HomeEdición Impresa“Ya no alcanza con producir un ternero por vaca al año, es clave el ambiente”
EN EL MARCO DEL 131° ANIVERSARIO DE LA SOMEVE

“Ya no alcanza con producir un ternero por vaca al año, es clave el ambiente”

Elaborado de manera conjunta entre la Sociedad de Medicina Veterinaria, la FeVA y la Coordinadora Federal de Colegios y Consejos, el proyecto “Ganadería Siglo XXI” apunta a cambiar los paradigmas de la producción.

Un nuevo aniversario de la Sociedad de Medicina Veterinaria fue el marco ideal para que se presentara el proyecto Ganadería Siglo XXI, elaborado de forma mancomunada por profesionales de la entidad anfitriona, la Federación Veterinaria Argentina y la Coordinadora Federal de Consejos y Colegios.
Durante el encuentro llevado adelante en la Ciudad de Buenos Aires, fue Mabel Basualdo, presidenta de la SOMEVE quien destacó el aporte realizado por la entidad en estos 131 años de vida y subrayó la importancia de que toda la profesión veterinaria se haya unido en una visión a futuro.
A su turno, fue el médico veterinario Guillermo Berra quien dejó en claro que el proyecto pone en el centro de la escena a los veterinarios rurales y los productores ganaderos. “Es de participación voluntaria y tiene por finalidad estimular y certificar la producción bovina eficiente, que sea ambientalmente sustentable, bajo normas de bienestar animal y socialmente responsable, con buenas prácticas laborales también para los profesionales”, explicó.
El referente contextualizó la iniciativa describiendo una situación mundial en la cual la producción ganadera vive dos caras de una misma moneda: ser una fuente de alimentos de alto valor biológico para la nutrición de los seres humanos y, a la vez, uno de los principales emisores de gases GEI de origen antropogénico.
“La ganadería ocupa cerca del 30% del total de la superficie terrestre libre de hielos y es responsable del 18% de las emisiones mundiales de GEI”, sostuvo Berra.
Vale aquí destacar que los gases de efecto invernadero emitidos por la actividad bovina son generados por la fermentación del alimento en el rumen con producción de metano (CH4) y por las emisiones de óxido nitroso (N2O) generadas por deyecciones de orina y materia fecal.
“Se empieza a usar el tema de la temperatura del plantea como barrera arancelaria. Si queremos una Argentina con saldos exportables nos encontremos con restricciones. Ya no tenemos que ser solamente eficientes”, explicó Berra. Y avanzó: “El proyecto Ganadería Siglo XXI se propone reconocer a los establecimientos que trabajen bien a través de la certificación de un profesional veterinario”.
Producir más y mejor
Con un stock bovino que hoy supera los 52 millones de cabezas, nuestro país cuenta con más de 200 mil establecimientos ganaderos (58% dedicados a la cría, 14% a la invernada, 20% mixtos, 8% tambos) y no logra superar el rango del 62% de destete.
“Ser eficientes en términos productivos implica reducir las emisiones que generamos por unidad de producto. Es el momento de mejorar”, aseguró Berra.

Estrategia de intervención
Los establecimientos participarán de la certificación estratificados según el número de vientres, tipo de explotación y zona agroecológica donde se lo ubique geográficamente. Esto es clave sobre todo si tenemos en cuenta que algo más del 50% de los campos tienen hasta 100 vientres (menos del 10% de la totalidad de esta categoría animal en todo el país). Serán certificados según indicadores verificables de eficiencia productiva, (sanidad, reproducción y nutrición), cuidados del ambiente (cambio climático y biodiversidad), bienestar animal (5 requerimientos o dominios) y seguridad laboral (ART). Todas recibieron una ponderación distinta, destacándose el impacto de la eficiencia productiva a nivel general y el cumplimiento de los planes sanitarios básicos, en lo particular.
“Estamos armando un proyecto para las generaciones que vienen. Nuestros profesionales van a tener que interactuar de esta manera”, aclaró Berra.

Todas las voces
En representación de la COFEVET, el Dr. Mario Carpi destacó que esta iniciativa potencia el papel del veterinario y lo favorece en la competencia con otras profesiones, ubicándolo como el de mayor incumbencia para lograr esta certificación.
“Intentamos modificar el paradigma de Producción vs Medio Ambiente. Ya no basta con hablar de un ternero por vaca al año, ahora es necesario incluir el cuidado del ambiente y de las personas”, explicó.
A su turno, el presidente de la Federación Veterinaria Argentina, Dr. Héctor Otermin destacó que si la ganadería local incorporara los conocimientos y tecnologías que actualmente están disponibles, el estancamiento de la actividad podría quedar atrás.
“Es hora de que nuestra profesión proponga acciones de largo plazo. No buscamos solamente sumar voluntades de instituciones amigas, sino que el Estado lleve adelante este tipo de iniciativas”, aseguró Otermin. Y ejemplificó: “Todas las cuestiones que aborda el proyecto Ganadería Siglo XXI pueden transformarse en barreras pararancelarias para nuestro país. Tenemos que dar garantías para proveer al mundo de alimentos sanos e inocuos”.
Por último, el directivo llamó la atención sobre la inacción oficial en materia de sanidad en el ámbito de la ganadería bovina.
“Esto nos preocupa”, sentenció.
También el presidente del Colegio de Veterinarios de Buenos Aires, Dr. Osvaldo Rinaldi, fue de la partida. “Estos son los primeros pasos de una estrategia para posicionar al veterinario rural como actor principal en la ganadería del futuro en base a su conocimiento no solo desde el aspecto sanitario y productivo, sino también en materia de medio ambiente y bienestar animal”, explicó Rinaldi. Finalmente, el vicepresidente primero de la FeVA y vicepresidente también del Colegio de Santa Fe, Dr. Federico Berger se mostró entusiasmado con el cambio de paradigma propuesto por el conjunto de los representantes de los veterinarios rurales argentinos y destacó la posibilidad de tomar los aspectos positivos del sistema sanitario productivo y participativo vigente en su provincia, donde la inclusión de la figura (y responsabilidades) del veterinario acreditado, sin dudas ayudaría a cumplir con la meta propuesta.

comments

Valoración: