fbpx
MOTIVAR encabezado diarios
Home2017marzo (Page 4)

El Business Initiative Directions distinguió a la compañía argentina en una ceremonia que se realizó en París, Francia, a fines del año pasado.

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Reconocidos. Las autoridades de la empresa recibiendo el premio.

Reconocidos. Las autoridades de la empresa recibiendo el premio.

Desde sus inicios en 1979, las autoridades del Laboratorio Dr. Rapela eligieron apostar por el camino de la calidad en el marco de los servicios analíticos (Clínica, Toxicología, Veterinaria, Bromatología, Cosmética, Farmacia; Clinical Trials y Diagnóstico por imagen, entre otros) que brindan en el mercado local.
Y ha sido esta conducta la cual no solo le permitió el reconocimiento de sus clientes, sino también alzarse con una serie de distinciones internacionales, como el Premio Mundial a la Calidad recibido a fines de 2016 por parte del Business Initiative Directions (BID), en París, Francia.
“El objetivo fue siempre diferenciarnos para crecer”, afirmaba años atrás el Dr. Juan Carlos Rapela.
Y el mismo parece haberse cumplido con creces.
Por ese motivo, MOTIVAR sumó los testimonios no solo de los miembros de la segunda generación de la empresa, Diego y Alejandro Rapela, sino también del Dr. Gustavo Mangino, director de la división Veterinaria de la firma.
“La calidad atraviesa horizontalmente a toda la compañía y eso se ve reflejado en procesos controlados y certificados bajo normas ISO que en las distintas divisiones se llevan adelante”, describió el profesional, dejando en claro que es gracias a esta filosofía (de alto costo) que el laboratorio biomédico ha logrado progresar en los últimos años.

Empresa familiar
Para Alejandro y Diego Rapela (miembros de la nueva generación que lidera la compañía) el premio recibido de manos del BID significa un reconocimiento a la trayectoria. “Ya hace más de 20 años que contamos con certificaciones de calidad como las ISO 9.001, y 10 años que estamos acreditados bajo ISO 15.025 e ISO 15.189, de competencia técnica específica para los laboratorios”, señalan a dúo.
“Todas las normas de calidad buscan estandarizar y mejorar los procesos, tendiendo a minimizar errores. Asimismo, los procesos de acreditación implican un gran trabajo de adaptación de los métodos a sistemas estandarizados, donde cada una de las etapas cuenta con esquemas de monitoreo y control para evitar desvíos”, le explicó a MOTIVAR Alejandro Rapela. “Adicionalmente, esto genera documentación que establece los mecanismos necesarios para asegurar la calidad de los resultados emitidos, contando con la revisión periódica de cada una de las etapas por parte distintos organismos como pueden ser IRAM y el Organismos Argentino de Acreditación (OAA)”, agregó Diego Rapela.
A su turno, Mangino ejemplificó estas situaciones destacando que en el área Veterinaria del laboratorio se ofrecen análisis clínicos para pequeños animales. “Recogemos las muestras de las veterinarias y, en el día, se obtienen los resultados, los cuales –de manera estandarizada- quedan disponibles de manera inmediata en nuestra página Web www.rapela.com.ar”.
Por último y evaluando el vínculo entre las inversiones en procesos de calidad y el crecimiento de la empresa, Diego Rapela dejó en claro que las mayores dificultades no se plantean en base al tamaño o la complejidad de las organizaciones sino en generar un verdadero cambio de paradigma dentro de los equipos que las componen. “Una vez que se logra incorporar el concepto de Excelencia como idiosincrasia de la empresa, se comienza a fomentar una cultura organizacional que tiende a unificar el modo en que se desempeñan no solo los procesos, sino fundamentalmente las personas”, concluyó.

El 30 de enero de 2017 Merial, actualmente parte de Boehringer Ingelheim, realizó una reunión durante todo un día en Atlanta (Estados Unidos), que contó con la presencia de los mayores productores avícolas de América Latina y líderes mundiales en la prevención de enfermedades de las aves.

Días antes de la apertura de la International Production & Processing Expo en Atlanta (Estados Unidos) la empresa reunió clientes y expertos de la industria para todo un día de debate sobre IBD (Infectious Bursal Disease). Conocida también como enfermedad de Gumboro -una de las enfermedades virales inmunosupresoras más comunes, contagiosa y de gran incidencia en aves- que puede comprometer significativamente la productividad económica de las granjas comerciales.
Aproximadamente 180 personas de más de 19 países participaron de este encuentro, siendo América Latina uno de los grupos más representativos.
“Nos sentimos orgullosos de reunir a muchos expertos en salud avícola para discutir la importancia de la inmunosupresión en las aves”, afirmó Jérôme Baudon, director global del Negocio Avícola de Boehringer Ingelheim Animal Health. “Además de proporcionar vacunas y tecnologías, nuestro objetivo es apoyar a los productores de aves y compartir conocimientos para que puedan criar y cuidar de sus animales de manera saludable y financieramente viable”, completó.
En la sesión inaugural de la segunda edición del IBD Summit (seminario técnico reconocido por el American College of Poultry Veterinarians), Nan-Dirk Mulder, analista senior de Rabobank Animal Protein, debatió las perspectivas de la avicultura mundial y latinoamericana -y la importancia de los avances en la eficiencia productiva- a la luz de los desafíos cada vez mayores de las enfermedades de los animales, seguridad alimentaria, bienestar animal y sustentabilidad.

ACERCA DE BOEHRINGER INGELHEIM ANIMAL HEALTH

El 1 de enero de 2017, Merial pasó a formar parte del grupo Boehringer Ingelheim. Como la segunda mayor empresa de salud animal a nivel mundial, Boehringer Ingelheim está comprometida en mejorar la industria de salud animal. Con más de 10.000 empleados en todo el mundo, Boehringer Ingelheim Animal Health tiene productos disponibles en más de 150 mercados y una presencia global en 99 países.

El evento contó con la participación de reconocidos especialistas del sector, como el Dr. Paul Aho, Dr. Guillermo Zavala, Dr. Frederic J. Hoerr, Dr. Karel A. Schat, Dr. Daral Jackwood, Dra. Silke Rautenschiein y el Dr. Leonardo Cotamo, entre otros.
Las charlas y workshops (sus resúmenes pueden solicitarse vía sofia.soubie@merial.com) se enfocaron en la utilización de vacunas recombinantes, en entender el virus de IBD y su interacción con otras enfermedades, además del impacto negativo en el sistema inmune de las aves. También se disertó sobre la importancia de un sistema inmune sano, compartiendo los últimos estudios y experiencias de campo en el control de IBD.
La disertación acerca del impacto económico de la inmunosupresión en la producción comercial avícola fue considerada de gran interés por los asistentes. “Uniendo las fuerzas de dos actores líderes en salud animal se creó un portafolio más amplio, un aumento de conocimientos y de recursos, y una mayor presencia geográfica. A través del diálogo vigorizante sobre temas como la prevención de la IBD, los equipos recientemente unidos de Boehringer Ingelheim y Merial están demostrando el compromiso para ayudar a los avicultores a mejorar la producción de alto rendimiento”, destacaron los directivos de la firma.
La expo
En referencia a la International Production & Processing Expo, considerada la mayor muestra comercial para la industria avícola, Merial estuvo presente como todos los años.
Dada su ubicación privilegiada, constituyó el marco ideal para recibir visitas de todo el mundo. El evento, convoca más de 7.000 visitantes de más de 140 países.
Como cada año, el foco en la innovación permite conocer las últimas tecnologías en productos y servicios.
La calidad del evento proporciona el ambiente ideal para el relacionamiento con decisores claves de todo el mundo.
La delegación argentina de Merial estuvo conformada por tres representantes del equipo comercial y siete representantes de clientes.
Como cierre de las actividades en Estados Unidos, una segunda delegación también conformada por representantes de Boehringer Ingelheim Animal Healthy por clientes viajó para asistir al “University of Georgia Short Poultry Course”.
Durante 4 días se trataron temas tales como manejo, sanidad y procesamiento enfocados a maximizar el rendimiento de la producción de parrilleros.
La Facultad de Ciencias Aviares de la Universidad de Georgia es mundialmente conocida por brindar formación alineada a la realidad de la industria.
“Creemos que la actualización continua es clave para mejorar la industria y alcanzar buenos niveles de competitividad y por eso brindamos esta oportunidad de asistir a una de las instituciones educativas referentes y de mayor prestigio en avicultura”, sostiene el Dr. Nicolás Pfefferman, Gerente Comercial Línea Avícola Argentina – Boehringer Ingelheim Animal Health.

Desde la Asociación Latinoamericana de Avicultura, Isidro Molfese analiza las implicancias que tienen sobre la actividad tanto las políticas monetarias, como las normativas técnicas y sanitarias.

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar

Molfese. Representante de la ALA.

Molfese. Representante de la ALA.

El estatus sanitario de los países que en el mundo se dedican a la actividad avícola viven permanentemente amenazados por brotes de enfermedades que pudieran arrastrar a poblaciones de pavos y pollos a matanzas masivas.
En ese escenario, América se presenta como el principal productor mundial de carne aviar del planeta, con un 44% de participación y, por ende, también como el actor más atento a las amenazas sanitarias.
Según la visión de Isidro Molfese -representante de la Asociación Latinoamericana de Avicultura (ALA)-, las políticas económicas locales y los acuerdos globales de comercio deben ser también tenidos en cuenta a la hora de vislumbrar el futuro de la avicultura en la región. Además y en diálogo con MOTIVAR, el experto se refirió a la inquietud que despertó un nuevo foco de influenza aviar en Chile a comienzos de este 2017.

El factor económico
Iniciando un repaso por la actualidad de los principales países productores de la región, Molfese sostuvo que Brasil continúa siendo líder en el mercado global de carne avícola, con total autoabastecimiento de materia de maíz y soja. Más allá de esto y en relación a las amenazas sanitarias, destacó las garantías que brinda una avicultura brasileña que también pisa fuerte en la generación de materiales genéticos. “Argentina muestra condiciones similares, con una producción de pavos es casi inexistente. Esto es importante, puesto que los brotes de influenza que se produjeron alrededor del mundo en los últimos 15 años han comenzado mayormente en los pavos para, luego, propagarse en gallinas y pollos”, afirmó Molfese.

LA SALMONELOSIS, EN PRIMER PLANO

Luego de destacar la activa lucha que están librando los países de Norte (México) y Centroamérica para disminuir y/o evitar los focos de influenza aviar, el representante de la Asociación Latinoamericana de Avicultura, Isidro Molfese le explicó a MOTIVAR por donde pasa hoy la mayor problemática sanitaria en las granjas del continente. “Un tema delicado es la salmonelosis. Si bien no se escucha mucho e incluso parece hasta una enfermedad vergonzante para aquellos productores que sufren sus perjuicios en los establecimientos, esta problemática está ocasionando serios daños en la producción”, destacó.

Y agregó: “El caso detectado recientemente en Chile tiene que ver con aves migratorias del Norte que arribaron a zonas cercanas a granjas de producción”.
En base a esto y a las medidas de control y prevención instrumentadas por los organismos sanitarios locales, incluido el Senasa, es que para Molfese no hay que temer una posible expansión del problema. “Chile es de por sí un mercado interconectado con el mundo y rápidamente discontinúo sus envíos al exterior, sin descuidar el mercado interno. La matanza de aves estuvo cerca del millón de cabezas y, en el caso de requerir cubrir su propia demanda, puede hacerlo a través de la importación”, explicó.

Hacia una nueva avicultura
Fluctuaciones en los tipos de cambio, aperturas y cierres de fronteras e incrementos en los costos de producción son temas centrales para la avicultura que viene. Frente a ello, Isidro Molfese destaca que se pueden generar nuevos escenarios para los países productores, al tiempo que deja en claro que “siguen existiendo mercados demandantes”.
A su vez y a partir de los problemas climáticos y nuevos estándares en el bienestar animal, seguramente se irá modificando la geografía global de producción avícola. “Ya existen empresas alimenticias que reclaman certificados de bienestar animal”, analizó nuestro entrevistado. Y avanzó: “Sin dudas que esto llevará tiempo e incrementará los costos, pero es un camino que los países de la región deberán comenzar a recorrer”.
Culminando la entrevista con MOTIVAR, Molfese se centró en los conceptos de bienestar animal, resistencia antimicrobiana y residuos como tres temáticas sobre las cuales los productores de carne aviar deberán estar muy atentos a la hora de acceder, permanecer o perder mercados alrededor del mundo.

Infografia

Análisis, cifras y perspectivas de una industria que factura más de US$ 2.100 millones.

“Es la carne con mayor potencial de crecimiento”

La carne de cerdo es la más elegida por los consumidores en el mundo occidental. En Argentina, su popularidad viene en aumento: solo en 2016 incrementó otro kilo su participación en las mesas locales.

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar

Según las últimas cifras divulgadas por el Senasa, la faena porcina alcanzó las 5,98 millones de cabezas y las 519.000 toneladas de producción el año pasado, experimentando así incrementos del 8,4 y 7,1%, respectivamente en relación a 2015. Los datos oficiales dan cuenta de un consumo per cápita cercano a los 12,5 kilos en los últimos 12 meses, más allá de lo cual fuentes vinculadas al mercado confirmaron a MOTIVAR que la suma de carnes frescas y chacinados supera ya los 16 kilos de ingesta por argentino, al año.
“El consumo de cerdo no es una moda y, sin ninguna duda, seguirá creciendo”, afirma Alejandro Ovando, economista Jefe de IES Consultores.
“La porcina es la de mayor potencial de crecimiento porque no tiene la madurez de las otras carnes, tanto rojas como blancas, en nuestro país; y cuenta con margen para expandir su presencia tanto en el mercado local, como en materia de exportaciones que hoy son casi nulas”, analiza Ovando.

Una fábrica de proteína animal
GraficoLa industria es una red de granjas, matarifes y frigoríficos, que solo en la cadena primaria factura US$ 735 millones, cifra que trepa hasta los US$ 2.100 millones (0,4% del Producto Bruto Interno) si se avanza en la cadena hasta la góndola.
Además, genera 37.000 puestos de trabajo, de los cuales 17.500 están abocados a la tarea rural en las granjas, según los datos aportados a MOTIVAR por la Asociación Argentina de Productores Porcinos (AAPP).
Si se compara este sector con otras actividades del país, la generación total de mano de obra es similar a industrias como la del cuero, el papel o la fabricación de muebles.
Vale decir que, según el Senasa (marzo 2016) las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos, concentran dos tercios del total de las existencias porcinas del país.

Producción por eficiencia (AAPP).
Eficiencia Establ. Madres P. Madres C/M/A Faena Total Cab.
Baja 3.840 110.000 29 9,5 1.045.000
Mediana 485 140.000 290 18 2.520.000
Alta 98 130.000 1.320 27 3.510.000
País 4.423 380.000 18,6 7.075.000

Para Juan Ramiro Llamas, miembro del Grupo de Intercambio Tecnológico de Explotaciones Porcinas (GITEP) -una de las instituciones que potencian la actividad- existen cinco aspectos que no pueden pasarse por alto en la producción porcina: infraestructura, nutrición, genética, sanidad y manejo.
“En todos esos puntos estamos bien, los profesionales técnicos del país están capacitados, incluso hay universidades que ofrecen posgrados o diplomaturas específicas para la industria porcina, algo que no ocurría hasta hace algunos unos años.
Argentina tiene buenas herramientas técnicas en el manejo sanitario, con vacunas de calidad, antibióticos, herramientas diagnósticas y profesionales abocados a la actividad”, analiza. Y agrega: “El intercambio con Brasil, Estados Unidos y Europa, tanto de gente que visita centros productivos allí, como consultores que recorren granjas locales, también es fluido y ayuda a mantenernos a la vanguardia”.

Desde el sur de Córdoba
Bernardo Llorente pertenece a una familia de productores agropecuarios iniciada por su abuelo (hoy de 97 años de edad), que desde el sur de Córdoba, desembarcó en la industria porcina con su primera granja de 250 madres, en 2005. “Elegimos esta actividad por sobre la avícola porque es un negocio que podemos manejar nosotros. A su vez y al estar en una zona maicera -alejada de los puertos- el costo de nuestro principal insumo hacía más viable el negocio”, afirma el productor instalado en la localidad de Monte de los Gauchos, cerca de Río Cuarto.
Tras dos años de producción, duplicaron el número de hembras y, ya en 2013, llevaron ese número hasta las 1.000 madres: una inversión que si tuviese que concretarse hoy, insumiría al menos US$ 7 millones.
“Nos abastecemos del principal insumo, que es el alimento, a través de la producción en nuestros campos. Hoy, alcanzamos una producción de 3.300 kg de capones por madre, cada año y lo comercializamos a la firma Lartirigoyen, en Pilar (Buenos Aires)”, confiesa el gerente General de Llorente Hnos, firma que explota 7.100 hectáreas, en el Sur de Córdoba. A su vez, Llorente, asegura que la rentabilidad fue muy buena en la última década, pero que -a partir de los cambios que se dieron tanto en el tipo de cambio como en el costo del maíz- los márgenes se tornaron significativamente más ajustados.
“Si la recuperación de la inversión requería de un plazo de 5 años, ahora está más cerca de los 10”, grafica el productor; y adelanta que por lo pronto no piensa volver a ampliar el número de madres, pero sí avanzar en la cadena proveyendo sus propios cortes al público mediante un consorcio de productores.
“La eficiencia productiva garantiza la rentabilidad y sustentabilidad del proyecto cuando los márgenes se achican”, agrega y continúa: “Hoy la principal amenaza del sector pasa por la importación, a partir del tipo de cambio actual y costos en alza que nos quitan competitividad”.

Lo que viene
Alejandro Ovando (IES Consultores) estima que, en los próximos años, se pueda alcanzar un consumo per cápita de 15 kilos y así expandir otro 20% el tamaño del sector en el mediano plazo, siempre pensando en los números expuestos por el Senasa.
A su vez, compartió con MOTIVAR algunos números que explican la evolución que tuvieron los cortes de cerdo en el plato de los argentinos.
“El precio de los cortes porcinos subió un 25,4% el último año versus los en los avícolas (44,5%) y vacunos (37,2%). No olvidemos que otras de las carnes que juegan un rol estratégico en el mundo son los pescados. Sin embargo, aquí su consumo per cápita sufrió una merma del 15,5% el año pasado. Por su parte, el de carne vacuna también cayó, un 5,1% en la medición per cápita”, compara el economista.

Negocio millonario
A razón de 111 millones de toneladas cada año, la carne de cerdo es la más producida en todo el mundo.
La afirmación puede sonar pretenciosa si se tiene en cuenta que el consumo de pescados asciende a 191 millones de toneladas cada 12 meses. Sin embargo, esta última actividad se concentra mayoritariamente en el Sudeste asiático y solo el 51% de ese volumen se obtiene por medio de la acuicultura.
De esta forma, la industria porcina se presenta como el principal transformador de proteína vegetal en animal a escala planetaria, donde el mayor productor es China, con el 51% de participación; seguido por la Unión Europea (20%) y los Estados Unidos (10%).
La Argentina aún es un actor relegado en una escena donde alrededor del 6% de la producción global (unas 6,5 millones de toneladas) se vuelca al comercio internacional. Según el último informe de IES Consultores, la balanza comercial del sector es deficitaria en US$ 80 millones.
Solo en 2016, las importaciones se incrementaron un 121% en volumen hasta alcanzar las 27.000 toneladas por US$ 82,3 millones, provenientes principalmente desde Brasil (88,5%), Dinamarca (7%), y España (3,4%).
En el otro lado del mostrador, la presencia de carne porcina argentina en el mundo es casi inexistente.
Siempre según las cifras analizadas por IES Consultores y a pesar que las exportaciones mostraron una evolución del 26,2%, apenas se despacharon 1.244 toneladas por US$ 2,2 millones.
“Si bien es cierto que los volúmenes importados crecieron con fuerza, aún representan una participación marginal del consumo argentino, donde la producción es deficitaria”, analiza Ovando y cierra: “La informalidad en el sector, difícil de estimar con precisión –podría ser un sexto más de lo informado por las autoridades oficiales-, atenta contra la eficiencia de la cadena y se presenta como una de las primeras problemáticas a resolver para no detener su crecimiento”.

Sanidad: sin margen para el error

La inversión en un plan sanitario para la producción porcina representa, en promedio, el 4% de los costos totales de una granja. A nivel local, los laboratorios abocados al sector facturan al menos US$ 14 millones al año.

Si bien la actividad porcina no representa el principal mercado para los laboratorios veterinarios en Argentina, tiene dos características bien valoradas por estas empresas: crece constantemente y la demanda de productos es pareja todo el año”, dispara Juan Ramiro Llamas, miembro delGrupo de Intercambio Tecnológico de Explotaciones Porcinas (GITEP) y director de Llamas Laboratorio y Servicios. “Al tratarse de sistemas productivos confinados es imposible dejar de vacunar, de lo contrario a los pocos meses se pagarían los costos”, le advierte a MOTIVAR el experto.
Y profundiza: “Las madres se vacunan después de cada gestación; es decir, dos vacunas y media por año, pero no existe un plan sanitario obligatorio a nivel nacional para el sector”.
En números, la sanidad representa alrededor del 4% de los costos en la producción primaria porcina, una cifra que en la Argentina puede estimarse en hasta US$ 24 millones al año. Sin embargo, para la Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios (Caprove), a partir de los laboratorios que participan del negocio de sanidad porcina e integran la cámara, las ventas anuales rondan los $200 millones. Entre esas compañías podemos mencionar a Merial, Zoetis, Boehringer Ingelheim, MSD, Elanco, CEVA, Vetanco y Over.
Para Lucas Monte, gerente de Línea Cerdos de Zoetis, hay un plan sanitario trazado para la necesidad puntual de cada granja, donde el productor debe atender los aspectos reproductivos, respiratorios y digestivos en busca de la mayor eficiencia productiva.
“Esa eficiencia pasa también por la logística, tanto de la producción primaria como de sus insumos básicos, el maíz y la soja. Además, en la madre hay aspectos vinculados a la reproducción y la preñez que deben ser atendidos, pero el fuerte de la inversión pasa por el lechón”, agrega el médico veterinario.

Un plan sanitario imprescindible
“Argentina tiene un excelente estatus sanitario, envidiado a nivel internacional, sobre todo porque no tenemos PRRS (Síndrome Respiratorio Reproductivo Porcino), una unidad viral presente en toda América y Europa.
También somos libres de la Diarrea Epidémica Porcina, enfermedad que hizo estragos en los Estados Unidos”, señala Llamas y suma: “Hay que reconocer el trabajo de Senasa, porque cada animal que ingresa al país se somete a un control estricto y un período de cuarentena, además de un segundo control, antes de volcarlo al mercado local, por eso estamos libres de esas enfermedades”.
De todos modos, el experto de GITEP agrega que existen amenazas y para eso la estrategia sanitaria en las granjas tiene que ver con saber “quién, cómo y cuándo”. Es decir, cuáles son los patógenos, cuándo se hacen presentes y cómo se los combate.
“Los problemas respiratorios son los más comunes, donde según el porcentaje afectado del pulmón serán los días adicionales que se necesiten para alcanzar el nivel óptimo de conversión; lo siguen los digestivos, donde pasa lo mismo que en el anterior, pero a partir de la pérdida de peso por diarreas; finalmente, y en menor medida, están los sistémicos y la sintomatología nerviosa”, enumera los contratiempos que deben atenderse en la granja.
Para la Dra. Sara Williams, directora de la Especialización en Producción y Sanidad Porcina de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), la prevención también se práctica con medidas de bioseguridad y con maniobras zootécnicas de producción con el fin de evitar el ingreso de patógenos.
“La evolución del sector en los últimos 15 años llevó a una mayor tecnificación y la sanidad no estuvo ajena a ese avance. Hoy, los productores saben cuáles son las enfermedades, la prevención y como tratarlas”, reflexiona consultada por MOTIVAR. Y advierte: “Sin embargo, cualquier desbalance, como puede ser el intento de reducir los costos de nutrición puede generar repercusiones negativas en la salud y lo que ganamos de un lado se lo pierde por otro”.
Vale destacar que -también en la producción porcina- la adopción de tecnologías sanitarias real a campo tiene un largo camio por recorrer en la búsqueda del potencial.

El ABC de la salud porcina
Para Williams, las enfermedades reproductivas más comunes tienen efectos económicos directos porque reducen el número de lechones que nacen vivos o la ganancia de kilos. “El promedio de pariciones por año asciende a 2,5 por hembra en la Argentina y esta variable explica la cantidad de días reproductivos por año. Esto tiene dos impactos: uno dado por el costo de nutrición a la cerda y, otro, representado en el costo de oportunidad. Es decir: lo que dejamos de producir por no alcanzar esos índices”, explica; y cierra: “El complejo respiratorio porcino impacta tanto por mortalidad como morbilidad. Puede representar hasta dos semanas adicionales en el proceso de nutrición, sumado un posible retraso de toda la cadena productiva. También son clave los problemas digestivos, que repercuten también en los tiempos de conversión estimados en 158 días”.

Hazte la granja… y ponte a producir

La industria porcina encuentra su primer eslabón en la granja, donde las cerdas paren a sus lechones para que al cabo de un par de meses terminen como capones y, casi sin escalas, arriben al plato de los consumidores.
Sin embargo, en la Argentina, la barrera de entrada a la industria porcina no es baja. La inversión que requiere levantar una granja tecnificada asciende a US$ 7.000 por hembra. Es decir, una granja pequeña de 50 madres –cifra mínima para considerarla una explotación comercial- requiere un desembolso de US$ 350.000 o $ 5,6 millones.
Vale decir que el monto incluye no solo la cerda sino también toda la estructura desde los galpones, la planta de alimentos balanceados y hasta el stock alimenticio para los primeros seis meses operativos. Para el técnico Federico Guatri, miembro del Grupo de Intercambio Tecnológico de Explotaciones Porcinas (GITEP), la cifra por hembra puede ascender hasta los US$ 10.000, fluctuando en base a la tecnología que se quiera introducir en el proceso productivo.
“Hay diversos modelos de construcción de galpones, pero lo más difundido en el país es el sistema que se conoce como confinamiento; es decir, todo bajo galpón”, explica Guatri, en diálogo con MOTIVAR. “A modo de ejemplo, un establecimiento de 1.000 madres puede de- sarrollarse en un predio de 50 Informe Especial Industria Porcinahectáreas, donde solo 10 se destinan a los galpones”, graficó.
En cuanto a tecnología, el técnico de GITEP repasa algunos de los puntos sobresalientes de las granjas asociadas al grupo.
“El modelo de ventilación natural con cortinas automatizadas (suben y bajan a partir de sensores de temperatura) se complementa con uno de engorde automático”, explica Guatri y advierte que la principal amenaza que sufren los sistemas confinados es la corrosión.
“En otros países (Chile o los Estados Unidos) muchas granjas están hechas en madera, lo que reduce notablemente los costos. Sin embargo, acá, aún estamos en un proceso de evaluación”, admite.
En cuanto al recupero de la inversión, el profesional advierte que, los márgenes fluctúan según los niveles de productividad de cada establecimiento, pero en los últimos años están entre el 8 y 20% anual sobre ventas. “En ningún caso debe llevar más de 10 años obtener un retorno total de la inversión inicial”, especifica. En ese sentido, hoy, las granjas asociadas a GITEP promedian unaproducción de 3.200 kilos por hembra por año. Es decir, una facturación de US$60.800 o $3,04 millones anuales en el caso de una granja de 50 madres.

Luis Tedeschi disertará en un evento organizado por Phibro: avanzará sobre aplicaciones prácticas para modelos nutricionales en bovinos.

PhibroEl Hotel Howard Johnson de Pilar, Buenos Aires, ha sido el lugar elegido por Phibro Animal Health Corporation para llevar adelante una conferencia internacional sobre las aplicaciones prácticas para modelos nutricionales, con foco en la ganadería argentina. La jornada se realizará el próximo 28 de marzo, su disertante principal será el experto brasileño Luis Tedeschi y quienes deseen asistir deberán reservar vía e-mail a info.argentina@pahc.com.

Vale recordar que Phibro es un laboratorio multinacional con 17 años de presencia en Argentina y con productos de mayor trayectoria. “Somos el único productor mundial de Virginiamicina y Semduramicina, con plantas propias para elaborar estos aditivos”, le explicó a MOTIVAR Germán García, gerente regional de la empresa. Y agregó: “Contamos con una amplia gama de soluciones enfocadas a la salud de animales de producción (aves, cerdos, bovinos, peces), produciendo aditivos, compuestos nutricionales, vacunas,  etc.

 

Las temáticas

El encuentro que se realizará el próximo 28 de marzo se dividirá en dos partes, una teórica y otra práctica. En la primera, el disertante se focalizará en la difusión de modelos nutricionales para rumiantes, compartiendo los ajustes necesarios a considerar para tipo de animales en materia de proteínas, energías y consumos en nutrición ganadera. Se expondrá también una propuesta práctica de modelos nutricionales para el sistema de producción argentino y su aplicación práctica al software del nuevo NRC 2016.

Además, se hará referencia a cómo trabajar las variables ambientales y de manejo; de qué manera utilizar los niveles nutricionales de la biblioteca de alimentos, cómo agregar nuevos alimentos/núcleos minerales y alterar/importar matrices nutricionales, claves para una correcta optimización de dietas y un ejercicio de interpretación de modelos que serán simulados en vivo, sobre dos esquemas bien concretos. Uno con animales ingresando con 150Kg (al destete) y faena en 350 Kg y otro con bovinos ingresando con 240Kg (con recría de 4 a 6 meses) y faena con 450kg.

“El crecimiento de la ganadería en Argentina es un hecho en el mediano plazo, con lo cual creemos que debemos comenzar a trabajar para ver los logros del mañana”, le explicó García a este medio y avanzó con sus expectativa sobre el evento que están organizando: “El objetivo es posicionar a la compañía frente a los productores agropecuarios y los demás actores de la industria de la carne, especialmente veterinarios, agrónomos y especialistas en nutrición bovina, como un proveedor de soluciones innovadoras y un referente en términos de capacitación”, sostuvo.

Como conclusión, Germán García explicó que “capacitar y generar ámbitos de discusión e intercambio es parte de la estrategia que nos hemos planteado, y se suma a otros eventos similares que Phibro patrocina a nivel mundial, como fue la reunión del NRC Beef Cattle Committee en Brasil (marzo de 2016) o como lo será la Beef Short Course, en Estados Unidos (abril de 2017) y el NRC para Lechería que tendrá lugar en Brasil (noviembre de este año), entre otros.

Repasamos las razones por las cuales la revista Animal Pharm distinguió en 2016 al laboratorio de orígenes argentinos y por segunda vez en tres años, como la “Mejor empresa veterinaria de Latinoamérica en 2016.

Yangling Jinhai Biotechnology. La planta de vacunas antiaftosa en China.

Yangling Jinhai Biotechnology. La planta de vacunas antiaftosa en China.

La revista británica Animal Pharm distinguió a Biogénesis Bagó como la “Mejor empresa Latinoamericana del Sector Veterinario” hacia finales de 2016.
Esta es la segunda vez en tres años que al laboratorio se lo reconoce con este galardón, destacándose su trabajo de investigación en materia de fiebre aftosa y rabia, así como también por sus desarrollos tecnológicos en el campo de las vacunas.
Vale decir que a la firma de origen argentino además se la destacó por la presencia que logró en el continente asiático a través de la construcción de una planta de vacuna antiaftosa en China, la inauguración de oficinas comerciales en Shanghái y la exportación de vacuna antiaftosa a Corea. A la vez, el premio reconoce las últimas adjudicaciones de licitaciones internacionales de vacuna antirrábica canina, el lanzamiento de la nueva línea de intramamarios (Ubresana) y el aporte generado desde la firma para mejorar la productividad de los rodeos de carne y leche de la región, en el marco del programa “Fronteras Productivas”.

¿Por qué la mejor empresa?

En Garín. El personal de la planta de biológicos (vacunas).

En Garín. El personal de la planta de biológicos (vacunas).

Con el claro objetivo de destacar el logro alcanzado es que haremos un breve repaso por la actualidad de Biogénesis Bagó, empresa de biotecnología de alcance regional e internacional con más de 80 años de trayectoria.
Recordando que la fusión entre Biogénesis y el Instituto San Jorge Bagó se concretó ya hace 10 años y destacando su liderazgo en el ranking regional de facturación en el segmento de rumiantes, desde la compañía le explicaron a MOTIVAR que mantiene presencia comercial en más de 20 países (por sí sola explica el 40% de las exportaciones de toda la industria veterinaria argentina) y ocupa a 650 empleados de manera directa entre sus plantas de Garín y Monte Grande (ambas en Buenos Aires). Vale decir que esa cifra asciende a los 800 puestos de trabajo directo si se contempla la presencia comercial que el laboratorio sostiene en distintos países del mundo, entre ellos Brasil, donde cuenta con una tercera unidad productiva dedicada a la elaboración de ectoparasiticidas.

Tecnología para la ganadería
Estamos hablando de la única empresa del sector en tener productos aprobados para ser utilizados en caso de la aparición de fiebre aftosa en Estados Unidos y Canadá, situación a la cual se ha sumado la certificación internacional de organismos tales como OMS, OPS, y OIE para proveer vacuna antirrábica en Latinoamérica y otras regiones del mundo.
Más allá de esto, el laboratorio de salud animal que integra el Grupo Insud (junto a empresas como con Chemo; Garruchos Agropecuaria; Capital intelectual; Le

En el G20. Hugo Sigman.

En el G20. Hugo Sigman.

Monde Diplomatique y K&S Films, entre otras) cuenta con un portfolio de productos, entre los cuales sobresale una vacuna antiaftosa con la cual se protege a uno de cada cuatro bovinos de la región, según se sostiene desde la empresa.
Pero esto no es todo, puesto que comercializa otra importante cartera de biológicos destinados a prevenir enfermedades infecciosas; a los que se suman un línea de productos para la reproducción, antiparasitarios internos y externos; antibióticos; vitaminas y minerales. A lo largo de2016 se destacó el lanzamiento de una nueva línea de productos intramamarios, junto a la cual se creó el programa Ubresana (con foco en reducir las infecciones, disminuir los tratamientos en los animales durante el post parto y mejorar la inmunidad en períodos de alto estrés).
Achinados
Buena parte del reconocimiento de Animal Pharm tiene que ver con los lazos científicos y productivos que Biogénesis Bagó desarrolló en China, en muchos casos por medio de la participación directa de Hugo Sigman (CEO del Grupo Insud).

Bellinzoni. Participación internacional como experto en aftosa.

Bellinzoni. Participación internacional como experto en aftosa.

En ese sentido, vale con recordar la disertación brindada por Sigman durante el Primer Foro de Emprendedores Agrícolas del G-20 en junio de 2016.
De ese encuentro participó el ministro de Agroindustria argentino, Ricardo Buryaile, quien dejó clara su postura sobre la transferencia de tecnología que desde nuestro país se lleva adelante: “Como productor ganadero puedo dar testimonio sobre de la calidad de la vacuna de Biogénesis Bagó”, destacó el ministro.

Inversión en dosis
La planta de vacunas antiaftosa “Yangling Jinhai Biotechnology” está ubicada en la provincia china de Shaanxi y es fruto de la asociación entre Biogénesis Bagó e HILE Biotechnology. Durante 4 años y mediante un proceso de inversiones que superan los US$ 60 millones, la unidad tiene una capacidad de producción cercana a las 400 millones de dosis anuales.
A Corea sin escalas

En Shanghái. Turic, al frente de Biogénesis Bagó Asia.

En Shanghái. Turic, al frente de Biogénesis Bagó Asia.

Más allá de esto y hacia finales de 2016, se dio a conocer que Biogénesis Bagó exportará su vacuna antiaftosa, Aftogen Oleo, a la República de Corea, tras dos años de gestiones que incluyeron exámenes de eficacia y duración de inmunidad de la vacuna argentina (cepa O1 Campos) frente a la cepa del virus local.
“Corea es un país altamente tecnificado y por eso es un orgullo que nos reconozcan como proveedores de biológicos de alta calidad”, sostuvo Guillermo Mattioli, director general de Biogénesis Bagó (Ver nota adjunta en página Nº 28).
Si bien la empresa incursionó por primera vez en territorio asiático cuando en 1997 la exportación de sus vacunas permitió controlar un brote de aftosa en Taiwán, fue en 2015 que se detectó la necesidad de Corea de diversificar sus fuentes de aprovisionamiento de la vacuna, especialmente en la población porcina.

“Más allá de las fronteras”
Otro punto destacado por Animal Pharm al distinguir a Biogénesis Bagó como la mejor empresa veterinaria de Latinoamérica en 2016 fue la continuidad del programa “Fronteras Productivas”, fiel exponente de la histórica apuesta de la empresa por generar consensos en la búsqueda de una mayor productividad animal, de la mano de productores ganaderos y médicos veterinarios.
“Fronteras Productivas” es la sumatoria de una serie de acciones que desde hace años el laboratorio desarrolla, destacando siempre la meta de alcanzar la

En Monte Grande. El equipo de la planta de fármacos.

En Monte Grande. El equipo de la planta de fármacos.

máxima productividad posible en un modelo productivo (carne y/o leche).
“El aumento de la cantidad de cabezas no es viable; las superficies destinadas a pastoreo animal no van a crecer, inclusive tienden a reducirse. Por lo tanto hay que intensificar cada vez más”, le explicaba a MOTIVAR el Dr. Esteban Turic, director de Innovación del laboratorio en el momento del lanzamiento de la iniciativa.
Turic también nos explicaba que la sanidad es el pilar con menor impacto en los costos generales de la operación (representa entre el 2 al 5% de ellos) y el que tiene mayor incidencia en el resultado: de los costos de producción.
“En nuestra región, sólo un 30% de los establecimientos tienen la asistencia permanente de un veterinario. Este es un punto clave para alcanzar la frontera productiva, porque quienes sí la han alcanzado, tienen un veterinario asesor permanente y usan productos de calidad”, agregaba Turic, para concluir: “En los países que han alcanzado la Frontera Productiva se ejecuta en promedio el 80% del presupuesto asignado al plan sanitario completo. En Argentina, en cambio, apenas el 50%”.Vale la oportunidad para mencionar que hoy, Esteban Turic está al frente de la oficina comercial Biogénesis Bagó Asia, en Shanghái, China, la cual fue inaugurada en agosto de 2016.
Ya culminando este repaso por las acciones que llevaron a Biogénesis Bagó a alzarse con el premio de la revista británica no podíamos dejar de mencionar la activa participación en foros globales que ha tenido el año pasado Rodolfo Bellinzoni, director de operaciones del laboratorio.
Muestra de ello es su disertación en el marco de la “VacChina 2016”, donde enfatizó sobre dos conceptos concretos. Por un lado, destacó que las nuevas tecnologías de control de vacunas permitirán reducir el uso de animales de experimentación, lográndose sistemas de control más sencillos, menos costosos y factibles de implementar en forma eficiente. Asimismo, impulsó el concepto denominado Vacunación para vivir.
Quizás adelantando parte de la estrategia que la empresa llevará adelante en favor de seguir internacionalizándose, Bellinzoni profundizó sus palabras concluyendo que “el estatus de libre con vacunación está siendo cada vez más aceptado y es reconocido por los organismos internacionales de referencia. En un mundo con una demanda creciente de alimentos, no nos podemos seguir permitiendo sacrificar y descartar animales de producción habiendo vacunas que pueden conferir la protección necesaria para evitar esos eventos”.

Guillermo Mattioli recuerda con precisión cada una de las anécdotas sobre las idas y venidas que vivió nuestro país en la lucha contra la fiebre aftosa.

 

Mattioli. Director general de la firma.

Mattioli. Director general de la firma.

El “fin” de las vacunaciones que (a inicios de la década del 2000) prometía llevar a las carnes argentinas hacia los mercados de “alto valor” y el posterior reingreso de la enfermedad, con sus consecuencias negativas para la ganadería y economía local, fue el tema con el cual se inició este mano a mano entre MOTIVAR y el director general de Biogénesis Bagó.
“Tanto en ese momento (cuando junto con Caprove nos opusimos a dejar de vacunar), como en la actualidad, la compañía se ha caracterizado por aportar buenos consejos tanto a los decisores de políticas públicas, como a productores y veterinarios para mejorar la producción nacional”, reforzó Mattioli.
Claro que el motivo del encuentro fue conversar sobre el reconocimiento que Animal Pharm le otorgó a Biogénesis Bagó por considerarla la “Mejor empresa veterinaria de Latinoamérica de 2016” (Ver páginas 26 y 27).
No lo olvidamos.
De hecho, nuestro entrevistado fue contundente al momento de referirse al tema: “Logramos esta distinción en el Continente donde se produce buena parte de las proteínas animales que ya alimentan al mundo”.
Esa frase disparó una serie de temáticas adicionales, como pueden ser las inversiones que en los últimos años concretó el laboratorio tanto en nuestro país, como en la región y en China; el recuerdo de la fusión de Biogénesis con el Instituto San Jorge Bagó y la imagen del ex presidente de Brasil, Lula Da Silva, adelantando frente a funcionarios y empresarios de ambos países que la vacuna antiaftosa argentina comenzaría a comercializarse en el gigante del Mercosur, tras 10 años de idas y vueltas en materia regulatoria.
“En todos los mercados en los cuales participamos apostamos por la cercanía con el campo, sus veterinarios, técnicos y productores. No es casualidad que dispongamos de la mayor fuerza de ventas en este sentido”, explica Guillermo Mattioli para luego focalizarse en un análisis más amplio, enfocado en el futuro de la ganadería. “¿No les parece que contamos con los científicos, técnicos e industriales con el conocimiento suficiente como para pensar, entre todos, una ganadería más sustentable?”, nos interpela el directivo, haciendo explícita su convocatoria para generar estrategias en favor de una ganadería rentable.

No perder el foco
Destacando siempre la visión que la empresa ha manifestado en favor de la mayor productividad animal, ofreciendo productos y servicios sobre una base científica y resultados comprobados, Guillermo Mattioli compartió su visión sobre el proceso de compras y fusiones que se sigue evidenciando en el mercado farmacéutico veterinario global.
“Es una realidad que no podemos desconocer. En nuestro caso particular, nos encontramos en la búsqueda de profundizar la internacionalización de las tecnologías que Biogénesis Bagó ofrece”, adelantó. Culminando nuestra entrevista, Mattioli confirmó que esta visión seguirá girando alrededor de la elaboración y comercialización de vacunas que prevengan enfermedades, principalmente en bovinos y cerdos; y que fomenten la mayor participación de la empresa en campañas de vacunación globales (por ejemplo de fiebre aftosa y rabia).

El dato surge de un trabajo realizado por Daniel Scandolo, Martin Maciel y Gustavo Zimmermann (INTA Rafaela) y Diego Esborraz, del laboratorio OVER, en tambos de Santa Fe y Córdoba. Aquí, un resumen.

Lo más frecuente. “Suministrar 2 o 3 litros de calostro diarios en la primera toma”.

Lo más frecuente. “Suministrar 2 o 3 litros de calostro diarios en la primera toma”.

La cantidad de lgG en el calostro bovino varía considerablemente entre vacas (<1-235 g/L), donde entre el 29,4 / 57,8% de las muestras no alcanza la cantidad mínima deseada de 50 g lgG/L.
El 49% del calostro obtenido de vacas durante el primer ordeñe es de buena calidad, existiendo marcadas diferencias entre primíparas y multíparas.
De todas maneras, datos del NAHMS2007 (Estados Unidos) indican que solo el 13% de los productores evalúa de manera rutinaria lacalidad de calostro (volumen y apariencia): el 56% de estos lo estima de maneravisual.
Los resultados de una encuesta realizadaen Pensylvania (Estados Unidos) en 2007 indican que la concentración de muchos nutrientes del calostro ha incrementado si se los compara con reportes previos.
Las razones de estos incrementos estarían asociadas posiblemente aque las prácticas de manejo del calostro han mejorado con el transcurso del tiempo, especialmente su almacenamiento y administración.
El objetivo del trabajo fue recolectar datos sobre la alimentación y manejo de calostro que realizan los veterinarios en tambos de Santa Fe y Córdoba.

Los resultados
Se realizó, en conjunto con OVER, una encuesta anónima a veterinarios que participaron de la Jornada de Actualización Técnica organizada en 2016 por la empresa radicada en San Vicente, Santa Fe.
Allí se recolectaron 20 encuestas realizadas a veterinarios de San Vicente, el Trébol, Rafaela, María Juana, Carlos Pellegrini, Colonia Prosperidad, Marull, Totoras, Cañada Rosquín, Centeno, ColoniaVignaud, Morteros y San Francisco. Como primer resultado se vio que estos veterinarios asesoran a 74 tambos, de los cuales 7% son chicos (< 100 vacas); 26%, medianos (100 a 200 vacas) y 68%, grandes (> 200 vacas).
Si bien el trabajo completo puede solicitarse a redaccion@motivar.com.ar, compartimos algunas de sus conclusiones. En primer lugar, que “el suministro de 2 a 3 litros de calostro durante la primera toma es la práctica más frecuente, con un leve incremento a medida que crece la escala productiva. No obstante, aún una quinta parte de los establecimientos no lo tienen establecido”.
Luego, el informe destaca que “independientemente del tamaño de los tambos, las tres cuartas partes de los establecimientos suministran calostro mediante botella o mamadera, con un incipiente empleo de sonda orofaringea en los tambos denominados grandes.
El amamantamiento directo es una práctica que se realiza en menos del 10% de los tambos encuestados”.
Además y destacando que alrededor del 85% de los establecimientos calostra a sus terneros antes de las 6 horas de nacidos, la evaluación de los resultados arrojó que la totalidad de los tambos chicos suministran a los terneros calostros de sus madres, disminuyendo la proporción en un 20% a medida que los tambos van pasando a medianos y grandes, respectivamente.
“Por otra parte, se observa un incremento proporcional similar en la práctica de pool de calostro a medida que los tambos pasan de chicos a medianos y de medianos a grandes, respectivamente”, explica el informe. Y culmina: “La determinación de calidad de calostro no es una práctica de rutina en los tambos ya que alrededor de un 10% lo realiza, con un incremento en la proporción de empleo a medida que los tambos pasan de medianos a grandes”.

El laboratorio recertificó las normas GMP del Senasa en todas las líneas de producción de la unidad ubicada en Pilar, Buenos Aires.

Juan Roo. “Destacamos el compromiso de todo nuestro personal”.

Juan Roo. “Destacamos el compromiso de todo nuestro personal”.

Con el compromiso permanente que mantiene con la calidad de sus productos, Centro Diagnóstico Veterinario nuevamente obtuvo la certificación de Buenas Prácticas de Manufactura (GMP), de acuerdo a la Resolución 482/2002 del Senasa, en su planta de biológicos veterinarios.
Esta certificación (válida por los próximos tres años) abarca todas las instalaciones y a todos los productos que allí se elaboran y sus procedimientos.
“Este reconocimiento va en línea con el plan de inversiones iniciado en el año 2013 y el compromiso permanente de CDV con la calidad de sus productos. Luego de una renovación total del bioterio terrestre y las continuas mejoras en su planta productiva recibimos nuevamente la inspección de los auditores del Senasa y logramos la re-certificación. Vale destacar el compromiso de todo el personal que trabaja en nuestra empresa con la calidad y el cumplimiento de los procedimientos”, enfatizó Juan Roo, gerente general de CDV.

En Argentina solo existen dos plantas elaboradoras de biológicos que cuentan con el certificado GMP del Senasa.

Vale decir que las Buenas Prácticas de Manufactura o normas GMP son un conjunto de exigencias y criterios a seguir en la industria farmacéutica para asegurar la fabricación de productos seguros, eficaces y de calidad, consistente en el tiempo y acorde a los estándares requeridos.
Dejando en claro que si bien hoy en día el cumplimiento de estas normativas es obligatorio prácticamente en todo el mundo, en Argentina existen dos plantas elaboradoras de biológicos que cuentan con el certificado oficial.

Según Federico Santangelo, director de Agroideas, esta actividad arroja un margen bruto de hasta $9.600 por hectárea al año y una rentabilidad neta anual -sobre suelo arrendado- en torno al 13%.

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar

Clave. “Incrementar la eficiencia productiva y, por ende, los volúmenes.”

Clave. “Incrementar la eficiencia productiva y, por ende, los volúmenes.”

La producción ganadera es una de las industrias más representativas de la economía argentina. Solo la actividad primaria factura más de US$ 7.000 millones cada 12 meses; es decir, el equivalente a lo que recaudó el Estado en concepto de los derechos de exportación en soja, cada año, durante la última década.
Sin embargo, los índices productivos se mantienen estancos desde hace al menos 25 años, con niveles nacionales de preñez y destete que no pueden romper el tantas veces mencionado techo del 60%.
Tal como se destaca en la editorial de esta publicación y en el marco de su 15º Aniversario, MOTIVAR se ha planteado este año el desafío de reunir el testimonio de referentes y expertos en las actividades más destacadas de la producción animal nacional. Y es en ese sentido, que compartimos una interesante charla con el asesor veterinario y consultor Federico Santangelo, director de Agroideas, quien analizó pasado, presente y futuro de la ganadería nacional.

MOTIVAR: ¿Cuál es hoy la foto de la ganadería argentina?
Federico Santangelo: El sector sigue con la problemática que se originó entre 2008 y 2009 cuando se liquidaron 12 millones de cabezas.
Hasta ahora, apenas se recuperó entre un 40% y un 50% de ese stock. Eso te habla de una escasez en la oferta de carne que llevará muchos años más en recuperarse.

M: ¿Qué alternativas existen para avanzar en esta recuperación?
FS: En aquel momento generamos un modelo de simulación que trazaba la recuperación en un período de 10 años y medianamente se viene cumpliendo, aunque claro que en esos tiempos Argentina producía 3,3 millones de toneladas de carne al año y ahora estamos en los 2,7 millones. Es decir, nos están faltando al menos 500.000 toneladas que, por lo pronto, son las que no se exportan.
La suma de la escasez de oferta de hacienda (terneros y novillos), de faena y, por ende, la falta de carne, explican que los precios hayan subido.
A su vez, el sector sigue haciendo las cosas mal en términos de producción y el 60% de destete ya es una cifra histórica que parece imposible de rebatir.

M: ¿Considera realmente que es imposible mejorar ese índice?
FS: La solución a esta problemática está en incrementar la eficiencia productiva y, por ende, los volúmenes. Para romper esos límites sin dudas se debe trabajar en los cuatro pilares de una buena producción: manejo, nutrición, sanidad y genética.

M: Pero eso tiene un costo, ¿es viable que los productores inviertan en esos aspectos para incrementar los volúmenes actuales?
FS: A la hora de invertir, dentro de estos cuatro pilares, hay dos con mayor demanda de capital: nutrición (implantación de pasturas) y la genética. En cambio, si el productor pretende mejorar la producción con baja inversión tiene que pensar en un buen manejo y atender la sanidad del rodeo.

M: ¿Por qué no se invierte más si está probado que el retorno puede ser mucho mayor al mejorar aspectos como la sanidad?
FS: No sé si es cultural o dónde está la falla. El criador es un eslabón clave si se quiere mejorar la eficiencia productiva y la tecnología está disponible.
Quizás como veterinarios no sabemos comunicar la correcta implementación de un modelo sanitario sustentable; nos detenemos en su costo y no el beneficio.
Sin embargo, hoy vemos un contexto benévolo para el sector agropecuario con una agricultura rentable y una ganadería que también lo es. Lejos de la amplia brecha entre los márgenes que ambas actividades manifestaban en la última crisis de 2008 – 2009, actualmente la posibilidad de diversificar el riesgo es una opción viable y eso de algún modo, junto a un cambio generacional en las empresas agropecuarias, abre la posibilidad de incrementar la producción cárnica argentina.

“La posibilidad de diversificar el riesgo entre la agricultura y la ganadería es una opción viable y eso de algún modo, junto a un cambio generacional, abre la posibilidad de incrementar la producción cárnica argentina”.

M: ¿Cuál es el modelo más sustentable para invertir en ganadería?
FS: Hoy el modelo ganadero con mejor margen es la recría intensiva.
Incentivamos a los criadores a avanzar algo más en la cadena, implantando pasturas o verdeos para tener hasta cinco terneros por hectárea. El objetivo es sumarles 120 kilos adicionales a los animales, en un período de seis a ocho meses a pasto y -en lugar de sacar al ternero de destete de 180 kilos- llévalo a los 280 o 300 kilos. Para ello será necesario no perder de vista la sanidad y el manejo de la hacienda. Este modelo está probado y arroja un margen bruto anual de $9.600 por hectárea. Si la actividad se realiza sobre suelos arrendados, la rentabilidad neta anual puede superar el 13% en dólares.
De este modo, el modelo se presenta como una manera de diversificar el riesgo y optimizar el uso de la explotación, haciendo agricultura y ganadería, sin resignar márgenes.

M: ¿Qué pasa con los márgenes en el resto de los eslabones?
FS: Hoy los márgenes en cría se están acotando porque el precio del ternero subió muchísimo a fines de 2015 (hasta un 50%) pero luego se estancó; a tal punto que tenemos precios relativos incluso por debajo a los de hace un año.
Aún no se puede decir que es un escenario malo, pero los costos van ganando terreno. En un modelo con buena eficiencia productiva (un nivel de destete del 84%, sobre suelo arrendado) el margen neto por hectárea ronda los $600 anuales.
En el caso de los feedlots, los márgenes son muy justos y, desde hace un año, cuando el precio del maíz subió, la situación se tornó aún más complicada.

M: ¿Es negocio ser productor ganadero?
FS: Debemos tener en cuenta que el productor no puede interferir en materia de precios: sus ingresos se miden en “Precio xCantidad”, es Microeconomía.
Por eso, más allá de que el ganadero haga todo muy bien y su vecino, todo mal, cuando salgan a vender su ternero ambos van a cobrar $35 el kilo.
Esto nos quiere decir que debemos trabajar sobre la cantidad. ¿Cómo?
Tranqueras adentro y en un campo de cría eso lo explica el porcentaje de preñez, los destetes y carga de animal por hectárea. En la medida que un productor no trabaje bien (con un nivel de destete inferior al 80%) dependerá de buenos preciospara tapar las ineficiencias: será rentable porque su mercadería vale mucho.
En cambio, cuando los precios no son los mejores, como ahora, empieza a mirar más los gastos. Mientras que cuando los precios son decididamente malos, solo el productor eficiente sobrevive. ¿El resto? Se funde. Así fue como desaparecieron 12 millones de cabezas y, con ellas, muchos establecimientos.

“En la medida que el productor no trabaje bien (con niveles de destete inferiores al 80%) dependerá solo de buenos precios para tapar las ineficiencias”.

M: ¿Es un incentivo real el recuperar mercados de exportación?
FS: En la práctica, las exportaciones no despegan y entre las razones de por qué esto ocurre se suman un mercado interno que paga más y la falta novillos. A su vez, con un dólar atrasado y costos en alza, la industria frigorífica no está pasando un buen momento. A todo esto se suma la competencia desleal por parte de las cooperativas de trabajo que no pagan cargas salariales y aquellas plantas fuera de la supervisión del Senasa.
Todo esto nos saca competitividad.

M: Pero si se recupera el comercio internacional, ¿subirá la producción?
FS: En el hipotético caso que se recuperen las exportaciones, el volumen total de producción crecerá poco, y solo a costa de la oferta interna.
Este año vemos precios planchados, después de un 2016 de estabilidad tras el fuerte aumento de 2015. China en el mercado externo es un jugador demandante, el mundo compra carne, pero no tenemos la categoría de exportación disponible, que es el novillo y estamos caros en dólares. Suena demasiado optimista pensar que este año vamos a exportar 300.000 toneladas.

M: ¿Cuáles son las expectativas?
FS: A mediano plazo, dependerá de cómo el productor reaccione: hoy crece vía retención de vientres y no a través del incremento de su eficiencia productiva.
Si sobre 100 vacas, 20 se descartan cada año y, a su vez, con un destete del 60%, la mitad de los terneros son hembras, al menos 20 deben reponer a las vacas descartadas.
Cuando se da retención de vientres el número se eleva a 23 o 24 hembras, resignando cabezas enviadas a faena. Sin embargo, nadie piensa en el destete, si fuese del 80% la producción de hembras sería de 40 por cada 100 vacas y la posibilidad de incrementar el rodeo se multiplicaría más rápido.

M: ¿Sigue la retención de hembras?
FS: Si, aún estamos en un proceso de retención, que comenzó hace dos años.
La faena de hembras se mantiene por debajo del 43% del total y eso significa inversión por parte del productor; cuando supera el 46% estamos ante liquidación de vientres, por lo tanto un ratio entre 44 y 45% denota estabilidad.
Nunca en los últimos 20 años hubo tres años de retención.Sin embargo, en este 2017 el ánimo se aplacó levementedespués de la fuerte expectativa inicial que despertó el nuevo Gobierno en el sector.

El presente resumen fue presentado en la XXI reunión Científico Técnica realizada hacia finales de 2016 en Jujuy por la Asociación Argentina de Inmunología Veterinaria.

V. ARÁOZ; J.F. MICHELOUD; A.B. GAIDO; A.O. SALATIN Y D.H. AGUIRRE
INTA Salta y Universidad Católica de Salta.
araoz.virginia@inta.gob.ar

Figura 1. N° de brotes de hemoparasitosis por mes (2006-16).

Figura 1. N° de brotes de hemoparasitosis por mes (2006-16).

Las babesiosis y la anaplasmosis de los bovinos son enfermedades anemizantes, que integran el complejo nosológico conocido como “Tristeza”, causal de importantes pérdidas económicas en rodeos de cría y lecheros del Noroeste argentino. Este trabajo analiza la casuística de la problemática en una zona diagnosticada por el Área de Salud Animal del INTA Salta.

El trabajo
Se evaluaron 218 protocolos vinculados con el complejo “Tristeza” en el periodo comprendido entre enero de 2006 ymayo de 2016. El material recibido para análisis comprendió: extendidos de sangre (83,3%), sangre anticoagulada (19%), orejas y cola (15,7%), sistema nervioso central (4,6%) y otrosórganos (8,8%).
Los extendidos de sangre y/o improntas deórganos se colorearon con Giemsa al 10% por 30 minutos, parasu posterior observación óptica con lente de inmersión.
Siguiendo a Späth (1986), se definió como brote a la ocurrencia en un corto período de tiempo de uno o más casos clínicos o muertes en un mismo establecimiento, con diagnóstico confirmado en laboratorio. Los brotes se diagnosticaron con extendidos provenientes de 589 bovinos pertenecientes a 56 establecimientos ganaderos de 4 provincias.
El total de animales involucrados en cada brote no fue establecido.

Sus resultados
En 95 casos (43,6%) se registraron parasitemias elevadas por alguno de los hemoparásitos del complejo “Tristeza”, permitiendo confirmar los brotes por dichos agentes. Del total, 41 (43,2%) se debieron a A. marginale (A.m), 35 (36,8%) a B. bovis (B.bo), 14 (14,7%) a B. bigemina (B.bi) y cinco (5,3%) a Babesia, sin identificación de la especie.
En 9 brotes se identificaron dos agentes en forma simultánea, con 5 casos de A.m + B.bo, 3 de A.m + B.bi y solo uno de B.bo + B.bi.
Un 64% de los brotes ocurrieron en rodeos de cría, un 22% en feedlot, 10% en tambos y 4% en sistemas de recría acampo. Considerando la principal categoría de bovinosa fectada en cada brote, las vacas adultas (más de 2,5 años) lideraron la casuística con un 42% de los casos, seguidas por los novillos y novillitos (25%), vaquillonas (16%), toros (12%) y terneros (5%).
En 53 (55,8%) de los brotes, se registró al menos un bovino muerto con un máximo de 54 óbitos en un brote deanaplasmosis en Jujuy (mortalidad media = 4,7 bovinos). Además, en diez de los brotes se produjeron abortos comoevento asociado a los mismos. Ochenta y seis (90,5%) brotes ocurrieron en 13 departamentos de Salta, cinco (5,3%)en cuatro de Jujuy y 4 brotes (4,2%) ocurrieron, respectivamente, en Santiago del Estero y Chaco.
Los años 2007 y 2016 fueron los de mayor casuística, con 15 y 16 brotes, respectivamente, aunque de 2016 se evaluaron solo cinco meses.
El 79% de los brotesdel período se produjo en la primera mitad del año (enero-junio) con un pico en abril.
Los restantes (21%) ocurrieron enla segunda mitad del año, exceptuando septiembre, mes en el cual no se registraron brotes de hemoparasitosis durante todoel período evaluado (Figura Nº 1).
Resultó llamativo que B. bigemina desapareciera de la casuística después de julio de 2012, enque se presentó por última vez.

Realizamos un breve repaso por las principales acciones y decisiones que tomó el Senasa en los primeros meses del año. ¿Qué es la Ley 27.233?

Dillon. “Simplificar las tareas administrativas a los productores”.

Dillon. “Simplificar las tareas administrativas a los productores”.

Brotes de anemia infecciosa equina en Guernica (Buenos Aires); medidas de control tomadas ante el reporte de un foco de Influenza aviar en Chile; soporte a Bolivia para controlar la langosta, decomisos en las rutas, suspensiones a frigoríficos, campaña antiaftosa…
No hay dudas que el Senasa transitó los meses de enero y febrero de manera intensa, con modificaciones en marcha y otras por venir.
En un año en el cual se espera sea más visible el recambio generacional dentro de su plantel y que comenzó con cambios de nombres en puestos estratégicos (como la dirección de Inocuidad), se hace ya imprescindible que el organismo sanitario avance en su modernización, a fin de brindar sus servicios de un modo más ágil y transparente, en la búsqueda de formalizar la cadena de comercialización de las distintas actividades productivas.
En ese marco, hace algunas semanas se puso en marcha oficialmente el Consejo Consultivo del Senasa, el cual quedó conformado por 13 miembros de la actividad agroindustrial (uno de ellos es Caprove) y dos representantes de las provincias. Allí se debatirán políticas y estrategias para avanzar en el “sinceramiento técnico” de muchos de los temas en los cuales el ente participa.
¿Qué quiere decir esto? Que así como se eliminaron los trámites pre despacho por considerarse que la situación sanitaria actual dista sustancialmente de la que llevó a instalar la práctica; y se dio de baja la resolución por medio de la cual era obligatorio vacunar contra la encefalomielitis equina (Ver nota adjunta), probablemente otras normativas comiencen a ser revisadas.

Exportaciones y caravanas
No menos importante resultó la publicación en febrero de la Resolución 53, por medio de la cual se implementan nuevos procedimientos para los establecimientos que integran el circuito comercial que provee ganado para faena de exportación a la Unión Europea (UE).
¿Cuáles son las principales novedades?
Por ejemplo, se elimina la obligación de elaborar y declarar la Tarjeta de Registro Individual de Tropa (TRI) de animales desde los campos que abastecen a los Establecimientos Proveedores de Faena a la UE.
Asimismo, se establece que los nuevos productores que deseen ingresar al registro, deben declarar la totalidad de las caravanas aplicadas sobre los animales del predio y esperar al menos 40 días para enviarlos a faena. Y quizás lo más importante: el registro pasa a ser “por establecimiento agropecuario”, debiendo también efectuar la inscripción por cada especie animal bovina, bubalina y ciervos existentes.
“Apuntamos a simplificar las tareas administrativas que realizan los productores, agilizando también los procesos de trabajo”, le explicó a MOTIVAR el presidente del Senasa, Jorge Dillon.
En ese camino va la identificación de los bovinos, la cual sufrirá modificaciones finalmente a partir del próximo 1 de julio con la instauración de la caravana Botón – Botón obligatoria.
Más allá de esto, el organismo sanitario se encuentra en proceso de homologación de los microchips que -con la nueva normativa- se plantearán como de uso optativo, pero con el foco en que sea la herramienta por medio de la cual se lleve adelante no solo la trazabilidad de la hacienda, sino también un manejo más eficiente de la misma. “Con el paso del tiempo comenzaremos a hablar de animales microchipeados”, se entusiasman desde el Senasa.

Cambios y responsabilidades
Otro de los temas que ocupará la agenda oficial de este 2017 será la posibilidad de que finalmente se decida quitar el virus C de las vacunas antiaftosa que se comercialicen en el país, situación que está siendo promovida tanto desde Panaftosa, como la COSALFA.
A ello seguramente se sumarán debates en torno a la necesidad de agilizar las decisiones en para contar con un banco de antígenos y vacunas antiaftosa en la región, eslabón imprescindible si lo que se pretende es verdaderamente dejar de vacunar promediando 2020. Y no menos importantes serán los acuerdos de cooperación que el Senasa pueda rubricar con países interesados en acceder a todo el Know How argentino en la lucha contra la enfermedad.
En ese contexto e indicado como uno de los 100 ejes temáticos que son prioritarios en la gestión del Presidente, Mauricio Macri, el Senasa comienza a difundir los alcances de su Ley 27.233.
Y es en este punto en el cual debemos realizar una fe de erratas por la información compartida en MOTIVAR sobre este tema en diciembre de 2016.
En aquel entonces, sostuvimos que el Senasa podría regular los aranceles de la vacuna antiaftosa, lo cual no ocurrirá. A decir verdad, la normativa brinda la posibilidad de armar nuevas estructuras de organización sanitaria que contemplen la creación de nuevos entes, enfocados en problemáticas específicas de sus regiones. Sobre estos nuevos entes y por medio de un plan operativo anual es que se establecerá el arancel que será supervisado desde el Estado.
En definitiva, la nueva Ley del ente oficial modifica las responsabilidades (civiles y penales) en materia de sanidad animal y vegetal, e inocuidad alimentaria.
“Esto plantea un cambio rotundo. Se abre un nuevo paradigma en el cual el Senasa sin dudas deberá velar por el cumplimiento de las normas, pero serán también los productores (y veterinarios) los que deban comenzar a hacerse responsables de sus actos”, nos explicaba recientemente Jorge Dillon en el marco de un tema que seguramente profundizaremos en las próximas ediciones de MOTIVAR.

Luego de las repercusiones que generó a fines del año pasado la publicación en el Boletín Oficial de la Resolución 521 -por medio de la cual se dejaba sin efecto la obligatoriedad de la vacunación contra la encefalomielitis equina-, los distintos involucrados en el tema se reunieron a mediados de enero en la sede de la Cámara de Laboratorios Argentinos Medicinales Veterinarios, a fin de avanzar sobre la efectiva aplicación de la norma.

 

Maresca. Firme en la decisión.

Maresca. Firme en la decisión.

“Desde el punto de vista técnico, la medida ha sido correcta en su aplicación”, se destacó en un comunicado emitido por luego de la reunión en la cual estuvo presente el director nacional de Sanidad Animal, Ricardo Maresca.
Si bien desde el Senasa se reconoce que la encefalomielitis equina tanto del este, como del oeste, son enfermedades que pueden tener graves consecuencias sobre los equinos que se infecten / enfermen y que la vacunación de los animales es recomendable cuando corresponda, fue el Dr. Maresca quien le explicó a MOTIVAR las razones por las cuales avanzan con la implementación de los cambios. “Un caso de encefalomielitis equina (del este o del oeste) constituye un problema para el animal infectado y su propietario, pero no representa un riesgo para los equinos de la población cercana o los humanos (zoonosis)”, nos aseguró el funcionario. Y concluyó: “Por esto se considera que no hay justificación técnica para imponer la obligatoriedad de la vacunación. Sin embargo, la vacunación facultativa puede ser aplicada para proteger a los caballos de acuerdo con el criterio y responsabilidad del productor y su asesor veterinario”.

Cambios en AIE
Ya en el mes de febrero y en la sede del Colegio de Médicos Veterinarios de Entre Ríos, se propuso la elaboración de un programa de lucha y control contra la anemia infecciosa equina. Esto impulsó que el Ministerio de Producción de esa provincia decretara la obligatoriedad de los controles de animales, ratificando y poniendo el énfasis en la plena vigencia de las leyes provinciales y del organismo sanitario nacional, sobre exigencia de contar con un profesional veterinario matriculado e instruido en anemia equina infecciosa, en concentraciones de equinos en todo el territorio provincial.

Luis Tedeschi disertará en un evento organizado por Phibro: avanzará sobre aplicaciones prácticas para modelos nutricionales en bovinos.

El Hotel Howard Johnson de Pilar, Buenos Aires, ha sido el lugar elegido por Phibro Animal Health para concretar su conferencia internacional sobre las aplicaciones prácticas para modelos nutricionales. La jornada se realizará el próximo 28 de marzo y su disertante principal será el experto Luis Tedeschi.
“El objetivo es posicionar a la compañía frente a los productores agropecuarios y los demás actores de la industria de la carne, especialmente veterinarios, agrónomos y especialistas en nutrición bovina, como un proveedor de soluciones innovadoras y un referente en términos de capacitación”, le explicó a MOTIVAR Germán García, gerente regional de la empresa.
“Somos el único productor mundial de Virginiamicina y Semduramicina, con plantas propias para elaborar estos aditivos”, avanzó García. Y culminó: “Contamos con una amplia gama de soluciones enfocadas a la salud de animales de producción (aves, cerdos, bovinos, peces), produciendo aditivos, compuestos nutricionales, vacunas, etc”.

Fusiones entre empresas, cumplimiento de estimados y crecimientos “en dosis” parecen ser los principales temas de un 2017 que no pasará desapercibido en el mundo de los laboratorios, las distribuidoras y el canal comercial veterinario.

Dependiendo del eslabón de la cadena en que uno se posicione es que tendrá un panorama más completo al momento de analizar cómo se comportaron los primeros meses del año en la industria de la sanidad y productividad animal.
En ese sentido y al dialogar con los representantes del sector distribuidor, rápidamente reconoceremos dos realidades. Por una parte, la de un sector de animales de compañía en el cual se vivieron unos primeros meses lejos de la panacea y de los niveles de años anteriores, pero con operaciones acordes o levemente por encima de las expectativas. Con un canal comercial que se sigue perfilando hacia el mundo digital, las distribuidoras están a la expectativa de cómo impactará el recorte en el poder adquisitivo de buena parte de la población tanto en la venta de alimentos, vacunas y fármacos, como principalmente en la afluencia del público a las veterinarias.
¿Y en grandes animales?
“Frío… frío”, nos comentan los gerentes de empresas distribuidas por todo el país cuando queremos profundizar en lo ocurrido durante enero y febrero.
Los efectos de las lluvias y las sequías que se vivieron en distintas zonas productivas de la Argentina hablan por sí solos y, si bien se esperan mejoras en este sentido durante los próximos meses, es la actividad tambera la que sin dudas demorará algo más su recuperación. ¿Y se recuperará? Al menos comienzan a pagarse mejores precios tranquera adentro por el litro de leche, aunque todavía el rubro espera soluciones oficiales concretas.
Sin haber sido tan golpeada por el clima (a nivel general), la ganadería de carne tampoco pudo traccionar el nivel de uso de productos y servicios veterinarios que se esperaba (en estos primeros meses) en un año en el cual –ya sin retenciones, con reintegros y otros beneficios- las expectativas también eran superiores.
Hasta aquí las cosas, los profesionales veterinarios siguen a la espera de que el negocio “se empiece a mover”, al igual que un canal distribuidor que, a diferencia de años anteriores, parece haber podido rotar buena parte de los amplios stocks de productos (fármacos y biológicos) que llegaron a tener durante todo 2015 y 2016.

Los veterinarios siguen a la espera de que el negocio “se empiece a mover”, al igual que un canal distribuidor que, a diferencia de años anteriores, parece haber podido rotar buena parte de los amplios stocks de productos que llegaron a tener durante todo 2015 y 2016.

Un breve comentario respecto de las actividades avícola y porcina, nos dejará un mejor sabor en el paladar, con incrementos en las producciones, distintos tipos de inconvenientes internos, pero una adopción mucho más regular y fluida de tecnologías sanitarias en los galpones.

¿Y los laboratorios?
El año comenzó, como tantos otros, con el foco alrededor de expectativas de compras y fusiones que aún no se concretaron.
Si bien es cierto que Boehringer Ingelheim y Merial ya son una misma compañía, en “la calle” se espera que este no sea el único movimiento entre empresas en este 2017.
Compra de plantas, de registros y hasta de equipos comerciales, son algunos de los rubros en los cuales se mencionó a compañías multinacionales durante los meses de enero y febrero.
Sin novedades aún en estos temas, sí es válido plantear para este año una tendencia hacia la mayor penetración de las compañías internacionales en el mercado local, acorde a la estrategia económica que en nuestro país se está llevando adelante.
Seguramente en los próximos números de MOTIVAR compartiremos novedades en este punto.
Un aspecto lamentable es el comienzo de una serie de movimientos y recortes en el personal de las empresas. Si bien aún no se ha convertido en una situación alarmante (no al menos para los que mantienen sus puestos), comienzan a verse desplazamientos en distintas áreas de las empresas, quedando la incógnita en cuanto a si esos puestos laborales se recuperarán.
Más allá de esto, existe un concepto que rodea a todos los laboratorios, en los distintos segmentos del mercado. “Este año seguramente se van a sincerar las unidades que se comercializan en el mercado”, nos comentaron ya diversos ejecutivos de compañías tanto nacionales como, principalmente, multinacionales. “Sabemos que no vamos a poder crecer a costa del precio de los productos”, agregaban.
Menudo desafío tendrá entonces el sector, para lo cual sin dudas deberá enfocar todos sus esfuerzos hacia una mayor y mejor comunicación de las estrategias a campo, con equipos comerciales activos y estrategias de marketing sustentadas en inversiones acorde a los resultados que se esperan obtener. ¿Será ese el camino que comenzamos a recorrer?

Merial Argentina pone a disposición de los usuarios de su línea de biológicos para bovinos la tecnología de una moderna jeringa.

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Merial AllianceEn el marco del crecimiento en el número de animales protegidos con su línea de biológicos para bovinos (Alliance), Merial Argentina anunció acciones para favorecer la correcta aplicación a campo de sus vacunas, poniendo a disposición de los productores una novedosa jeringa.
“Estas jeringas facilitan la correcta aplicación de nuestra línea Alliance; a la vez que reducen el daño muscular y la merma en los frigoríficos, situaciones asociadas estratégicamente con el bienestar animal por ocasionar menor daño y dolor en el animal vivo”, le explicó a MOTIVAR el Dr. Emilio Molle Bernal, coordinador de Marketing de Rumiantes, Cerdos y Equinos de la empresa.
“A la vez, mejora la ergonomía, brindando mayor comodidad para el vacunador y una segura aplicación de los productos”, completó.

Más beneficios

Paso a paso. Aplicación subcutánea.

Paso a paso. Aplicación subcutánea.

Vale decir que las jeringas de 5ml de flujo continuo que Merial Argentina asociada a su línea de vacunas, cuenta con exclusivo sistema protector de agujas pensado para la protección del operador, minimizando riesgos de accidentes.
“A su vez, esta tecnología brinda mayor precisión en la administración de dosis subcutáneas, ya que una de las funciones del protector es generar un pliegue en la piel (Ver Ilustración), mejorando la calidad de la aplicación, favoreciendo el desarrollo de una respuesta inmune adecuada y reduciendo daños innecesarios en el músculo”, aseguró Molle Bernal.
Y agregó: “Desde el punto de vista del bienestar animal, estas aplicaciones son más seguras, bajando los riesgos de lesiones musculares. Hablamos de una tecnología menos invasivas para los bovinos”.
Adicionalemente, desde el laboratório se destacó la importancia de preservar la cadena de frio como un factor clave en el manejo de cualquier biológico.
Con esto en mente, al sistema de inyección se le associa un aislante térmico para frascos, que permite aplicar 50 dosis en forma contínua, preservando una adecuada temperatura de conservación.
De este modo, la multinacional pone en marcha una serie de novedades vinculadas a su línea Alliance, las cuales irán paulatinamente dándose a conocer en el mercado.