HomeEdición Impresa“La salida para la avicultura argentina es la exportación”
Actualidad en Avicultura

“La salida para la avicultura argentina es la exportación”

Análisis. “Estamos consolidados como sector”.

Así lo sostuvo el presidente de CEPA, Roberto Domenech, en el marco de los festejos por el Día Nacional de la actividad, celebrado el pasado 2 de julio en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Encabezado por el presidente de la Cámara Argentina de Productores Avícolas (CAPIA), Javier Prida; el titular de la Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA), Roberto Domenech; el Ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, y el de la provincia de Buenos Aires, Leonardo Sarquis, la actividad avícola argentina celebró su Día el pasado 2 de julio, en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.
Ante la presencia de productores, empresarios, funcionarios nacionales y provinciales, diputados y senadores, representantes de cámaras y medios especializados, Domenech realizó un balance y trazó el estado de situación de la industria, con un saldo claro y contundente: la salida para la avicultura argentina es la exportación.
“La suma del consumo de carne de pollo y de huevos ha convertido a la producción avícola en la proteína animal más consumida en nuestro país con 63kg por habitante /año, compuesto por 45,8kg de pollo y 17,2kg de huevos (274 unidades)”, sostuvo el referente nacional. Y remarcó: “Estamos consolidados como sector, el desafío actual es crecer. Los costos y el precio de nuestros productos son determinantes para venderle al mundo. Buenos costos, alta eficiencia y precios competitivos han hecho de la industria avícola a nivel mundial en 60 años, la mayor oferente de proteína animal”.
Más allá de esto, desde CEPA se destacó que es imprescindible mantenerse al día con los avances tecnológicos, tanto productivos (Genética – Sanidad – Alimento balanceado, Manejo y Capacitación para eslabonar la cadena); como en equipamiento tecnológico (Granjas, Incubación, fabricación de Alimentos, Almacenajes, Procesamientos de Aves, Frio, Procesamiento y Recuperación de deshechos y Tratamiento de las Aguas). “La búsqueda de la eficiencia, la incorporación de la tecnología, la inversión y la investigación son los ejes del presente y el futuro. En este terreno se disputa gran parte de la competitividad”, reforzó Domenech.
Asimismo, durante su discurso el directivo sostuvo que la eficiencia máxima de toda la cadena de valor es más importante que nunca y que la cadena de valor incluye a la parte pública.

“La búsqueda de la eficiencia, la incorporación de la tecnología disponible, la inversión y la investigación son los ejes del presente y el futuro”. Roberto Domenech.

“También producimos para exportar, manteniendo activos más de 75 mercados. La avicultura es la producción que demanda menor espacio, tiene la mejor conversión alimenticia, el menor consumo de agua, la más rápida capacidad de multiplicación y ninguna limitante de consumo”, explicó el orador. Y graficó: “El camino de la exportación es un camino sin retorno, consolidarlo nos ha demandado un permanente esfuerzo, sumado a tener las condiciones públicas, políticas y económicas adecuadas. Es la dirección a tomar para consolidar un crecimiento constante, que haga previsible al sector”.
Luego y tras reconocer las respuestas recibidas a los pedidos realizados a la parte oficial: sobre un listado de 154 tramites en distintas áreas de la administración pública, se trabajó en simplificación y digitalización. “Sin duda, el Senasa ha sido el organismo con mayor receptividad a esta inquietud de la cadena, siendo algunos de los avances:
Reorganización integral de CAPA y pronta implementación TAD (tramite a distancia) para la gestión de rótulos.
El desarrollo de certificado de exportación electrónico para carne aviar, a todos los destinos, esperamos su implementación este mismo año.
VUCE, ventanilla única de comercio exterior SENASA – Aduana. Orientado a simplificar la operatoria entre ambas agencias, como así también la tarea del operador comercial. En etapa de testeo, previo a su implementación.
“Los acuerdos y el pacto con las provincias que condujo a la reforma fiscal incorporaron un reclamo de años de nuestro sector que era la baja de IVA para tener alícuota del 10,5% igual que las otras proteínas animales, lamentablemente el huevo quedó afuera de esta modificación y es importante mantener presente el reclamo y ver la forma de incorporarlo”, retomó Domenech.
Y siguió: “Esta nueva alícuota que ayuda a mejorar el precio del producto y a combatir la informalidad, genera un saldo técnico que deberíamos buscar una forma de recupero o aplicación”.

El contexto
Durante su discurso, Roberto Domenech fue contundente: “Los últimos años han sido difíciles. La industria de producción de huevos enfrenta en estos días múltiples dificultades y desafíos para poder consolidar el crecimiento sostenido que ha tenido en los últimos diez años y poder expandirse acorde con la proyección que ofrecen otros países que atravesaron un proceso similar.
El pollo también enfrenta dificultades, movernos en situación de crisis, conduce inevitablemente a rupturas de la cadena productiva y comercial, generando informalidad, deterioro de la calidad del producto y profundizar la inequidad entre empresas asignadas como grandes contribuyentes y las restantes”.

Mercados
Argentina es el octavo país productor y también el octavo país exportador de carne aviar. A su vez, es el quinto consumidor mundial de huevos.
Tenemos producción en 18 provincias de las 24 que tiene nuestro territorio.
El mercado interno de carnes está completamente abastecido entre los 45kg de pollo, los 56kg de carne bovina y los 16kg de carne de cerdo, ya estamos en 117kg de proteína animal por habitante que si le sumamos los 17kg de huevo la oferta es de 134kg.
“Los aumentos de consumo de cada carne se compensarán con los que resignen las otras carnes en un contexto de suma cero. Esta es la base por la cual el desarrollo de nuestro sector y todas las carnes se apoyará en la exportación o se mantendrán en crisis recurrentes”, aseguró Domenech para luego explicar que los eventos de OGM han cambiado la disponibilidad de cereales y oleaginosas: países como Ucrania, Turquía, Rusia han logrado casi su autoabastecimiento y exportan.
“El mundo avanza en el proteccionismo, las dificultades para acordar en el TLC- UE – MCS son una muestra. Quien compra quiere vender, y nosotros debemos crecer en la exportación de Maíz, Soja, trabajo y valor agregado no solo con la venta del producto primario, sino a través de convertir nuestras producciones primarias en carnes, huevos y alimentos elaborados”.
Más allá de esto, el expositor dejó en claro que el tipo de cambio actual mejora el escenario exportador. “La inflación es la madre de la batalla, pero si queremos controlarla anclando el tipo de cambio, el precio lo pagaremos a través de la balanza comercial”, explicó.
Vale decir que en el último tiempo se han dado la apertura de los mercados de Canadá y la ampliación de establecimientos habilitados para México y China, y recientemente la valoración al sistema manifestada por Chile y por Perú.
“Agradecemos la decisión de mantener el estricto cumplimiento de las resoluciones sanitarias existentes, sobre la prohibición de importar huevos fértiles y pollitos bb. Resoluciones que refuerzan el cuidado de nuestro estatus sanitario de país libre de enfermedad de Newcastle e influenza aviar”.
Del mismo modo el desarrollo de vacunas, antígenos, núcleos vitamínicos y minerales etc., todos productos desarrolladas para la Industria Avícola Argentina se exportan a distintos países del mundo. “Nuestro sector entre la producción de huevos y pollo consume 6.000.000TN de maíz y 2.200.000 toneladas de Pellet y poroto de soja y da trabajo en forma directa e indirecta a 100.000 personas.
Consumimos el 20% de una cosecha normal de maíz y damos trabajo a 100.000 personas, en un proyecto de 10 años podemos duplicar el consumo y aumentar el trabajo en un 60% junto a toda la cadena de producción”, concluyó Domenech.

comments

COMPARTIR:
Valoración: