fbpx
MOTIVAR encabezado diarios
HomeEdición Impresa“Sin identificación no hay ningún saneamiento posible”
IMPACTO DE LAS NORMATIVAS SOBRE EL MANEJO DE LA HACIENDA

“Sin identificación no hay ningún saneamiento posible”

Durante un encuentro organizado por Laboratorio Azul, funcionarios del Senasa expusieron su visión sobre los programas nacionales de lucha contra Brucelosis y Tuberculosis, sus exigencias, novedades y resultados.

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Reunidos. Representantes oficiales, junto al equipo de Laboratorio Azul.

Reunidos. Representantes oficiales, junto al equipo de Laboratorio Azul.

Con el objetivo de aunar criterios y trabajar en la instrumentación efectiva de las reglamentaciones vigentes, el Laboratorio Azul Diagnóstico realizó una jornada de actualización sobre el funcionamiento y la situación actual de los programas nacionales de Control y Erradicación de Brucelosis y Tuberculosis bovina, en el Campo Experimental del Senasa en Azul, Buenos Aires.
El encuentro tuvo lugar en mayo, contó con el apoyo del Círculo de Médicos Veterinarios local y recibió a más de 100 asistentes, entre representantes de los entes sanitarios, laboratorios de red, veterinarios privados, acreditados por organismo oficial y ganaderos de la provincia de Buenos Aires.
“Hay normativas que se han ido actualizando aquí y en el mundo, en las cuales los veterinarios tenemos que integrarnos”, sostuvo uno de los responsables de Laboratorio Azul Diagnóstico, el Dr. Ramón Noseda. Y agregó: “El objetivo es encontrarle entre todos una solución real a los problemas que tenemos”.
La jornada, de la cual participó MOTIVAR, abordó también la presentación del nuevo Sistema de Identificación Bovina, por medio de un representante de la Dirección de Control de Gestión y Programas Especiales del Senasa, quien destacó en qué consiste el nuevo sistema oficial, su fecha de entrada en vigencia y los nuevos requisitos para los establecimientos UE.
Este no fue un tema menor y puso en evidencia una serie de opiniones encontradas no sobre la practicidad de la implementación del “botón – botón” como elemento identificatorio, sino de su impacto en el manejo de la hacienda y también de la información que a los veterinarios acreditados el organismo sanitario les exige recabar e informar (Ver nota adjunta).

Visión oficial
La representación del Senasa además contó con Jorge Hart, jefe del Programa de Brucelosis y Nicolás Venditti, del Programa de Tuberculosis. También participó Mariano Bacci, coordinador general de programas sanitarios.
“Debemos fortalecer los lazos entre el Senasa y los veterinarios acreditados, quienes -junto a los laboratorios de red- son parte indispensable del sistema, fundamentalmente en lo que hace a la notificación de enfermedades”, comentó Bacci. Y agregó: “Estamos trabajando en un nuevo sistema on line, al cual los veterinarios podrán ingresar para informarse de las últimas normativas y legislaciones. También servirá para actualizar la información con la que contamos de los profesionales que trabajan en los programas nacionales”.

Vigilancia y vacunación
A su turno, el jefe del Programa Nacional de Brucelosis, Jorge Hart, repasó pormenores de la Resolución 150, mediante la cual se avanza tanto en rodeos de carne, como de leche, en estrategias de vacunación, saneamiento, vigilancia epidemiológica y control de movimientos.
De más está decir que los interesados en acceder a la normativa vigente y demás información vinculada al Programa pueden solicitar este material vía redaccion@motivar.com.ar.
“Mientras que el 66% de los tambos están certificados como libres de brucelosis, en el caso de la cría bovina este indicador no supera el 1%”, describió Hart. Y puntualizó: “Si bien no es obligatorio que lo hagan, está claro que debemos avanzar de alguna manera hacia una situación superadora”.
Más allá de esto, resaltó que fue en 2014 cuando se realizó el último estudio de prevalencia de la enfermedad en los rodeos bovinos nacionales, dando como resultado una prevalencia del 12,35% en establecimientos y del 0,8% en animales. “Es claro que se deben seguir corrigiendo desvíos, pero lo cierto es que estamos en una etapa de control avanzado de la enfermedad”, aseveró el veterinario, al tiempo que destacó el rol de las vacunaciones en ese proceso.
“Las vacunas son la razón por la cual se mantienen bajos los niveles de prevalencia. El año pasado se vacunaron más de 7 millones de terneras, un muy alto porcentaje sobre el potencial total”, sostuvo.
En este marco y tras ser consultados respecto de la posible incorporación de la vacuna RB51 al plan oficial, los representantes del Senasa explicaron que efectivamente las pruebas se están realizando.
“Se ha planteado la posibilidad de aplicarla básicamente como refuerzo de la vacunación oficial con la cepa 19”, aseguraron.
Promediando la mañana, los asistentes también intervinieron en la jornada solicitando al Senasa más herramientas para que los productores que aún no lo hacen, cumplan con sus obligaciones; así como también en lograr unificar el discurso y las exigencias de la mano de las oficinas locales.
Frente a ello, Jorge Hart dejó en claro que “no resulta sencillo” plantearles obligaciones de cumplimiento a los establecimientos y graficó la situación con lo ocurrido entre 2014 y 2015 cuando no prosperaron las modificaciones que se esperaban realizar en el control de los movimientos de hacienda.

Responsabilidades
La jornada organizada por Laboratorio Azul contó también con la exposición de Nicolás Venditti, representante del Programa Nacional de Tuberculosis, quien repasó la normativa vigente (pueden solicitarla a redaccion@motivar.com.ar) y ubicó en 63 millones de dólares las pérdidas económicas que la presencia de la enfermedad genera en el campo.
Más allá de esto y destacando la responsabilidad que los distintos actores del sistema sanitario tiene en el avance contra la enfermedad, Venditti explicó que en Argentina son cerca de 4 millones los bovinos certificados como libres de tuberculosis. “Si bien aún nos resta involucrar a más productores en el sistema, no podemos perder de vista que la prevalencia actual en animales es del 0,3%”, comentó el representante del Senasa.
Asimismo, destacó la importancia de los programas regionales que están en funcionamiento en Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos y Neuquén. “Es clave comprender la responsabilidad que conlleva ser veterinarios acreditados, son la única herramienta que tenemos entre la enfermedad, el productor y el programa nacional”, concluyó Venditti.

comments

Valoración: