HomeEdición ImpresaAntiparasitarios externos: “El pan nuestro de cada año”
ALIADOS ESTRATÉGICOS DE LABORATORIOS, DISTRIBUIDORES Y VETERINARIOS

Antiparasitarios externos: “El pan nuestro de cada año”

 En el marco de un 2018 complejo para las empresas ligadas al sector de animales de compañía, la presente campaña de pipetas, comprimidos y aerosoles contra pulgas y garrapatas dejó resultados acordes a las expectativas.

Si bien el precio al público y la disponibilidad en el canal comercial terminan definiendo el éxito de las empresas que ofrecen productos destinados a controlar los parásitos externos en perros y gatos, esta campaña ha mostrado algunos destellos más que interesantes desde las áreas de Marketing de los laboratorios veterinarios dedicados al segmento de animales de compañía.
Vale decir que sobre un mercado robusto como lo es el de productos fármacos y biológicos en Argentina, cerca del 50% corresponde a la facturación que genera esta categoría. Con predominancia “histórica” de las pipetas, es notable el crecimiento de los comprimidos y las soluciones ambientales, vinculadas a una serie de evidencias concretas que las empresas han sabido detectar y transmitir a la comunidad veterinaria y, cada vez con mejores resultados, a la sociedad en general. Corresponde mencionar que esta tendencia se inició hace ya unos años con el desembarco de las principales marcas en las redes sociales, donde comenzaron a entablar con contacto directo “inédito” hasta el momento con los consumidores finales de sus tecnologías.

Estrategias claras

Así es como las pipetas siguieron adelante en el mercado, sustentadas en la inversión en pautas publicitarias que las principales marcas siguieron realizando y un consumo nada despreciable en unidades comercializadas si se lo compara con los últimos años y sobre todo, contra lo que se esperaba a mitad de este 2018.
Vale decir también que en particular este segmento recibió nuevos productos orientados específicamente al tratamiento en gatos. Boehringer Ingelheim con Broadline y Bravecto Spot On, de MSD Salud Animal, son dos ejemplos de esto.
Focalizados sobre la facilidad y comodidad en su uso y la metodología de aplicación, fundamentalmente, las marcas difunden la duración de su efecto contra pulgas y garrapatas y la promesa de reducir olvidos en el cumplimiento del tratamiento, así como también el aporte a la “limpieza” de los hogares.
Ya en relación con un segmento de comprimidos que continuó en aumento, con cada más inversión por parte de los principales jugadores, las empresas siguieron profundizando sus estrategias no tanto a la palatabilidad de los productos (la cual dan por descontada), sino principalmente a la duración del efecto antiparasitario y su vía de administración. Novedoso para el segmento ha sido también el ingreso de Simparica, de la mano de Zoetis, con su promesa en base a Sarolaner, principio activo que hace su debut en el país.

Asumir la realidad

Como se dijo, los laboratorios del sector parecen haber comprendido que cuanto más se promueve el bienestar de las mascotas, mayor es la inversión de la sociedad en la prevención de enfermedades, al menos de las más evidentes, como son en este caso las pulgas y garrapatas.
“Las enfermedades zoonóticas están en creciente emergencia, y entre ellas, proliferan las zoonosis parasitarias. Las estadísticas indican que alrededor del 30% de los perros y el 22% de los gatos que viven en una familia presentan parásitos internos”, sostuvo Labyes durante su campaña digital e impresa para el producto Canis, con el cual se apunta a destacar que la profundización del vínculo entre las mascotas y su familia humana al interior del hogar implica una gran responsabilidad, dado que los parásitos internos y externos provenientes de perros y/o gatos predisponen a serias afecciones en las personas que conviven con ellas”. Pero aquí lo más interesante y que pone en palabras algo de lo que también otros laboratorios del sector han estado tratando de imponer: “Este nuevo paradigma nos obliga a repensar el tradicional plan de desparasitación cada 3 o 6 meses, y reemplazarlo por uno más eficiente, que establezca la frecuencia necesaria para mantener a las mascotas sanas y libres de parásitos en pos de la salud de toda la familia”.
¿Por qué esto es interesante? Porque pone al producto del lado de la prevención y busca comprometer a veterinarios y dueños de animales de compañía respecto de lo que implica el concepto de una salud. Quizás sea por esto también que llega a tiempo el lanzamiento del pulguicida ambiental Fleegard, por parte de Bayer, también sustentado en conceptos claves y estratégicos como que: “La llegada del verano trae visitantes no deseados al hogar de quienes tienen mascotas: por cada pulga que vemos en el animal podríamos encontrar nueve pulgas en el ambiente hogareño, es decir, aproximadamente el 95% de las pulgas vive en el ambiente y sólo el 5% vive sobre el huésped, la mascota”. Pequeños cambios, grandes expectativas.

comments

COMPARTIR:
Valoración: