HomeEdición ImpresaGanadería de precisión: un viejo término, con nuevas tecnologías
ALTERNATIVAS PARA SUPERAR LOS BAJOS E HISTORICOS NIVELES DE PRODUCTIVIDAD EN LA ACTIVIDAD

Ganadería de precisión: un viejo término, con nuevas tecnologías

Una serie de soluciones tecnológicas vienen a eficientizar la producción local de los rodeos a campo: drones, aplicaciones para la administración, collares y jeringas inteligentes, son solo algunas. Pasen y vean.

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar
@facusonatti

Hay números que lo dicen todo.
Que los niveles de destete sigan clavados en el 60% desde hace más de 20 años resulta tan alarmante como que el sector ganadero local se pierda de sumar más de $28.000 millones a su facturación anual por una incorrecta ejecución de planes sanitarios que eviten la aparición de enfermedades en los rodeos. Un hilo conductor enlaza estas dos situaciones y formula nuevas expectativas para esta industria a cielo abierto: la tecnología.
Es paradójico que mientras la agricultura vivió un fuerte proceso de transformación y expansión durante los últimos años, la ganadería siga dando vueltas en círculos sin encontrar afirmarse en aspectos centrales, como los es la aplicación de innovaciones que hoy están disponibles en el país. En ese marco y consultada por MOTIVAR, Milagros Sobredo (técnica del área ganadera de AACREA) destaca al menos dos motivos que explican la situación.
“Por un lado, la ganadería es más compleja que la agricultura y es real que la implementación de tecnologías es muy particular según cada caso”, analiza. Y agrega: “Claro que el perfil de productor es distinto; la agricultura vivió una renovación generacional que aún no ha llegado a la ganadería situación que se suma a plazos productivos que inciden al momento de pensar inversiones. Poder observar los resultados de algunas medidas adoptadas sobre la hacienda puede llevar más de dos años versus apenas seis meses en los cultivos”.
Sistemas de gestión y comercialización, App para el celular; drones; collares con sensores; balanzas automáticas; y pistolas de vacunación con memoria y geolocalización, son solo algunas de las innovaciones que ya se prueban a campo. En este artículo, MOTIVAR sumó la palabra de los protagonistas para que difundan cómo ahora sí las mismas se adaptan a la realidad del ganadero.

Vuela, vuela
Pietro di Campello respira campo desde la cuna. Su familia es propietaria de la cabaña raza Hereford (aún en producción) más antigua del país, denominada Tuyutí, radicada en Córdoba.
“Siempre supe que, al momento de tomar decisiones y en nuestro rol de empresarios agropecuarios, muchas veces no estábamos viendo la película completa. Hoy, podemos lograr conclusiones a partir de estadísticas y no tanto a “ojo” del paisano, el patrón o el encargado. Por eso a la hora de planificar la producción vuelco todo al Excel. El rol de la tecnología es cada vez más relevante”, analiza el director de Campagro y co-fundador de Skyagro Solutions, firma que ofrece el servicio de drones para el campo.
La inquietud de di Campello por invertir en esta tecnología surgió al volver al país, tras haber vivido entre Hong Kong, Singapur y España. “A partir de mi amistad con Matías Recchia, creador de Iguanafix, tomamos contacto con un grupo de programadores que querían avanzar en servicios vía drones, pero no conocían el usuario final: el productor agropecuario”, recuerda los inicios el también CEO de la empresa familiar. “Entre los servicios que puede utilizar un productor ganadero a partir de la incorporación de drones está la posibilidad de ir desde el casco de un establecimiento hasta los tanques para ver si hay agua, por ejemplo, o determinar en qué parcela están los animales; si hay uno caído y en ese caso, trasmitirlo inmediatamente por video para poder actuar”, repasa el empresario. Y sigue: “Hablamos de productos que realmente facilitan el trabajo a campo y permiten ahorrar tiempos. Es decir, mejorar nuestra eficiencia. Además, en lugares anegados, se pueden sobrevolar los lotes y determinar exactamente cuántas hectáreas están libres de agua para así medir la carga que soportaría esa parcela”.
Skyagro Solutions dedicó gran parte de los últimos dos años a desarrollar sus propios equipos, bajando costos y adaptándose a las necesidades del productor.
“Buscamos que el drone sea una herramienta masiva. No se trata de un equipo por dueño o por establecimiento, sino de definir la estrategia y el número suficiente para cubrir las distintas soluciones que se pueden brindar”, explica di Campello.
“En la prestación del servicio del drones, son tres los elementos a considerar: el hardware, el software para el vuelo y otro para obtener los resultados. Al lograr bajar los costos, hacemos que sea un producto accesible para el usuario final, a razón de US$ 5.000 por equipo”, garantiza quien ya selló la venta de 20 drones.

Pulsaciones
En la edición de mayo de MOTIVAR fue tapa el caso de “Tambero”, sistema de monitoreo a partir de la utilización de collares en las vacas, entre otros animales, que permitía chatear (literalmente) con las mismas, a partir del uso de la inteligencia artificial.
Sin dudas, la utilización de collares es otro de los avances que prometen volverse masivos en los establecimientos ganaderos.
Para Guido Buscetti Castro, de CTM, la posibilidad de ofrecer un collar y su respectivo sistema operativo a partir de un fee mensual es una de las claves para evitar la barrera de entrada que implica el costo individual de cada unidad, estimado en hasta US$ 150.
Este ingeniero electrónico (UBA), con posgrados en Francia e Italia, volvió al país y desempolvó un viejo trabajo de la facultad sobre el monitoreo por el robo de animales.
“Con la misma idea y usos adicionales nos presentamos en una aplicación del Fonsoft (Ministerio de Ciencia y Tecnología) y obtuvimos un aporte no reembolsable por $600.000”, traza los inicios de su empresa. “La posibilidad de monitorear los períodos de celo o incluso anticiparlos, la atención del estrés calórico o el tiempo que pasa recostado y sus posibles razones, son algunas de las variables que se pueden analizar a partir del uso de los collares”, señala Buscetti Castro.
“Estamos haciendo pruebas sobre el desempeño del dispositivo, a partir del uso de tecnología GSM para trasmitir los datos de forma satelital, es decir, más allá del acceso a Internet. Una de las primeras aplicaciones comerciales, será de la mano de Tambero”, adelanta el emprendedor que importa los componentes de China para luego, ensamblar localmente los collares en cuestión.
Siguiendo con su análisis, Sobredo (AACREA) explica la dificultad de predecir cómo impactarán estas tecnologías en la producción, porque en muchos casos representa un cambio de paradigma: cambia totalmente la manera de pensar la actividad.
“Del mismo modo, aquellos que crearon la telefonía móvil, por ejemplo, no habrán dimensionado el alcance actual de esos dispositivos”, grafica.

Dar en el blanco
“Muchos productores compran las vacunas pero finalmente, y en la práctica, no terminan de llevar adelante la vacunación, amparándose en excusas, como por ejemplo, que no pudieron encerrar la hacienda”, dispara Ignacio Iturriaga, productor y cofundador de Digirodeo, proveedora de pistolas de vacunación con un salto de sofisticación. “Ofrecemos pistolas que tienen memoria, garantizando un conteo certero. También permiten digitalizar las actas, cuentan con geolocalización y se puede hacer el registro fotográfico de las vacunas”, repasa algunos de los beneficios detrás de esta nueva tecnología.
“Sin cambiar la idiosincrasia del productor se busca un mejor manejo de la información, para -a partir de estas tecnologías- dotar a la ganadería de mayor precisión, cosa que la agricultura ya hizo”.
Y agrega: “La pistola Digirodeo 1.0 es la entrada más baja vinculada a la ganadería de precisión. Tenemos una versión 3.0 con una plataforma más integral. En cualquier caso, no queremos que las personas pasen horas descargando datos al llegar a sus casas, sino que sea automático”.
Entre los beneficiarios de esta nueva metodología de trabajo no están solo los productores. “Los entes vacunadores pueden tener un respaldo fidedigno para auditar su trabajo; del mismo modo que los veterinarios pueden valerse de información. Por ejemplo, la geolocalización permite determinar dónde, cuándo y, por ende, qué temperatura hacía cuando se concretó la última vacunación y estimar si hubo una correcta cadena de frío para las vacunas”, explica el cofundador de la compañía.
A su vez, el emprendedor adelanta los costos: “Una pistola 1.0 será solo cuatro veces más costosa que una convencional, mientras que la 3.0 no superará en ningún caso los US$ 1.500. Se está evaluando cobrar un fee mensual para prestar el servicio de la plataforma donde corren los datos”.

Bajar los costos
Natán Ottavianoni es de La Pampa y si bien su familia no proviene del mundo de la ganadería, están emparentados a la actividad desde siempre. Quizás por eso, eligió apostar al desarrollo de una startup pensada en reducir los costos del productor. “El comercio electrónico puede reducir los costos de las transacciones. Es un canal alternativo, rápido, seguro y económico”, garantiza Ottavianoni, cofundador de Enbaca, sistema de venta orientado a cría e invernada.
“Hace años que tenemos intenciones de desembarcar con esta solución por Internet, pero recién pudimos lanzamos este año a partir de una mayor adopción de soluciones on line. Hoy los Smartphones son tan realidad como el renacer de la ganadería”, analiza el entrevistado y propone reducir el costo de la comercialización a solo un 1% a cada punto de la cadena versus el 3 y hasta 4,5% actual que cobran los consignatarios como comisiones, sin contar los costos asociados. “En la Argentina aún menos del 10% de la comercialización de ganado bovino se hace a distancia, pero creemos que con el tiempo los remates presenciales quedarán reducidos a reproductores Premium. De hecho, solo nosotros apostamos a quedarnos con un 10% del negocio para 2024”, adelanta Ottavianoni. Y agrega, “los feedloteros profesionales son los que más compran por este sistema, ya que en la práctica, pueden negociar precios y plazos desde cualquier dispositivo”.
Con el objetivo de concluir el análisis, Sobredo es contundente: “En la medida que las nuevas tecnologías vayan demostrando resultados ligados a mejoras en la productividad o reducción en los costos, no tenemos dudas que el productor las adoptará masivamente”.

comments

POST TAGS:
COMPARTIR:
Valoración: