fbpx
HomeEdición ImpresaAsesorar en tiempos de crisis
APUNTALAR LA PRODUCCION PARA NO QUEDAR EN EL CAMINO

Asesorar en tiempos de crisis

Malas noticias. Cerca del 80% de la zona lechera nacional se vio afectada por el clima.

Compartimos la visión de profesionales veterinarios de diversas regiones del país en torno a las tareas que deben seguir realizándose en los tambos locales, inclusive durante un momento complejo para la actividad.

Malas noticias. Cerca del 80% de la zona lechera nacional se vio afectada por el clima.

Malas noticias. Cerca del 80% de la zona lechera nacional se vio afectada por el clima.

Algunos datos servirán para confirmar que la percepción que la sociedad tiene sobre la situación que atraviesa la mayoría de los tambos en el país es más que justificada. En el combo que perjudica hoy a la producción conviven una sobre oferta de leche a nivel global, malos precios internacionales y locales, incremento del costo de producción (por el impacto de la devaluación y la quita de retenciones al maíz) y una situación climática que ya desde 2015 se mostró adversa con los calores de los últimos meses, agudizándose con las duras inundaciones que afectaron las regiones productivas tanto de Santa Fe, como de Córdoba y Entre Ríos, principalmente.
“Cerca del 80% de la zona lechera se ha visto afectada, con una pérdida de entre 20% y 25% en la producción a nivel nacional en abril, en comparación con igual mes del año pasado”, expresó el Centro de Industrias Lácteas (CIL). Además y en relación a las primeras estimaciones, según el CIL, en abril se registrarán caídas en la actividad en el orden del 15% frente al mes previo. “En las provincias mayormente perjudicadas, estas mermas son superiores”, remarcaron desde la entidad.
Más allá de esto y revalorizando aquello de que “los asesores están para proponer soluciones y no para darle el pésame a los productores”, compartiremos a continuación la opinión de profesionales de distintos lugares del país en relación a cuáles son las tareas que, inclusive en el contexto actual, se deben seguir realizando en materia de sanidad, manejo y nutrición.
“El exceso de agua favorece la ocurrencia de ciertas enfermedades que afectan al ganado. Se deben extremar entonces las medidas de manejo y prevención para mitigar las pérdidas”, le explicó a MOTIVAR la actual presidenta de la Asociación Pro Calidad de Leche (APROCAL) y jefa de Producto Línea Antibióticos de Biogénesis Bagó, Marisa Martínez. Y enfatizó: “Alentamos al productor a continuar trabajando con sus asesores de manera tal de lograr la mayor eficiencia productiva que se pueda alcanzar en este escenario particular, optimizando el uso de los recursos disponibles”.

Apuntar a preñar los vientres

Juan Pablo Russi tiene una maestría en Nutrición y un doctorado en Ciencias Veterinarias; es propietario de una empresa de nutrición animal, accionista en una planta de alimentos balanceados y dueño de una “glucosa protegida para vacas estresadas”, tal como él la define, patentada en los Estados Unidos.
“En momentos como el que vivimos es clave reconocer la importancia de poder seguir preñando las vacas que están produciendo”, explicó quien también asesora de forma privada a unos 20 tambos ubicados en el Sur de Córdoba, Oeste de Buenos Aires y Sur de Santa Fe. Y agregó: “Claro que esto no es sencillo con el stress que están sufriendo los animales, pero hablamos de hacer frente a la razón principal por lo cual las producciones del año que vienen pueden ser eficientes o no”. Destacando que, en condiciones climáticas estables, su asesoramiento propone que el 10% de los rodeos de ordeñe estén pariendo todos los meses del año (a excepción de enero, por ejemplo), Russi reconoce que hoy la realidad se ha modificado. “En la mayoría de los tambos estamos muy atrasados con los trabajos y nuestro principal objetivo es lograr que los productores se sobrepongan al contexto y lleguen bien preparados para producir cuando la situación general se estabilice”, destacó el experto. Y concluyó: “Tenemos que plantear nuestras recomendaciones, justificarlas y explicarle a los clientes el impacto de las decisiones que toman”.

La visión de la FAUBA

Desde la Facultad de Agronomía de la UBA también se advirtió recientemente sobre la gravedad de una situación en la cual no se puede desconocer el impacto que generó la quita de retenciones al maíz sobre la producción. “Esto provocó un aumento de 20% en el precio del cultivo; situación a la que habría que agregarle el efecto devaluatorio. Todo en un contexto en el que el cual maíz puede representar hoy hasta el 40% de la dieta anual de un animal”, sostuvo Alejandro Palladino, docente de la cátedra de Producción Lechera de la FAUBA. Además y en el marco de una serie de recomendaciones generales, el también coordinador de Lechería de AACREA mencionó la rapidez con la que se deberían tomar ciertas decisiones: “Lo primero sería sacarse de encima todas las categorías de animales que estaban siendo evaluadas para descartar, como las vacas de baja producción”, sostuvo.

La recuperación

También miembro de APROCAL, Mario Sirven asesora tambos ubicados tanto en la provincia de Buenos Aires, como en Santa Fe.
Consultado por MOTIVAR sobre las tareas que en esos campos se tendrían que estar llevando adelante, el veterinario explicó que aquellos productores que puedan hacerlo, deberían sacar las vacas de los encierres a pastoreo (mientras que la humedad lo permita, con el objetivo de reducir así costos de alimento. Y aportó: “Cuando el clima mejore habrá que empezar otra vez: la puesta a punto de cuestiones nutricionales, mantenimiento de corrales y caminos, así como también recuperar esquemas sanitarios que han sido en algunos casos un poco abandonados, para así volver a recuperar la producción”.

Mario Labarere

“En nuestra zona las lluvias de abril han sido de alrededor de 200mm, lo cual impactó en los verdeos de otoño-invierno”, nos describió también Mario Labarere, médico veterinario de Brandsen, Buenos Aires. “Otro tema que siempre nos replanteamos ante estas situaciones climáticas es la carga animal, la cual debe fijarse entre los asesores agrónomos y veterinarios y productor del establecimiento”, agregó el profesional que se desempeña en la zona Abasto Sur (Brandsen, parte de La Plata, General Paz, Cañuelas, San Vicente), a la vez de atender también un tambo en Lobos. “Siempre aconsejo que, a pesar de las crisis, no se deben abandonar las acciones más importantes para el sistema productivo como lo son: nutrición, sanidad, reproducción, genética, guachera y recrías”, sostuvo Labarere y puntualizó: “En materia sanitaria resulta imprescindible vacunar a las categorías menores contra las enfermedades de mayor impacto productivo y económico: clostridiales, neumonías, queratoconjuntivitis; así como también desparasitar estratégicamente.
Lamentablemente en estas situaciones de crisis se suelen vender terneras y vaquillonas, a veces, de manera poco planificada, generando baches en las producciones futuras”.

“Hay cosas que no se pueden negociar”

Roberto Albergucci también es integrante de APROCAL y se desempeña profesionalmente en casi toda la cuenca lechera central: Sur de Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires, visitando tambos de medianos a grandes (cantidad de cabezas). “En el contexto actual se intenta seguir trabajando en materia sanitaria y nutricional, sabiendo que existen acciones que no se pueden negociar, puesto que dejar de hacerlas implicaría un retraso mayor en la eficiencia y sustentabilidad de los sistemas”, le explicó Albergucci a MOTIVAR. En ese sentido, destacó la importancia de no retacear inversiones en los tratamientos contra las mastitis. “Lo que no hagas ahora, no te va a repercutir en el cheque de este mes sino todo el año”, advirtió.

“Hay que estar preparados para cuando mejore”

Por último, Juan Nimo, ex presidente de la Asociación Pro Calidad de Leche y representante de Boehringer Ingelheim, compartió la visión sobre la situación que atraviesan los tambos de punta en nuestro país: “Se percibe un incremento en el uso de productos veterinarios debido a que se han hasta duplicado los casos de mastitis clínicas y los problemas podales. Pero también se perciben algunos recortes en cuanto a espaciar los servicios de los especialistas”.
Específicamente para el caso de las mastitis, el médico veterinario resaltó la importancia de tratarlas a tiempo, puesto que de no hacerlo, esas vacas no recuperarán su producción en lo que les queda de la lactancia. “Tendremos que apoyarnos no solo en el uso de antibióticos sino también en antiinflamatorios no esteroides”, explicó.
Respecto de la situación y perspectivas para los productores, Nimo sostuvo que los mismos se encuentran realizando un gran esfuerzo por mantener a las vacas en buen estado y no caer en la tentación de tocar algunos costos estratégicos, situación que muchas veces termina sacrificando la situación de los vientres. “Cuando el clima se estabilice y los precios repunten, esas vacas tienen que estar en condiciones de responder. No podemos, encima, tener que esperar un año y medio o dos para volver a producir”, concluyó.

comments

Valoración: