fbpx
MOTIVAR encabezado diarios
HomeEdición Impresa“En ganadería perjudican más las ineficiencias que las corridas cambiarias”
UNA VISION DE LARGO PLAZO

“En ganadería perjudican más las ineficiencias que las corridas cambiarias”

Zorraquín. “En estos momentos pareciera que los agricultores están más precupado por el clima que por los aspectos económicos”.

Para el consultor Teo Zorraquín variables como el nivel educativo, la pobreza y el déficit se mantienen en los mismos niveles tras la devaluación de las últimas semanas. Sin embargo, pone en duda otro aspecto ligado al ritmo de crecimiento e inversiones que adoptarán los productores agropecuarios.

Facundo Sonatti
facundo@motivar.com.ar
@facusonatti

Boom de créditos hipotecarios, récord en la venta de 0KM y picos en los despachos de cemento. Esos indicadores forman parte del mismo país que, en el último mayo, ingresó en una vorágine cambiaria que lo llevó a devaluar la moneda y recalibrar todos los pronósticos. Para Teo Zorraquín, consultor en Zorraquín + Meneses, a pesar de esto la Argentina es la misma que antes de la corrida de mayo.
“El país tiene el mismo nivel educativo, los mismos niveles de pobreza y déficit, es decir, ya venía con un tablero económico mixto, donde había sectores que venían bien, otros más o menos y algunos mal, y eso sigue así”, confirma Zorraquín en diálogo con MOTIVAR. Y advierte: “Tras la corrida parece haberse quebrado algo con respecto a las expectativas y la confianza y eso afecta el largo plazo”.

Recalculando
El consultor hizo una pequeña encuesta ante un auditorio de 50 personas convocadas por FundaCREA Ganadería, solo unos días después de la corrida de mayo y la aparición en escena del FMI, y el nivel de pesimismo para los próximos 12 meses, solo era de un 20% .
De aquí a cinco años, ese nivel se reduce a cero. “Todos son optimistas o medianamente optimistas. Los productores están recalibrando procesos de crecimiento e inversiones en base a cuánto les pega la tasa de interés”, afirma. Y completa: “Estimo que hay proyectos de inversión que se van a suspender”.
A su vez, Zorraquín repasa el impacto de los movimientos en el tipo de cambio en los distintos sectores del agro. “La devaluación tiene varios efectos. Por un lado, en el corto plazo a aquellos que los toma con un cultivo por cosechar o grano en el silo (sin precio fijado), reciben una mejora instantánea: para un agricultor que levantó 1.000 toneladas de soja, significa $1 millón más en el bolsillo para todo el año, que no estaba presupuestado en ningún lado. En el mediano plazo, las variables tienden a buscar un nuevo equilibrio. Es decir, todos los insumos / costos dolarizados van a acompañar esta devaluación y la inflación en dólares puede ocurrir, aunque por ahora no se ve, porque todos están bastante stockeados y las empresas necesitan seguir vendiendo”, explica.
Y agrega: “En el corto plazo, también los costos fijos en pesos se licuan; pero en el tiempo y como un resorte que se tira para atrás, ese beneficio inicial buscará su equilibrio, si nos freferimos a tarifas de fletes, contratistas, salarios, etc. En otras palabras, Zorraquín refuerza: “Quienes hacen agricultura están cerrando una campaña mucho más preocupados por el clima que por lo económico”.

“Entre los ganaderos que no logren al menos un 70% de preñez, la culpa no será de ninguna crisis: el propio sistema los va a expulsar”.

La ganadería ocupa un capítulo aparte en el análisis de nuestro entrevistado: “Es una situación totalmente distinta porque la devaluación en el corto plazo nunca tiene efectos positivos sobre este sector, que tiende ir a costos en pesos y grandes inversiones en suplementación. Es decir, la actividad no tiene ningún beneficio. En la historia, todas las devaluaciones tienden a pasar a precios del gordo, pero con un delay de hasta ocho meses”, analiza Zorraquín. A su vez, explica que la foto de la ganadería actual es mediocre, con precios bajos, incluso en los mismos niveles que hace un año. Sumada esta última devaluación, las vacas valen US$ 500 y a ese precio no se venden.
“En todo caso, es el momento de comprar, sobre todo aquellos que ven un negocio de largo plazo y tienen algún resto”, propone el consultor. “Sin embargo, a la mayoría no le alcanza para esto y la falta de capital de trabajo que se pensaba financiar con créditos hoy es muy costosa. A su vez, es cierto que al tener una barrera de salida más alta, todos aprietan los dientes y aguantan más que otros sectores”, reflexiona el también productor.
“En lechería el impacto es muy parecido a lo que ocurre con la carne, agravado porque es un sector que ya venía castigado y con una barrera de salida aún más alta”, suma el hombre de Zorraquín + Meneses.
“En aquellas actividades donde los granos son un elemento central en la estructura de costos, como el maíz para cerdos y aves, esta devaluación le pega diractamente”, completa el análisis.

¿Granero del mundo?

“Las condiciones están dadas para que la Argentina siga produciendo y mejorando su competitividad. Lo que está en discusión es la velocidad que tomará la curva de crecimiento”.

“Ante estos avatares y como en cualquier otro segmento económico del país, hay quienes están más preparados que otros. Sin embargo, no es que los primeros hayan previsto estos cambios, sino que su estructura, competitividad y espalda le permiten afrontar las consecuencias”, afirma Zorraquín.
Y gráfica: “Nadie está preparado para que un rayo le destruya la casa, pero distintos es para aquellos que contaban con un seguro, o tenían dinero ahorrado o una línea de crédito para poder afrontar los arreglos”.
El analista sostiene que la corrida cambiaria de mayo es inédita, pero guarda mucho respeto por aquellos empresarios que están en el agro.
“Lo verdaderamente preocupante es qué ocurre con aquellos productores que no son competitivos incluso cuando no hay crisis”, advierte.
Y aporta en formato de ejemplo: “Si en ganadería no pasas de un 70% de preñez o tenes una carga de animal por hectárea inferior a la que podrías aguantar, no es culpa de ninguna crisis, sino que el sistema mismo tarde o temprano te va a expulsar porque no estás haciendo las cosas bien”.
De cara a lo que sigue, Zorraquín entiende que la mirada del sector agropecuario está siempre puesta en la maximización de la producción, muchas veces por sobre la necesidad de crecer en rentabilidad.
“Es factible biológicamente incrementar todos los volúmenes de producción agropecuarios de la Argentina, pero no es algo que ocurrirá de la noche a la mañana.
De hecho, en actividades como la producción de carne y leche llevará incluso más tiempo”, analiza.
Y agrega: “La restricción principal para que esto ocurra y la gente del campo avance tiene que ver con la desconfianza de cambios de rumbos políticos que puede tener el país y la tremenda presión fiscal. Tal es así que, incluso en este Gobierno, alguien pensó en las retenciones como una alternativa razonable y la oposición no solo salió rápidamente a coincidir. Eso es peligroso”.
“Necesitamos gobiernos normales por 30 años, con políticas de Estado serias, donde se preocupen por resolver la pobreza, pero también pongan atención en la generación de riqueza. Si no se envía ese mensaje todo irá a media máquina y no veremos ninguna lluvia de inversiones”, confiesa Zorraquín en diálogo con MOTIVAR. Y cierra: “Las condiciones están dadas para que la Argentina siga produciendo, pero lo que está en discusión es la velocidad que tomará la curva de crecimiento de esa producción. Por lo pronto, será más lenta que el potencial. Lo más positivo de estos últimos dos años y medio es la apertura de mercados, a los cuales deberemos ser capaces de abastecer en tiempo y forma”.

SALIÓ 2+2 – MARKETING Y GESTIÓN PARA LAS VETERINARIAS

¿Vaca mata dólares?

Junto con esta edición, los lectores de MOTIVAR podrán apreciar una nueva salida de la Revista 2+2, orientada a brindar consejos útiles y prácticas para avanzar en la administración de los puntos de ventas veterinarios, estén estos orientados a la atención de grandes, como de pequeños animales.
En esta oportunidad, la publicación contempla un detallado análisis realizado por Eduardo Ponssa y Antonio Castelletti, en el cual se evalúa qué ocurrió con aquellos productores que desde el año 2010 decidieron invertir en la compra de vientres. ¿Ganaron o perdieron respecto de haber volcado ese dinero a comprar dólares?
Además, esta edición de la Revista 2+2 suma el aporte de Rodolfo Ganim, con una serie de recomendaciones para incrementar las ventas en los mostradores y destaca la próxima realización de la segunda edición del Curso en Formación de liderazgo que se llevará adelante en Buenos Aires, con la participación de Bernardo Bárcena (Experiencia Líderes) y Sandra Felsestein de la Consultora DINKA.
Aquellos que estén interesados en conocer los valores y distintas formas de participación pueden escribir a redaccion@motivar.com.ar.

comments

COMPARTIR:
Valoración: