Home2018octubre (Page 2)

El Hospital Veterinario Triada y Boehringer Ingelheim impulsan la capacitación de los veterinarios especializados en este segmento de la sanidad animal.

DE LA REDACCIÓN DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Ignacio Filomia. Boehringer Ingelheim.

Carlos Dodera. Cabeza del proyecto.

 

Una vez por mes el Hospital Veterinario Triada, ubicado sobre el kilómetro 67,5 del ramal Pilar de la Panamericana (Buenos Aires), es el lugar de encuentro para los profesionales veterinarios convocados por Boehringer Ingelheim, a fin de participar de actualizaciones sobre diversas temáticas vinculadas a la sanidad equina.
Enclavado en un ecosistema con alta presencia de haras y canchas de polo, Triada es la obra del MV. Carlos Dodera.
“Levantamos un proyecto con tres pilares, el hospital de caballos, con internación y quirófano; un centro de equinoterapia; y un centro de entrenamiento de cirugía para médicos de medicina humana. Allí, nosotros -en nuestro rol de veterinarios- garantizamos las buenas prácticas”, resume Dodera los alcances del proyecto en diálogo con MOTIVAR.
“En el caso de la equinoterapia, mi esposa, que es licenciada en terapia ocupacional, está a cargo y, en base a su experiencia, busca darle un enfoque de terapéutica médica. Mientras tanto, el centro de entrenamiento de cirugía tiene que ver con una experiencia que tuve cuando viví en España. Buscamos replicar ese modelo localmente para satisfacer las necesidades que observamos en esa área”, explica el fundador de Triada. Y completa: “Los servicios hospitalarios incluyen un laboratorio y métodos de diagnósticos complementarios de rutina”.

Un ateneo en acción
El también vicepresidente de la Asociación Argentina de Veterinaria Equina (AAVE) asegura que el rol de la capacitación dentro de las instalaciones de Triada se pensó desde un comienzo.
“Los ateneos tienen como intención llegar a los colegas a través del conocimiento y la formación. Es importante tener un espacio de actualización constante de forma gratuita, gracias al apoyo del laboratorio Boehringer Ingelheim”, afirma el médico veterinario.
A su turno, Ignacio Filomia, responsable del área de equinos de la firma multinacional recuerda que hace dos años surgió la idea de esta alianza.
“Fue en un encuentro de la AAVE donde llegamos a un acuerdo con Carlos, destacando que no solo para nosotros es importante posicionar nuestra marca y ofrecer los distintos productos al mercado, sino que nuestro foco sin dudas también radica en establecer una relación directa con los veterinarios referentes en este segmento”, confiesa.
Y agrega: “La convocatoria la realiza Boehringer Ingelheim generando un contacto fluido no solo sobre la base de la oferta de actualizaciones técnicas, sino también de novedades y diferentes ofertas promocionales”.
Vale decir que desde inicios de este año y a cargo de distintos especialistas, se han repaso las siguientes temáticas: manejo de potrillos recién nacidos; aplomos en el aparato locomotor; oftalmología y odontología, entre otras.
Para Filomia, la repercusión entre los veterinarios es buena y tiene como objetivo un posicionamiento institucional del laboratorio en la línea equina.
“Es una estrategia a largo plazo. Estamos preparando las bases para nuevos lanzamientos, especialmente de biológicos”, adelanta. Y cierra: “Hoy nuestra línea está compuesta por antiparasitarios, antiinflamatorios, broncodilatadores y productos de amplio espectro que son utilizados por los veterinarios de todo nuestro país”.

Ignacio Vidaurreta compartió cifras sobre el impacto que genera esta enfermedad en los primeros 90 días posparto, en el marco del lanzamiento de Animate, el suplemento mineral aniónico de Biotay, pensado para reducir sus efectos.

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar
@facusonatti

En los últimos días de agosto, el laboratorio Biotay, una compañía de Phibro Animal Health, convocó a un grupo de asesores profesionales, veterinarios y productores a lo que fue el lanzamiento de Animate, un suplemento mineral aniónico para reducir los efectos de la hipocalcemia en la producción lechera.
Entre los disertantes se contó con la presencia del consultor estadounidense Ken Zanzalari; desde Brasil, estuvo presente Lucas Barbosa; y los argentinos, Elbio Bressan, Héctor Ravenna e Ignacio Vidaurreta. Este último fue el encargado de abrir el juego y repasó la situación actual, estadísticas y patologías asociadas de la hipocalcemia en el país. MOTIVAR, fue de la partida y así se los contamos.

El calcio en la producción
El 98% del calcio de la vaca está en los huesos y entre sus funciones se cuentan formar la estructura de los mismos, la contracción muscular, actuar en la función nerviosa y cardiaca, reacciones enzimáticas, sistema inmune, liberación de hormonas y regulación sanguínea.
Para Vidaurreta, la regulación de calcio en sangre obedece a su ingreso a través de la dieta. “Para sostener la producción lechera es necesario que la vaca pase por una gestación, un parto y una nueva lactancia, donde maximiza su producción y logra ser mucho más eficiente, porque produce más leche por kilo de materia seca”, explicó el consultor. Y agregó, “la transición entre los 21 días previos y posteriores al parto implica un desafío fisiológico para la vaca porque se incrementan los requerimientos nutricionales y eso no es acompañado por un incremento en el consumo de materia seca. ¿El resultado? Una alteración de la homeostasis proteica, vitamínica y mineral”. El experto aseguró que, en el periparto, la vaca atraviesa problemas y tres de sus funciones básicas se alteran: el calcio en sangre (hipocalcemia), la caída del consumo de materia seca y una menor respuesta inmune. “El objetivo es que estos tres puntos se alteren lo menos posible. Las vacas son vulnerables a sufrir enfermedades en esa transición a tal punto que la bibliografía sostiene que en el mes posterior al parto las vacas experimentan entre el 50 y 75% de las problemáticas sanitarias de todo el año”, sostuvo Vidaurreta en otro pasaje de su presentación. Y avanzó: “Un pobre manejo en el periparto se asocia con menores picos de producción de leche, porque cada litro en el pico se traduce en hasta 150 en el resto de la lactancia. A su vez, atrae problemas reproductivos, descartes y más riesgo de muertes lo que conlleva a un mayor costo general”, comentó ante los más de 100 asistentes.
La distribución de rechazos del Programa Claves refleja que el 25% de los mismos suceden en las primeras seis semanas de la lactancia. Las enfermedades del periparto están íntimamente relacionadas, tanto hipocalcemia como cetosis, como desencadenantes.

“El riesgo a que la hipocalcemia aparezca aumenta un 9% a medida que se suceden las lactancias”.

¿Cuándo se transforma en un problema?
“La hipocalcemia se produce por la baja en la concentración de calcio en sangre y no por un consumo insuficiente de calcio, sino que tiene una inhabilidad para responder a la demanda de calcio que presenta el inicio de la lactancia. El consumo de materia seca disminuye y los requerimientos de calcio aumentan en simultáneo”, explicó Vidaurreta.
La enfermedad se presenta de forma clínica y subclínica.
Para el profesional, los síntomas más comunes se encuentran al inicio de la lactancia y van desde la debilidad muscular, temblores, incapacidad de mantener la temperatura corporal, vaca caída y termina por la anorexia y posible muerte.
“Sin embargo, la que genera las mayores pérdidas es la hipocalcemia subclínica, donde los animales tienen un menor consumo de materia seca y esto está relacionado con la menor producción, un elevado riesgo a rechazos y la aparición de más enfermedades”, puntualizó el profesional y aludió a lo que ocurre con un iceberg, “donde la punta sería la hipocalcemia clínica y la mayor parte del mismo que se encuentra sumergida, es la subclínica”.
En cuanto a la producción, Vidaurreta, hizo hincapié que la hipocalcemia reduce la producción de leche.
“En un trabajo donde se evaluaron 2.400 animales, un 23% de los mismos presentaban la enfermedad a las la primera semana del muestreo, las mismas produjeron menos leche que el resto. Aquellas que tenían hipocalcemia preparto, extendían la perdida más allá del primer control lechero”, ejemplificó el disertante.
Y siguió: “El Programa Claves analizó las pérdidas por hipocalcemia sobre aquellas vacas que tenían solo un evento, y alcanzaron los 100 litros, mientras que en el caso de las vaquillonas la cifra se elevó hasta 160. Si a las pérdidas acumuladas en los primeros 90 días, se suman los costos del tratamiento, la pérdida total equivale a 276 litros de leche, lo que representa unos $2.000 menos solo por la presentación de ese evento”.
En la Argentina, la incidencia de la hipocalcemia oscila entre el 2% y 6%, mientras que, en los Estados Unidos y Canadá, se estima que está en torno al 2,4% versus al 5,2% de hace solo unos años.

“En el mes posterior al parto las vacas experimentan entre el 50 y 75% de las problemáticas sanitarias de todo el año”.
.

“Esa reducción se produjo gracias al uso de sales”, aseguró el profesional y también advirtió que, el riesgo a que la hipocalcemia aparezca aumenta un 9% a medida que se suceden las lactancias.
“Hay que prevenir a partir de una adecuada dieta y la suma de minerales en el preparto. Si a una vaca que se cae, se le da calcio y se le pasa, es una señala de alerta, porque eso es solo la punta del iceberg, pero el problema real es mucho mayor, aunque no se ve”, cerró Vidaurreta.

Ignacio Lucero Torres, profesional de Boehringer Ingelheim, describió la importancia de garantizar la eficiencia de los campos ganaderos durante lo que fue la presentación de la Certificación en Bienestar Animal.

Lucero Torres. “Exportar más, va de la mano del Bienestar Animal”.

Certificados. Los productores contaron sus experiencias.

La pérdida de productividad por animales enfermos es el mayor costo que enfrenta hoy el productor”, afirmó Ignacio Lucero Torres, Head de la Unidad Negocios de Rumiantes en Argentina de Boehringer Ingelheim Animal Health (BIAH) durante el encuentro en el que recientemente se presentó la Certificación en Bienestar Animal.
Esta Certificación, de carácter privado y voluntario, se basa en un proceso de mejora continua en el que el laboratorio multinacional cumple el rol de acompañar a los productores en la adaptación de sus procesos, instalaciones y manejo de animales a los protocolos desarrollados por el laboratorio.
La misma es validada por Control Union, empresa auditora especialista en certificaciones agroindustriales de vasto reconocimiento internacional, con sede en Holanda.
“La propuesta de certificación que hacemos se enmarca en una tendencia global, en la que Argentina es pionera, que busca que los productores amplíen sus mercados. Nuestra intención es que lleguen con productos de mayor calidad, tanto al mercado interno como al de exportación, sumando a la cadena de valor. La sostenibilidad del modelo ganadero exportador va de la mano del Bienestar Animal”, destacó Ignacio Lucero Torres.
La Organización Mundial de Sanidad Animal reconoce la salud como un componente clave del bienestar animal.
“En Argentina el 20% de las pérdidas en términos de servicio – preñez – destete se podrían evitar; son pérdidas por sanidad, representando un total de 4.400.000 terneros no nacidos. El mayor costo para el productor es la pérdida de productividad de los animales enfermos o que no han sido criados en un entorno de bienestar”, afirmó el representante de Boehringer Ingelheim.

«En Argentina el 20% de las pérdidas en términos de servicio
– preñez- destete se podrían evitar, son pérdidas por sanidad que representan un total de 4.400.000 terneros no nacidos”.
Ignacio Lucero Torres, Boehringer Ingelheim.
.

Una demanda de los consumidores
Por su parte y durante el encuentro, Stella Maris Huertas, Directora en Centro Colaborador de OIE en Bienestar Animal y Producción Pecuaria de la Facultad de Veterinaria de la Universidad del Uruguay, detalló que el concepto de Bienestar Animal “llegó al mundo como una demanda de los consumidores por productos de origen animal, especialmente en el sector cárnico”, y que el deterioro en la condición corporal de los vacunos redunda en patologías podales (rengueras), mayores costos de atención veterinaria y medicamentos, una disminución de la eficiencia reproductiva y de producción y calidad de leche, lo que representa entre un 30 y un 60% de pérdidas. Por eso, “mejorando la calidad ética del producto de origen animal se logra un mayor y mejor acceso a los mercados, un incremento en la rentabilidad de todo el sector y, en consecuencia, un agronegocio sustentable”, sostuvo Huertas.

Estándares e implementación
Los protocolos utilizados para la certificación corresponden a estándares de Bienestar Animal especialmente diseñados por Boehringer Ingelheim para tres tipos de explotaciones: Tambo; Cría y Feedlot.
Una vez finalizada la tarea descripta anteriormente, se entrega al productor un documento con mejoras, recomendaciones y sugerencias a implementar en su establecimiento con el objetivo de alcanzar la certificación.
Entre las mejoras, recomendaciones y sugerencias propuestas al productor, pueden encontrarse:
• Ajustes de procesos operativos.
• Cambios en instalaciones específicas (corrales, manga, accesos, caminos, iluminación, sombra, entre otras).
• Capacitación del personal sobre la base de los Protocolos de Bienestar Animal de Boehringer Ingelheim.
Entre los 60 y los 90 días posteriores a la entrega del documento de mejoras, recomendaciones y sugerencias, personal técnico del laboratorio multinacional visita nuevamente el establecimiento para verificar su cumplimiento, y posteriormente recibir a los auditores, quienes entregarán la Certificación en caso de que se hayan alcanzado los estándares fijados.

La Certificación en Bienestar Animal es validada por Control Union, empresa especializada.

MIRA LAS ENTREVISTAS COMPLETAS EN MOTIVAR TV

Matías Naumann. Gerente de Marketing, Rumiantes.

El evento realizado por Boehringer Ingelheim en el Hotel Sheraton de Pilar, Buenos Aires, sirvió para que MOTIVAR pudiera dialogar con los referentes del área desde la cual se lanzó la Certificación en Bienestar Animal para establecimientos ganaderos (campos de cría, feedlots y tambos).
En ese marco, los interesados en conocer no sólo el listado de establecimientos que ya lograron este reconocimiento, sino también las opiniones de Ignacio Lucero Torres, Head de la Unidad Negocios de Rumiantes en Argentina de Boehringer Ingelheim Animal Health, y Matías Naumann, Gerente de Marketing de esta unidad de negocios, podrán hacerlo ingresando en www.youtube.com/pmotivar. Para más información sobre la jornada y las Certificaciones en cuestión: redaccion@motivar.com.ar.

Si bien el país es un claro proveedor global de proteína animal, en especial de carne bovina, aún necesita resolver problemas productivos internos y desarrollar una oferta activa de cara al mundo.

 

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar
@facusonatti

En Rosario, al margen del río Paraná, desde donde se despacha el grueso de las exportaciones de soja argentina al mundo, tuvo lugar la tercera edición del Simposio Valor Ganadero, organizado por la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), bajo el concepto “Mucho más que vacas”. Y como no podía ser de otra manera, los modelos de carne y leche tuvieron su espacio destacado para repasar las oportunidades que presentan estas actividades.
Allí estuvo MOTIVAR presente en una doble jornada durante la cual pudimos dialogar, entre otros, con el Embajador Argentino en China, Diego Guelar, quien instó a los presentes a desarrollar una política exportadora activa y ver en el gigante asiático una real oportunidad (Ver Recuadro).
Leche: una presencia internacional con excedentes
“Argentina es un país de tambos grandes”, provocó al auditorio Hugo Quatrocchi (Asesor CREA y miembro del IFCN Dairy), apoyado en los números. “Somos uno de los 11 países que tienen tambos con un promedio de más de 100 vacas, aunque parezca increíble”, graficó. Entre los principales contratiempos, comentó que, el costo del dinero en la Argentina es alto y las inversiones se concretan con fondos genuinos. “En otros países, el porcentaje de deuda que tienen los establecimientos sobre el capital total, incluyendo tierra, oscila entre 35% y 40% en los Estados Unidos, Nueva Zelanda (50%) y Australia (entre 20 y 40%). Mientras que, en la Argentina, un tambo debe dos o tres meses de facturación, eso no supera el 3% del total del activo”, comparó Quatrocchi.
Para Javier Baudracco (Docente de la UNL), son muchos los desafíos. “El precio internacional de la leche puede cambiar un 100% en 9 meses. Por eso necesitamos sistemas flexibles y robustos”, señaló el especialista de la UNL y recomendó poner atención en cosas elementales como la producción de forrajes, la cantidad de vacas y la infraestructura.
Cuando llegó el turno de Ernesto Pittaluga, las cifras del modelo Adecoagro impactaron a los más de 500 asistentes que reunió el encuentro impulsado por ACA, en la ciudad de Rosario. El tambo de la firma con management argentino ya tiene más de 7.000 vacas en ordeño que producen 96 millones de litros por año y planea duplicar esa cifra de cara a 2020.
“Somos productores de alimentos y energías renovables”, aclaró el hombre de Adecoagro y agregó, “en lechería invertimos más de US$ 50 millones y hoy, ordeñamos tres veces al día con turnos rotativos de 160 personas en tambo”.
Pittaluga tiene base en Venado Tuerto, pero los tambos de la firma están más al sur, en las inmediaciones de Christophersen. “Tenemos un retorno sobre el capital invertido que oscila entre 15 a 17% en dólares. En la medida que alcanzan los estándares productivos se defiende de cualquier situación”, aseguró quien reconoció que, para la puesta a punto, el equipo se tomó cinco años.

“NO TENEMOS UNA INDUSTRIA CON GENÉTICA EXPORTADORA”

Diego Guelar. Argentina en China.

Argentina tiene un déficit comercial con China que los países equivalentes no. La primera hipótesis ante esa afirmación suele ser que existe una invasión de productos chinos en la economía local. Sin embargo, para el Embajador Argentino en China, Diego Guelar, es uno de los tantos mitos que se tienen del gigante asiático. “Las importaciones argentinas per cápita desde China ascienden a solo 280 dólares versus 2.000 que le compra Australia. Pero cuando se posa la lupa sobre las exportaciones, Australia le vende 3.000 dólares a China, mientras que nosotros solo exportamos 98 per cápita”, trazó la comparación para describir la situación, ante un auditorio colmado en lo que fue el 3° Simposio Valor Ganadero, que tuvo lugar en Rosario, organizado por ACA.
Ahora bien, ¿por qué exportamos tan poco si la mitad de las exportaciones de carne y el grueso de la soja van a ese mercado?
Para Guelar, hoy, no le vendemos nada a los chinos, ese es nuestro problema. El mercado existe y también la intencionalidad de crecer, pero no desarrollamos una oferta activa.
¿Qué pasa con la vaca y los chinos? “El garrón de vaca que vale US$ 4.500 la tonelada no va solo a las hamburguesas, sino que lo comercializan en las carnicerías. El osobuco vale US$ 100 el plato para ellos es una exquisitez”, aseguró el embajador y advirtió: “Olvidémonos de la media res, porque la carne trozada con hueso en los supermercados nos va a permitir vender la tonelada a 30.000 dólares. Ese es el desafío que tenemos por delante”.

Carne: la productividad como cuenta pendiente
Una de las frases repetidas una y otra vez cuando se piensa en los desafíos de la ganadería argentina es la siguiente: “Hay que mejorar el destete y el peso de faena”. Así arrancó Miguel Lizzi (AACREA) su exposición en lo que fue el panel de carnes del 3° Simposio Valor Ganadero. “Hoy, en faena, estamos en 227 kg/res, en un buen nivel, pero lejos de otros países como Uruguay o los Estados Unidos. ¿Por qué no faenamos animales más pesados?
Quizás el problema es más complejo que aumentar el peso y hay tres razones por las cuales eso no sucedió”, señaló Lizzi y amplió su presentación: “La primera: somos muchos productores, unos 205.000 repartidos por todo el país con distintos climas, contextos sociales diferentes, objetivos económicos productivos diferentes. No es sencillo. Mientras que el promedio de destete de Buenos Aires es 74% en Formosa es solo 35%. Es decir, son realidades muy diferentes. La segunda: es la relación de la oferta y precio. Cada vez que produjimos más carne, se deprimen los precios, es decir, el mercado no tracciona para ser más productivos sino por el contrario. La tercera es que no tenemos visión de cadena”.
Para Marcelo Signorini (Conicet), el Plan CREA sobre control de residuos en productos de control animal es el único que nos puede mostrar la prevalencia de bacterias o peligros. “En 2014, sobre 13.000 muestras, solo 3% mostró casos positivos, pero no excedidos. La ivermectina fue una de las que más aparecía, los animales en feedlot consumen antiparasitarios y al elevar la dosis, el período de retiro se alarga y por eso, aparece en la carne”, explicó y agregó: “Su presencia hizo que el segmento de exportación de carnes termoprocesadas a los Estados Unidos prácticamente se cerró”.
IPCVA propone pasar de un escenario donde la carne está comoditizada a comercializar carne con valor, como el novillito especial, es decir, conceptos de fantasía.
En ese sentido, Adrián Bifaretti comentó que, a la hora de hacer campañas IPCVA hace hincapié en el sabor, del mismo modo que apunta a los millennials que tienen entre 18 y 35 años, ya que en los próximos siete años van a conformar 75% de la fuerza laboral del mundo, es decir, 75% del mercado. “Tienen estilos de vida propios y su comportamiento es distinto a las generaciones previas”, advirtió
Y cerró: “La carne está muy bien posicionada en cuanto a valores como confianza, amistad y honestidad”.

 

CON FOCO EN LA SANIDAD DE LOS ANIMALES

“La salud pública empieza en la producción primaria”

“No se puede pretender ofrecer productos de altísima calidad, cuando seguimos hablando de brucelosis y tuberculosis”. Signorini.

“En la Argentina nos cuesta entender que la actividad agropecuaria consiste en producir alimentos”, disparó Marcelo Signorini (CONICET) en el tercer Simposio Valor Ganadero de ACA.
“Tanto a los veterinarios como a los agrónomos nos forman haciendo foco en la productividad, eficiencia y rentabilidad. Y está muy bien. Pero cuidado que lo que aplicamos pasa por toda la cadena agroalimentaria hasta ser un alimento”, advirtió en diálogo con MOTIVAR.

Marcelo Signorini. El rol de los veterinarios.

“Hay un momento en el cual los veterinarios ya no se hacen cargo del producto que llega a la mesa. Por eso hay que concientizar sobre el rol de la salud pública; que no tiene que ver sólo con un hospital, sino que se inicia en la producción primaria”, explicó Signorini. Y advirtió: “En determinadas ocasiones, como puede ser la recomendación del uso de antibióticos, muchas veces el veterinario por comodidad le señala al tambero cuál es la dosis que necesita la vaca ante ciertos síntomas. Es decir, en vez de recetar en base a un diagnóstico, deja al tambero que en base a casos anteriores diagnostique y aplique la terapéutica y sin un plazo definido. De todo esto dependerá si una bacteria adquiera o no resistencia. Si no entendemos esto, vamos a terminar cometiendo mala praxis”.
En favor de una mejora, Signorini comentó que, en la Argentina hay sistemas de vigilancia a nivel estatal que debieran ser más estrictos, pero se está trabajando en el control. La trazabilidad aún no existe y ese es un problema porque no se puede ligar la calidad con el origen. A su vez, la producción de alimentos vinculado al rol de la salud pública tampoco se ha desarrollado lo suficiente. Y concluyó: “No se puede pretender ofrecer productos de altísima calidad, cuando seguimos hablando de brucelosis y tuberculosis”.

Carla Trovatto analiza la situación actual del mercado de productos veterinarios destinados a los animales de compañía y destaca el rol activo que el laboratorio John Martin sostendrá de cara al futuro.

Con tres décadas en el mercado veterinario, John Martin es gestionado desde hace ya 11 años por la segunda generación familiar. “Somos Pyme en constante crecimiento. Nos caracterizamos por la gran capacidad de adaptación, actualización y espíritu emprendedor”, le explicó a MOTIVAR la gerente general del laboratorio, Carla Trovatto, con quien tuvimos la posibilidad de repasar el contexto actual.

MOTIVAR: ¿Cuál es la evaluación de lo que va de este 2018, tanto en el ámbito local, como en el internacional?
Carla Trovatto: La situación general es complicada por varios motivos. No solamente nos vemos afectados por la baja en el consumo, sino que es muy difícil trabajar con este nivel de inestabilidad a nivel macroeconómico. Sin embargo, es parte de nuestra identidad la búsqueda permanente de opciones y nuevas formas de comunicación hacia todos los canales para sostener unidades y facturación en este tipo de contextos.
En cuanto al mercado doméstico, decrecimos en unidades con respecto al periodo anterior. Sin embargo, crecimos en el mercado externo.

¿Qué novedades pudieron presentar?
Este año lanzamos en Intermédica la línea de pastas palatables donde incorporamos activos que no estábamos comercializando en esta forma farmacéutica. Además, estuvimos trabajando en el reposicionamiento de la marca Tónico Total. Es una marca fuerte e histórica y necesitábamos actualizarla.
El impacto del lanzamiento de esta línea en el mercado es muy positivo, confiamos seguir creciendo.

El equipo John Martin. La compañía suma 35 años de trayectoria.

¿Cuál es la visión que tienen respecto del cierre de este año y 2019?
Como nombraba anteriormente, cuando tenemos que trabajar con este nivel de incertidumbre, debemos como empresa ser ágiles, adaptables y con poder de reacción. Esto se traduce en saber administrar con varios presupuestos y varios pronósticos. De acuerdo al contexto, nos vamos adaptando.
La realidad es que operamos en un país que, en términos generales, es inestable y las empresas argentinas tenemos que saber reaccionar y cambiar a tiempo para que el impacto económico/financiero sea menor.
Con respecto a 2019, nuestras expectativas no son muy positivas. Seremos conservadores en los pronósticos de crecimiento.
Sin embargo, intentaremos compensar con los próximos lanzamientos tanto para la comercialización a nivel local como al exterior.

¿Qué acciones tienen previsto realizar?
De manera permanente invertimos en nuestra planta, tanto para adquisición de equipos como en la optimización de los procesos productivos. Hoy en John Martin, las pastas palatables son las protagonistas. Por lo tanto, las inversiones estarán destinadas hacia esta línea. Por otro lado, invertiremos en el desarrollo de nuevos mercados de exportación y consolidaremos los ya existentes.

¿Cómo describiría la línea actual del laboratorio?
John Martin se caracteriza por la calidad de sus productos a través de procesos y procedimientos trazables y seguros. El mercado veterinario confía en nuestras líneas y, ciertamente en la actualidad, la línea para tratamiento de dolor es una de las más comercializadas. De manera constante, auspiciamos y capacitamos al médico veterinario en relación a este tema. Por otro lado, como uno de nuestros valores como empresa es la innovación, comenzamos en 2018 a posicionarnos como un laboratorio que entiende e identifica las necesidades de los felinos. Nuestro aporte es a través de activos específicos que requiere esta especie, como también formas farmacéuticas amigables que solucionan la complejidad de la administración de productos.
El principal objetivo es asistir a los médicos veterinarios con productos que cumplan con estas características específicas. Entre otros, lanzamos la primera pasta palatable condroprotectora del mercado argentino: Colotrin +HA.
Ya transcurrieron 20 años del lanzamiento de las dos primeras marcas con esta forma farmacéutica, Felilax y Nutripet. Es un orgullo para nosotros ampliar la línea.
¿En qué situación se encuentra el área de exportaciones?
No es lo mismo exportar que tener una política definida de exportación. Y este último concepto es en lo que venimos trabajando desde los últimos 3 años. Por supuesto que el cambio de gobierno marcó determinadas políticas. Por lo tanto, John Martin tuvo que diseñar las nuevas estrategias sobre comercio exterior y, definitivamente la más relevante, es la expansión.

¿Cuál es su visión respecto de la realidad del mercado?
El segmento de animales de compañía está en permanente crecimiento a nivel mundial y el potencial todavía es alto. En nuestro país ese potencial es más alto aún, el problema es que dependemos de políticas económicas estables y sustentables en el largo plazo para que la economía crezca sostenidamente.
A su vez, identificamos que la tendencia mundial es la segmentación. Al ser un mercado relativamente joven, todavía hay mucho por segmentar. Nuestra empresa ya está en marcha para operar sobre las nuevas tendencias de mercado.

¿Cómo se está preparando John Martin para enfrentar todos estos desafíos?
Es la oportunidad perfecta para decir que el capital más importante que tenemos es nuestro equipo de trabajo. Con todos los niveles del organigrama enfrentamos los distintos desafíos y todos son importantes para nosotras. Incluso, cabe destacar, que la rotación de personal en nuestra empresa es baja o casi nula.
Estamos orgullosos del crecimiento exponencial de nuestra gente y sabemos del compromiso asumido.
El éxito de nuestra empresa no se basa sólo en fórmulas farmacéuticas, el éxito para Romina -su hermana- y para mí es la perfecta combinación de nuestra gente más nosotras sumado a los valores construidos durante 35 años de historia.

INTA Balcarce compartió los resultados más significativos de los 238 protocolos que incluyeron muestras enviadas por asesores y laboratorios privados, además de viajes de diagnóstico específicos.

Desde fines de junio del 2018 hasta fines de septiembre ingresaron al Servicio de Diagnóstico Veterinario Especializado (SDVE), del INTA EEA Balcarce, en Buenos Aires, 238 protocolos que incluyeron muestras enviadas por asesores y laboratorios de diagnóstico privados, así como viajes de diagnóstico (22 en total, recorriendo 12.300 kilómetros). Se realizaron 103 necropsias. A continuación, se resumirán algunos los casos más relevantes registrados por el SDVE durante este periodo. Aquellos interesados en recibir el material completo pueden escribirnos a redaccion@motivar.com.ar.

Dermatofitosis en un tambo
En junio se diagnosticó un cuadro de dermatofitosis en vacas de un tambo ubicado en General La Madrid. Se describieron lesiones cutáneas en aproximadamente el 10% del rodeo en ordeñe. Estas eran circulares y superficiales, de aspecto seco, distribuidas en cuello, cabeza, parrilla costal y región inguinal. Personal de campo también presentó lesiones similares, debido al contacto directo con los animales durante la rutina del ordeñe. En biopsias cutáneas de estos animales se observó una dermatitis superficial severa con perifoliculitis necrotizante y presencia intralesional de estructuras micóticas compatibles con Trichophyton (comúnmente llamada “tiña”).

Malformaciones congénitas
A principio de julio se asistió a un campo de cría en Tres Arroyos debido a que durante los meses de marzo y abril se había registrado un episodio de ataxia en vacas y vaquillonas que estaban consumiendo sorgo en pie, muriendo el 2% de los animales.
En el mismo rodeo, el 12% de los vientres abortaron a mitad de la gestación. Hasta mediados de agosto, habían parido el 66% de los vientres, y el 95% de estos terneros presentaron severas malformaciones en los miembros y columna vertebral. Se recibió uno de los fetos en el SDVE para analizar y en el mismo se corroboraron las malformaciones descriptas observándose severa artrogriposis, escoliosis y xifosis (algunos nacían vivos, no se podían incorporar y morían; otros nacían muertos; la mayoría por partos asistidos). El análisis histopatológico reveló una degeneración axonal/neuronal en cerebelo afectando principalmente a las células de Purkinje. Si bien existen pocos reportes en la bibliografía internacional, se mencionan cuadros similares en diferentes especies domésticas consumiendo sorgo, donde no se ha podido establecer con certeza cuál es la toxina responsable. Tras descartarse una causa infecciosa es factible presumir que el problema de abortos y las malformaciones sean debido a esta intoxicación.

Lesiones en un tambo
A fines de junio se visitó un tambo en Tandil, ante la aparición de dos vaquillonas de 18 meses de edad, que manifestaban signología nerviosa desde edad muy temprana, caracterizada por deambulación en círculos. Una de las afectadas presentaba una masa subcutánea adyacente al ojo izquierdo, exoftalmo, y el otro animal desviación mandibular. En las necropsias se observaron formaciones caseo-purulentas a nivel de la base del cráneo y los ganglios linfáticos de la cabeza y cuello aumentados de tamaño. Las improntas de dicho material revelaron la presencia de bacilos ácido-alcohol resistentes morfológicamente compatibles con Mycobacterium bovis. Microscópicamente se observaron lesiones granulomatosas en meninges, linfonódulos e hígado. Se realizó la prueba de la tuberculina en todas las categorías evidenciando resultados positivos en terneras y vaquillonas. Esta es la primera confirmación etiológica de un cuadro clínico-patológico similar, asociado a Tuberculosis.
Estos resultados sugieren que probablemente esta entidad clínica, puede ser producto de infecciones de este tipo que asienten en espacios craneales.

Diarrea viral bovina en terneros
En agosto ocurrieron dos brotes de cuadros gastroentéricos de presentación aguda, asociados a infecciones con el virus de la Diarrea Viral Bovina en las localidades de 25 de Mayo y Rauch, provocando la muerte de 10-14% de terneros de 1 año de edad en el lapso de días. A la necropsia se evidenciaron lesiones erosivas/ulcerativas en diferentes niveles del tracto gastrointestinal (cavidad oral, esófago, abomaso, intestino) y piel. Se confirmó la infección con el virus, detectando el genotipo 1. Además de la transmisión en forma horizontal, la importancia de esta enfermedad radica en la transmisión placentaria y la posibilidad de generar animales persistentemente infectados que son fuente continua de diseminación del agente; por lo que es de suma importancia en estos casos detectarlos para eliminarlos del rodeo.

Casuística de fetos abortados
En el periodo de análisis de este boletín, se procesaron 23 fetos bovinos abortados, perteneciendo la mayoría a sistemas de producción de carne de la provincia de Buenos Aires. En el 41% de los fetos no se identificó una causa de origen infeccioso, mientras que en el resto se diagnosticó Leptospirosis, Neosporosis y Campylobacteriosis, como las principales causas infecciosas abortigénicas.