HomeEdición ImpresaEl negocio es producir

El negocio es producir

Hasta tanto los distintos actores de la cadena ganadera no comprendan que el negocio no pasa por comprar barato y vender caro, sino por producir la mayor cantidad de terneros posibles en un año, difícil será que la actividad alguna vez alcance sus de- sempeños potenciales.
Este antipático concepto no pretende, en absoluto, cargar las culpas sobre los productores, sino encausar el eje de la discusión sobre la necesidad de cambiar aquel paradigma que posiciona a la vaca, como una variable de ahorro o de resguardo frente a la variabilidad de la economía nacional toda.
“Hasta que no se vincule el resultado económico con la productividad, será complejo lograr que aquellos productores que aún hoy no incorporan un plan sanitario productivo en sus rodeos, lo hagan”.
Con esta frase graficaba la situación el coordinador del área ganadera de AACREA, Cristian Feldkamp, en un panel llevado adelante en el 14º Aniversario de MOTIVAR, del cual también formaron parte el subsecretario de Ganadería de la Nación, Rodrigo Troncoso, y el presidente del Senasa, Jorge Dillon.
La ganadería no es una actividad financiera; se trata de producir la mayor cantidad de kilos por hectárea, aprovechando al máximo las inversiones que se realizan en el campo de la genética y la nutrición animal. Para cumplir este objetivo, ninguna variable será más efectiva que la buena condición sanitaria de los animales.
¿Cuánto vale la sanidad?
Poco importará esta pregunta cuando se cambie el paradigma… Para ser más claros: el eje de la discusión es lograr más terneros, aplicar las herramientas tecnológicas necesarias para hacerlo no va a ser un tema de discusión.
Seguramente este camino no será sencillo, pero tiene la ventaja de encontrar en su recorrido a una nueva generación de productores y profesionales, los cuales reconocen la importancia de medir, evaluar y automatizar los distintos procesos del manejo ganadero.
Este dato alentador no es hoy más que eso, pero abre las puertas a la posibilidad de intentar acciones distintas para lograr resultados diferentes. Será en este punto indispensable el rol de los “voceros”… aquellos líderes de opinión que marcan tendencia y guían los pasos que la actividad deberá seguir.
De allí, la importancia de que en el último tiempo desde el presidente del INTA, hasta los representantes de la industria de laboratorios veterinarios, pasando por las entidades profesionales, facultades y grupos CREA, reconozcan que lo importante no es tener vacas, sino hacerlas producir eficientemente.
Esto no solo permitirá mejorar los resultados económicos de los establecimientos, sino también reducir el impacto ambiental de una actividad que, retención de vientres mediante, ha entrado en una nueva etapa. ¿Estamos ya preparados para abordarla?

comments

COMPARTIR:
Valoración: