fbpx
MOTIVAR encabezado diarios
HomeEdición ImpresaLlegó al país la primera vacuna contra la leishmaniasis canina
HASTA EL MOMENTO NO EXISTIA EN EL PAIS ESTA TECNOLOGIA

Llegó al país la primera vacuna contra la leishmaniasis canina

De la mano de Virbac – Ruminal se presentó CaniLeish ante la comunidad veterinaria, con tres eventos realizados en Buenos Aires, Corrientes y Misiones. ¿Cómo funciona? ¿Qué tienen que saber los médicos veterinarios?

Ricardo Coedo Besteiro. El español participó del lanzamiento.

Ricardo Coedo Besteiro. El español participó del lanzamiento.

Lanzada en el mercado europeo allá por el año 2011, la vacuna contra la Leishmaniasis canina llega a la Argentina de la mano de Ruminal – Virbac, con el objetivo de sumarse a las herramientas actualmente disponibles para prevenir y controlar una zoonosis de rápida expansión en nuestro país.
“CaniLeish representa un avance decisivo. Los estudios clínicos de eficacia han demostrado que estimula una respuesta inmune celular específica contra L. Infantum, proporcionando una protección eficaz contra el desarrollo de la enfermedad”, le explicó a MOTIVAR el Dr. Fernando Doti, director técnico de la empresa que concretó este esperado lanzamiento tanto en Buenos Aires (CABA), como en Misiones (El Dorado y Posadas) y Corrientes capital.
“Fundamentalmente la convocatoria en el Norte del país fue muy importante, lo cual nos llenó de satisfacción. Allí los veterinarios saben de la necesidad de incorporar esta vacuna a su práctica diaria”, nos explicó Natalia Luka, asesora técnica de Ruminal – Virbac para CaniLeish.
Vale decir que la leishmaniasis es una enfermedad zoonótica que existe en todo el mundo. Nuestro país tiene una zona endémica que abarca las provincias de Misiones, Corrientes, Chaco y Formosa. “Se han encontrado hacia el sur de la zona problema, casos autóctonos de Leishmaniasis canina en Concordia (Entre Ríos) y algunos casos en Gualeguaychú a 180 km de Buenos Aires. Hacia el oeste se describen casos en algunas zonas de Santiago del Estero”, aseguran también desde Ruminal – Virbac.
Durante estos encuentros se llevaron adelantes exposiciones técnicas a cargos de referentes locales, a los cuales se sumó la participación del español Ricardo Coedo Besteiro, asesor técnico en Virbac, quien describió puntualmente CaniLeish.
Destacada fue también la mesa redonda donde tanto el referente argentino en Leishmaniasis, Dr. Octavio Estévez, como la Dra. Gabriela Perez Tort (FCV-UBA) y generaron un ida y vuelta de preguntas y respuestas con los los profesionales. “Allí se debatieron diversos temas en cuanto a la enfermedad, la vacuna y su esquema de vacunación (tres dosis)”, nos explicó Luka. Y avanzó: “También quedó en claro cuáles son los kit rápidos más convenientes de utilizar para realizar el test rápido y luego un test ELISA, para poder tratar correctamente al animal”.

Control y prevención

Ricardo Coedo Besteiro. El español participó del lanzamiento.

Ricardo Coedo Besteiro. El español participó del lanzamiento.

Tal como quedó claro a lo largo del lanzamiento de CaniLeish, existen dos formas de evadir el desarrollo de la leishmaniasis en el animal. Por un lado, evitar el contacto con los flebótomos infectados y, por el otro, actuar sobre el parásito. Dada la dificultad de llevar a la práctica acciones específicas para resguardar a los animales del mencionado contacto con la fuente de infección, existen en el mercado veterinario productos específicos para reducir el número de picaduras de los flebótomos.
“Los insecticidas o los repelentes sobre el perro tienen como primer objetivo disminuir el riesgo de infección de un perro sano, pero también reducir el riesgo de transmisión de la leishmaniasis a otros perros y especies, así como controlar la re-infestación con nuevos parásitos”, le explicó a MOTIVAR el Dr. Fernando Doti. Y profundizó: “Sin embargo, esto no previene las picaduras al 100%, por lo que el riesgo a la infección de leishmaniasis, aunque aminorado, sigue existiendo. La vacunación es la única medida preventiva que actúa sobre la leishmania y no sobre el flebótomo. Es decir, que limita el desarrollo de la enfermedad una vez el parásito se ha introducido en el organismo del perro”.
En ese contexto y comprendiendo los niveles de prevalencia de la enfermedad en diferentes regiones de nuestro país es que Doti asegura: “La posibilidad de combinar la vacunación con los insecticidas adecuados se postula como el método más efectivo para proteger al perro contra la enfermedad”.

¿Cómo funciona la vacuna?

En Buenos Aires. Más allá de la recorrida por el Norte del país, CaniLeish se presentó en CABA.

En Buenos Aires. Más allá de la recorrida por el Norte del país, CaniLeish se presentó en CABA.

Producida en Francia, CaniLeish, ha transitado un interesante camino en su desarrollo. Tal es así que, según Virbac, desde enero de 2012 hasta la fecha se han administrado más dos millones y medio de dosis.
“La vacuna contra la leishmaniasis canina solo está indicada cuando el perro está sano. Es decir, cuando hay la certeza de que no padece ya la enfermedad. Así pues, resulta imperativo realizar antes un test diagnóstico rápido para determinarlo. Si la prueba arroja un resultado negativo, se podrá proceder a la vacunación. En caso contrario, el veterinario deberá confirmar o descartar el diagnóstico con otras pruebas más completas”, aseguró el español.
En ese marco, quedó claro también que la vacuna enseña al sistema inmune del perro a defenderse correctamente del parásito de la leishmaniasis, estimulando la producción de células inmunitarias y no de anticuerpos, reduciendo drásticamente el riesgo de que el perro desarrolle la enfermedad cuando sufra una infección “real”.
“Los componentes empleados en la vacuna son proteínas aisladas y no el parásito completo, de forma que en ningún caso la vacuna puede provocar la enfermedad. Son necesarias tres dosis el primer año de vacunación, así como una inyección anual de refuerzo los próximos años”, aportó Fernando Doti. Y recordó: “La primo vacunación podrá aplicarse al perro a partir de los seis meses de vida, quedando excluidas de vacunación las hembras que se encuentren en gestación”.
A su turno, Natalia Luka le explicó a MOTIVAR que, en general, la eficacia de las vacunas contra parásitos no es tan elevada como la de algunas vacunas contra virus. “Si bien es cierto que la vacunación contra la leishmania proporciona niveles de protección muy elevados (93%), es fundamental apoyar este método con las demás medidas de prevención orientadas a reducir el contacto con los flebótomos, aseguró.
Asimismo, reforzó algunos conceptos clave a tener en cuenta por los veterinarios privados: “No importa el tamaño del perro a la hora de vacunar. Lo que sí es primordial es hacer un test rápido para saber si el animal tiene o no la enfermedad. Del mismo modo, tenemos que poder diferenciar entre pacientes enfermos e infectados”.
“Es importante que los profesionales sepan que la vacuna está en el mercado y que cuentan con una nueva herramienta. Hoy, el propietario de las mascotas nos exige que estemos informados”, aportó Natalia Luka.
Y concluyó: “Hablamos de tres dosis, con intervalos de tres semanas, a partir de los seis meses. Es clave entender que no se puede modificar este cronograma y que, en caso de hacerlo, se deberá iniciar el tratamiento nuevamente. De esta manera, sin dudas CaniLeish ayudará al sistema inmune, haciendo un switch inmunológico hacia la respuesta más necesaria del animal frente a la leishmaniasis”.

comments

POST TAGS:
COMPARTIR:
Valoración: