fbpx
MOTIVAR encabezado diarios
HomeEdición ImpresaHora clave: es tiempo de vacunar, desparasitar y suplementar
REFORZAR EL MENSAJE ENTRE LOS PRODUCTORES GANADEROS

Hora clave: es tiempo de vacunar, desparasitar y suplementar

En el marco de sus acciones de comunicación, distintos laboratorios veterinarios lanzaron recomendaciones concretas para un momento estratégico de la actividad ganadera como lo es el destete y la recría.

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Ya culminados los servicios de verano e ingresando en una etapa crucial para su rentabilidad, la ganadería argentina plantea un paisaje con campos en los que abundan vacas preñadas atravesando su último tercio de gestación y terneros recién destetados que ingresan en la recría. No olvidemos que esta es una etapa en la que el animal debe expresar su máximo potencial sanitario y así favorecer la adecuada conversión de alimento en carne.
Debido a la importancia de estos temas y conocedores de la baja adopción de tecnología por parte de un grupo de productores en nuestro país, laboratorios como CDV y Biogénesis Bagó reforzaron en los últimos meses sus estrategias de comunicación. ¿Cómo?
Difundiendo acciones sobre las cuales los veterinarios deben hoy, más que nunca, insistir para que sean concretadas por sus clientes.

¿Sobre qué temas informar?

La realidad indica que todos los veterinarios dedicados al rubro ya deberían haber iniciado una revisación sanitaria de los toros de sus clientes, a fin de determinar la presencia o no de enfermedades venéreas como la Trichomoniasis y la Campylobacteriosis.
Además y tal como se publica en la Revista CDVet, será clave advertir a los productores en cuanto a la importancia de invertir en la prevención de las enfermedades respiratorias.
“Vale recordar que el destete es un periodo de gran estrés para el animal y momento en el cual se presenta una baja en las defensas, encontrando los agentes infecciosos el terreno fértil para desarrollarse”, destacaron los técnicos de CDV.
Asimismo, recomendaron que junto a las correspondientes primera y segunda dosis de refuerzo (con un intervalo de 30 días entre una y otra), se aplique también un refuerzo contra las enfermedades clostridiales, dando por hecho que fueron vacunados previamente durante la primavera con la primera y segunda dosis.
“Previo a cumplir los 8 meses es obligatoria la vacunación de todas las hembras contra la Brucelosis”, completaron.
Por su parte y en lo que respecta a los vientres y reproductores, los veterinarios deberán explicar a los ganaderos el beneficio de aplicar un refuerzo con leptospirosis o vacunas reproductivas. “Debemos también hacer un refuerzo anual contra clostridiales sobre los reproductores”, agregaron desde CDV.

A los números

Más allá de esto y en el marco de su campaña para que los ganaderos locales alcancen su Frontera Productiva, desde Biogénesis Bagó se dio contenido a diferentes medios de comunicación, indicando que el destete y la recría / invernada son las categorías más sensibles a los perjuicios de los parásitos, razón más que suficiente para considerar un plan de acción durante el otoño – invierno.
“En nuestro país, las pérdidas estimadas por ciclo productivo en una invernada con infestación parasitaria baja (subclínica) oscilan entre los 20 y 30 kilos de peso vivo y pueden ascender a entre 40 y 60 kilos frente a infestaciones moderadas o altas (clínicas)”, graficaron desde el laboratorio regional. Y completaron: “Otra afección a considerar en la recría está vinculada con la carencia de minerales y/o vitaminas que afectan a los terneros, generando mermas en la ganancia diaria de peso que oscilan (en el total del periodo) entre los 3 y los 20 kilos por animal”.
Respecto de este tema, los referentes técnicos de Biogénesis Bagó recordaron que existen regiones ganaderas importantes, como la Cuenca del Sanado, donde es bien conocida la carencia de Cobre y Zinc.

En las vacas al preparto

Frente a este punto en particular, los profesionales veterinarios tienen la posibilidad hoy de recomendar la aplicación preparto (30 días antes del parto) de vacunas que brinden inmunidad pasiva -vía calostro- contra síndromes específicos como son la diarrea neonatal y el síndrome respiratorio, característicos de los primeros días de vida. “Para el caso de las vaquillonas o las vacas que no han hayan recibido vacunaciones previas para prevenir los síndromes respiratorio y de diarrea neonatal, la recomendación apunta a aplicar dos dosis: la primera 60 días antes de la fecha probable de inicio de partos y, la segunda, 30 días antes de la misma”, completaron desde Biogénesis Bagó, enfatizando también en la importancia de realizar un estricto control parasitológico en las vaquillonas al pre parto y controlar también las carencias minerales de cobre y zinc.

comments

Valoración: