fbpx
MOTIVAR encabezado diarios
HomeEdición Impresa“Este fue un año de transición para el país y el que viene lo será para la lechería”
NUEVA EDICION DE MERCOLACTEA EN RAFAELA, SANTA FE

“Este fue un año de transición para el país y el que viene lo será para la lechería”

En las palabras de Flavio Mastellone se sintetiza el clima vivido durante la primera semana de noviembre en la principal muestra del sector lechero nacional, donde lo peor de la última crisis parece haber quedado atrás.

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar

Más de 27 son los millones de litros de leche que, a diario, producen los casi 10 mil tambos esparcidos por toda la Argentina para llegar a alguna de las -al menos- 800 usinas que abastecen tanto el mercado interno, como el frente exportador.
Los litros procesados son un 10% menos que en 2015 y, a pesar que lo peor de la última crisis parece haber quedado atrás, la recuperación apenas comienza.
“Este año marcó un claro retroceso para la industria lechera nacional y, si bien estamos trabajando en la recomposición de los niveles de producción, alcanzarlos va a llevar más de un año”, afirmó Luis Calvinho, experto del INTA Rafaela, en diálogo con MOTIVAR, durante la última edición de Mercoláctea.
Vale decir que la mayor muestra del sector a nivel local se llevó adelante a principios de noviembre, en el campo experimental del INTA Rafaela, provincia de Santa Fe.
Presente en las distintas jornadas que conformaron el encuentro, MOTIVAR reunió la palabra de distintos actores para abordar tanto aspectos técnicos, como aquellos económicos surgidos de la crisis climática y financiera que en este 2016 azotó a buena parte de los productores lecheros argentinos.

Las voces

Si bien los distintos jugadores del rubro compartieron en 2015 un mismo esquema de precios, que no cubría sus costos de producción, según Miguel Taverna (INTA Rafaela) no todos vivieron de la misma manera la crisis climática que los afectó durante el primer semestre de este año. Vale decir que, en el centro de la cuenca lechera más importante del país, se dio el golpe más duro tanto por el volumen de las precipitaciones como por su extensión en el tiempo.
“No recuerdo haber vivido más de 30 días de lluvias e inundación constante. Eso impactó en la parte productiva, sanitaria y reproductiva, pero sin dudas también en la gente”, analizó el referente en conversación con MOTIVAR.Y avanzó: “Si bien es un sector que sabe de complejidades, esta vez se dieron todos los problemas juntos y extendidos en el tiempo. Vimos abandonos de tambos y venta masiva de vacas porque no se podían ordeñar. El desánimo fue total”.
Solo en la cuenca lechera central (con cabecera en Rafaela) las lluvias en los primeros 4 meses del año acumularon 852 milímetros. ¿Algo más? Sí. En abril, cayeron 252 mm en 16 días en los cuales las precipitaciones no dieron descanso.
Esas razones que configuraron la peor crisis climática en los últimos años fueron las mismas que motivaron el cambio en la fecha de una Mercoláctea que debía haberse realizado a comienzos de año. Sin embargo, la agenda concretada en la EEA del INTA Rafaela contempló un nutrido programa de charlas durante dos seminarios: el Simposio de Empresarios Lecheros y la Jornada Aprocal – INTA.
“Siempre las jornadas de capacitación de Mercoláctea despiertan el interés de los productores para capacitarse y así afrontar los nuevos desafíos de la actividad”, le aseguró a MOTIVAR Flavio Mastellone, director de Abastecimiento de Mastellone Hnos. y representante de la mayor usina láctea del país, con ventas por $13.016 millones en los primeros 9 meses del año, presente en la muestra.

Una onda expansiva

“Las crisis son complejas pero también representan un momento clave para destacar las diferencias que existen entre los tambos que producen aplicando paquetes tecnológicos y son eficientes y los que no lo hacen. Los mejores productores suelen inclusive hacer diferencia en épocas complicadas”, aseguró el Dr. Oscar González, referente de Boehringer Ingelheim, laboratorio que logró cumplir sus objetivos este año.
“Trabajamos con productores de punta que buscan la mayor eficiencia por medio de la inversión en asesoramiento, tecnología y productos veterinarios de alta calidad”, resaltó González.
A su turno, Diego Esborraz -director comercial de Over- explicó que más allá de la crisis coyuntural, las posibilidades de incrementar la inversión en materia de prevención y tratamientos sanitarios son altas en nuestro país.
“Estamos lejos de alcanzar los techos productivos”, confirmó el representante del laboratorio santafesino que experimentó un crecimiento del 5% en sus volúmenes de ventas durante el último ejercicio, apoyado en un fuerte perfil exportador (Ver nota adjunta).
Más allá de esto, Calvinho dejó en claro que el aspecto técnico sigue muy ligado a lo económico, tal como se observó en el área de diagnóstico del INTA Rafaela, donde temas concretos como mastitis bovina y la calidad de leche se vieron afectados por la crisis este año.
“En materia sanitaria y con una cadena de pagos cortada, se realizaron tareas, pero sin dudas que la situación se vio afectada”, agregó a su turno Taverna.
Y profundizó: “Más allá de estas cuestiones que estamos resaltando, existen aspectos que siguen sin resolverse en la producción lechera argentina, como los pisos colmados de barro en los tambos. Seguimos sin comprender que este es un factor que reduce la productividad”. En este punto, el referente del INTA explicó que no se trata de encerrar a las vacas como si estuviesen en un feedlot, sino de algo más complejo.
“El estrés calórico es otro de los factores con un alto impacto (Ver página Nº10), porque al ser una pérdida oculta, los productores no lo evalúan”, avanzó Taverna. Y resumió: “Hay también factores estructurales que exceden al productor (electricidad, desagües y caminos, entre otros), los cuales –si no mejoran- será muy difícil apuntar a una mejora generalizada del sector”.

Hacia la recomposición

Retomando nuestro diálogo con Mastellone, percibimos una cuota de optimismo. “Este es un año de transición para el país y el próximo lo será para la lechería. Veremos nuevos actores internacionales invirtiendo. Todos pensamos en hacer algo diferente para captar más volúmenes de leche”, nos explicó el empresario. Y agregó: “Por eso debemos protocolizar los procesos, pensar en calidad y no olvidar el mercado internacional para evitar los ciclos recurrentes”.
Parecería ser entonces que el sector ya “pegó la vuelta” y así lo explica sobre el cierre de nuestra participación en Mercoláctea Miguel Taverna: “Hoy tenemos un panorama en el cual muchos están ordenando su situación financiera, al tiempo que el aumento de los últimos dos meses en los precios internacionales de leche en polvo se suma a la falta de oferta en el mercado local. Todo esto genera una suba en los precios; un aliciente para los productores de cara a 2017”.
Y concluye: “Sería bueno tener algunos años con precios favorables para recomponer inversiones y crecer en volumen”. Todo esta por verse.

comments

Valoración: