fbpx
MOTIVAR encabezado diarios
HomeEdición ImpresaUna propuesta para salir del estancamiento productivo
¿CUÁNTO SE PIERDE EN LA PRODUCCIÓN DE CARNE POR ENFERMEDADES?

Una propuesta para salir del estancamiento productivo

Es clave aumentar el porcentaje de vacunaciones en el rodeo bovino productivo.

Asegurar el buen estado corporal de la hacienda mediante la utilización de planes sanitarios permitirá aprovechar al máximo las inversiones que los ganaderos hoy realizan en la nutrición y genética de los bovinos.

Cámara Argentina de la Industria
de Productos Veterinarios
www.caprove.com.armaildelautor@verLink.com.ar

Desde hace unos años, Caprove fomenta la instrumentación de planes sanitarios productivos como aporte para mejorar los indicadores de la actividad ganadera nacional. ¿De qué se trata? De promover la implementación de herramientas sanitarias para controlar las patologías que afectan la reproducción de los animales, desde la concepción al parto, disminuyendo la mortalidad neonatal y permitiendo una mayor cantidad de terneros destetados.
Así, la Cámara propone mantener el stock actual de madres para, con un manejo eficaz de la sanidad, aumentar la tasa de preñez, incrementar la tasa de destete en 10 puntos y disminuir

25

Es el porcentaje del rodeo susceptible que se vacuna contra enfermedades reproductivas; y es coincidente con el porcentaje de animales en los que se supera el 85% de parición anual.

fuertemente las pérdidas por enfermedades. De esta manera se logrará un crecimiento de la tasa de extracción de 4 puntos y se alcanzará un mejor índice de conversión por categoría, permitiendo así producir más terneros.
En esta búsqueda, desde Caprove destacamos el rol indispensable del médico veterinario dentro del planteo productivo, como responsable de diseñar y monitorear un plan sanitario productivo para cada establecimiento.
Es posible aumentar los índices de concepción, parición y destete, inclusive, alcanzando un mejor índice de conversión por categoría.
Lograr el mismo resultado aumentando el stock de madres implicaría un período mínimo de 5 a 6 años (3 para que las terneras retenidas paran y de 2 a 3 años para que sus terneros lleguen al peso de faena), sin tener en cuenta que las terneras que se dejen como retención de vientres faltarán como vaquillonas para faena.
Más allá de que se reconoce a la alimentación como un factor fundamental para lograr cualquier tipo de mejora en la producción, es aplicando los conceptos de sanidad sobre el rodeo con lo que se podrán eliminar las patologías que afectan a la reproducción, desde la concepción al parto, y evitar la mortalidad neonatal. Esto se logrará con el asesoramiento profesional y el uso responsable de productos veterinarios de calidad reconocida.
Tomar conciencia
Son las enfermedades reproductivas: Brucelosis, IBR, DVB, Trichomoniasis, Leptospirosis, Vibriosis Genital Bovina, las causantes de las bajas tasas de concepción y de partos. Mientras que

80

Son los gramos diarios que se pierden en un animal enfermo de queratoconjuntivitis. A pesar de esto y sobre un recomendable de 24.030.000 de dosis de productos que disminuyen este impacto, en el país se utilizan solo 13.600.000 de dosis (56%).

patologías como la diarrea y la neumonía neonatal, son las responsables de la mortandad de terneros.
Si bien el 64% de destete a nivel país no es sólo el resultado de la presencia de las enfermedades reproductivas, los estudios de prevalencia le adjudican a este tipo de patologías una muy alta incidencia, considerándose que, con la genética actual y los mismos niveles nutricionales, se podría pasar al 71% de animales destetados, controlando estas enfermedades a través de una correcta implementación de planes sanitarios productivos, y por consecuencia, producir 2.000.000 de terneros más. Cantidad necesaria para cubrir la demanda interna y externa de carne, aumentando la tasa de extracción del 25% actual al 29%.

Enfermedades reproductivas
Frente a las mismas, debemos considerar como animales susceptibles de contraerlas, a las 22.300.000 de madres, a 1.120.000 toros y a los 3.350.000 de vaquillonas de reposición, según datos de 2017. Prevenir esta patología implica el uso anual de una doble dosis de vacuna reproductiva en las vaquillonas y de una dosis en las madres y padres, con lo cual se deberían emplear 30.120.000 de dosis.
Considerando que en una primera etapa sólo se acceda a los rodeos productivos organizados, el universo a vacunar sería de 27.100.000 animales, mientras que en la práctica sólo se utilizan 7.700.000 de dosis.
Este dato refleja la gravedad del problema: sólo se vacuna el 25% del rodeo reproductivo y es coincidente con el porcentaje de animales en los que se supera el 85% de parición anual.
Que quede claro: para lograr un ternero por vaca por año es necesario mantener una buena sanidad, tanto en la futura madre, como en el toro.
En estos casos, tratándose de enfermedades que de diferente manera afectan al aparato reproductivo, se recomienda vacunar entre los 60 días (primera vacunación) y 30 días (segunda

24.5

Son los millones de dosis de vacunas contra IBR, DVB y Brucelosis que deberían para lograr una cobertura vacunal del 90%. Sin embargo, en 2017 se emplearon 11.600.000 de dosis. Vale decir que la prevención de estas enfermedades es fundamental para el desarrollo de un ternero sano.

vacunación), antes del servicio para lograr una buena respuesta inmunitaria.
Este plan es para animales primovacunados, ya que, si lo han recibido en el primer año, en el segundo se realizará una sola vacunación entre los 60 y 30 días preservicio, siempre que circunstancias excepcionales no indiquen lo contrario. En este esquema, se considera la prevención contra Rinotraqueítis Infecciosa Bovina (IBR en inglés), Diarrea Viral Bovina (DVB), Leptospirosis, Haemophilus y Campylobacteriosis.
Los laboratorios veterinarios que ofrecen sus servicios y tecnologías en el país poseen diferentes vacunas combinadas para el combate de las enfermedades mencionadas que permiten un mejor y fácil manejo. Como siempre, la cadena de frío para la conservación de vacunas es fundamental.
El objetivo de estas vacunas no sólo es disminuir la presencia de enfermedades y evitar así la pérdida posible sino, además, elevar la eficiencia productiva mediante la generación de una protección múltiple y elevada para colocar toda la genética animal y la energía alimentaria hacia la obtención de más animales y más kilos, antes que en gasto energético biológico de desgaste en la lucha contra la enfermedad.
Para que los objetivos anteriores se cumplan, las vacunas son una herramienta básica y jerarquizada de la producción, pero su uso requiere una minuciosa secuencia y forma de aplicación en manos de un veterinario.
IBR, DVB y Brucelosis
La prevención de estas enfermedades es fundamental para el desarrollo de un ternero sano, ya que su infección lo hará portador para toda su etapa productiva. Deberían emplearse 24.500.000 de dosis para lograr una cobertura vacunal del 90%, hoy se emplean 11.600.000 de dosis, con lo cual casi el 47% de los terneros podrían presentar patologías vinculadas a dichos agentes.
Brucelosis, una zoonosis cuya importancia y gravedad es un tema por todos conocido, pero no por eso resuelto, sigue siendo una enfermedad presente en los rodeos de cría, afectando la preñez y constituyendo un importante riesgo para la salud humana. Se hace necesario el cumplimiento del programa respectivo implementado por el Senasa.

Trichomoniasis y Vibrioisis (Campylovacteriosis)
Son enfermedades venéreas que afectan a los rodeos con servicio natural, bajando entre un 5 y 10%, por su presencia, los índices de preñez, siendo su diagnóstico y tratamiento un proceso de fácil resolución a través de la actuación de un profesional veterinario y de laboratorios de diagnóstico acreditados, debiéndose su existencia básicamente a no estar incluido su control en los planes sanitarios de una gran parte de los rodeos. Evaluaciones realizadas por especialistas en reproducción estiman las pérdidas producidas por las enfermedades reproductivas en 2.000.000 terneros.
A todas estas situaciones, se suma el impacto negativo generado por las carencias minerales, hormonales y por parasitosis internas y externas, al retrasar los períodos de entore y disminuir las preñeces.

Queratoconjuntivitis
En este caso específico se ve que, sobre un uso recomendable de 24.030.000 de dosis, se utilizan solo 13.600.000 de dosis (56%).
Esta enfermedad provoca una pérdida de 80 gramos por animal enfermo por día, ocasionando pérdidas no sólo en animales en engorde, sino en terneras y vaquillonas de reposición que deben ser descartadas como madres.
Como se desprende de este análisis, la sanidad afecta de manera directa a la producción, por lo que su control es el método más eficiente y rápido para aumentar el número de animales destinados a faena.

CON EL OBJETIVO DE LOGRAR PRODUCTOS DE CALIDAD

Sin sanidad, no hay genética, ni manejo que valgan

Zielinski. “La sanidad es una inversión”.

Gustavo Zielinski
INTA Marcos Juárez

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Illo adipisci voluptates officiis quam, incidunt nemo suscipit nam culpa nostrum, laudantium aliquam, accusantium fugit necessitatibus! Adipisci, expedita harum sit repellat eaque obcaecati suscipit deleniti laboriosam nisi vero vel repudiandae, dolore delectus minima optio, quisquam itaque? Reiciendis quaerat possimus molestias, veniam at rem. Laudantium nostrum rem inventore voluptatum necessitatibus autem, sed harum, ea

comments

COMPARTIR:
Valoración: