fbpx
MOTIVAR encabezado diarios
Home2019

Enfocados. Fernando Iparraguirre, Leonardo Mauro, Leandro Martínez Melo y Rafael Mercado.

Enfocados. Fernando Iparraguirre, Leonardo Mauro, Leandro Martínez Melo y Rafael Mercado.

Junto con el equipo técnico del área de Animales de Compañía de Tecnovax analizamos un tema concreto: ¿cómo evitar las fallas en la vacunación de los perros contra el parvovirus?

Nicolas de la FuenteNICOLAS DE LA FUENTE
redaccion@motivar.com.ar

 

Desde hace ya un tiempo, la división Animales de Compañía de Tecnovax apuesta por la transmisión de conocimientos hacia los médicos veterinarios con el objetivo de impulsar la vacunación para prevenir enfermedades en los perros, fomentando así la mejor calidad de vida de los animales y haciendo un aporte a la Salud Pública, evitando el contagio a las personas. De ese modo, el laboratorio nacional se encuentra trabajando codo a codo con los Círculos profesionales de Buenos Aires, recorriendo veterinarias para capacitar a sus profesionales e iniciando un vínculo formal con Facultades y Hospitales Veterinarios del país.
“Buscamos hacer del conocimiento una ventaja comparativa. Es parte de nuestra propuesta de valor”, le explicó a MOTIVAR el gerente de la unidad de negocios de Tecnovax, Rafael Mercado.
Vale decir que de nuestro encuentro llevado adelante en las oficinas con que Tecnovax cuenta en San Fernando, Buenos Aires, también participaron los médicos veterinarios Leandro Martínez Melo, Fernando Iparraguirre y Leonardo Mauro, siendo este último quien destacó la participación de la empresa en la pasada edición del Congreso de León, en México, a comienzos de septiembre.
Vale decir que Tecnovax comercializa desde hace años su línea Providean Viratec para pequeños animales en aquel país, donde cuenta con la firma LAPISA como aliado estratégico en la comercialización y distribución de sus productos.
“El tema que planteamos fue bien concreto y tuvo que ver con cómo evitar fallas en la vacunación contra parvovirus”, nos explicó el responsable técnico de la línea Providean Viratec en el laboratorio. Y sostuvo: “En este punto, los expertos internacionales coinciden en que el primer paso tiene que ver con actualizar los esquemas de vacunación en los perros, dejando ya atrás algunos viejos criterios o paradigmas; tomando a la vacunación como un acto médico individualizado y no una práctica automática en la cual existe una receta que aplica a todos los animales”.
Más allá de esto, el profesional destacó que el principal problema tiene que ver con el lógico desconocimiento respecto del caudal de transferencia de anticuerpos que recibe cada cachorro desde su madre a través del calostro.
“Esta transferencia se toma como un blanco o negro, pero en realidad está conformado por una gran gama de grises. Dentro de un mismo grupo de animales, podemos encontrar algunos que recibieron muchos anticuerpos, otros que recibieron pocos y otros nada”, explicó Mauro. Y agregó: “Si bien en la medicina de pequeños animales atendemos individuos (y debemos contemplar sus particularidades), es clave avanzar en el concepto de cobertura vacunal poblacional, para reducir las posibilidades de contagio”.

¿Cuál es el riesgo?

Más allá de esto, señaló Leandro Martínez Melo, profesional referente de la firma para la Zona Oeste de la provincia de Buenos Aires, otra variable a considerar para evitar fallas en la vacunación contra parvovirus es el riesgo de infección. “Un plan que no contempla esta variable puede llegar a fracasar”, aseguró el también veterinario.
Y agregó: “Buscamos evitar que se sigan aplicando criterios que tienen que ver con mecanismos automáticos de vacunación, como son la cantidad de dosis”.
Frente a esto, Leonardo Mauro fue contundente: “La forma de diseñar y evaluar el plan debe estar basada en el riesgo de ese cachorro de enfermar. Y como realmente es complejo evitar el contacto con los patógenos, la recomendación es vacunar basados en la evidencia científica, sobre todo frente al abanico de circulación que tenemos en el país”.
Como se dijo, de la entrevista también formó parte el MV Fernando Iparraguirre, quien destacó que aún en una misma zona geográfica puede haber lugares con cargas virales y riesgos de infección distintos.
“Impulsamos que se revisen los planes de vacunación y se adecúen a la zona y al riesgo de los animales”, aseguró Iparraguirre. Y reforzó: “Hay muchas certezas erradas sobre el uso de las vacunas y esto también se ve reflejado entre los tenedores de animales de compañía”.
Frente a esto y en base a su experiencia a campo, Leonardo Mauro destacó que la vacunación es una rama de la veterinaria que contempla aspectos más allá de la inmunología, que los veterinarios utilizan a diario y para la cual la permanente actualización técnica resulta vital.

“Debemos dejar atrás viejos criterios, tomando a la vacunación como un acto médico individualizado y no como una práctica automática en la cual tenemos una receta que aplica a todos los animales”. Leonardo Mauro.

“El acto de vacunar es una prescripción médica específica, no puede haber una sola recomendación para todos los casos, tiene que ser individualizado, contemplando el impacto sobre la población”, aseguró el profesional para luego compartir con MOTIVAR los cuatro escenarios a considerar en lo que pueden darse fallas de vacunación contra el parvovirus.
“Por un lado, tenemos aquellos cachorros que reciben una muy baja transferencia de anticuerpos maternos. En este caso, y si el riesgo de contagio es elevado corresponde no esperar hasta las 6 a 8 semanas para empezar a actuar ya que los animales podrían ser susceptibles al parvovirus desde las tres o cuatro semanas. Luego podemos encontrarnos con perros que se enferman durante el transcurso del plan de vacunación. En este punto es clave evaluar la ventana crítica de susceptibilidad, tratando de reducirla al máximo en ambientes con alta prevalencia del virus, interviniendo sobre los intervalos de vacunación: no siempre deben ser de 21 días”, explicó Mauro.
Y continuó: “Otro gran interrogante muchas veces tiene que ver con cuándo se debe finalizar el plan. En este caso, vale decir que, si la última dosis del plan inicial no se aplica a las 16 semanas, seguramente quedarán algunos animales sin proteger. Y finalmente debemos intervenir también sobre la vacunación en perros adultos, no solo para prevenir la aparición de signos clínicos de parvovirosis, sino fundamentalmente para que estos no se infecten y diseminen el problema”.
“Para abordar estos temas Tecnovax cuenta con vacunas diferenciales para hacer vacunación temprana antes de los 45 días (Viratec DP -Parvo y Moquillo, con alto título viral). Luego tenemos Primotec AT monovalente contra parvo, con altísimo título. En ambos casos podemos abordar la vacunación temprana”, aseguró Martínez Melo. Y completó: “Esto es clave porque la vacuna quíntuple no está recomendada para usar antes de las seis semanas. Lógicamente luego contamos con otras herramientas concretas para abordar la problemática, como son las vacunas tradicionales que protegen a los perros contra las diferentes enfermedades”.

CONECID. La apuesta por convertirse en una referencia en el campo de la investigación y el desarrollo.

CONECID. La apuesta por convertirse en una referencia en el campo de la investigación y el desarrollo.

Desde el CONECID se promueven investigaciones conjuntas con empresas del sector en busca de soluciones concretas frente a problemáticas tan complejas, como por ejemplo la RAM.

Roberto Guercetti
CEO CONECAR

Desde CONECID, Centro de I+D de Grupo Conecar, la visión de futuro lleva a trabajar en las diferentes tendencias del comercio y consumo de carnes.
El Centro tiene como objetivo promover la investigación científica, la generación de nuevos conocimientos aplicables, y la innovación tecnológica del sector pecuario, a efectos de contribuir o mejorar su perfil productivo, resolviendo situaciones vinculadas con necesidades actuales y futuras, promoviendo el marco reglamentario y la sustentabilidad de los sistemas.
Así es que nos vinculamos con empresas del sector para llevar adelante desarrollos, validando innovaciones, brindando un servicio particular que mide procesos y resultados entregando información rigurosa a fin de que se puedan tomar decisiones acertadas.
En este sentido, algunos de los avances en tecnología aplicada a la nutrición buscan alcanzar una alimentación libre de antibióticos, debido a la Resistencia Antimicrobiana (RAM) que existe, cada vez se incrementa más y a su vez lleva a las empresas dedicadas a la nutrición y la sanidad a trabajar en consecuencia.

Experiencia junto a Vetanco

En este caso concreto, nos vinculamos con la empresa Vetanco, que realizó una validación del producto para bovinos Rumino – Zyme, que tiene por objetivo reemplazar la monensina.
El trabajo consistió en una comparación de dos dietas (una dieta testigo con inclusión de monensina y otra con el aditivo Rumino – Zyme) sobre 180 animales, raza Braford y cruzas, novillitos, donde se analizaron: consumo de materia seca; ganancia de peso vivo; conversión; rendimiento en faena; condiciones climáticas. Se destaca la importancia de realizar este tipo de investigaciones debido a que se incrementa el número de casos donde se prueba un producto en distintos contextos.
En el mundo estas tendencias van teniendo cada vez más peso, apuntando a nichos de mercados con consumidores que se informan y que cuestionan la manera de producción de lo que consumen. Y el comportamiento de la población se traduce luego en políticas públicas y medidas comerciales que los países adoptan a la hora de negociar entre sí.
Las barreras pararancelarias conformadas por temas como Bienestar Animal, trazabilidad y cuestiones sanitarias pueden echar por la borda todo el trabajo realizado hacia atrás.

“Junto a Vetanco estamos realizando una validación del producto para bovinos Rumino – Zyme, que tiene por objetivo reemplazar la monensina”.

Haciendo referencia a un trabajo de Alicia Inés Varsavsky y Daniel Fernández Dillon de la Fundación Nexus para la Revista CAENA, se puede observar como más allá de las negociaciones internacionales y todo el esfuerzo que se pueda realizar desde el ámbito público, luego hay cuestiones más objetivas que determinan o no la concreción de esa negociación previa.
La nota refiere a la política que tiene la UE sobre la Seguridad Alimentaria y como el sistema genera alertas y rechazos de productos contaminados provenientes de países de América Latina.
El avance en acuerdos debe ir de la mano de la tarea interna para estar a la altura e ingresar a los mercados de manera efectiva. Es claro y contundente que lo básico debe estar resuelto, generando un producto de valor, entendiendo por esto la protección de “una salud”.
Sabemos que Argentina tiene la posibilidad y la responsabilidad de contribuir a la Seguridad Alimentaria frente a la creciente demanda mundial de alimentos. Esto no solo hace referencia a la cantidad que nuestro país pueda proveer, sino que la Seguridad implica alimentos de calidad, inocuos, que respeten estándares sanitarios y garanticen un proceso adecuado.
La tecnología aplicada tendrá un rol clave junto con profesionales formados y el trabajo mancomunado con el Estado.

Federico Luna, responsable de la Dirección de Productos Veterinarios del Senasa, adelantó algunos de los cambios que introduce la nueva normativa en CIVA 2019.

El Servicio Nacional de Sanidad Animal y Calidad Agroalimentaria (Senasa), aprobó el nuevo Marco Regulatorio para los Productos Veterinarios en Argentina. Se trata de un proyecto que fue elaborado con el acompañamiento de las dos cámaras de laboratorios, Caprove y Clamevet.

Durante la Cumbre de la Industria Veterinaria Argentina CIVA 2019, realizada el 14 de noviembre en la Ciudad de Buenos Aires, Federico Luna, responsable de la Dirección de Productos Veterinarios del Senasa, adelantó algunos de los cambios que introduce la nueva normativa.

Una nueva clasificación de productos veterinarios, el registro simplificado, formularios de inscripción para productos biológicos y farmacológicos, estudios de estabilidad y rotulado de productos veterinarios son algunas de las modificaciones que introduce el nuevo marco regulatorio. Luna también destacó la simplificación normativa que implica, ya que concentra en la misma norma una serie de resoluciones diversas.

 

Podés ver la presentación del nuevo Marco Regulatorio para los Productos Veterinarios en Argentina por parte de Federico Luna del minuto 02:00 al 12:00 del video.

El Ministerio de Agroindustria de la provincia de Buenos Aires implementa la utilización de la Ficha Ganadera prevista en el Sistema de Emisión de Guías Ganaderas y Control para los municipios de la provincia con el fin de regularizar del stock equino.

El Ministerio de Agroindustria bonaerense, a través de la Resolución N° 221/06 ° implementa desde el 3 de diciembre y hasta abril la utilización de la Ficha Ganadera prevista en el Sistema de Emisión de Guías Ganaderas y Control para los municipios de la provincia con el fin de regularizar del stock equino.

La ficha podrá ser generada por única vez y deberá ser utilizada para declarar las existencias hasta el 31 de julio de 2020. La medida rige exclusivamente para aquellos propietarios de ganado equino que los remitan a faena directa o a centros de acopio para su posterior faena, identificado por CUIT y partido. La validación no requiere la intervención oficial, siendo responsabilidad del titular de boleto de marca.

La Dirección de Auditoría Agroalimentaria de la cartera bonaerense llevará adelante jornadas de formalización y capacitación en identificación de transito de ganado equino e información sobre la oferta de programas y planes que dispone la misma. Como así también estará autorizada a requerir la documentación respaldatoria que considere necesaria.

“Dado que hasta el 30/7/20 en la provincia el movimiento de equinos podrá ser con DUE o Guía de Traslado cualquiera sea el destino de esos animales, esta medida resulta complementaria al sistema de identificación electrónica/DUE que le facilitará a los titulares de equinos regularizar la declaración de existencias y por ende podrán comercializar el producido. A su vez a la industria frigorífica equina se le facilita la comercialización de equinos con la documentación que exige la normativa vigente”, precisó el subsecretario Sergio Robert.

Hoy Buenos Aires carece de información sobre la existencia de animales equinos y a través de esta resolución se prevé generar información sobre el sector facilitando la toma de decisiones y la planificación de políticas públicas relacionadas.

Fuente: Ministerio de Agroindustria de la provincia de Buenos Aires

CONECID. La apuesta por convertirse en una referencia en el campo de la investigación y el desarrollo.

CONECID. La apuesta por convertirse en una referencia en el campo de la investigación y el desarrollo.

Desde el INTA, advierten sobre la vulnerabilidad a la que se exponen los sistemas que producen hacienda en una superficie reducida. Estrategias de manejo y adopción de tecnologías para aumentar la eficiencia.

Frente a las grandes variaciones y fuerte reordenamiento del sector ganadero en el territorio nacional, los especialistas coinciden en los riesgos de la sobrecarga de los sistemas y en la importancia de adoptar estrategias de manejo y tecnologías para disminuir el impacto. El análisis del INTA.
Sebastián Maresca –investigador del INTA Cuenca del Salado, Buenos Aires– aseguró que “tras el reordenamiento que sufrió la ganadería nacional en la última década con la expansión de agricultura, en especial de la soja, la Cuenca del Salado se convirtió en la región con mayor concentración de vacas de cría del país, con los índices de procreo y de destete más altos”.
Maresca aseguró que el sector está frente a una situación de alta vulnerabilidad productiva, dado que tiene la misma cantidad de hacienda que en 2008 y se le cedió a la agricultura el doble de superficie. “Esto genera un incremento de la carga en suelos de menor aptitud”, subrayó.
En un contexto de alta carga y un panorama no muy alentador para intensificación de la cría, Maresca destacó la importancia de mejorar la eficiencia reproductiva de los rodeos de cría para incrementar la producción de carne a escala nacional. Para esto, ponderó el ajuste de carga y el manejo de un calendario sanitario básico.
“Con el incremento de la carga en suelos de menor aptitud, la vulnerabilidad de los sistemas ante contingencias climáticas puede ser muy alta”, advirtió Maresca quien recordó que los índices de preñez dependen, en gran medida, de las buenas condiciones climáticas, lo que genera una alta variabilidad de los resultados al tacto.
En esta línea, se refirió a un reciente monitoreo de estado corporal realizado en el INTA Cuenca del Salado que muestra que un 44% de las vacas de nuestro rodeo llegan flacas al parto. “El resultado de preñez depende exclusivamente de la posibilidad de que esas vacas ganen peso durante la primavera”, detalló.
Y agregó: “El bajo estado corporal al parto y las consecuentes fallas en la concepción son la principal causa de los bajos índices de destete”. Por esta razón, recomendó realizar ajustes en la carga en función de la oferta de forraje que se dispone o bien aumentar la producción de pasto para asegurar el mantenimiento de los vientres.
“Sobran los estudios y la información sobre cómo incrementar la producción y eficiencia de utilización del pastizal natural, además de las alternativas de alimentación invernal con reservas forrajeras, verdeos de invierno y verdeos de verano diferidos”, expuso Maresca.
Para el especialista, otro aspecto básico para resolver son los problemas sanitarios que afectan la fertilidad del rodeo, causan abortos y muerte neonatal de terneros. En este punto, recordó que la Brucelosis y las Venéreas siguen siendo las principales causas de aborto en rodeos de cría y destacó la importancia de la vacunación y del análisis clínico anual del rodeo.
Con respecto a los puntos críticos para la intensificación de la cría, Maresca aseguró que “a pesar de los avances tecnológicos, la cría sigue siendo una actividad que requiere de un manejo personalizado, especialmente en los meses de parición y servicio, por lo que cualquier proceso de intensificación requiere de una alta demanda de mano de obra calificada”.
En este sentido, indicó que la falta de interés de las nuevas generaciones de vivir y trabajar en el campo como un problema que se agrava y que requiere un replanteo de los sistemas productivos. “La gran adopción de los silos de autoconsumo para sistemas de recría y terminación es un claro ejemplo de la necesidad de tecnologías que simplifiquen las tareas en el campo”, aseguró.
Por último, se refirió a la actual sequía que sufre la región desde finales del invierno como “una limitante para mantener nuestros índices de procreo”. “Los rodeos de vacas están comenzando el servicio con una baja condición corporal y se requiere tomar medidas urgentes para evitar bajos índices de preñez y retardos en la concepción”, aseguró.
Sobre este punto, consideró fundamental realizar un diagnóstico de la situación nutricional y aptitud reproductiva de cada rodeo para tomar medias anticipadamente. “Habrá numerosos casos en los que se requieran tratamientos nutricionales y reproductivos para mantener los índices de preñez en valores óptimos”, reconoció el especialista.

Una región de gran potencial

De acuerdo con Maresca, “en los últimos 20 años, el stock de ganado bovino nacional experimentó grandes variaciones, entre otros factores, por el avance de la agricultura, en especial por el cultivo de soja, y la sequía de 2008 que generó la pérdida del 17 % de los bovinos por su liquidación y mortandad”.
“Hoy, el stock de hacienda en la Cuenca del Salado es similar al que alcanzamos en 2008 con casi 5,9 millones de cabezas”, confirmó el técnico quien, a su vez, explicó que “esto se dio a pesar de que la superficie agrícola continuó su crecimiento y alcanzó su máximo en el año 2012”.
Con respecto a si es posible soportar la carga actual, Maresca aseguró que “la Cuenca, a diferencia de otras regiones del país, tiene un gran potencial para incrementar sus índices de destete y de incrementar la carga”.
Según el técnico, sus condiciones agroecológicas le permiten generar mucho más forraje del que hoy se produce en condiciones sostenibles. Sin embargo, reconoció que, “en general, el incremento en producción de forraje y adopción de tecnologías básicas no acompaña el aumento de carga”.

DESPUÉS DEL BROTE DE 2018

Gripe equina: identificaron la causa de la epidemia

La influenza o gripe equina es una enfermedad viral con capacidad de generar importantes brotes en poblaciones de animales susceptibles, paralizar competiciones hípicas y el desarrollo de las actividades ecuestres, ocasionando importantes pérdidas económicas para tenedores de caballos y productores.
Durante los tres meses que duró el brote de influenza o gripe equina el año pasado en Argentina, especialistas del INTA observaron que el 76% de los caballos que presentaron la enfermedad “habían sido vacunados con una vacuna importada, que contiene una cepa que no circula en la actualidad a nivel mundial, lo que sugería la falta o una menor protección frente a la cepa del virus circulante”, indicó Cecilia Olguín-Perglione, del Instituto de Virología del INTA Castelar.
Y a continuación, agregó: “Frente a este virus, la cepa incluida en la vacuna más utilizada en Argentina no brindaba la cobertura necesaria para proteger contra la infección”. Así lo reconocieron en un reciente artículo, publicado en la reconocida Revista Veterinaria Equina, Cecilia Olguín-Perglione junto a Florencia Alamos, María Silvia Tordoya, Aldana Vissani y María Barrandeguy, todos del INTA y las dos últimas investigadoras también pertenecientes a la Escuela de Veterinaria de la Universidad del Salvador.
Allí concluyeron que “la aparición de este brote de influenza equina en caballos, regularmente vacunados, es evidencia de la falta de cobertura de la vacuna”.
“Si bien los animales estaban vacunados de acuerdo a lo establecido por Senasa, generaron respuesta contra un virus que era distinto al que circulaba. Esto se denomina escape a la respuesta inmune, es decir, si bien el animal genera respuesta luego de la vacunación, al enfrentarse a un virus distinto la misma no es suficiente como para evitar la infección”, indicó.
Durante el brote ocurrido -entre marzo a junio del 2018- el análisis filogenético de las secuencias de nucleótidos y aminoácidos de las proteínas presentes en la superficie del virus de la influenza, reveló que “todos los virus de la gripe equina identificados durante el brote pertenecían al subtipo H3N8, Florida Clado 1, y se encontraban muy relacionados con las cepas que provocaron los brotes de la misma enfermedad en Chile y Uruguay”, explicó Olguín-Perglione.

Cobertura contra la gripe

En función de la alerta emitida por las autoridades sanitarias de Chile ante la OIE en enero del año 2018, los hipódromos argentinos recomendaron la revacunación de los animales a principios de ese año.
Tras detectar el primer foco en la pista de la ciudad de Mendoza y también equinos con sintomatología de la enfermedad en la ciudad de Rosario -Santa Fe, el Senasa evaluó que el virus habría ingresado por Chile donde se habían reportado casos de influenza equina. En La Pampa como en Trelew -Chubut- se llegaron a suspender carreras de caballos.
Luego de la primera detección del virus, “el Senasa nos solicitó una caracterización para conocer qué subtipo estaba circulando”, indicó Cecilia Olguín-Perglione. Fue así que el virus de la gripe equina identificado pertenecía al subtipo H3N8, observándose múltiples cambios de aminoácidos, algunos de ellos en sitios antigénicos, entre el virus que circulaba comparado con el de las cepas incluidas en la vacuna más utilizada en la Argentina.
Al aplicarse “una vacuna importada que no estaba actualizada presentaba la desventaja por no contar con la cepa que circulaba entre las poblaciones de animales en el mundo”, explicó. Para reconocer que “después de un brote se toma conciencia y se comienza a vacunar como corresponde, observándose que las poblaciones están más protegidas por una vacunación eficiente”, detalló y finalizó que durante el 2019 “no se han reportado casos de influenza equina”.

Entrevista al Dr. Nicolás Villarino, profesor asistente en el Departamento de Ciencias Clínicas Veterinarias y director del Laboratorio de Farmacocinética del Colegio de Ciencias Veterinarias, Universidad Estatal de Washington, Estados Unidos.

A mediados de este 2019, la firma DominguezLab organizó una jornada denominada “La Bioequivalencia como herramienta de registro y exportación de medicamentos en medicina humana y veterinaria”, de la cual participaron representantes de ANMAT y Senasa (Argentina), ARCSA (Ecuador) y DINAVISA (Paraguay), así como también del CIVETAN y el CONICET.
Nicolás Villarino, farmacólogo argentino, fue uno de los disertantes.
Al tanto de la importancia del tema para la industria local, MOTIVAR dialogó con Villarino, médico veterinario y doctor en Ciencias Veterinarias (UNLP), quien trabaja actualmente como profesor asistente en el Departamento de Ciencias Clínicas Veterinarias y es director del Laboratorio de Farmacocinética de la Universidad Estatal de Washington, en los Estados Unidos.

1. ¿De qué manera podría describir qué son las pruebas de bioequivalencia?

Cuando se obtiene un producto alternativo a uno pionero, en lugar de hacer estudios de seguridad y eficacia, que son extremadamente costosos, existe la alternativa de hacer un estudio de bioequivalencia. Estos ensayos, en general, están basados en la cuantificación y comparación de las concentraciones plasmáticas de la droga de interés después de la administración de la droga utilizando el producto pionero y alternativo. Se considera que si estas concentraciones plasmáticas, que están correlacionadas con el efecto farmacológico, son comparables o similares a las que se obtienen luego del uso del producto original, es de esperar que la eficacia y la seguridad sean estadísticamente similares.

2. ¿Cómo es en Estados Unidos el uso de esta técnica?

Los estudios de bioequivalencia están en práctica en EE.UU. y en Europa hace varias décadas.
Para la aprobación de productos pioneros se realizan estudios de eficacia y de seguridad para el animal, la persona que va a manipular la formulación y, por lo menos en Estados Unidos, que es con lo que yo estoy familiarizado, la seguridad del medio ambiente. Para la aprobación de productos alternativos, se pueden reemplazar por estudios de bioequivalencia.

3. ¿Cuál es la importancia de avanzar en una normativa de este estilo?

Los estudios de bioequivalencia tienen un componente regulatorio y uno experimental.
Desde el punto de vista regulatorio, del gobierno, creo que los estudios de bioequivalencia son extremadamente importantes porque son los únicos que pueden asegurar que un producto alternativo sea seguro y eficaz. Sin estudios de bioequivalencia, los productos no pueden ser considerados genéricos por lo tanto la eficacia y la seguridad no pueden ser aceptadas, no se puede confirmar que esos productos son seguros y efectivos.
Y desde el punto de vista de los laboratorios, tener esta opción es un beneficio en sentido económico ya que no necesitan hacer estudios de eficacia y seguridad cuando pueden ser reemplazados por la realización de estudios de bioequivalencia más económicos.

4. ¿Qué sensación te quedó luego de tu participación en el encuentro realizado por DominguezLab?

Lo que vi respecto de la situación argentina, basándome en lo que escuché y conversé durante el encuentro, es que el SENASA está trabajando para crear un marco regulatorio y lo están haciendo realmente muy bien. Hay personas muy instruidas abocadas a esa tarea. De todos modos, la implementación de este tipo de normativas es compleja y es necesario tiempo para lograrlo. El desafío es desarrollar métodos analíticos validados y robustos, y la ejecución de estudios in vivo para comparar las concentraciones plasmáticas de la droga de interés utilizando el producto original y el producto alternativo.

5. ¿Por qué a la sociedad debería interesarle una regulación de medicamentos para animales?

Porque más allá de los animales de compañía como los perros y los gatos, también afecta a los animales de consumo. Es necesario probar que los residuos de los productos farmacológicos utilizados en estos animales no van a causar ningún tipo de problema en las personas que los consuman.
Además, también hay que tener en cuenta el medio ambiente. Cuando se administra un producto, la droga y las sustancias que lo componen van a ser eliminadas de una manera u otra al medio ambiente, y esas sustancias pueden terminar en el agua de ríos y lagos, en la tierra, en las napas o en el aire. Por eso la utilización de medicamentos en animales tiene que estar celosamente regulado y controlado.

6. ¿Qué tipo de mensaje le darías a la industria farmacéutica?

Yo creo que lo fundamental es que los laboratorios se ajusten a las regulaciones y no al revés. Si se desarrolla un producto, lo más importante es que su seguridad y eficacia estén aseguradas, después viene el componente económico.
Y si no existe un beneficio económico en el desarrollo de un producto, no existe, y no por eso las regulaciones tienen que evitarse o ser más laxas.

 

 

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) identificó animales con estas enfermedades en Buenos Aires y Corrientes.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) estableció medidas sanitarias preventivas, luego de confirmarse un brote de rabia paresiante que hasta el momento afectó a un animal de la especie bovina en el Paraje Santa Tecla, ubicado en la tercera sección del Departamento correntino de Ituzaingó.

El procedimiento se puso en marcha luego de una denuncia que daba cuenta de una vaquillona con sintomatología sospechosa a rabia. Una vez confirmado el diagnóstico positivo, el organismo sanitario dispuso la obligatoriedad de vacunar a la totalidad del ganado bovino, porcino, equino y de rumiantes menores, en un radio de 10 kilómetros alrededor del caso afectado, donde existen alrededor de 5.000 cabezas de ganado bovino involucradas.

En los campos que se localizan en este radio, quedó prohibida la faena y el consumo de animales hasta que se cumplan con los plazos de la vacunación y revacunación de todas las especies susceptibles. Mientras que los movimientos a invernada podrán realizarse inmediatamente luego de la primera vacuna con previo aviso al destino, donde se completará el esquema de vacunación.

Anemia Infecciosa Equina

Por otra parte, en el Hipódromo Argentino de Palermo, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se confirmó un caso de anemia infecciosa equina (AIE). El equino, proveniente de Entre Ríos, fue diagnosticado positivo a la enfermedad, luego de que el hipódromo realizara el control serológico debido a que se había vencido su libreta sanitaria durante su estadía en el establecimiento. Luego de proceder a un nuevo muestreo del animal, se confirmó el diagnóstico positivo por lo que debió ser sacrificado.

A partir de ese momento, el Senasa determinó el cierre preventivo del sector donde estuvo alojado el equino e indicó el muestreo de todos los animales expuestos para descartar que se haya difundido la enfermedad. La interdicción involucra a alrededor de 100 caballos que se encuentran alojados en el sector, los cuales no podrán ser trasladados fuera del lugar hasta tanto se culmine con el proceso de saneamiento. Asimismo, se establecieron medidas de control y prevención dentro del hipódromo, a fin de controlar la enfermedad y evitar su dispersión.

Patagonia. Zona libre de anemia infecciosa equina.

Características de las enfermedades

La anemia infecciosa equina es una enfermedad que afecta a los équidos y se transmite a través de la mordedura de algunos insectos y de cualquier objeto punzante que contenga sangre de un caballo enfermo. La enfermedad es de baja diseminación y no es una zoonosis, es decir, no existe la posibilidad de transmisión del virus a las personas.

Por el contrario, la rabia paresiante es una zoonosis, puede transmitirse de los animales a las personas y es mortal, de ahí radica la importancia de la prevención mediante la vacunación de los animales susceptibles de contraer la enfermedad y el control de vampiros.

El Senasa recomienda evitar el contacto con animales muertos o con sintomatología nerviosa y dar aviso inmediato a su oficina más cercana, o a través de la aplicación Notificaciones Senasa disponible en Play Store, teniendo en cuenta que se trata de una enfermedad de denuncia obligatoria.

Fuente: Senasa

Desde Biogénesis Bagó se comparte un trabajo recientemente publicado, en el cual se destacan las pérdidas atribuibles a un establecimiento con brote de esta enfermedad que afecta a los animales y a las personas.

Se describe un brote de leptospirosis bovina en un tambo de la localidad de General Villegas, Provincia de Buenos Aires. La enfermedad se manifestó primero con mortalidad en terneras y más tarde con abortos en vacas. Durante el transcurso del mismo y ya con diagnóstico de leptospirosis conformado en las terneras, se enfermó la operaria responsable del tambo. La advertencia sobre la presencia de la enfermedad en los animales orientó rápidamente a los médicos intervinientes, recibiendo la paciente tratamiento antibiótico específico.

Pérdidas atribuibles a un establecimiento con brote de Leptospirosis.

El diagnóstico se confirmó posteriormente por serología. Para intentar aislar el agente causal se tomaron muestras de orina de 6 vacas, aislándose leptospiras al cabo de una semana de cultivo en 5 de las 6 muestras sembradas.

Mirá el trabajo completo publicado en Veterinaria Argentina
Descargar PDF

El microorganismo fue tipificado con sueros hiperinmunes de referencia e identificado como perteneciente al serogrupo Pomona. El establecimiento afectado no tenía antecedentes de vacunación para prevenir leptospirosis.

 

 

Autores:

Koval, A.,1 López, S.,1 Bertino, R.,1 Bu‑arini, M.,2 Riat, S.3

1- Biogénesis Bagó; 2- EEA INTA Gral. Villegas; 3- Área de epidemiología del hospital Nuestra Señora del Carmen, Gral. Villegas

Contacto:

ariel.koval@biogenesisbago.com

Fuente de la información:

Veterinaria Argentina. Noviembre 2019.

 

 

Es el resultado del nuevo Programa Nacional de Control y Erradicación de la enfermedad que el Senasa puso en marcha durante abril pasado.

Ya suman 16.328 los establecimientos que alcanzaron el estatus de libre de brucelosis bovina gracias al nuevo Programa Nacional de Control y Erradicación de la enfermedad puesto en marcha el 3 de abril de este año por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

Esta cantidad de establecimientos libres representa un 81% más de los registrados durante el plan de brucelosis bovina anterior, según datos del Sistema Integrado de Sanidad Animal (Sigsa) del Senasa.

“Desde la entrada en vigencia del plan, todos los meses detectamos incrementos en la cantidad de establecimientos libres. Acercamos mucho las posibilidades al acceso de libre a los productores, y esto les permite conocer si tienen algún grado de infección para comenzar con los saneamientos”, expresó Jorge Hart, responsable del Programa Nacional de Control y Erradicación de Brucelosis Bovina del Senasa.

Asimismo, como consecuencia de la aplicación del nuevo plan –aprobado por la Resolución Senasa N° 67/2019–, se han detectado 2125 establecimientos positivos a la presencia de la brucelosis que, en consecuencia, deben iniciar las tareas de saneamiento correspondientes.

Vigilancia en remates feria

El Senasa también realiza muestreos propios de vigilancia en remates feria y frigoríficos con el fin de dar más celeridad al proceso hacia lograr el estatus buscado.

En tal sentido, según los datos del Sigsa, entre junio y noviembre de 2019, los agentes del Senasa tomaron 12.192 muestras a 2.294 tropas en 532 remates cuyos resultados indicaron 188 animales y 101 establecimientos positivos.

“Los muestreos complementarios se llevan a cabo en varias provincias del país. Intentamos incorporar en estos puntos de concentración de ganado un sistema de vigilancia sistemático a través de una muestra en los animales que ingresan a los remates con el fin de poder ampliar la forma en que se van detectando los animales positivos”, completó Hart.

El nuevo Programa dispone que los propietarios de los rodeos donde se realicen actividades de reproducción en bovinos efectúen –con su veterinario acreditado al Programa– una Determinación Obligatoria de Estatus Sanitario (DOES) con el fin de establecer la condición de los establecimientos.

El plazo establecido para cumplir con la DOES es de dos años. No obstante, se solicita a todos los productores realizar esta determinación de estatus a la mayor brevedad posible para poder avanzar con la identificación de predios con o sin infección y acelerar el proceso de lucha contra la enfermedad.

En el caso de detectar resultados positivos en las muestras, el productor y su veterinario acreditado deberán diseñar un plan de saneamiento para eliminar la infección de su rodeo. El mismo se debe presentar dentro de los 60 días luego de obtenidos los resultados positivos.

El plan de saneamiento consiste en informar ante el Senasa dos acciones con fechas de cumplimiento efectivo: una de próximo diagnóstico y otra de eliminación de los animales positivos.

Llegada la fecha, el productor tiene que presentar una nueva serología y la fecha de eliminación debe coincidir con el Documento de Tránsito Electrónico (DT-e) de envío a faena de esos animales positivos.

Cumplidas las acciones, el productor y su veterinario deberán presentar nuevas fechas para continuar con el trabajo de saneamiento.

Estas fechas presentadas no pueden superar los 365 días entre ellas, porque debe existir un trabajo anual de saneamiento.

Para obtener mayor información, los interesados pueden ingresar a la web del Senasa, realizar su consulta a través de cualquier oficina del Organismo o comunicándose con nuestra Mesa de Ayuda al (011) 4121-5410 o al correo electrónico: brucelosisbovina@senasa.gob.ar

Consulta de preguntas frecuentes sobre el nuevo plan.

Fuente: Senasa

Con la organización conjunta de OVER y Productos Agroganaderos, el italiano Giovani Gnemmi brindó una serie de capacitaciones a veterinarios en Santa Fe y Buenos Aires.

De la redacción de MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Con el objetivo de seguir brindando información de calidad a los veterinarios argentinos, OVER y Productos Agroganaderos llevaron adelante dos jornadas de trabajo en las cuales el experto italiano Giovanni Gnemmi abordó distintos temas vinculados a la reproducción en vacas lecheras, tocando aspectos concretos como la dinámica folicular, los diagnósticos tempranos de preñez, el sexaje fetal y el uso de la ultrasonografía.
Los encuentros a los cuales se acercaron profesionales de distintas partes del país se realizaron en Tandil (Buenos Aires) y San Vicente (Santa Fe), contando en este último caso con las instalaciones de OVER como punto de encuentro.
Hacia allí se dirigió MOTIVAR a fin de dialogar unos minutos con Gnemmi.

MOTIVAR: ¿Qué herramientas les da la ultrasonografía a los veterinarios?

Giovanni Gnemmi: La ultrasonografía es un examen complementario. No es la solución a los problemas, pero permite reducir el margen de error respecto de lo que podamos realizar sin esta herramienta. En el caso de los tactos (diagnóstico de preñez) podemos hablar de un margen de error de casi el 50%, mientras que, si nos referimos al diagnóstico de fisiopatología del útero, el mismo asciende a entre el 70 y 80%. Frente a esto, la ecografía le permite al veterinario hacer un diagnóstico muy preciso, con resultados favorables no solo para la profesión, sino también para el productor que adopta la tecnología.

Durante el encuentro hiciste mucho hincapié en la dinámica folicular…

Comprender la dinámica folicular es fundamental por cualquier persona que quiere trabajar en reproducción.
Es complejo utilizar hormonas sin este conocimiento previo. Claro que la difusión de la IATF y el uso de programas de sincronización han favorecido un abuso (en algunos casos) de las terapias disponibles. Pero esta no es la idea.
Inclusive los productores deberían tener al menos una noción respecto de cómo está distribuido el ciclo de los animales y por qué se puede o no utilizar una hormona en una ventana determinada.

¿Se usa mal la prostaglandina?

Este es el medicamento fundamental de nuestro trabajo y la mayoría de las variantes que tenemos en el mercado son de alta calidad.
Quizás alguien puede responsabilizar a la prostaglandina cuando no ve un celo inmediatamente, pero sin dudas que allí no ha de haber estado la falla, sino en el diagnóstico.
La expectativa es poder utilizarlas en presencia de un cuerpo lúteo y un folículo dominante activo, para luego inseminar solo a la vaca que está en celo.

¿Cuál es la diferencia específica entre patología y fisiología?

El trabajo del veterinario es cuidar a las vacas, pero su verdadero negocio es hacer todo lo posible por aumentar la rentabilidad del productor.
Un error frecuente es creer que el negocio es curar vacas enfermas. Pero cuando tenemos muchas de estas, no hay futuro para el veterinario, porque no lo hay para el cliente. Más allá de esto, debemos saber distinguir entre un animal patológico y uno sintomático.
El 98% de las vacas sufren contaminación bacteriana luego del parto, pero no por eso debemos tratar todas con antibiótico.

¿Qué pasa en el caso de los toros?

La ecografía me permite hacer una evaluación más completa en una compra -venta y también definir si estamos frente a una patología y cuál es su pronóstico.
Esto, ni el examen clínico, ni los espermogramas, no nos lo permiten.
Hay especialistas que han evaluado miles de toros que no creen en la ecografía, pero es un error negarse. El mejor especialista no puede ver lo que ve un ecógrafo.

¿Se puede trabajar en reproducción bovina sin usar hormonas?

Si, reduciendo la incidencia de las enfermedades tanto en el tiempo previo al parto, como durante el mismo y en los primeros 10 días posteriores.
Es allí donde vemos que se desarrollan más del 60% de los problemas en vacas tanto de carne, como de leche. Este es un desafío para los próximos años.

Desde Invesbio, Daniel Helou repasa la transformación vivida por el laboratorio desde principios de año y analiza un contexto local en el cual las Pyme buscan alternativas frente a los desafíos económicos.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

A poco de iniciar 40 días de recorrido por distintos países de Medio Oriente y África, Daniel Helou recibió a MOTIVAR en las oficinas de Invesbio a fin de analizar no solo la actualidad del laboratorio veterinario, sino también sus perspectivas desde la óptica de una Pyme que busca crecer en el mercado.
“Cuando las compañías no proyectan crecimiento, sino que buscan la manera de mantenerse en la actividad, es porque algo no anda bien. En estos 60 días surgieron resoluciones, trabas y nuevas medidas que realmente afectan nuestro desempeño normal”, nos comentaba el titular de Invesbio días después de las elecciones primarias en nuestro país, momento en que se realizó esta entrevista.
Siempre es interesante conversar con Helou y esta no fue la excepción.
Si bien en mayo tuvimos la posibilidad de conocer los planes del nuevo grupo empresario que se hizo cargo de Invesbio, pudimos ahora profundizar en cómo ha sido el funcionamiento real de la compañía en estos meses.

Visitamos a Daniel Helou en las oficinas de Invesbio (GBA).

Visitamos a Daniel Helou en las oficinas de Invesbio (GBA).

“Soy optimista por naturaleza, creo en los mercados y en la capacidad argentina para exportar, pero en la práctica nos enfrentamos a un sinnúmero de desafíos. Más allá de esto, hemos logrado muchas cosas. Sin dudas que cuando la situación nacional se aclare, retomaremos nuestros proyectos para realizar las inversiones que teníamos proyectadas”, explicó nuestro entrevistado.
Asimismo, dejando en claro que como Pyme Invesbio no es una empresa formadora de precios, destacando que la rentabilidad a nivel local está muy afectada y resaltando que es la exportación “el colchón” que necesitan los laboratorios para poder protegerse del contexto, el referente refuerza la apuesta a nivel local y adelanta más presencia internacional de la marca.
“Realmente no creo que en 2020 podamos hablar de recuperar rentabilidad, pero sí espero que sea un año de estabilidad: que las reglas sean claras y que se revisen las medidas que distorsionan el negocio de las Pymes”, aseguró Helou.
Además, nuestro entrevistado destacó los avances logrados en estos meses, tras el primer contacto con MOTIVAR en mayo. “Puertas adentro la empresa se normalizó. Se terminaron de revisar y eficientizar procesos. Aumentamos la productividad de la planta y mejoramos los tiempos de entrega, una variable clave en una empresa con perfil exportador como la nuestra. También normalizamos los stocks en Argentina. En definitiva, Invesbio está en una buena posición, aunque debo reconocer que en cuanto al contexto macro nacional no soy tan optimista como en la primera entrevista”, aseguró.

MOTIVAR: ¿Los obliga esta situación a enfocarse más en el exterior?

Daniel Helou: Siempre miramos hacia el mercado internacional. Hoy quizás un poco más. Sin embargo, el contexto internacional también cambió y exige una mayor competitividad. Las multinacionales empiezan a mostrar un alto stock de mercadería, que termina teniendo un impacto en los precios de las vacunas. Esto complica el panorama. Además, los países están elevando los requerimientos regulatorios y las certificaciones necesarias para exportar.

¿Cuáles son esos mercados?

Después de Argentina, Colombia es nuestro mercado más importante en América Latina. Allí no solo tenemos una oficina propia, sino también una fuerte presencia en el mercado, tanto con nuestra línea, como siendo elaboradores -desde Argentina- de una firma local. Más allá de esto, tenemos una presencia internacional muy fuerte en Medio Oriente: todos los países árabes son nuestros clientes y aprecian mucho la marca Invesbio. También comercializamos nuestras vacunas en China, mercado de grandes volúmenes, pero también muy exigente en materia regulatoria, en cuanto a tiempos de entrega y también a precios.
Más allá de esto, nuestro proyecto sigue siendo apuntalar el Continente africano.

“No creo que en 2020 podamos hablar de recuperar rentabilidad, pero sí espero que sea un año de estabilidad: que las reglas sean claras y que se revisen las medidas que distorsionan el negocio de las Pymes”.

¿Las vacunas son las mismas que venden en Argentina?

Nuestras vacunas históricamente nacen dando una respuesta a necesidades del mercado argentino, luego la geografía de cada área del planeta requiere sí de algunas cuestiones en particular. Como ser, en Colombia disponemos de vacunas clostridiales que en todos los casos incorporan Botulismo, enfermedad que no está presente aquí en forma permanente (salvo algún brote específico).
En Medio Oriente la Pasteurella es un problema importante y esto tiene que estar contenido en las clostridiales. En Argentina crece, pero es muy incipiente.
Después hay algún tipo de antígenos que se usan en otros lugares y acá no.
En China, por ejemplo, donde vendemos desde 2015 a través de un distribuidor, nuestro fuerte son las vacunas virales. Allí estamos apostando por la industria lechera, actividad que cuenta con un plan oficial quinquenal con el objetivo de ser autosuficiente en la producción de lácteos. Sin dudas que para lograrlo se están enfocando en mejorar la salud de las vacas y ahí estamos presentes.

¿Cómo estas modificaciones de no poder atesorar moneda extranjera y cambio de normativas impactan en una empresa con estos planes?

Entre las retenciones de exportaciones, la obligación de pesificar las divisas y el sinfín de pequeñas trabas, terminamos o bien perdiendo márgenes de rentabilidad, o bien despidiéndote de la competitividad que necesitabas para seguir presente en el mercado internacional.
Para ser claros, hoy tenemos un Estado que nos cobra el 10% del valor de nuestras ventas al exterior, nos obliga a pesificar con una diferencia de tipo de cambio de otro 10% y nos impide comprar Dólares para pagar.
Todo esto, mientras nuestros proveedores buscan cobran al tipo de cambio más alto posible.
Y este no es un dato menor, puesto que, si quitamos la mano de obra, alquileres y algunos servicios, el resto de los insumos de nuestras vacunas están dolarizados.
Lamentablemente esto hace que las empresas se vuelvan conservadoras y revisen sus estrategias.

“A excepción de la mano de obra, alquileres y algunos servicios, el resto de los insumos de nuestras vacunas están dolarizados”.

¿Se puede trasladar esto a los precios de los productos?

En una situación de estanflación como la que vive Argentina, si aumentamos los precios corremos el riesgo de no vender.
Hay un alto stock en el mercado y la cadena de pagos ha quedado resentida luego de las PASO. Esta realidad sin dudas distorsiona cualquier tipo de estrategia comercial. Si bien uno podría decir que, en apariencia, la cantidad de dosis de vacunas para bovinos no bajó respecto de 2018, debemos tener en cuenta que se están desplazando los ciclos de vacunación, de la mano de factores como el cambio climático y nuevas zonas destinadas en el país para la cría bovina. Esto genera una distorsión en los stocks y en la previsión de dosis.
Ese diferimiento es el que termina bajando la previsión de dosis.
Más allá de esto, seguiremos estimulando la demanda de nuestros productos en los productores para que recurran al canal comercial veterinario a adquirirlos. Creemos en las alianzas estratégicas fuertes con los distribuidores, con quienes sin dudas hemos mejorado nuestra comunicación y planificación.
El problema sigue siendo ajeno al canal. La difucultad financiera que afecta a la cadena ya no depende de nosotros. Más allá de eso, es cierto que hoy los distribuidores están trabajando sobre el stock de los fabricantes. Los entiendo, pero sin dudas que esto no es lo que pretendemos.

Por Luciano Aba

Considero que se hizo una buena gestión del organismo bajo la presidencia de Ricardo Negri. Entiendo que también la dirección de Sanidad Animal tomó un nuevo impulso, alcanzando logros significativos, siempre con el consenso de los distintos sectores involucrados”. Así comenzó su diálogo con MOTIVAR el MV Matías Nardello en una entrevista exclusiva realizada días antes que se llevara adelante el simulacro de Fiebre Aftosa organizado por el Senasa en Entre Ríos. Y avanzó: “Más allá del cambio de Gobierno, mi deseo es seguir colaborando con aportes concretos, que verdaderamente transformen la realidad productiva en nuestro país. Es desde aquí que uno realmente puede expresar al máximo la vocación de servicio”, resaltó el director Nacional de Sanidad Animal del Senasa.

Continuando con nuestra entrevista realizada en la sede central del Senasa en la Ciudad de Buenos Aires, Matías Nardello realizó un balance general de lo que ha sido hasta aquí la dirección actual del Senasa. “Sin dudas que aspectos como la modernización y digitalización del organismo han sido ejes centrales, pero también destaco la gestión inteligente. Hay una estrategia ordenada, dedicada a cumplir objetivos, con una mayor unión con otras áreas del Senasa y otros organismos. Esa mirada horizontal de los temas es un gran logro”.

Interesante fue profundizar en los diversos temas sobre los cuales la dirección nacional de Sanidad Animal tuvo injerencia en este último tiempo, como puede ser la unificación de la estrategia de vacunación antiaftosa a nivel nacional (totales en otoño) o el convenio celebrado con Mercado Libre para la búsqueda, eliminación y monitoreo de usuarios que ofrecen productos que deben ser vendidos solo en veterinarias.

 

MOTIVAR: ¿De qué manera podrías describir el trabajo realizado por la dirección de Sanidad Animal en estos años de gestión?

Matías Nardello. Son dos los ejes a destacar. Uno vinculado a la revisión de normas que eran antiguas o difíciles de implementar en la realidad.

Tenemos 18 normas en revisión, en las cuales buscamos el modo en que sean más sencillas de aplicar. Esto redundará no solo en un beneficio para el usuario (productor), sino lógicamente para todo el país.

Otro aspecto para resaltar son las negociaciones internacionales de las cuales participamos mediante la apertura de nuevos mercados para los productos argentinos, tanto como por medio de acuerdos de certificación entre organismos sanitarios. Vale aquí destacar la inclusión del artículo de mercancías seguras en el capítulo del Código de OIE que el Senasa presentó en la última Asamblea Mundial de la OIE, luego de ser consensuada no solo en el ámbito del Comité Veterinario Permanente del Cono Sur, sino también en la OIE de las Américas. ¿El objetivo? Poder negociar de igual a igual con países que si bien reconocen nuestro status de libres respecto de diversas enfermedades, nos siguen imponiendo condiciones para ciertos productos.

Es una fortaleza haber sido apoyado por todos los países de América, incluso Estados Unidos y Chile que siempre fueron más reticentes.

 

¿Cuáles son las principales resistencias a la revisión normativa?

Nuestro objetivo ha sido desde el inicio mirar las normativas con ojo de usuario e internamente eso no siempre es fácil de aplicar. Ya de manera externa, sin dudas existe un descreimiento respecto de nuevas normas o planes.

La primera reacción es pensar que no se van a cumplir o se van a caer ante un cambio de gobierno, por ejemplo.

Es por esto que se han conformado mesas de trabajo con investigadores, productores y referentes para que vean los borradores y se publiquen normas más amigables y acordes a temas que el mundo requiere como lo es la modernización, digitalización, transparencia y desburocratización.

 

¿Cuál es el balance respecto del protocolo sanitario firmado con China?

Si bien comenzamos a aplicarlo en agosto pasado, estamos conformes. A veces frigoríficos y productores tienen interferencias en la comunicación de algunos temas, pero fue por eso que nos hemos mostrado activos dando charlas y capacitaciones en distintos ámbitos.

Estamos en pleno proceso de internalización de la implementación del protocolo. Tenemos que mostrar consistencia, ese es el objetivo.

 

¿Qué otro acuerdo de esta índole puede destacarse?

Remarco que la auditoría realizada por representantes de Japón hace unas semanas fue importante. No la teníamos prevista, pero su resultado fue tan positivo, que adelantamos mínimo 3 años de trabajo para terminar de abrir su mercado a la carne bovina argentina. Si bien ya habíamos abierto Patagonia, nos faltaba toda la zona con vacunación. Interesante fue poder mostrarles en persona de qué manera nuestro sistema sanitario logra vacunar a unos 50 millones de bovinos en 2 meses.

 

¿Cuál es la visión respecto de que el Estado brasileño de Paraná dejó de vacunar contra esta enfermedad?

Ya Paraná había anunciado el año pasado que lo iba a ser y la última aplicación de vacuna fue en mayo pasado.

Recientemente recibió una auditoría del MAPA donde revalidó que tiene pasos fronterizos internos aptos para hacerlo.

Para nosotros es una fortaleza: la única manera que tenemos de confirmar que no hay circulación viral en la región es dejando de vacunar, con lo cual en los próximos tiempos vamos a estar pendientes y exigiendo los informes.

La próxima COSALFA de abril se realiza en Argentina; seguramente expondrán los representantes brasileños sobre esta decisión, que nos permitirá avanzar también en materia de vigilancia epidemiológica y planes de contingencia.

 

¿Qué novedades se pueden esperar en materia de identificación animal?

Estamos impulsando una normativa para la estandarización de los dispositivos electrónicos para la identificación en todas las especies animales. Esta es una base sólida sobre la cual planeamos avanzar de manera progresiva.

Específicamente para el caso de los bovinos, buscamos dar con el ecosistema de beneficios que justifique la identificación electrónica individual obligatoria.

Conocemos el caso uruguayo. Sabemos cómo esto generó confianza en los mercados y cómo los productores han logrado emplear los beneficios de la tecnología también en su rutina de trabajo diario.

Este seguramente va a ser un tema a trabajar en 2020.

 

¿Se puede llegar a considerar el pago de los insumos desde el Estado?

El estado es una de las partes que pueden sumar, al igual que la industria y los productores, ya que tiene que beneficiar a todos el sector. De hecho, Uruguay tiene una Ley de trazabilidad aprobada por el Senado. Espero poder el año que viene llevar el tema a otro plano. Estoy convencido que es una fortaleza. Pero para eso el sector tiene que estar convencido que va a traer beneficios.

 

¿Cuál es la situación sanitaria general de los animales destinados a la producción de alimentos en nuestro país?

En cuanto a status sanitario nacional, podemos decir que estamos muy cerca del óptimo. Somos libres de las enfermedades de los animales que limitan al comercio. En porcinos y avicultura, la situación también es destacada. A nivel interno, estamos trabajando en enfermedades de larga data que nos gustaría controlar o erradicar: brucelosis bovina, porcina y caprina; tuberculosis; Aujeszky y en donde cobra más importancia en el concepto de una salud.

Ya si nos referimos a las enfermedades que afectan, por ejemplo, a la productividad de los bovinos, vale decir que la nueva Ley del Senasa deja claro que la responsabilidad es solidaria de toda la cadena. Hay enfermedades cuyo control queda en el ámbito del privado. El productor debe trabajar junto con su veterinario para establecer un plan sanitario que favorezca la productividad.

Es clave para ello terminar de comprender que ya nos producimos terneros o lechones, sino alimentos. Cuando esto suceda, sin dudas el control de las enfermedades que afectan a la producción será aún mayor que en la actualidad: se requiere de animales sanos para producir alimentos saludables.

 

¿Cuáles fueron los aportes en Bienestar Animal y Resistencia a los Antimicrobianos, dos de los temas centrales en materia sanitaria global?

En cuanto a Bienestar Animal, ingresó recientemente a consulta pública un Proyecto de normativa específico. Allí propiciamos que se cumplan las normas mínimas para que los animales produzcan alimentos o hagan deporte.

Producir alimentos con bienestar no es mal trato animal.

Refiriéndonos al campo de la lucha contra la Resistencia a los Antimicrobianos, no podemos menos que decir que Argentina es pionera en este tipo de vigilancia, contando incluso con una comisión mixta entre la Secretaría de Salud y el Ministerio de Agroindustria de la Nación. Asimismo, estamos lanzando una propuesta ganadera para evitar la resistencia microbiana en Argentina: un Foro sectorial para difundir, trabajar y apoyar a todos los involucrados en el tema.

Chaya Kataru, directora de Desarrollo en Kerry, destacó el impacto de los feeds y suplementos sobre la productividad y la calidad de las proteínas recombinantes, producidas en las células CHO.

Nicolas de la FuenteNICOLAS DE LA FUENTE
redaccion@motivar.com.ar

La III Jornada Internacional de Bioprocesos se realizó el 2 de octubre en el Club Americano de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Del mismo participaron cerca de 50 referentes de la industria biotecnológica local y fue patrocinado por las empresas Kerry, Eppendorf, Insalcor y Bioanalítica, cuyos representantes destacaron la importancia de generar ámbitos en donde aportar conocimientos, a la vez de debatir hacia dónde va la innovación en el rubro de los bioprocesos.

El futuro de los biosimilares

Fue Chaya Kataru, directora de Desarrollo en Kerry, quien destacó el impacto de los feeds y suplementos sobre la productividad y la calidad de las proteínas recombinantes, producidas en las células CHO.
La experta compartió datos técnicos respecto de la cartera de productos de Kerry y detalles sobre los procesos de Fed Batch, la evolución de los medios y suplementos y estadísticas generales. “El mercado de biológicos a 2024 alcanzará los US$ 480 mil millones, con un crecimiento del 10% anual. Es importante el aumento en el caso de los biosimilares, donde el sector crece por sobre la media, esperándose para 2022 un negocio de US$ 15 mil millones, con una fuerte participación de los países emergentes”, sostuvo Kataru. “Kerry comenzó a invertir más en las peptonas de origen vegetal. También tenemos proteínas recombinantes, más amigables con el tema regulatorio”, sostuvo. Y concluyó: “El de los biosimilares es un mercado sensible a los costos: la materia prima que se utilice tiene que ser costo efectiva también”.
A su turno, Julien Calais -responsable del área de Biotecnología de Kerry para LATAM- destacó el peso de la empresa a nivel global, con una facturación de US$ 6,4 mil millones y 15 plantas en 30 países, desde las cuales se suministran tecnologías para las industrias. “Específicamente para los rubros farmacéuticos y de biotecnología contamos con dos plantas (Escocia y Estados Unidos), desde las cuales abastecemos a los mercados principalmente de nuestras peptonas y extractos de levadura”, explicó a los presentes Calais, destacando también la apuesta de la compañía en todo lo vinculado al desarrollo de células CHO.

Chaya Kataru: “El mercado de biológicos a 2024 alcanzará los US$ 480 mil millones”.

Inoculación y tecnologías

Paola Vacchina, de la firma Barenbrug Palaversich, quien expuso sobre el proceso productivo en el que está involucrado la formulación de inoculantes.
Luego de destacar que la subsidiaria del Grupo Royal Barenbrug en Argentina se encuentra ubicada en la localidad de Pergamino, Buenos Aires, la experta avanzó con su presentación. “Barenbrug Palaversich es el centro de referencia para los centros de investigación con que cuenta el grupo y trabaja principalmente en el marco de la microbiología agrícola”, sostuvo Vacchina.
Para el caso del tratamiento que se les realiza a las semillas forrajeras, la referente explicó que se trata de una tecnología de recubrimiento que mejora la condición física y fisiológica de la semilla, incorporando biofertilizantes, micronutrientes, terápicos y materiales que mejoran la sembrabilidad, la uniformidad de siembra y el logro final de stand de plantas”. Y concluyó: “Los beneficios de este tratamiento son la homogeneidad que se logra en forma y peso, además de que facilita el manejo y siembra. También se incrementan rindes y mejora calidad del cultivo, a la vez de garantizar protección contra plagas y enfermedades mediante la incorporación de fungicidas e insecticidas.

Debút en Buenos Aires. Julien Calais, de Kerry, y su equipo en la III Jornada Internacional de Bioprocesos realizada por primera vez en el país.

Debút en Buenos Aires. Julien Calais, de Kerry, y su equipo en la III Jornada Internacional de Bioprocesos realizada por primera vez en el país.

Soluciones para el conjunto

De la partida también fue Marcelo Aguiar de la firma Eppendorf, quien destacó la cada vez mayor participación de la empresa en el rubro de los Bioprocesos tras adquirir dos empresas líderes en el campo de los biorreactores, tanto de grandes escaladas, como los de más pequeñas. “Sostenemos nuestra alianza con Bioanalítica, firma que desde hace 13 años comercializa estos equipos. Es el tercer año que trabajamos junto con Kerry en la realización de estas jornadas y estamos muy satisfechos con los resultados que obtenemos”, sostuvo Aguiar.
A su turno, John Yoshi Shyu –Scientific Support and Applications Manger para Corning en las Americas- avanzó sobre un tema específico: la mejora en la producción de vectores virales y vacunas con células adhesivas mediante la plataforma de perfusión Cell CUBE. “Corning ofrece hoy todas las tecnologías que se requieren para la producción de vacunas y vectores virales: rollers, cell stacks, HYPER Stack y Cell CUBE, siendo este último el de mayor rendimiento por centímetro cuadrado”, aseguró Yoshi Shyu.
El encuentro culminó con una mesa redonda moderada por el periodista Luciano Aba (MOTIVAR), quien junto a Chaya Katatu (Kerry), Ariel Koval (Biogénesis Bagó) y Martín Blasco (INTI), compartieron visiones sobre cómo el sector ligado a los bioprocesos puede seguir innovando, en favor de producciones rentables, pero también amigables con las nuevas demandas de las sociedades.

¿Y en las vacunas veterinarias?

Ya culminando la jornada, Ariel Koval -gerente de manufacturas combinadas en Biogénesis Bagó- disertó sobre la producción de vacunas veterinarias sin la utilización de componentes animales, destacando la utilización de peptonas en sus medios de cultivo. Koval destacó la importancia de trabajar con vacunas libres de componentes de origen animal, explicando el impacto de esto en la cadena agroalimentaria global. Ya al momento de describir qué es lo que hace que una peptona sea de buena calidad, Koval fue contundente: “Tiene que estar aprobado por Senasa para uso industrial. Cuando hablamos de componentes indefinidos se tiene que manejar consistentemente entre lotes. Necesitamos que se cumpla con las exigencias regulatorias y sea elaborada bajo normas GMP”.
Leandro Galatro (gerente en Insalcor), destacó la alianza que mantiene la firma de origen uruguayo no solo con la industria farmacéutica, sino especialmente con Kerry, tanto en la parte de biológicos, como de excipientes. “Hace 3 años abrimos oficinas en Argentina y Paraguay, brindando soluciones a la medida de la región, con stocks y modelos de negocio a la altura de la industria veterinaria y la de inoculantes, más allá del sector farmacéutico humano”, cerró Galatro.

Un encuentro que data de 1998. En representación de Argentina asistieron representantes del Senasa, de Caprove y de Clamevet, pero también referentes técnicos de distintas empresas veterinarias.

Un encuentro que data de 1998. En representación de Argentina asistieron representantes del Senasa, de Caprove y de Clamevet, pero también referentes técnicos de distintas empresas veterinarias.

Se realizó en Jamaica el XXV Seminario sobre Armonización del Registro y Control de Medicamentos Veterinarios. Aquí, un resumen de lo ocurrido.

De la redacción de MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Del 23 al 25 de septiembre se llevó adelante un nuevo Seminario de Armonización de registro y control de medicamentos veterinarios, organizado por el Comité Americano de Medicamentos Veterinarios (CAMEVET).
En esta oportunidad, las jornadas tuvieron lugar en Montego Bay, Jamaica, donde se reunieron los puntos focales de productos veterinarios de la OIE y representantes de las Cámaras de laboratorios.
En representación de Argentina asistieron representantes del Senasa, de Caprove y de Clamevet, pero también referentes técnicos de distintas empresas veterinarias.

Temas estratégicos

En Jamaica se aprobó una Guía para la implementación de sistema de Farmacovigilancia, tema en el cual particularmente Caprove se mostró interesado.
Asimismo, desde esta entidad se formó parte del grupo que logró aprobar también una Guía para la estabilidad de medicamentos veterinarios.
Más allá de esto y de discutir sobre Buenas prácticas de fabricación en establecimiento de procesamiento celular, la ampliación de licencia de productos de uso veterinario farmacéutico en especies menores y una Guía para el registro de Kits de diagnóstico para enfermedades, desde Clamevet se presentó un documento que incluye las definiciones y los requisitos para productos denominados Innovadores, Genéricos, y Nuevos.
Una vez más, la armonización sobre la Guía de Rotulados de productos veterinarios quedó para la próxima, como así también una Guía para la clasificación e inspección de productos veterinarios sin indicación terapéutica.
Destacada fue también la participación de Silvana D´Onofrio quien presentó una revisión de documentos de Antiparasitarios internos para Rumiantes y Porcinos.

Nuevas autoridades

De acuerdo al nuevo reglamento del CAMEVET se procedió a la elección de los representantes oficiales y de los miembros adherentes para cubrir los cargos en la Mesa Ejecutiva. Por el Sector Oficial fueron elegidos: Dr. Federico Luna, Punto Focal Nacional para los Productos Veterinarios de Argentina – Dra. Claudina Loza, Bolivia – Dra. Luna Lisboa, Brasil – Dra. Aida Rojas, Colombia.
Por parte de los Miembros Adherentes fueron elegidos representantes de ANALAV, de México; ALANAC, de Brasil; ASOVET de Guatemala y ALFA, de El Salvador. La Mesa Ejecutiva será presidida por la Dra. Bertha Martínez, Punto Focal Nacional para los Productos Veterinarios de Nicaragua, país sede del próximo seminario.

Agentes antimicrobianos destinados a animales

El Seminario de CAMEVET incluyó un evento organizado por la OIE en el cual se trató un enfoque en las América del 3° Informe anual de la OIE, de la colecta de datos sobre los agentes antimicrobianos utilizados en animales la importancia del seguimiento de las cantidades y patrones de utilización de los agentes antimicrobianos en animales a nivel nacional, así como los errores comunes que los países presentan al enviar el informe de uso de los antimicrobianos. Vale decir que el Seminario incluyó una capacitación en Buenas Prácticas de Manufactura para la fabricación de Productos Veterinarios, abarcando la importancia en las BPM, la calificación, calibración y validación de Productos Veterinarios, como también todo lo referido a auditorias.

Un trabajo realizado por profesionales del INTA Castelar y la FCV de Esperanza expone una situación sobre la cual mucho se habla, pero pocos números se conocían hasta el momento.

De la redacción de MOTIVAR
Vía huertas.pablo@inta.gob.ar
htarabla@fcv.unl.edu.ar

Teniendo en cuenta que los veterinarios están expuestos a un alto riesgo de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, los investigadores Pablo Huertas y Emilio León, del INTA Castelar -Buenos Aires- y Héctor Tarabla, de la FCV de Esperanza -Santa Fe- concretaron una investigación en la que se propusieron estimar la frecuencia de zoonosis en veterinarios de grandes animales que desarrollan su labor en suelo bonaerense. También se plantearon describir el uso y la disposición de los elementos de protección personal (EPP), y residuos clínicos veterinarios selectivos.

Contexto legal y normativo

Aunque los veterinarios en Argentina tienen alto riesgo de contraer zoonosis, la adopción de prácticas de seguridad es escasa y la disposición final de los desechos relacionados con el trabajo, como las agujas, es a menudo cuestionable. Los residuos veterinarios son potencialmente nocivos para la salud humana y deben tratarse como residuos médicos veterinarios regulados. Sin embargo, no siempre se incluyen como residuos sanitarios y se han descuidado como contribuyentes al flujo de residuos peligrosos.

El método y la muestra

El 90,6% de los encuestados fueron hombres: un tercio había sido diagnosticado por métodos de laboratorio con una zoonosis (brucelosis 22,6%, dermatofitosis 4,7%, sarna 3,8%, ántrax 2,8%, hidatidosis 1,9%, estafilococosis 0,9% y triquinosis 0,9%).

Brucelosis

Todas las personas afectadas con esta zoonosis trabajaban con ganado vacuno, pero no con cerdos o cabras. Por otro lado, cuantos más años hayan pasado desde la graduación, más tiempo de exposición y mayores serán las posibilidades de enfermarse. Los veterinarios que habían sufrido brucelosis tenían más años de práctica profesional. Los encuestados con más de 18 años de experiencia profesional tenían 5,6 veces más riesgo de padecer la enfermedad que los menores de 18 años de experiencia.
Las variaciones en la frecuencia de la brucelosis en los profesionales están relacionadas con su variación en el bovino. En Santa Fe, la tasa de incidencia de la enfermedad en los veterinarios rurales disminuyó, coincidiendo con el programa de control y erradicación de la brucelosis bovina.

Tabla N° 1: Disposición final de los insumos veterinarios por parte de los veterinarios (Buenos Aires).
Elemento (nº de rtas.) Acción Frecuencia (%)
Siempre A veces Nunca
Guantes de látex (105) Desechar 100 0 0
Guantes para tacto rectal (101) 99 1 0
Máscaras respiratorias (20) 60 10 30
Mamelucos desechables (17) 29.4 35.3 35.3
Agujas desechables (106) 80.2 18.9 0.9
Jeringa desechable (106) 54.7 44.3 0.9
Bisturí (102) 86.3 13.7 0.0
Cuchillo de necropsia (99) Lavar 90.9 6.1 3.0
Lavar y desinfectar 74.7 12.1 13.2
Usar para otras tareas 7.1 10.1 82.8
Ropa de trabajo (106) Lavar por separado 70.8 11.3 17.9
Lavar y desinfectar 15.1 13.2 71.7
Lavar fuera de la casa 9.4 1.9 88.7
Calzado de trabajo (106) Lavar 46.2 33.0 20.8

Elementos de protección personal

Los guantes fueron los EPP más adoptados; sin embargo, otros elementos tienen poco o ningún uso.
Los veterinarios “siempre” usaron guantes para el examen clínico, la cirugía y la necropsia, mientras que el uso de otros EPP fue extremadamente bajo. Pero mientras que nueve de cada 10 entrevistados “siempre” usaban guantes para las palpaciones rectales, las máscaras respiratorias no se usaban para los exámenes clínicos ni para las cirugías.
En las necropsias, solo el 9,1% llevaba mamelucos desechables, el 2% llevaba máscaras faciales y ninguno de ellos llevaba guantes anti-corte (Ver Tabla 1).
Los profesionales que “siempre” usaban guantes se habían graduado menos años antes que los que “a veces” o “nunca” usaban guantes (en cirugía, palpación rectal y necropsia). Sin embargo, la experiencia laboral no es un factor de protección en la práctica de la medicina veterinaria.
Los profesionales mayores y experimentados tienden a utilizar el EPP en el trabajo con menos frecuencia que los jóvenes sin experiencia. Aun sabiendo que la práctica expone a los veterinarios a riesgos para la salud, la mayoría de los encuestados admitió haber asumido riesgos contra su propia seguridad en su trabajo diario.

Residuos clínicos veterinarios

Varios tipos de residuos clínicos veterinarios, como las agujas y jeringas, son potencialmente nocivos para la salud humana y deben descontaminarse antes de su eliminación. Sin embargo, no siempre se desecharon las máscaras respiratorias, los mamelucos desechables, las jeringas y las agujas hipodérmicas.
Más de 1 de cada 10 profesionales no siempre descartó las hojas de bisturí desechables, y esta cifra se elevó a 1 de cada 5 en el caso de las agujas desechables. La reutilización de estos elementos es una práctica común en la medicina de los grandes animales, donde las heridas por punción son muy frecuentes. Volver a tapar las agujas usadas y la falta de contenedores de desecho confiables son factores de riesgo conocidos para las lesiones por pinchazo de aguja.
El cuchillo de necropsia debe lavarse, desinfectarse y dejarse a un lado para que no se utilice para otras actividades.
Sin embargo, el 17,2% de los encuestados utilizaron este elemento para otras tareas y cuatro de ellos no lo desinfectaron después de utilizarlo. Muchos riesgos para la salud tienen su origen en el comportamiento individual y es el propio individuo quien debe tratarlos y controlarlos en gran medida. Sin embargo, uno de cada cuatro profesionales ‘’a veces’’ o ‘’nunca’’ lavó y desinfectó el cuchillo de necropsia y cinco de los 17 profesionales que lo utilizaron en otras actividades ‘’a veces’’ o ‘’nunca’’ desinfectaron esta herramienta. Dos entrevistados admitieron haber usado el cuchillo de necropsia ‘’para preparar comidas’’ o ‘’para comer asado”.

Vestimenta y calzado

La contaminación bacteriana puede sobrevivir en la ropa y es recuperable por contacto breve durante períodos de tiempo sustanciales.
Cuando las superficies o las prendas contaminadas entran en contacto con las manos o incluso con utensilios de acero inoxidable, los organismos pueden transferirse en número suficiente para representar un peligro potencial si entran en contacto con los alimentos. Sin embargo, el 37% de los encuestados no reemplazó su ropa de trabajo hasta la hora programada para lavarse, independientemente del número de días utilizados o de la actividad realizada.
La mayoría de ellos lavaba la ropa de trabajo en casa, pero tres de cada 10 no la lavaban por separado de otras prendas, y el 28,3% añadía desinfectantes. Sin embargo, hay que señalar que el lavado con detergentes solo produce una reducción limitada de la contaminación microbiana y de la ropa, y que algunos desinfectantes químicos, como los hipocloritos, pueden no ser fiables cuando los paños están muy contaminados.
El calzado de trabajo puede estar contaminado con patógenos y ser vehículo de enfermedades. Sin embargo, solo el 46,2% de los encuestados “siempre” lavaba el calzado de trabajo al final de su actividad diaria. Esto contrasta con las recomendaciones de seguridad, que sugieren eliminar los restos de tierra y materia orgánica del zapato, limpiarlo con un cepillo y agua, y desinfectarlo con una solución de yodo antes de salir de la granja o establecimiento.

Conclusiones

Las enfermedades profesionales no ocurren al azar ni son eventos naturales de ocurrencia inevitable.
Considerando estos hallazgos, los autores llegan a la conclusión de que se requiere un cambio de comportamiento para preservar no solo la salud de los profesionales, sino también para asegurar el bienestar de sus familias y garantizar la eliminación adecuada de los residuos potencialmente peligrosos.
¿A quién le cabe esta responsabilidad?
Por un lado, los veterinarios deben mantenerse en contacto con sus organizaciones estatales y locales. También las asociaciones deben vigilar las normas estatales y locales para influir en las decisiones que afectan a los veterinarios y mantener a sus miembros informados de los cambios en los requisitos.
La conclusión es que los veterinarios pueden haberse convertido en las principales víctimas de su falta de cumplimiento de las normas mínimas de prevención.

A última hora del día de ayer (27 de noviembre de 2019), el Senasa le informó a las COPROSAS de Buenos Aires, Entre Ríos, Corrientes y Misiones que a partir de 2020 se unifica la estrategia de vacunación contra la fiebre aftosa, por lo que esas provincias deberán vacunar a la totalidad de las categorías animales.

Según se le informó a MOTIVAR, esta decisión se viene trabajando desde el pasado mes de enero y fue presentada por el organismo en el Congreso Nacional de Entes Sanitarios realizado en agosto pasado.

Además, esta postura fue revalidada con los miembros de las distintas Comisiones Provinciales de Sanidad Animal involucradas.

El objetivo en principio sería agilizar la comercialización de hacienda entre estas provincias, pero también el Senasa busca avanzar en la idea de que -en pocos años- se vacunen solamente a las categorías menores “ya que las mayores van a tener una buena cobertura vacunal”.

Más a largo plazo, desde el Senasa no dejan de lado la posibilidad de dejar de vacunar contra la enfermedad.