HomeEdición Impresa“Los contenidos que se dictan suelen quedar obsoletos para salir al campo”
FORO DE ACTUALIZACION PARA GRADUADOS EN CIENCIAS VETERINARIAS

“Los contenidos que se dictan suelen quedar obsoletos para salir al campo”

Así lo sostuvo Stella Maris Galván en la Facultad de Ciencias Veterinarias de Esperanza, en el marco de una mesa redonda que analizó la actualidad y perspectivas a futuro de la profesión en el país.

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar
@facusonatti

El viernes 7 de abril y en el marco del “Día del Graduado” se realizó la primera edición del “Foro de Actualización para Graduados en Ciencias Veterinarias” en la sede de la Facultad de Ciencias Veterinarias de Esperanza, Santa Fe, integrante de la Universidad Nacional del Litoral.
Hasta allí se trasladó MOTIVAR para ser parte de una jornada que contó con la presencia de alrededor de 300 profesionales de todo el país.
“La iniciativa surgió el año pasado a partir de un programa que impulsó la UNL para vincularse con los graduados”, aseguró Norberto Ojeda, docente de la Facultad anfitriona y director de la Comisión Organizadora del Foro, en dialogo con MOTIVAR.
“La iniciativa en Veterinaria se organizó en base a dos ejes temáticos bien definidos: grandes animales y equinos, por un lado; y animales de compañía, por otro. El cierre de las jornadas incorporó una mesa redonda sobre las perspectivas de la profesión, con un panel formado por seis destacados miembros”, agregó Ojeda. Y completó: “Culminadas estas actividades, dimos paso a una nueva edición de la tradicional peña folclórica”.

Todas las voces todas

¿CUALES SON LOS PRINCIPALES DESAFIOS PARA LA PROFESION?

• Trabajar con pasión.
• Formar dirigentes.
• Apuntar a la especialización.
• Atender la sanidad pública.
• Mejorar la comunicación.
• Reforzar la ética profesional.

La propuesta de actualización profesional que ocupó toda una jornada en la sede de la FAVE -ubicada sobre la ruta 70- se dividió entre el Aula Magna y el Anfiteatro de la institución.
En la primera, tuvieron lugar las presentaciones de pequeños animales, en las cuales se hicieron presentes los siguientes disertantes, con sus respectivos temas: Oscar Robledo (Manejo anestésico del paciente con patología cardiovascular); Mariana De Genaro (Viejas herramientas con nuevas estrategias para el dolor quirúrgico); Daniel Moro (Emergencias cardiológicas); y Alejandro Paludi (¿Cómo manejar un FLUDT con éxito? Nuevas técnicas. Uretrostomía ¿Cómo aplicarlas?).
A su vez y como se mencionó, el anfiteatro de la FAVE recibió a los interesados en las disertaciones de grandes animales y equinos, con la participación del PhD Julián Bartolomé (Efecto de la condición corporal y los días posparto sobre los protocolos de la IATF en vacas de cría).
A ello, se sumó la participación de Luciano Cattaneo (Epidemiología de la enfermedad quística ovárica en tambos de la cuenca lechera santafesina); los médicos veterinarios Martín Allassia y Emmanuel Angelini (Crianza artificial de terneros: casos clínicos relevantes); y Jorge Alejandro Enrique (Nuevos desafíos para el médico veterinario acreditado en equinos).
Culminando la tarde, se llevó adelante una mesa redonda que reunió a los dos grupos de graduados y propició un más que interesante debate: ¿cuáles son las perspectivas concretas que tienen a futuro las Ciencias Veterinarias?

Un debate más que necesario
Un histórico de la casa fue el encargado de abrir el fuego.
El primer graduado de la FAVE, el Dr. Oscar Garnero, analizó: “Esta institución surgió de una utopía, a partir del interés de crear una Facultad en una zona tambera que debía progresar. Hasta entonces eran apenas tres las instituciones que formaban profesionales en la materia en todo el país: Buenos Aires, La Plata y Corrientes. Esperanza se diferenció con un hospital veterinario sumándole así, la pata práctica”. A continuación, el profesional se hizo eco de la temática principal de la iniciativa y planteó uno de los principales desafíos de los futuros profesionales.
“Tenemos que retomar el viejo sistema de semiología y fisiología y todos los aspectos más sólidos para entender las nuevas problemáticas con un base general sólida”, afirmó Garnero y completó: “Claro que seguimos logrando muy buenos egresados; la única diferencia con respecto a aquellos que no lo son, es la pasión que le ponen a las cosas. Tenemos que tener la humildad suficiente para aceptar el error, consultar y buscar una solución”.
Moderada por el MV Eduardo Baravalle, la mesa redonda siguió adelante y el segundo turno fue para Fabián Barberis, quien -en apenas diez minutos comprimió un deseo compartido por todos los presentes-: “Nos gusta preparar técnicos, pero también nos tiene que gustar participar de la sociedad. La competencia como dirigentes y el formar parte de las decisiones, guste o no, es parte del poder político que también nos toca ejercer. Muchas de las cosas con las cuales no estamos de acuerdo, tienen que ver con la falta de participación de los profesionales”.
Por su parte, el médico de la Universidad de La Plata, Daniel Moro, ahondó en la multiplicidad de opciones que hoy tiene un veterinario y la necesidad imperiosa de tender a una mayor especialización a partir de una base común de tres años.
“Mi propuesta sería avanzar con un tronco común de tres años para todos aquellos que quieren ser profesionales de la medicina veterinaria y luego, dos adicionales para salud pública y bromatología; pequeños y equinos; o zootecnia (producción). Si el egresado quiere cambiar la temática, deberá volver a la Universidad y hacer dos años adicionales”, resumió.
En esa línea, Alejandro Paludi, especialista en felinos y docente UBA, recomendó: “Hay que centrarse en la periferia, es decir, no en lo que hacen todos, sino lo contrario. Hay que buscar oportunidades donde no existe hoy una fuerte presencia de la profesión”.
En representación del Senasa, se sumó a la mesa el Dr. Victor Di Pasquale, director de la regional Santa Fe, quien solicitó un mayor incentivo de los claustros educativos para que los estudiantes avancen en Salud Pública.
“Nadie empieza la carrera de Veterinaria pensando en que va a desempeñarse en la Salud Pública. La carrera vinculada a los organismos estatales es compleja porque no suelen estar bien remunerados; de hecho, desde la década del ’90 no se suma gente a la planta permanente, sino por medio de contratos, lo que no agrega estabilidad y reduce el interés”, admitió. Y avanzó: “Muchos ingenieros en alimentos y bioquímicos ganan terreno incluso en la actividad privada (como las plantas de faena para exportación), a pesar que muchas de esas demandas pueden ser atendidas por médicos veterinarios”.
A su turno, Stella Maris Galván, docente de la FCV de Esperanza -y única mujer que formó parte de la charla debate- cerró la jornada con una serie de puntos a tener en cuenta.
“Las carreras se están prolongando demasiado y muchas veces lo que se dicta en el aula termina siendo obsoleto al momento de ir al campo. A su vez, existe un aislamiento e indiferencia hacia la diversidad en las aulas, tanto culturales, regionales como contextuales. Esto es realmente un problema porque al profesional le dificulta la modificación de la realidad: no se siente parte de la misma”.
Para Galván, la valorización docente se presenta como otra de las problemáticas que atenta contra la enseñanza y la correcta formación de los futuros profesionales. Y cerró con un valor a reforzar: “La ética se debe incluir como una materia transversal a toda la profesión, ya que fue gracias a la misma que se ha frenado el avance muchas veces desmesurado de la ciencia, dando lugar a cuestiones, como el bienestar animal, por ejemplo”.

comments

Valoración: