Home2018marzo (Page 3)

En las instalaciones del Centro de Bioinnovación, que la Universidad de Málaga (UMA) tiene en el Parque Tecnológico de Andalucía, el Dr. Scigliano -por parte del laboratorio veterinario argentino Bedson- y el Dr. Miguel Moriñigo Carreras -del Departamento de investigaciones microbiológicas de la UMA- rubricaron un convenio de I+D para un proyecto que fuera premiado en el marco de concurso de innovación binacional (Argentina – España) “Bedson 2017”. Esto se enmarca en la red de relaciones que estructura la Unidad de Vinculación Tecnología de Bedson.

Merck Animal Health difundió un trabajo en el cual se sostiene que 1 de cada 20 profesionales de los Estados Unidos sufre algún trastorno psicológico. Depresión, agotamiento y ansiedad, las principales afecciones entre los más jóvenes.

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Merck Animal Health (MSD Animal Health fuera de los Estados Unidos y Canadá) anunció los resultados de un estudio realizado entre veterinarios, diseñado para cuantificar la prevalencia de enfermedades mentales y estrés en la profesión y compararlos con estudios previos y la población general de los Estados Unidos.
Realizado en colaboración con la American Veterinary Medical Association (AVMA), el trabajo descubrió que los veterinarios de 45 años o menos tienen más probabilidades de sufrir angustia psicológica y que solo el 27% de ellos recomendaría seguir esta profesión a un amigo o familiar.
“Esta encuesta es única. Por primera vez, se preguntó a una muestra nacional representativa de profesionales sobre su bienestar, que es una medida más amplia de felicidad y satisfacción con la vida que solo la salud mental”, dijo la investigadora Linda Lord, Ph.D., DVM, líder académico en Merck Animal Health.
Y agregó: “Estamos particularmente preocupados por los veterinarios más jóvenes, ya que son el futuro de nuestra profesión. Debemos trabajar juntos para promover un estilo de vida saludable, que incluya un equilibrio entre el trabajo y la vida personal, acceso a recursos de bienestar y reducción de deudas”.
De acuerdo con el estudio de Merck, aproximadamente 1 de cada 20 veterinarios de los Estados Unidos sufre de trastornos psicológicos graves, lo cual está en línea con la población general.
Sin embargo, al segmentar los datos por edad, los profesionales más jóvenes se ven más afectados por las tensiones financieras y emocionales de la vida veterinaria, en comparación con los varones mayores y las personas de la población general. La depresión (94%), el agotamiento (88%) y la ansiedad (83%) son las afecciones más frecuentes.

Estresados y subvalorados
Entre los veterinarios más jóvenes, la alta deuda estudiantil fue la principal preocupación manifestada en la encuesta, con un 67% de ellos calificándola como un asunto de importancia crítica.
Vale decir que, en Estados Unidos, en 2017, el estudiante promedio de veterinaria se graduó con más de US$ 138.000 en deuda estudiantil, según AVMA: casi el doble del salario inicial promedio.
Esto crea una presión significativa sobre el futuro de la profesión.
Después de la deuda estudiantil, se informó que los problemas más graves que enfrentan los profesionales jóvenes son los niveles de estrés, informados en un 53% y las tasas de suicidios (52%).
La mala salud mental está estrechamente asociada con las tensiones de la vida profesional: horas de trabajo excesivas, equilibrio laboral y de vida deficiente y deudas estudiantiles.
Tratamiento: la conciencia es baja
Solo la mitad de los veterinarios con problemas psicológicos están buscando ayuda, lo que crea una gran brecha en el tratamiento de la salud mental.

Grafico 1
Esta situación se ve agravada por el hecho de que solo unos pocos empleadores ofrecen programas de asistencia a sus empleados. Además, solo el 16% había tenido acceso a recursos relacionados con el bienestar y la salud mental a través de organizaciones veterinarias nacionales o estatales.
“Los veterinarios hacen frente a una ocupación física y emocionalmente exigente que está experimentando cambios de una mayor competencia a la disminución de la capacidad de los clientes para pagar la atención veterinaria. Además, a menudo se encuentran abandonando situaciones que mejoran el bienestar y proporcionan un equilibrio saludable en la vida, como la familia, los amigos y el tiempo para cuidar de sí mismos”, dijo también Jen Brandt, directora de AVMA.
Y aportó: “Nuestra misión es proteger la salud y el bienestar de nuestros miembros y el futuro de la profesión. En este marco, trabajamos continuamente para identificar recursos accesibles y asistencia relacionada con el bienestar y la salud mental. Estudios como el Animal Health Veterinary Wellbeing Study brindan una guía útil sobre los tipos de recursos y educación que pueden ser más beneficiosos”.

¿Quién quiere ser veterinario?
La encuesta mostró que los veterinarios de hoy no apoyan firmemente su profesión. Solo el 41% del general de ellos recomendarían seguir esta carrera a un amigo o familiar; incluso un gran número de aquellos que puntúan alto en bienestar y salud mental no recomiendan la profesión. La tasa de aprobación baja al 24% para aquellos de 34 años o menos. Por el contrario, el 62% de los veterinarios mayores de 65 años recomendaría la profesión.


“La empresa se enorgullece de asociarse con AVMA para realizar este importante estudio para comprender mejor los desafíos que enfrenta la profesión veterinaria”, dijo Scott Bormann, vicepresidente de operaciones comerciales de los Estados Unidos para Merck Animal Health. “Nos comprometemos a trabajar con AVMA y otros para apoyar a los veterinarios al generar conciencia y ofrecer asistencia y recursos, que incluyen cerca de US$ 3 millones en becas en los últimos tres años. Seguiremos buscando formas de impactar positivamente su bienestar de los veterinarios y enriquecer las posibilidades para el futuro de esta profesión”, compartió.
Aquellos interesados en conocer la metodología empleada para realizar este estudio o acceder al detalle de las conclusiones alcanzadas, pueden solicitar la información correspondiente a redaccion@motivar.com.ar, o bien en merck-animal-health-usa.com.

“La Argentina cumple con los requisitos para ser reconocida como país libre de peste porcina clásica”.

Esta fue la conclusión a la que arribó la Comisión Científica de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) para las Enfermedades Animales, según informó recientemente el organismo sanitario nacional argentino.
En su reunión del 12 al 16 de febrero pasado, la citada Comisión analizó la documentación presentada por el Senasa al respecto y recomendó a las autoridades de la OIE que la Asamblea Mundial de Delegados de los más de 170 países que integran la entidad otorgue este reconocimiento oficialmente durante la 86ª Sesión General que tendrá lugar en mayo de 2018 en París, Francia.
En la Argentina, el último foco de esta enfermedad se registró en el año 1999 y mediante la ejecución de un Programa Nacional sanitario, pudo ser erradicada.
Así, nuestro país se autodeclaró libre de la misma a través de la Resolución Senasa N° 343 del año 2005.
Desde ese momento hasta la actualidad, el Senasa lleva a cabo actividades de vigilancia epidemiológica activa y pasiva, que demuestran que la peste porcina clásica no está presente en el país.
Junto con las actividades de prevención para evitar su ingreso, constituyeron las pruebas fehacientes más importantes para obtener la recomendación de que la OIE reconozca a la Argentina libre de PPC.
La presencia del virus de PPC genera grandes pérdidas económicas y productivas en distintos países del mundo, no solamente por su impacto en la producción por generar alta mortalidad, sino también por las restricciones en el comercio internacional y los costosos programas para su control.
Dado que la PPC constituye una barrera sanitaria para la exportación de cerdos y productos porcinos, obtener este reconocimiento internacional de país libre resulta de gran importancia para la producción porcina argentina, en virtud de los posibles mercados externos a los cuales podrá acceder.

Una buena forma de mitigar el incremento en los insumos es aumentar el número de lechones nacidos vivos, ya que eso mejorará directamente la performance por madre instalada, logando aprovechar todos los recursos al máximo.

Eugenio ValetteEUGENIO VALETTE
Médico veterinario MSc.
eugenio.valette@gmail.com

Con el objetivo de establecer parámetros concretos en base a los cuales profesionales, productores y laboratorios puedan tomar decisiones acertadas en el sector de la producción porcina, presentamos una serie de variables clave para este inicio de año.
Entre ellas, podremos destacar cuestiones vinculadas a los márgenes del negocio, influenciados sin dudas por insumos (maíz y soja) más caros y de peor calidad debido a la sequía. En ese marco, sin dudas que será estratégico plantear una serie de objetivos puertas adentro de las granjas, eficientizando el porcentaje de animales nacidos vivos, apostando por la ventilación de los galpones (heladas tempranas) y reforzando todas aquellas prácticas vinculadas con la bioseguridad.

Insumos y precio de venta
Un escenario que plantea el alza de los principales insumos de la producción y un precio de venta del cerdo estancado, provoca un estrechamiento en la brecha entre estas variables, dejando poco margen para la producción de carne.


Ver Más: Informes especiales


Para las dos materias primas más importantes en la estructura de costos del kilo de cerdo (maíz y soja), se esperan valores elevados por las desfavorables condiciones climáticas en Argentina y en los principales países formadores de precio.
La poca oferta de granos demandará del productor ser más eficiente en su uso.
Por lo tanto, se deberá ser muy preciso para que cada kilo de alimento sea ingerido por los animales, poniendo el foco en el control del stock, almacenaje y molienda.
Una vez preparado el alimento, lo más importante es disminuir las pérdidas pre ingesta.
Para ello y a la hora de invertir, se deberá asegurar la correcta distribución y chequear todo el sistema; sin olvidar el punto final que son los comederos, donde muchos buscan “ahorrar”, empeñando calidad, funcionalidad y eficiencia.
El mayor esfuerzo tiene que estar en mantener el índice de conversión lo más bajo posible.
Respecto a la oferta de carne y demanda, se avizora un año de consolidación en el mercado nacional, ya que tendremos de base el consumo récord de carne de cerdo registrado en 2017, acercándonos a la media mundial, con 16 kilos per cápita.
Las importaciones desde Brasil tienden a seguir el mismo recorrido. Esto hará que el precio del cerdo no se eleve, junto con las perspectivas de la carne vacuna (principal competidor), que tampoco aumentará considerablemente.
Objetivos productivos
Una buena forma de mitigar el incremento en los insumos es aumentar el número de lechones nacidos vivos. Esto mejorará directamente la performance por madre instalada, logando aprovechar todos los recursos al máximo.
Dentro de los factores a considerar para tal objetivo, debemos tener en cuenta el aspecto nutricional, que siempre es el de más peso en cuanto a costos.


Ver también: Rumbo a ser reconocidos como libres de peste porcina clásica (PPC)


Luego, el manejo de la inseminación.
En este caso, es indispensable respetar tiempo y forma, pensando y revisando protocolos de detección de celo que, en muchos casos, se dejan constantes en el tiempo.
Esa automatización en la tarea genera una falsa confianza.
El otro punto reproductivo relevante es la calidad y conservación de las dosis seminales, ya sean propias o adquiridas en centros comerciales.
Si disponemos de machos en nuestra granja, deberíamos asegurarnos controles periódicos de calidad espermática, tales como: análisis de espermatozoides vivos y muertos; integridad acrosómica y otras evaluaciones que no son de rutina en las granjas, pero que sin dudas nos brindan información mucho más específica de la calidad de la dosis.
En el trabajo con las futuras reproductoras (cachorras) se debe priorizar en las tareas del Sitio 1.
La planificación en la reposición de acuerdo con la cuota de monta semanal, para tener un constante stock de animales, junto con la estimulación correcta con el macho, y la detección rutinaria, deben ser los pilares del trabajo.
Otro punto fundamental de la porcinocultura actual es la cuarentena, que tiene como objetivo real el aislamiento y luego aclimatación de los reproductores.

Manejo de la ventilación
Debido al fenómeno climatológico de La Niña, es de esperar que sea un año seco, con heladas y vientos fuertes o tormentas repentinas (cortas), y con cambios bruscos de temperatura.
Debemos estar preparados y trabajando puertas adentro de los galpones el manejo ambiental o, en el caso de producciones a campo, prever estos fenómenos. Si pensamos en un manejo intensivo confinado, sería un error creer que, al no haber tantas lluvias, las neumonías no van a aparecer.
Justamente por esto, muchos podrían relajarse.
Pero es en esta época del año dónde comienzan los primeros fríos y eso predispone a enfermedades respiratorias, como por ejemplo brotes de influenza o lesiones en cavidad nasal, causada por rinitis atrófica, lo cual además de generar bajas reproductivas, afecta los índices productivos.
Otro de los problemas del mal manejo del ambiente es la falta de ventilación, aumentando la irritación de las vías aéreas superiores, que por consiguiente predispone a los agentes secundarios.
Las afecciones digestivas pueden relacionarse a los cambios bruscos de temperatura, lo que muchas veces es potenciado. Entre algunas causas posibles, podríamos ubicar las diarreas en maternidad, brotes de “Ileítis” (enteropatía proliferativa causada por Lawsonia intracellularis), o en algunos casos provocar alto número de muertes por torsión intestinal.

Bioseguridad
En nuestro país, tenemos una situación de privilegio mundial en cuanto al status sanitarios que hemos construido durante muchos años, debido al aislamiento (poco intercambio de insumos y productos); al buen trabajo de control por parte de la autoridad sanitaria y a las inmejorables condiciones de producción debido a la poca densidad de establecimientos porcinos.
Conforme la industria fue creciendo, principalmente en los últimos diez años, los modelos productivos que no miran y cuidan su bioseguridad se vuelven un riesgo para el resto de la cadena, pudiendo -con muy poco- derrumbar o herir gravemente a la producción porcina de excelencia que se está buscando.
Según la OIE, “la bioseguridad es un conjunto de medidas físicas y de gestión diseñadas para reducir el riesgo de introducción, establecimiento y propagación de agentes patógenos hacia, desde y dentro de una población de animales”.
Partiendo de esta base, lo importante para el año en curso es seguir en la ruta de implementación de planes y adecuación, de acuerdo a la escala y tipo de producción.
En lo personal, sostengo la idea de no pensar en mega proyectos, sino ir de lo más cotidiano y básico hacia lo más complejo: dueños de granjas y veterinarios son los que primero deben diseñar el plan para luego incluir a los operarios, quienes tienen la tarea de llevarlo a cabo día a día.
Sin el compromiso de todos es difícil lograr los resultados esperados.
Más allá de esto, vale destacar algunas medidas que contribuyen a mejorar la bioseguridad de las granjas: Cerco perimetral que rodee la producción (seguridad ante robo o vandalismo y ante amenazas productivas); Uso de ropa exclusiva de granja, mejorando también la relación con el resto de la sociedad, evitando dispersar suciedad y olores desagradables; Vacío sanitario (no sólo en caso de los operarios, sino también dueños, veterinarios y toda persona que tome contacto con los animales y o el establecimiento); Filtro sanitario (duchas, rodoluvios, y filtro para el pasaje de diferentes elementos); Limitar el ingreso de personas ajenas a la granja; Generar un espacio de cuarentena para el aislamiento para animales que van a ser introducidos en la granja y provengan de un origen externo; Control de vectores (ya sea de animales como de insectos) y potenciar el manejo correcto de efluentes y desechos, tanto líquidos, como cadáveres y restos biológicos.

Por primera vez, se le exige a nuestro país que los envíos de carnes provengan de bovinos que, en los últimos 12 meses previos a la faena, no hayan manifestado un grupo de problemáticas sanitarias. ¿De qué se trata?

Videoconferencia. El presidente del Senasa (Negri) y el director de Sanidad Animal (Maresca) presentes en la negociación.

Videoconferencia. El presidente del Senasa (Negri) y el director de Sanidad Animal (Maresca) presentes en la negociación.

Contrariamente a los bajos niveles de uso de las vacunas veterinarias que se emplean en nuestro país -desde hace años- para prevenir las enfermedades más frecuentes en los bovinos, durante los últimos tiempos nos hemos ya acostumbrado a escuchar a los principales referentes de la cadena cárnica nacional asegurar que “el status sanitario nacional es óptimo”.
Y ahora habrá que demostrarlo…
¿Cómo es esto?
Revisemos el paso a paso de una de las noticias más destacadas para el sector en lo poco que va del año.
“Pasada la 1 de la mañana, con el equipo del Senasa acordamos el protocolo de carne con China para carne bovina (enfriada y congelada con hueso) y ovina argentina”, expresaba a través de su cuenta de Twitter el actual presidente del organismo sanitario nacional, Ricardo Negri, el pasado 17 de enero.
Histórico. Tras 15 años de negociaciones oficiales, nuestro país podrá ampliar sus exportaciones al gigante asiático, al cual hasta el momento “solamente” podíamos enviarle carne vacuna congelada y sin hueso (Ver recuadro).
Tan importante es el logro que nuestro embajador en China, Diego Guelar, no encontró mejor manera de describirlo que proyectando ventas “por más de US$ 1.000 millones al año”, de aquí en adelante.
Claro que esto podrá suceder una vez que se firme el protocolo definitivo entre los organismos sanitarios de ambos países este mes de marzo.

Carne si, enfermedades no
Si bien el acuerdo sanitario estipula que nuestro país cumpla con las exigencias de libre (o riesgo insignificante, dependiendo el caso) de enfermedades que limitan el comercio internacional de carnes, como podrían ser la fiebre aftosa o Vaca Loca, sorpresa causó en el sector la novedad de que China exige que no se hayan registrado casos de otras siete problemáticas sanitarias en los bovinos que sean enviados a faena con ese destino. ¿Cuáles? Lengua azul, Aujeszky, tuberculosis, paratuberculosis, fiebre Q, carbunco y brucelosis.
“No nos exigen ser país libre de estas enfermedades, ni un certificado específico que garantice estas condiciones en los establecimientos. Piden que si aparece una de estas enfermedades en algún campo, por los siguientes 12 meses desde el mismo no se pueda enviar animales a faena hacia frigoríficos que exporten a China”, le comentó el director nacional de Sanidad Animal del Senasa, Ricardo Maresca, en exclusiva a MOTIVAR.
Y amplió: “Todas estas son enfermedades de denuncia obligatoria ante el Senasa, por lo tanto son los productores (responsables primarios) y sus veterinarios privados, quienes deberán notificarnos en caso que se produzca la presencia de alguna de ellas. Es una obligación”.
Vale decir que, más allá de esto y en el marco de su sistema de vigilancia epidemiológica activa, el Senasa “auditará” la presencia o no de estas enfermedades en sus visitas a los establecimientos ya sea en períodos de vacunaciones, sangrados o diagnósticos sobre los animales.
Otros mecanismos viables pueden ser las inspecciones en remates y ferias; durante el control de movimiento de hacienda o bien en las plantas frigoríficas.

Auditorías y gestión sanitaria
Corresponde mencionar que China es el primer país que plantea este tipo de exigencia “extraordinaria” a las exportaciones argentinas, la cual inclusive podría ser técnicamente discutida puesto que si bien algunas de las enfermedades mencionadas son zoonóticas, ya no se transmitirían entre personas, salida la carne del frigorífico. Más allá de esto, la exigencia está y no parecería ser posible quitarla del medio si es que Argentina pretende avanzar en el acuerdo.
Dicho esto, vale mencionar que en caso de aparecer algunas de estas problemáticas sanitarias (o lesión compatible con ellas) el Senasa considerará al hecho bajo el concepto de “sospecha”, identificando al establecimiento y acordando con el productor el trabajo a realizar (de la mano de un veterinario privado) para confirmar o descartar la posibilidad.
Toda esa información se volcará al Sistema Integrado de Gestión Sanitaria (SIGSA).
En caso de realizarse una auditoría por parte de las autoridades chinas, se evaluará RENSPA por RENSPA las notificaciones realizadas a fin de comprobar si se registraron las enfermedades en cuestión en los envíos a frigoríficos que exporten a China.

¿Qué se dice en los frigoríficos?
Aportando al tema, hacia mediados de febrero fue el periodista Matías Longoni (Bichos de Campo), quien planteó en un artículo de su autoría las dudas que se planteaban en el Consorcio ABC el cumplimiento de estas obligaciones.
“Esta exigencia de los chinos fue muy objetada por los empresarios, que saben que será muy difícil de cumplir. Los casos de tuberculosis en los bovinos son los que más complican. En la reunión se mencionó que al menos 1% del rodeo padece esa enfermedad, pero que no obstante este casi 1% representa casi un 12% de campos involucrados. Así, de entrada, muchos ganaderos quedarían fuera del negocio de exportación para China”, aseguraba Longoni.


Ver también: “Las exportaciones podrían crecer hasta un 25%”


Asimismo, el periodista dejó entrever la posibilidad de que se confeccione un registro semejante al que existe para las exportaciones de carne a la Unión Europea para los envíos a China, en el cual se incluya una frase que, en carácter de declaración jurada, confirme que “la hacienda proviene de establecimientos libres de las enfermedades mencionadas”.
Certificado sanitario
Independientemente de los temores de la industria frigorífica, esta “inédita” exigencia china abrirá las puertas para que se premie a aquellos productores ganaderos que efectivamente inviertan en la sanidad de sus animales y prevengan enfermedades que no solo podrían limitar su comercio, sino también afectar la Salud Pública y los rendimientos productivos del establecimiento.
Todo esto se da en un contexto donde el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) precisó además que Argentina será el segundo país con mayor crecimiento de exportaciones de carne vacuna durante este año 2018.
Esta, que sin dudas es una excelente noticias, también planteará nuevos desafíos en la producción.
“Estamos en una etapa en la cual los países se encuentran combatiendo diversas enfermedades, reforzando los controles sobre sus importaciones. Es una carrera entre aquellos que toman esta postura y quienes sufren los impedimentos comerciales de padecerlas”, le aportó Maresca a MOTIVAR respecto de este tema.
Y concluyó: “Argentina está en condiciones de cumplir con la exigencia de China, la cual nos ayuda a fortalecer nuestros sistemas de vigilancia y combatir activamente las enfermedades de los animales”.
Hace un tiempo sostenemos la importancia que tendrán para el comercio internacional tanto la ausencia de enfermedades, como la presencia de veterinarios certificando la sanidad de nuestros rodeos en las exortaciones nacionales.
Pareciera ser que no exagerábamos.

Sin dudas que la apertura del mercado chino para la carne vacuna con hueso representaría un verdadero hito para la industria frigorífica (y la producción) en Argentina.

Sobre todo teniendo en cuenta que hasta el momento esta posibilidad se limitaba a los cortes congelados y sin hueso, de escaso valor unitario pero que en 2017 representaron casi el 50% de las exportaciones cárnicas locales en volumen. De hecho, entre enero y noviembre del año pasado la República Popular China compró 86.500 toneladas de carne vacuna argentina, tres veces más que Chile, segundo en ese ranking.
Importante es también decir que en ese tiempo el gigante asiático pasó a ser también el primer destino de nuestras carnes en valor, creciendo un 74% respecto de 2016 y superando los US$ 362 millones.
Frente a esta realidad y con la mirada puesta en el futuro (una vez firmado el acuerdo y los protocolos correspondientes) muchos analistas se entusiasman con los potenciales negocios que se podrían concretar. Tal es así que desde el Consorcio de Exportadores de Carnes (ABC) y el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna ya aseguraron que “las exportaciones de carne bovina a China podrían crecer entre un 20 y un 25%”.

Más allá de las problemáticas internas que afectan a la actividad y en base a estadísticas del Ministerio de Agroindustria de la Nación, el sector cerró el año pasado mostrando leves signos de recuperación.

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Inmersa en un contexto interno complejo, con sobre stocks y la búsqueda constante por generar un negocio externo del volumen que dejó vacante Venezuela hace unos años, la avicultura argentina incrementó un 2.9% las toneladas de carne de pollo producidas durante los doce meses de 2017 (2.11 millones de Tn), contra lo ocurrido en el mismo período de 2016 (2.055 millones), según la información publicada por el Ministerio de Agroindustria de la Nación recientemente.
Esta situación se produjo aun cuando el propio presidente del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (Cepa), Roberto Domenech adelantaba en agosto pasado la decisión de “hacer un ajuste en la producción por sobreoferta del producto”, proponiéndose recortar la producción de carne cerca de un 12%.
El ajuste existió y se vio registrado en las cifras oficiales del último mes de diciembre, donde se percibe que la faena mensual se redujo cerca de un 8% en relación con igual mes de 2016.
Claro está que eso no alcanzó para torcer el destino en el acumulado anual.
La situación también puede apreciarse en el Cuadro Nº 1 que complementa este artículo, donde se destaca el nivel de aves faenadas (según el Senasa), área en la cual también terminó manifestándose un incremento del 2.6% entre los últimos dos años, llegando en 2017 casi a los 722 millones de pollos, valor que se aproxima a los resultados logrados por la actividad en los años 2014 y 2015.

Cuadro N° 1: Indicadores del sector avícola: Carne aviar
Faena Producción
Año Senasa (miles tn)
2016 704.023 2.055
Enero 55.134 153
Febrero 50.953 141
Marzo 59.425 172
Abril 57.072 167
Mayo 59.302 175
Junio 60.502 182
Julio 58.412 173
Agosto 63.446 187
Septiembre 60.458 177
Octubre 57.471 169
Noviembre 59.929 178
Diciembre 61.919 181
2017 722.119 2.115
Enero 60.987 173
Febrero 53.259 152
Marzo 65.557 192
Abril 58.046 171
Mayo 62.478 186
Junio 63.512 188
Julio 61.603 183
Agosto 62.232 184
Septiembre 55.889 165
Octubre 59.397 178
Noviembre 62.011 177
Diciembre* 57.148 165
Ene-dic 2017 722.119 2.115
Ene-dic 2016 704.023 2.055
%Dif Ene – Dic 17/16 2,6 2,9
Fuente: Dirección de Aves de Granja y No Tradicionales – DNPG – Subsecretaría de Ganadería – Ministerio de Agroindustria.

 

Entre Ríos, a la cabeza
A la hora de evaluar los desempeños de la producción a nivel de las distintas provincias que se dedican la producción de carne aviar en Argentina, veremos (tal como se expresa en el Cuadro Nº2) un aumento del 1.4% en los resultados obtenidos por Entre Ríos al comparar 2016 y un 2017 que culminó con una faena de 364.437.857. De este modo, esa provincia alcanza -ni más ni menos- que el 50% de la participación en la faena nacional.

Cuadro N° 2: Faena nacional de aves habilitada por Senasa – 2017 – (Cabezas).
Mes / Provincia Entre Ríos Buenos Aires Santa Fe Río Negro Córdoba Mendoza Salta Jujuy La Rioja Total
Enero 30.275.537 22.359.051 2.652.801 1.926.468 2.832.531 384.334 517.569 38.680 60.986.971
Febrero 26.380.311 19.653.184 2.302.031 1.613.715 2.455.350 349.920 466.125 38.680 53.259.316
Marzo 32.759.784 23.768.291 2.933.326 1.983.661 3.023.386 495.633 593.250 65.557.331
Abril 28.998.571 21.221.466 2.579.389 1.801.236 2.321.668 616.244 507.232 58.045.806
Mayo 31.142.387 22.490.765 2.972.656 2.064.230 2.776.487 416.071 615.837 62.478.433
Junio 31.689.596 23.357.513 2.887.512 1.923.560 2.571.470 455.837 626.372 63.511.860
Julio 31.351.429 22.194.640 2.877.359 1.777.368 2.527.716 358.933 515.192 61.602.637
Agosto 31.838.912 21.982.754 2.931.022 1.960.146 2.488.400 424.842 605.593 62.231.669
Septiembre 29.138.063 18.745.263 2.843.690 1.795.424 2.459.964 366.484 540.093 55.888.981
Octubre 30.070.042 21.476.244 2.658.919 1.735.681 2.453.840 403.766 598.897 59.397.389
Noviembre 31.207.508 22.750.739 2.761.512 1.662.288 2.697.756 407.862 520.700 2.497 62.010.862
Diciembre 29.585.717 19.677.294 2.582.341 1.662.288 2.434.197 411.376 643.608 150.827 57.147.648
Ene-dic 2017 364.437.857 259.677.204 32.982.558 21.906.065 31.042.765 5.091.302 6.750.468 153.324 77.360 722.118.903
Participación % 50 36 5 3 4 1 1 0,02 0,01 100
% Dif 17/16 1,4 6,2 1,4 -6,2 -5 2,4 10,2 -84,3 2,6
Fuente: Area Avícola-Minagro. con datos de Senasa.

En segundo lugar figura Buenos Aires con un 36% del total (259.677.204), mostrando un crecimiento del 6.2% respecto de 2016. Lejos de estos guarismos y con el 5% de participación aparece Santa Fe, que también creció en un 1.4%.
Un dato interesante tiene que ver con la provincia de Salta, que incrementó su faena en un 10.4% y alcanzó las 6.750.468 aves faenadas, aunque sigue representando el 1% del total. No menos importante debe ser la atención que el sector debería prestarle a las caídas manifestadas durante el año pasado en las producciones de Río Negro y Córdoba, informadas en un 6.2% y 5%, respectivamente.

Balanza comercial y consumo
Las cifras que evidenciaron los rubros de importaciones y exportaciones de carne aviar a lo largo de 2017 son, en buena medida, las que justifican la leve pero constante recuperación del sector.


Ver más: Registro de vacunas 


Tal es así que nuestro país ha importado cerca de un 30% menos de toneladas y exportado más de un 17% (también en volúmenes), respecto de 2016.
En este último punto, los referentes del sector se muestran entusiasmados con la apertura de una serie de nuevos mercados en los próximos meses.
Finalmente, vale destacar que el consumo per cápita en Argentina pasó de 43.57 kilos al año a 44.08, manifestando un incremento del 1.2%.
¿Servirá esto para lograr un mejor 2018?

Senasa actualizó los requisitos para la elaboración, importación, exportación, tenencia, distribución y expendio de productos para la avicultura.

A fines de diciembre de 2017, el Senasa estableció que la elaboración, importación, exportación, tenencia, distribución y expendio de vacunas destinadas a la prevención de las enfermedades de las aves debe ser realizada por personas físicas o jurídicas registradas en el organismo.
La medida está contemplada en la Resolución N° 856/2017 firmada por el vicepresidente del ente, Guillermo Rossi, a fin de resguardar las condiciones sanitarias de las aves, dada la importancia de la actividad para el país. Los interesados, pueden solicitar la normativa completa vía redaccion@motivar.com.ar.
La misma establece las condiciones de inscripción y habilitación de los laboratorios que elaboren antígenos y vacunas destinadas a las enfermedades de las aves los que, además, deben contar con un bioterio para esa especie.
También incluye los requisitos que deben cumplir las plantas elaboradoras de antígenos y vacunas aviares, y los depósitos para vacunas terminadas.
Las compañías habilitadas deben inscribir el producto en el Registro de Productos Biológicos del Senasa y solicitar su certificado de uso y comercialización, de acuerdo a lo dispuesto por la Resolución N°345/94.
El mismo será otorgado conforme los resultados de los controles pertinentes.

Tras la publicación en Brasil de un estudio que compara la performance reproductiva de animales vacunados antes y después de las IATF, la COPROSA bonaerense propuso evaluar la situación a nivel local antes de plantear modificaciones en el cronograma vigente.

Este 2018 arrancó a todo ritmo para las autoridades del Senasa, principalmente para aquellos funcionarios con responsabilidades sobre la producción animal.
Uno de los primeros vaivenes estuvo dado luego del “megadecreto” firmado por el Presidente, Mauricio Macri, a comienzos de enero, por medio del cual se removieron –entre otras- un tercio de las normas sobre sanidad y calidad agroalimentaria que rigen la actividad del organismo nacional. Fue en este marco y tras la eliminación de los Decretos Ley 5153 (de 1945) y 2628 (de 1968) que distintos medios de comunicación comenzaron a difundir que “el gobierno había derogado la lucha con la fiebre aftosa” en nuestro país.
“De ninguna manera esto es así” debieron salir a responder desde el Senasa.
¿Cómo lo justificaron? Informando que si bien los mencionados decretos estaban vigentes, no se utilizaban como instrumentos legales por encontrarse superados por la Ley 24.305, promulgada en 1993. “Las derogaciones se fundamentan en la necesidad de eliminar normas que confundían la lectura jurídica de lo vigente para el control de la enfermedad”, completaron.

¿Qué pasa con las vacunas en Brasil?
Con estas discusiones en marcha, a los funcionarios oficiales se les sumó un nuevo culebrón, también vinculado con la vacunación antiaftosa y en especial con el actual cronograma de trabajo.


Mirá también: ¿Cómo es el calendario nacional?


¿Por qué? Vayamos por partes.

Todo comenzó con la difusión de un trabajo realizado en Brasil y publicado por el Journal of Animal Science, donde se comparaba la performance reproductiva de vacas Bos inidicus vacunadas contra el virus de la aftosa 30 días antes y 30 días después de realizada la Inseminación Artificial a Tiempo Fijo. “El grupo que recibió la vacuna 30 días previo a la IATF tuvo un 3,9% de pérdidas embrionarias mientras que el grupo que recibió la vacuna 30 días post IATF tuvo un 16,5% de pérdidas”, se aseguraba en el estudio llevado adelante en base a la aplicación de 5ml subcutánea de la Ourovac Aftosa.

¿Ocurre lo mismo en Buenos Aires?
Este tema fue tomado por profesionales locales, quienes a través de videos y acciones en las redes sociales plantearon a viva voz que situaciones similares a las planteadas por el trabajo brasileño se vivían con las vacunaciones antiaftosa que realizaban en Buenos Aires.
De hecho y en sintonía con esto, veterinarios representantes del Grupo Intervet Sudeste (que asesoran cerca de 200.000 vientres en producción) publicaron un artículo en el diario La Nación (Ver imagen) en donde sostenían que la vacunación en época de servicio afectaría negativamente los resultados productivos. En el texto se esgrimía que la vacuna antiaftosa provoca reacciones inflamatorias muchas veces exageradas en rodeos enteros y referenciaban a que en su grupo de trabajo se han realizado ensayos midiendo mermas y encontrado resultados desde 0 hasta 37% de pérdidas de preñez en lotes vacunados a los 30 días de la IATF.

La visión de los funcionarios
Con estos debates abiertos y a solo 18 días de comenzado el año, la COPROSA bonaerense convocó a una reunión en el Parque Pereyra Iraola (La Plata), de la cual participaron funcionarios del Ministerio de Agroindustria de Buenos Aires, representantes de las entidades rurales (CARBAP, Federación Agraria y la Sociedad Rural Argentina), autoridades del Senasa, técnicos del INTA, el Colegio de Veterinarios de la provincia, representantes del círculo veterinario de Ayacucho, de la UNLP, de la industria veterinaria (Caprove) y de la Sociedad Argentina de Tecnologías Embrionarias (SATE).

En base a lo expuesto, queda claro que el objetivo principal del encuentro tenía que ver directamente con analizar la conveniencia de solicitar al Senasa el cambio de estrategia de vacunación y pasar así la vacunación de “totales” (Mayores y Menores) a otoño y “menores” a primavera.
Comprendiendo la importancia del tema, MOTIVAR tomó contacto con el Dr. Ricardo Maresca, director Nacional de Sanidad Animal del organismo nacional, quien estuvo presente en la reunión y accedió a analizar la situación planteada, dejando en claro desde un principio que “el Senasa no tiene ningún pedido formal de cambio en su estrategia de vacunación antiaftosa”.
Asimismo, el referente sostuvo que el ente sanitario no ha recibido tampoco ninguna notificación formal para analizar el tema de la IATF y una supuesta incompatibilidad con la vacuna de fiebre aftosa. De hecho, explicó: “No estamos convencidos de que haya un fundamento técnico para avanzar en este campo. El ensayo realizado en Brasil debe ser evaluado con mucho cuidado y no creemos que pueda extrapolarse directamente a nuestro país”.
En primer lugar, Maresca justificó sus dichos comentando que la vacuna antiaftosa que se utiliza en Brasil no es la misma que en Argentina (Ver Cuadro Nº 1).

Cuadro Nº 1. Principales diferencias entre las vacunas antiaftosa empleadas actualmente en Argentina y en Brasil.
Dosis Formula Prueba de potencia Observaciones
Argentina 2ml Oleosa Agua en aceite ELISA CFL – 60 Días post vacunación Con licencia en Argentina, países de Sudamérica, USA, Canadá, Taiwán, Corea, Vietnam.
Brasil 5ml Oleosa Agua en aceite ELISA CFL – 30 Días post vacunación Licencias solo en Brasil y Paraguay.

“Además de que se trata de un producto distinto, no queda en claro si el problema al que ese estudio hace referencia está vinculado con el antígeno o el adyuvante de la vacuna”, analizó el veterinario.
¿Por qué esto sería importante? Según Maresca, porque en caso de tratarse del adyuvante, podría ocurrir que sea el mismo que se aplique en otras vacunas o medicamentos en la misma época del año. “Estaríamos proponiendo quitar la vacunación, pero dejar el mismo supuesto problema”, reforzó.
En sintonía con estas declaraciones, también los técnicos del INTA Cuenca del Salado compartieron su parecer mediante un comunicado enviado a la prensa.
“Al momento de transpolar los hallazgos a nuestra región deberíamos ser muy cautelosos por tratarse de una vacuna que no se comercializa en Argentina y que difiere en cuanto a composición y dosis utilizadas en nuestro país”.
Según el INTA, este último punto es importante debido a que los autores del trabajo trazan sus hipótesis en que las pérdidas podrían ser consecuencia de la respuesta inmune generada en mayor medida por un adyuvante que, en el caso de Brasil “consiste en aceite mineral más saponinas”.
Además, los profesionales comentaron que “las condiciones de manejo, género, especie y clima descriptos difieren a nuestra región”.

Mayor flexibilidad
Más allá de lo mencionado, durante la reunión de la COPROSA se recordó que el Senasa permite realizar vacunaciones parciales y que de esa manera se podría evitar hoy el posible impacto que tendría la vacunación sobre alguna categoría que se hubiera sincronizado para hacer IATF, desdoblando la misma en caso necesario. “Solo debería planificarse con suficiente antelación para garantizar un mínimo de días entre la IATF y la vacunación”, explicó Maresca, quien también hizo hincapié en que el organismo está dispuesto a analizar las distintas propuestas que lleguen desde esta comisión provincial y, en caso necesario, instrumentar la norma que lo avale.
Vale también mencionar que, lejos de desprestigiar la propuesta realizada por los veterinarios locales, los miembros de la COPROSA tomaron como válido el interés de los referentes y se mostraron optimistas en cuanto a poder dar una devolución a aquellos profesionales líderes de opinión.
Sin embargo, dejaron bien en claro que de las 8 millones de vacas que forman parte del rodeo provincial, solo 100.000 se inseminan y que la vacuna que se está usando es la que ha controlado la fiebre aftosa en nuestro país.
Interesante fue en ese ámbito escuchar también la opinión del presidente de SATE, Adrián Vater, quien compartió con los funcionarios un listado de al menos 15 variables que pueden alterar no solo la IATF sino los aspectos reproductivos en general, indicando que existirían incluso factores de mayor importancia a considerar dentro de la campaña de vacunación como son las pérdidas en producción y la edad de la primo vacunación.
Frente a esta situación, también era muy esperada la opinión de las entidades rurales, las cuales explicaron que en ningún momento habían puesto en duda la necesidad de continuar con la vacunación, reforzando la necesidad de contar con elementos técnicos validados, que justifiquen cambios en las estrategias.
Este tema fue también abordado en el encuentro por los representantes de la industria de laboratorios veterinarios agrupados en Caprove, quienes destacaron la importancia de poder concretar un ensayo en cuyo diseño deberá tenerse en cuenta que los actores principales no pueden ser parte, ni tener intereses económicos; y que las autoridades nacionales y provinciales deberán determinar cómo se realiza y quienes forman parte del equipo del mismo.
Una vez más, desde Caprove sostuvieron la importancia de argumentar técnicamente los dichos que cobran carácter público y que terminan perjudicando la adopción de tecnologías de probada eficacia en el campo.

¿Cuál sería el impacto económico de cambiar la estrategia?
Destacando siempre la necesidad de mantener el status sanitario actual de nuestro país, desde el INTA Cuenca del Salado explicaron también que no es posible retrasar la vacunación dejando un “bache inmunológico” de 5 meses.
“Cambiar el momento de aplicación implicaría realizar una vacunación en noviembre y repetir en abril del año siguiente, asumiendo los costos que implicaría una doble vacunación”, aseguraron los técnicos.
“Esto implicaría una inversión adicional por parte de los productores cercana a los $250 millones en concepto de vacunaciones”, le explicó a MOTIVAR el director de Ganadería del Ministerio de Agroindustria bonaerense, Dr. Hernán Silva. En ese sentido, el profesional agregó: “En caso que en algún momento se decida que todo el país tenga el mismo esquema de vacunación se deberá hacer de manera ordenada. Estamos en plena etapa de reabrir mercados, razón que nos obliga a ser coherentes con las decisiones que tomemos”.
Finalmente, Silva reiteró las claras diferencias que existen entre el estudio realizado en Brasil y la realidad argentina, haciendo un especial hincapié en la necesidad de que todos los actores de la cadena sean prudentes a la hora de instalar mensajes sin sustento técnico en al ambiente. “Lo peor que nos puede ocurrir en este momento de expansión internacional es que la gente quiera dejar de vacunar contra la aftosa”, concluyó el veterinario.

El 5 y 12 de marzo próximos se iniciará en la principal región ganadera argentina la primera campaña de vacunación anual contra la fiebre aftosa en todas aquellas provincias en las que se aplica de forma sistemática, informó el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).
Simultáneamente serán inoculadas las terneras de entre tres y ocho meses de edad contra la brucelosis, a excepción de la provincia de Tierra del Fuego, reconocida como libre de la enfermedad.
En esta campaña se aplicarán distintas estrategias de inoculación, dependiendo del plan de vacunación que corresponda a cada provincia o región. En Buenos Aires (excepto el partido de Patagones), Entre Ríos y Corrientes recibirán su dosis solamente la categoría menores de bovinos/bubalinos (terneros/as, vaquillonas, novillos, novillitos y toritos).
En el resto de las provincias, la vacunación incluye a todas las categorías bovinas/ bubalinas, a excepción de algunos planes de la provincia de Misiones que inocularán solo a la categoría menores en establecimientos de riesgo.
La vacunación contra la fiebre aftosa es una de las principales estrategias de prevención que permite mantener una situación epidemiológica estable de esa enfermedad en la República Argentina. Los interesados, pueden solicitar el Cronograma de Vacunación nacional vía redaccion@motivar.com.ar.

Digirodeo, iniciativa conformada por tres socios argentinos, desarrolló el producto que ya cosechó dos premios a la innovación a nivel nacional. ¿Cuáles son sus beneficios concretos?

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar
@facusonatti

Innovación. Desde Digirodeo apuestan fuerte por la ganadería.

Innovación. Desde Digirodeo apuestan fuerte por la ganadería.

Cuáles son los animales ya vacunados? ¿En qué manga se realizó la vacunación? ¿A qué hora? ¿Cuál era la temperatura del ambiente en ese momento? Todas estas preguntas pueden encontrar una respuesta en Digirodeo, la primera pistola vacunadora inteligente lanzada en Argentina.
“Muchos productores compran las vacunas, pero finalmente, y en la práctica, no terminan de llevar adelante una correcta vacunación, amparándose en excusas, como por ejemplo, que no pudieron encerrar la totalidad de la hacienda”, dispara Ignacio Iturriaga, productor y cofundador de Digirodeo, junto a Nicolás Reyes y Fernando Díaz Offeney.
“Sin cambiar la idiosincrasia del productor, se busca un mejor manejo de la información para -a partir de estas tecnologías- dotar a la ganadería de mayor precisión, cosa que la agricultura ya hizo”, comenta Iturriaga. Y agrega: “La pistola Digirodeo 1.0 es una herramienta vinculada a la ganadería de precisión. No queremos que las personas pasen horas descargando datos al llegar a sus casas, sino que sea algo automático, evitando errores”.

Al alcance de la mano
“Ofrecemos pistolas que tienen memoria, garantizando un conteo certero. También permiten digitalizar las actas; cuentan con geolocalización y se puede hacer el registro fotográfico de las vacunas”, resume Díaz Offeney algunas de las virtudes del producto que, el año pasado, cosechó dos premios a la innovación de alcance nacional: CiTA e INNOVAR.
“A su vez, estamos lanzando la aplicación para celulares, tanto para aquellos que incorporen la pistola, como los que no”, agrega el emprendedor. La utilidad de la app Digirodeo consiste en crear actas de vacunación de forma digital a partir de un registro fotográfico de las estampillas de las vacuna, geolocalizando el establecimiento donde se estuvo vacunando, la hora, las condiciones ambientales en ese momento. El encargado de la hacienda podrá firmar el acta directamente en la pantalla del teléfono.
Luego, se genera un PDF que se envía por e-mail, acompañado por un algoritmo que se genera como código de verificación para que no haya actas adulteradas.
“Toda la información se le puede mandar al productor, o a entes vacunadores, etc. Así, reemplazamos las actas en papel que muchas veces tenían errores o, muchas veces, no se entienden”, asegura Díaz Offeney.
Entre los beneficiarios de esta nueva metodología de trabajo no están solo los productores. “Los entes vacunadores pueden tener un respaldo fidedigno para auditar su trabajo; del mismo modo que los veterinarios pueden valerse de mejor información. Por ejemplo, la geolocalización permite determinar dónde, cuándo y, por ende, qué temperatura hacía cuando se concretó la última vacunación y estimar si se cumplió con una correcta cadena de frío para las vacunas”, explica el cofundador de la compañía. En la preventa, se ofrece la pistola 1.0 a US$ 200 más IVA.
“Pensamos avanzar con distribuidores para su comercialización, pero queremos dividir el país en zonas. Norte de la Patagonia, Litoral, Centro y Noroeste. A su vez, estamos haciendo una acción con los entes de vacunación a partir de la campaña que se lanzó el 5 de marzo con el objetivo que sumen estas pistolas”, adelanta Iturriaga y espera un pronto efecto contagio entre los productores.

Así lo estableció el Ministerio de Agroindustria provincial. A pesar de no haber se registrado focos en 2017, en muchos municipios los productores  no cumplieron con el 100% de las vacunaciones obligatorias.

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Zoonosis. La enfermedad impacta también en la Salud Pública.

Zoonosis. La enfermedad impacta también en la Salud Pública.

Por primera vez desde 2013, el año pasado no se registraron focos de carbunclo bacteriano en ninguno de los 30 partidos bajo monitoreo en Buenos Aires, hecho que fue inclusive destacado por el titular del Ministerio de Agroindustria bonaerense. “Este logro es el fruto de las campañas promovidas desde esta cartera para concientizar a los productores sobre la importancia de vacunar contra la enfermedad”, sostenía Leonardo Sarquís durante los primeros días de 2018.
En ese sentido, el Dr. Ramón Noseda, referente de Laboratorio Azul y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en carbunclo rural en la Argentina expresó que “la vacuna está mostrando su eficacia y ello llevará a que las esporas libres en la naturaleza disminuyan a lo largo del tiempo”.


Mirá también: Programa de control: está disponible el Manual Operativo


Más allá de la buena noticia, desde la COPROSA provincial se alertó en cuanto a que sólo algunos municipios cumplieron el año pasado con el 100% de la vacunación, situación que vuelve a poner en riesgo el estado de salud de la hacienda de cara al futuro.
Es por esto que desde el Ministerio de Agroindustria de Buenos Aires se decidió restringir –a partir del 1 de marzo- los movimientos de quienes no hayan registrado la vacunación contra el carbunclo, conforme a la Ley 6703 y su decreto reglamentario.
Las autoridades aclararon que los feedlots inscriptos en Senasa no deben cumplir con esta normativa debido a lo improbable que resulta la ingesta de esporas.


Mirá también: ¿Cuál es la situación en Santa Fe?


Obviamente que en caso de sufrir un brote de la enfermedad, este tipo de establecimientos serán interdictados como ocurriría con cualquier otro. Se establecería la cuarentena correspondiente y volvería a ser “liberado” a los 15 días de haberse concretado la vacunación correspondiente.
“El carbunclo es una zoonosis que afecta al hombre y a los animales, a veces con desenlace mortal para ambos: La vacuna es efectiva y está disponible en cantidades suficientes”, agregaron desde la entidad.

¿Cómo es la metodología?
En diálogo con MOTIVAR, el médico veterinario Hernán Silva, titular de la dirección de Ganadería del Ministerio, explicó los pasos a seguir por los productores para mover hacienda desde el 1 de marzo desde la provincia.
“Los ganaderos tienen dos formas de cumplir con lo establecido: a través de un vacunador de la Fundación que vacune contra carbunclo o que constate que en ese campo se vacunó contra la enfermedad, o bien a través de un veterinario privado que vacune o constate, de igual modo, la vacunación”, explicó Silva. Y avanzó: “Estos certificados deben ser presentados en las Fundaciones”.
Si bien la campaña de vacunación contra carbunclo es de mayo a diciembre, quienes no hayan cumplido con la obligatoriedad deberán vacunar antes de pedir la Guía para mover animales.

La principal restricción para la aplicación de estas tecnologías en animales es el costo asociado a los procesos de producción. Superar este cuello de botella requiere el desarrollo de estrategias alternativas.

PROF. DR. CLAUDIO PRIETO*
Laboratorio de Desarrollo Biotecnológico (FBCB-UNL)
cprieto@fbcb.unl.edu.ar

Incuestionablemente, la producción de proteínas recombinantes se ha convertido en una realidad gracias al descubrimiento de la tecnología del ADN recombinante en los años setenta.
En la actualidad, los científicos pueden aislar o sintetizar rutinariamente genes y clonarlos en un sistema de expresión adecuado con el propósito de producir la proteína a escala industrial.

——————————————————————————————-

Mirá también: Hacia una vacuna antirrábica de última generación

——————————————————————————————–

Si bien existe un amplio repertorio de fábricas celulares para producir proteínas recombinantes en forma industrial (bacterias, levaduras, hongos, algas, células de insectos, y células de mamíferos), la bacteria Escherichia coli se convirtió en el caballo de batalla en este campo. Sin embargo, las bacterias no pueden producir algunas proteínas tan eficientemente como sí lo hacen las células animales, siendo las glicoproteínas las proteínas más importantes y relevantes desde el punto de vista terapéutico. La funcionalidad o actividad biológica de las glicoproteínas es dependiente de su interacción con el receptor específico y de la capacidad de la misma de mantenerse en circulación.
El éxito de una terapia basada en el uso de glicoproteínas tiene que ver principalmente con el sistema de expresión celular implementado, el proceso de cultivo desarrollado, la estrategia de purificación y el entorno de excipientes que acompañarán a la estabilidad de la misma.

¿Qué pasa con las proteínas recombinantes en salud animal?
Una búsqueda bibliográfica general revela que uno de los campos más estudiado en este rubro es el sistema endócrino. De hecho, el mercado veterinario dispone de hormonas recombinantes comerciales y grupos de investigación, desarrollo e innovación que están trabajando en su implementación.

Bioreactor. Para el cultivo de células.

Bioreactor. Para el cultivo de células.

La reproducción animal (ganadería) es una de las áreas donde la producción de proteína recombinante se usa ampliamente. No obstante, el aumento de la demanda ha sometido al ganado a un mayor estrés, lo cual se traduce en problemas de infertilidad. Por ello, existe una búsqueda constante de nuevas alternativas y tecnologías para incrementar la eficiencia reproductiva.
Las hormonas reproductivas (FSH, LH, CG) tienen un papel crítico en la regulación de la función reproductiva de los machos, el ciclo reproductivo de las hembras y el mantenimiento de la preñez en las madres. En producción animal, estas hormonas se utilizan con dos propósitos opuestos: mejorar la fertilidad en hembras (regulando la ovulación y/o facilitando la implantación embrionaria) y mejorando la calidad de la carne mediante machos esterilizados.
El uso de la gonadotrofina coriónica equina (eCG) se ha convertido en una de las terapias hormonales clave para mejorar la actividad reproductiva en diferentes tipos de ganado. Actualmente la metodología para la obtención de dicha hormona, denominada PMSG (pregnant mare serum gonadotropin, gonadotrofina sérica de yeguas preñadas), involucra el uso de animales (yeguas preñadas), lo que despierta serios cuestionamientos bioéticos. La tecnología basada en el cultivo de células recombinantes de mamíferos permite un producto veterinario con características mejoradas, elevada consistencia y reproducibilidad entre lotes, es libre de contaminantes presentes en el plasma de animales y, por lo tanto, más seguradesde el punto de vista sanitario.
La implementación de este tipo de biotecnologías posee grandes ventajas:
• Desde una óptica bioética: La producción de proteínas en forma recombinante reemplaza el uso de animales y, con ello, elimina las prácticas a los que los mismos se someten para la obtención de la hormona actualmente disponible en el mercado (PMSG, derivada de sangre de yeguas gestantes). Constituye un avance extraordinario para sustituir prácticas primitivas que hoy en día ya se encuentran prohibidas en algunos países, colaborando así a un menor impacto ambiental.
• Desde una óptica técnica: Esta tecnología representa una plataforma innovadora que permite obtener un producto estandarizado, con elevada consistencia y reproducibilidad entre lotes, libre de contaminantes presentes en el plasma de animales y, por lo tanto, más seguro desde el punto de vista sanitario.
El desarrollo de esta tecnología de cultivo en biorreactores, haciendo uso de medio de cultivo libre de suero, mejora la calidad del producto y la ecuación económica del proceso productivo completo. Con estrategias de trabajo, como las desarrolladas en nuestro laboratorio, se puede lograr mayor cantidad de producto en menor tiempo.
Además, la obtención de un producto mediante estas facilita su aprobación por parte de las autoridades regulatorias.
¿Y las vacunas veterinarias?
Otro campo también explorado por el mercado veterinario lo constituyen las vacunas. En relación a las virales, los procesos de fabricación presentan algunas limitaciones específicas vinculadas al sustrato celular utilizado y a la producción, en comparación con otros productos biotecnológicos.
Para ello, frecuentemente se utilizan líneas celulares tales como las células MDCK, VERO, MRC5, BHK, HEK y CHO.
La elección del tipo de célula tiene que ver con el tropismo viral y con el tipo de virus que se desea producir.
Algunas de las desventajas de este modelo de trabajo implican procesos intermitentes de producción, fases de cultivo con material biológico peligroso y con riesgo sanitario, la necesidad de etapas de inactivación viral, y muchas veces la utilización de suero fetal bovino durante el cultivo celular.
Todo esto necesariamente indica un costo operativo de planta significativo.
La producción de vacunas basada en cultivos de células recombinantes productoras de antígenos funcionales reduce al máximo las desventajas anteriormente planteadas. Por tratarse de células que son modificadas por ingeniería molecular para producir el antígeno en forma recombinante, estable y constitutiva, no es necesario manipular microorganismos patógenos, etapas de infección celular, cosecha viral y tratamientos de inactivación viral.
En este sentido, la optimización de este tipo de bioproceso permite además la independencia de sustrato para el anclaje de células, la no utilización de suero fetal bovino y la generación de lotes consistentes y reproducibles.
Uno de los desafíos más importantes del desarrollo científico en el área de las vacunas lo constituye el diseño de partículas autoensamblables compuestas de antígenos recombinantes capaces de imitar una respuesta inmune generada por un patógeno natural.
Estas partículas, denominadas VLPs (Virus-Like Particles), pueden mantener la conformación nativa del antígeno e imitar la estructura natural del virus sin contener material genético viral y por lo tanto no ser infecciosa.
Esta tecnología permite la producción de vacunas sin utilizar los métodos habituales de replicación viral.
Como las VLPs tienen una estructura similar al virus original, pueden provocar una inmunidad humoral más fuerte con cantidades menores de antígeno comparado con las vacunas a microorganismos muertos y/o a subunidades.
Además, como las VLP no contienen material genómico viral, es una vacuna muy segura sin los riesgos asociados con la replicación de virus, inactivación, etc.
Sin embargo, la ventaja más importante de las vacunas a VLPs es que pueden estimular células B, proliferar CD4 e inducir respuestas de linfocitos T citotóxicos. La estimulación de células B por VLPs es lo suficientemente fuerte como para provocar la inducción de anticuerpos IgM independiente de células T. Y esto se debe a que como las VLP se componen de una o más proteínas dispuestas geométricamente en matrices densas y repetitivas, pueden inducir una fuerte respuesta inmune.
Paralelamente, las VLPs pueden inducir respuestas de células T de manera eficiente a través de interacciones con células presentadoras de antígenos, particularmente células dendríticas, en donde las moléculas de MHC II procesan y presentan VLP para la activación de células T cooperadoras. También, las VLPs pueden estimular las células dendríticas para inducir respuestas de linfocitos T citotóxicos más rápidos, fuertes y protectores mediante la presentación de MHC I.
Todas estas características son muy significativas para la industria veterinaria. La tecnología de VLPs hace posible fabricar vacunas de virus peligrosos que solo están aprobadas en instalaciones de barrera de alto nivel, sin riesgos de infección. Por lo tanto, la tecnología de la vacuna a VLPs puede ser una herramienta muy prometedora para la prevención de enfermedades.
Un claro ejemplo de esta importancia lo demuestra el desarrollo en nuestro laboratorio de un candidato vacunal a base de VLPs para la enfermedad de la rabia: enfermedad 100% mortal, en la que mueren entre 60.000 y 70.000 personas al año, principalmente transmitida por perros.
Esta vacuna, desarrollada en nuestro país y actualmente en fase de aprobación, es la tercera generación producida por tecnología de cultivo de células animales recombinantes y en medio de cultivo libre de suero fetal bovino, capaz de inducir la producción de anticuerpos neutralizantes protectivos en los animales vacunados. Además, puede ser producida en plantas sin barreras de contención viral. Esto último no es un dato menor: la rentabilidad es particularmente importante en el contexto de la producción animal, donde los retornos marginales son escasos. Actualmente, la principal restricción para la aplicación de productos recombinantes en animales sigue siendo el costo asociado a los procesos de producción. Superar este cuello de botella requiere el desarrollo de estrategias alternativas para reducir aún más los costos de producción de los productos recombinantes.

* Además, el autor es fundador de Cellargen Biotech SRL, empresa incubada en la Universidad Nacional del Litoral.

Está disponible el curso online  “Terapia antibiótica de mastitis bovina” de APROCAL. A través de 6 clases virtuales y un foro, profesionales del sector debaten sobre el uso el racional de este tratamiento.

PHD LUIS CALVINHO
maildelautor@verLink.com.ar

El curso de la Asociación Pro Calidad de la Leche y sus derivados (APROCAL) sobre la terapia antibiótica en los tambos busca concientizar sobre la administración de estos fármacos.
El objetivo no se basa solo en lograr la correcta curación del animal, sino también en evitar consecuencias negativas para la salud pública.
Veterinarios y trabajadores del sector pueden tomar las clases en video de M.V. Ph.D. Luis Calvinho, M.V. Ph.D, Mariana Lucas y M.V. Javier Chaves dentro de los dos meses siguientes a la inscripción y recibir una certificación luego de haber rendido un examen online.
El primer módulo, a cargo de Luis Calvinho, apunta a conocer a los patógenos ya que ante una infección presentan comportamientos diferentes.

Calvinho. “Protocolos precisos hacen al éxito del tratamiento”.

Calvinho. “Protocolos precisos hacen al éxito del tratamiento”.

Al identificarlos, se puede pronosticar cuáles responderán a la terapia antibiótica y, así, decidir en qué casos no es útil aplicarla. Sin embargo, también es necesario tener en cuenta a la vaca como un factor determinante en la eficacia del tratamiento.
Los efectos del agente etiológico varían según el momento del ciclo de vida del animal.
“No es lo mismo tratar un caso de Estafilococo, de Estreptococo, o de Escherichia Coli en la mitad de la lactancia que cuando la vaca está inmunosuprimida”, aclara el docente e investigador del INTA Rafaela.
El uso racional de antibióticos en las vacas lecheras también es fundamental para detener el avance de cepas resistentes. Mariana Lucas, profesora e investigadora de la Universidad del Salvador, trata en el segundo módulo la eficacia terapéutica desde la farmacología clínica y aplicada.
En esta parte se analiza, en base a datos publicados, cuál es el comportamiento farmacocinético y farmacodinámico de los antimicrobianos más utilizados en la Argentina y, en consecuencia, cómo debe ser la recomendación médica.
La oradora reconoce que estos temas han sido centrales en su formación de postgrado como becaria doctoral (Conicet en la Cat. de Farmacología y Toxicología- FCV de la UNLP) y siguen siendo parte de su línea de trabajo.
Javier Chaves tiene una larga trayectoria en el desarrollo e implementación de programas de control de la mastitis bovina en la Argentina y en la región: está a cargo de la tercera y última unidad acerca de los protocolos terapéuticos.
Estos son una guía para implementar diferentes tratamientos según los cuadros clínicos que se presentan. A su vez, permiten hacer cambios en los procedimientos cuando no se logra la respuesta clínica esperada.
El veterinario destaca que en los últimos diez años el uso de este tipo de protocolos se ha ido incorporando a la práctica profesional en los tambos.
Allí los tratamientos antibióticos de las mastitis clínicas son llevados a cabo por tamberos u ordeñadores. “Nuestra tarea en conjunto con ellos es permanente y el uso de protocolos escritos y precisos hacen también al éxito de los tratamientos”, reflexiona el orador.
Este curso forma parte de la oferta de capacitaciones de APROCAL en torno a la calidad de leche. Se encuentra disponible durante todo el año.
Se reciben inscripciones e inquietudes vía info@aprocal.com.ar.

Dialogamos con Eduardo Modyeievsky, quien repasa los principales disertantes y actividades que se llevarán adelante en el tradicional evento que año a año lleva adelante InterMédica.

Una vez más, el encuentro que propone la familia de InterMédica a través de sus 27º Jornadas Veterinarias marcará el pulso del sector veterinario atado principalmente al rubro de los animales de compañía en la primera parte de 2018.
La cita será, como cada año, en Parque Norte los próximos 22 y 23 de abril y continuará con actividades y talleres especiales en distintos puntos de la Ciudad de Buenos Aires los 24 y 25 del mismo mes. En diálogo con MOTIVAR, uno de los responsables de la organización, Eduardo Modyeievsky, adelanta: “esperamos más de 2.500 profesionales de toda América Latina”.

Un calendario cargado de actividades
Los actores de siempre y nuevos protagonistas coparán los 70 stands del Golden Center. Entre las nuevas caras se pueden mencionar a Idexx, PetDrink, Microsules Argentina, IMVI y Chiocca, por ejemplo.
Royal Canin seguirá siendo el Main Sponsor de las jornadas y como siempre, entre los visitantes, se espera que además de los profesionales locales se hagan presentes representantes de países limítrofes y otros de la región.
Al momento de repasar el programa de las Jornadas, nuestro entrevistado destaca lo que será la participación del británico Simon Swift (Cardiología), director médico del programa de residentes de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Florida (Estados Unidos), desde principios del 2014. Vale decir que los principales temas de interés del disertante internacional incluyen la enfermedad degenerativa de la válvula mitral, el desarrollo de un programa de corazón abierto, la colocación de estents en la estenosis pulmonar y el tratamiento con balón cortante de la estenosis subaórtica.
Los veterinarios también podrán escuchar al español David Sanchez Migallon Guzman, quien ha publicado más de 100 artículos en revistas científicas y experto en la especialidad animales exóticos.
La reconocida especialista argentina en enfermedades respiratorias, Paola Pisano, también tendrá su espacio; tal como lo hará abordando la temática sobre sepsis felina aplicada a la clínica diaria, Claudia Espina.
Desde InterMédica destacan también la participación de Leonel Londoño, quien tomará la posta en el área de nefrología. Actualmente, el profesional forma parte del comité de selección y capacitación de internos y residentes y se desempeña entre otras cosas como director de la unidad de hemodiálisis veterinaria de la Universidad de Florida (Estados Unidos).
Finalmente, los asistentes podrán escuchar las recomendaciones y consejos de Marta Hervera Abad, española radicada en Nantes (Francia) que trabaja en Expert Pet Nutrition, un servicio de asesoramiento y consultoría en nutrición de animales de compañía, quien vuelve a nuestro país especialmente para esta edición de las Jornadas Veterinarias.
Pero claro que no todas serán disertaciones y prácticas profesionales, ya que también habrá un espacio para el humor.
En esta oportunidad, el responsable de llevar adelante el show será Martín Campilongo, más conocido como “Campi”.

Más actividades para los profesionales
“Entre las novedades, presentaremos un taller único para nuestro país, dedicado al arte de la artroscopia”, cuenta Modyeievsky. Y amplia: “Más allá de la destacada participación que tandrá durante las jornadas, este taller estará a cargo de Cristóbal Frías (DVM AVEPA), profesor del Máster en Traumatología y Ortopedia de la Universidad Complutense (España) y profesor del Máster en Endoscopia y Cirugía de mínima invasión de la Universidad de Extremadura. A su vez, es fundador, director y jefe de cirugía y TAC del Hospital Veterinario Lepanto”.
El programa se desarrollará el 25 de abril e incluirá el análisis de artroscopia de hombro, codo y rodilla; técnica, indicaciones y prácticas. La actividad tendrá lugar en Desviet (Av. San Martín 4428, CABA) y los cupos son limitados.
En la jornada previa, se realizarán los talleres de Exóticos y Traumatología. A su vez, habrá una charla orientada a los especialistas en cardiología.
“Entendemos que este será un año de transición, en el cual tanto el mercado veterinario, como el país en general, seguirán adelante con su proceso de reordenamiento”, evalúa Modyeievsky el presente y futuro cercano de la industria.