hasta directivos para repasar el año y las oportunidades de 2019.
Jugar en primera
“La sanidad es un tema importantísimo. Me animo a decir que primordial. En el protocolo exportador lo primero que necesitás es sanidad, por más que tengas un producto de excelencia, sin sanidad no estás abierto al mundo. Por eso jugará un rol importantísimo en el mediano plazo”, vaticina Manuel Mateo, gerente general de la división genética de Estancias y Cabaña Las Lilas.
“Es el Messi de la cancha y a futuro la sanidad va a crecer y mucho; por eso hay laboratorios que invierten en el sector”, agrega el directivo en diálogo con MOTIVAR.
Para Jorge Armando Cabrales, director de La Lala, pata agropecuaria de la familia popularmente conocida por el café lo entiende así: “la sanidad es sinónimo de calidad; tengo una buena escuela con el café, que voy volcando al tema de carnes”. Con campos propios en Mar Chiquita y Ayacucho, la familia promete crecer en invernada llevando los novillos desde los 210 kilos del destete a 500.
“Así, de a poco, esperamos ir creciendo y expectantes a que mejoren los precios de la carne, hoy, atrasados”, señala.
En Cabaña El Retiro, Santa Fe, la familia Remondino no deja dudas.
“Somos estrictos en la sanidad, hace muchísimos años que tenemos un rodeo cerrado donde se chequea todo; y hace siete años que tenemos la ayuda del laboratorio Proagro que nos auspicia en todos los remates. A su vez, tenemos los certificados libres de brucelosis, tuberculosis y leucosis desde 1997, antes que se exija en cualquier lado. Sumado al apoyo de los técnicos del laboratorio estamos trabajando en conjunto sobre los rodeos”, comenta el médico veterinario Ricardo Remondino (h), responsable técnico del establecimiento ubicado en Totoras.
A su turno, Remondino padre agrega que, la sanidad es importantísima a la par de la genética: “no podría haber buena genética sin una buena sanidad”.
En cuanto al desafío de mejorar los índices, la productora Tiziana Prada, vicepresidente segunda de la Asociación Braford Argentina afirma lo siguiente: “Hay muchas herramientas disponibles para mejorar los índices de productividad que no tienen costo alguno. Muchas veces tenemos que focalizarnos en los procesos, es decir, ajustar ciertas variables que mejoran muchísimo el resultado”.
En ese sentido, para el director ejecutivo de esa Asociación, Diego Rodríguez, las mejoras en los índices vendrán de la mano de la incorporación de tecnología, “algo que vemos en los productores de punta que invierten en manejo, sanidad, genética y nutrición se pueden alcanzar niveles de preñez superiores al 90% y destetes no menores al 80%. Lamentablemente lo que ocurre es que todo se ve como un costo y no se mide para evaluar cuál es el retorno real de la inversión”.

“Se están sacrificando hembras, cuando es sabido que el negocio de la carne y la exportación funciona mientras la fábrica crece. Es decir, cuando hay retención de hembras y aumenta la producción”.
Alfredo Gusmán,
presidente de la Asociación Argentina de Angus.

“Hay muchas herramientas disponibles en nuestro país para mejorar los índices de productividad que no se están empleando en la dimensión que se debería”.
Tiziana Prada, vicepresidente segunda de la Asociación Braford Argentina.

Un año de claroscuros

“Pensamos que iba a ser un año muy difícil sobre todo en reproductores, pero terminó siendo bastante bueno en los valores. Sabíamos que iba a ser bueno para los toros, pero teníamos miedo con respecto a las hembras”, resalta Ojea Rullán, anfitrión del encuentro.
“Si bien fue bueno, fue bastante selectivo a favor de las cabañas que hacen mejor las cosas”, agrega. Con respecto a los precios de la carne, el también productor coincide en que es necesaria una recomposición hacia abril.
“En materia de genética los productores siempre invierten”, afirma Ojea Rullán y asegura que, “incluso en años muy malos, el criador sigue invirtiendo porque lo que hagas hoy se verá reflejado en tres años y si la genética argentina está en el nivel que está hoy es porque lo que se viene haciendo desde hace años”.
A su turno, el reconocido cabañero Alfredo Gusmán, presidente de la Asociación Argentina de Angus, ante el micrófono de MOTIVAR sostiene que, para la Angus fue un año fructífero con 142 remates y más de 40 exposiciones.
“Lo que no fue tan bueno es que faltó una suba de precios que acompañará la inflación y del mismo modo la carencia de financiación para los productores que tienen que seguir viviendo y están sacrificando hembras, cuando es sabido que el negocio de la carne y la exportación funciona cuando la fábrica crece. Es decir, cuando hay retención de hembras y aumenta la producción. Es algo que debe revisar el Gobierno de manera rápida porque los productores están liquidando hembras para cumplir con sus obligaciones financieras”, analiza el también propietario de la popular marca de consumo masivo Celusal.
“Estamos convencidos que la apertura del mercado de Estados Unidos nos permitirá crecer, ya hicimos todos los trámites ante el USDA para rápidamente tener marca autorizada por ellos para que podamos colocar la mejor carne. Es decir, la nuestra, en el plato de los consumidores estadounidenses”, resalta como uno de los logros de este año y advierte: “El Senasa debe trabajar en los lugares donde los índices no son los mejores, observando algunas variables, como puede ser la brucelosis, que baja la preñez, para mejorar los indicadores actuales”.

Todos coinciden. “No podría haber buena genética, sin una buena sanidad”.

DIALOGAMOS CON ÁNGEL TIRELLI, PRESIDENTE DE PROAGRO

“Siempre invertimos lo que ganamos y seguimos con esa filosofía”

Ángel Tirelli. El optimismo de Proagro.

Este año el laboratorio Proagro celebrará sus 50 años en el mercado argentino y su titular, Ángel Tirelli, asegura que, como siempre, continuarán reinvirtiendo lo que ganan.
“Es nuestra filosofía, tiene un rédito y nos resulta”, resalta ante la pregunta de MOTIVAR sobre el balance de cierre de 2018 y lo que espera para este 2019, en el marco de lo que fue su participación en la novena edición de Genética de Elite, en la Sociedad Rural Argentina.
“Fue un año difícil porque hubo que atravesar momentos de incertidumbre, pero estamos acostumbrados, sobre todo los que somos más grandecitos”, resume el empresario radicado en Rosario, Santa Fe.
Para Federico Brizio, gerente de marketing del laboratorio, a pesar de todo lo que pasó pudimos sacarlo adelante porque tenemos una política muy clara desde el laboratorio, hay solidez en base a un discurso coherente y eso nos da tranquilidad para trabajar y terminamos invirtiendo más que el año previo.
A su vez, no ocultó su satisfacción sobre lo que fue el tour que realizó con las dos camionetas de Proagro. “Estuvimos presentes en más de 50 remates, cerca del productor”, cierra.

Récord. Proagro participó de más de 50 remates en 2018.

comments

COMPARTIR:
Valoración: