HomeEdición Impresa¿Por qué no se previene una enfermedad que genera pérdidas por $7.000 millones?
PRIMER SIMPOSIO DE SALUD MAMARIA ORGANIZADO POR MSD

¿Por qué no se previene una enfermedad que genera pérdidas por $7.000 millones?

Durante el Simposio realizado por MSD Salud Animal, los expertos coincidieron en la importancia de avanzar en la adopción de medidas preventivas que permitan a los animales sobreponerse al nivel de desafío al que se enfrentan actualmente las vacas de tambo en nuestro país.

Los interesados en ver las entrevistas completas realizadas por MOTIVAR TV durante el encuentro realizado en Tandil, Buenos Aires, pueden hacerlo ingresando en motivar.com.ar o en nuestro Canal youtube.com/pmotivar.
“Si bien sabemos que los productores lidian con diversas complejidades en su día a día, es clave seguir insistiendo en el rol que ocupan las mastitis en todo el esquema productivo”, graficó la MV. Enriqueta Bottini (UNICEN – CONICET).
“Es la problemática sanitaria que mayores pérdidas genera en la productividad del ganado lechero mundial. En Argentina, perdemos $7.000 millones al año por la presencia clínica y subclínica de esta enfermedad”, reforzó Eial Izak, médico veterinario y consultor privado en mastitis y calidad de leche.
“La prevención es un punto clave en un programa de calidad de leche y muy pocas veces tenida en cuenta. Los tambos generalmente se centran en detección de casos clínicos y cómo tratar con antibióticos”, completó el médico veterinario Sergio Castro. A su vez, el profesional que asesora establecimientos en la Cuenca Oeste de Buenos Aires explicó que la intensificación que han venido sufriendo los tambos han expuesto a los vacas a situaciones de alto riesgo frente a microorganismos ambientales.
“Es clave trabajar sobre el manejo de los corrales y la correcta preparación de ubre, entre otras medidas de fácil adopción”, reforzó quien hoy coordina la Comisión de Mastitis en Aprocal.

Actualizar los conocimientos
“Durante el encuentro nos enfocamos en el impacto de las mastitis sobre la fertilidad. Se ha demostrado que afecta parámetros reproductivos como los días al primer servicio, promedio de días abiertos y servicios por concepción”, le comentó Izak a MOTIVAR. Y agregó: “Hoy contamos con nuevas categorías de antiinflamatorios de síntesis no esteroide y protocolos con GNRH y prostaglandinas que permiten reducir el impacto de las mastitis clínicas y subclínicas, con mejoras también en la tasa de concepción entre un 40 y 50%”.
Más allá de esto, el referente se refirió a la necesidad de que el sector avance en la capacitación de las personas que en el mismo se desenvuelven. “La mastitis es una enfermedad del hombre que se traslada a las vacas. Podemos contar con las mejores tecnologías, pero no terminaremos de aprovecharlas si no contamos con el recurso humano adecuado”, explicó.
Por su parte y en el marco de la importancia de contar con un Programa de Calidad de Leche, Castro sostuvo que, como asesores, los veterinarios deben concientizar al productor y a los integrantes de la empresa, respecto de los daños económicos y trastornos en el manejo que genera la enfermedad, para luego avanzar con recomendaciones tendientes a reducir nuevas infecciones y bajar el nivel de patógeno de vacas crónicas. “La mastitis es una enfermedad multifactorial compleja y si uno no tiene un esquema de trabajo ordenado puede no tomar en cuenta algunos factores. Debemos comenzar por el diagnóstico de situación, para luego plantearnos objetivos concretos a lograr para aplicar medidas correspondientes y monitorear la enfermedad”, aseguró.

comments

COMPARTIR:
Valoración: