fbpx
MOTIVAR encabezado diarios
HomeEdición Impresa“Hacia adelante, habrá una continuidad en la demanda global de alimentos”
AGREGAR VALOR PARA FAVORECER EL DESARROLLO

“Hacia adelante, habrá una continuidad en la demanda global de alimentos”

Entrevistamos a Fernando Vilella, quien adelanta el contenido de un nuevo Simposio organizado por la FAUBA y el Foro PAIS. Además, el profesional analiza la actualidad de los negocios globales.

Luciano AbaLUCIANO ABA
luciano@motivar.com.ar
@pmotivar

Vilella. “Mirar los negocios en perspectiva y tomar decisiones”.

Vilella. “Mirar los negocios en perspectiva y tomar decisiones”.

Luego del éxito alcanzado en los eventos realizados en 2014 y 2015, la FAUBA y el Foro PAIS se encuentran organizando un nuevo Simposio: “Del Sur al mundo en 2030, seguridad alimentaria global y bioenergía”.
El mismo tendrá lugar los días 12 y 13 de abril en el Hotel Meliá de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y promoverá la visión de las embajadas de China, India, Estados Unidos, Unión Europea y algunos países del África Subsahariana, como Sudáfrica, Angola y Kenia. Además, el evento contará con bloques de análisis político, financiero y económico.
“El objetivo es reflexionar sobre el mundo globalizado de los agronegocios, vinculando las necesidades de los grandes productores y quienes son referentes desde la demanda”, le explicó a MOTIVAR el Ing. Agr. Fernando Vilella, director del departamento Bioeconomía, Políticas Públicas y Prospectiva de la Facultad de Agronomía de la UBA.
Más allá de esto, aprovechamos el contacto con el referente nacional en agronegocios para dialogar sobre la situación actual en la materia.
“A diferencia de otros analistas que hablan de crisis y problemática, entiendo que -hacia adelante- lo que hay es una continuación en la demanda global de alimentos”, nos explicó Vilella en una charla concretada a mediados de febrero.
Y amplió: “Es clave tener presente que solo el 10% de la población mundial vive en países con excedentes de alimentos, como son Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Ucrania y los originarios del Mercosur (Brasil, Argentina y Paraguay)”. Además, sostuvo que a este listado podría, eventualmente, sumarse algún país africano como Angola, que tiene la mejor relación suelo cultivable y agua dulce per cápita del planeta, pero importa el 80% del alimento que se destina a su población.
“Toda el África Subsahariana puede convertirse en comprador de paquetes tecnológicos”, reforzó. En ese contexto y destacando la actualidad de un mundo de múltiples demandas y una oferta de variados productos, Fernando Vilella opinó sobre la percepción que aún prima en nuestro país en relación al destino ideal de la producción agroindustrial. “Podemos seguir pretendiendo exportar solo a Europa productos más sofisticados, pero no podemos desconocer que, por ejemplo, nuestro principal comprador en toneladas de carne vacuna es China (30% del volumen total en 2015)”, explicó. Y siguió: “Debemos ampliar la mirada y ver que en los países árabes (norte de África y península arábiga) viven 350 millones de personas, las cuales importan por tres veces per cápita más que un chino. Hay a disposición otra China, pero que adquiere productos diferentes”.
En ese marco, el experto citó el caso de Arabia Saudita, país que no solo es el principal comprador de pollo del mundo con 800 mil toneladas anuales, sino que también ha manifestado importantes crecimientos en la adquisición de carne vacuna proveniente, por ejemplo, de nuestro país.

Precios internacionales

Interesante fue también analizar junto con nuestro entrevistado las causas de la baja en los precios internacionales de los granos. “A nivel general, esto tiene que ver con situaciones globales, como puede ser la revalorización del Dólar y la abrupta caída en el precio del petróleo, situaciones que lógicamente generan crisis en algunos de los compradores, como en el caso de Rusia”, nos explicó el responsable del área de Agronegocios en la FAUBA.

SE FUERON LAS RETENCIONES, ¿Y AHORA?

Realizando un breve repaso de la posición argentina en el marco del mundo de los agronegocios, Fernando Vilella compartió su visión en torno a la quita de retenciones y la eliminación de los ROE, entre otras medidas tomadas por el nuevo Gobierno. “Coincidimos en que eran decisiones que había que tomar, pero ahora deberíamos comenzar con la sintonía fina”, explicó el entrevistado. Y agregó: “Uno escucha que el pollo ya no es competitivo porque el maíz está caro; pero los productores brasileños o chilenos (que exportan más de 250 mil toneladas de pollo producido con maíz argentino o boliviano) y lo pagan a precio internacional y son competitivos”…
En este punto, Vilella explicó que se debería generar competitividad ajustando el uso de la tecnología disponible e invirtiendo en soluciones de logística y energía, por ejemplo. “Estas sí son variables que genuinamente generan competitividad y no las retenciones, que eran consideradas por muchos como un subsidio indirecto a la producción de carnes en Argentina”, completó.
Para el caso de la ganadería bovina, el agrónomo sostuvo: “Estamos lejos del potencial productivo, con muy bajas tasas de extracción de terneros, cuando es verdaderamente factible superar esas cifras”. Del mismo modo, expresó que “inclusive en buena parte de la provincia de Buenos Aires existe un porcentaje de productores que ni siquiera estaciona los servicios. El problema de las carnes es sistémico en nuestro país”.
Más allá de lo que es el sistema informal de comercialización, según Vilella el negocio de la carne bovina sigue sustentado en la terneza de la carne por edad del animal. “Esto es un error. Hay que sumarle 150 kilos al animal y lograr la terneza invirtiendo en cámaras de frío”, agregó.
Ya al referirse a la apremiante situación que viven los productores lecheros, el profesional remarcó que se trata de una problemática global, sustentada en una sobreproducción. “Se pensó que el cambio en la política demográfica china (autorización para tener más de un hijo) generaría entre 4 o 5 millones más nacimientos, que los 14 o 15 millones que se dan anualmente; y eso no ocurrió”, sostuvo. Y culminó: “El problema de los productores argentinos es que, además se encuentran descapitalizados. A lo cual se sumó el incremento del Dólar (y por ende de muchos insumos) y del maíz, por la eliminación de las retenciones”.

Asimismo, se preguntó: “¿en qué nos basamos para decir que US$ 320 es un valor bajo o alto para la soja? ¿En los inéditos US$ 500 que tocó hace unos años o en los US$ que proyectó hace 8 años el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos para este 2016? Lo concreto es que, en términos históricos, el precio solo fue superior al actual en cinco años específicos”.
Más allá de esto y considerando que entre Estados Unidos, Brasil y Argentina aglutinan más del 80% del mercado de exportación de la oleaginosa y que China compra el 80% de ese total, Vilella subrayó la importancia de –sin descuidar los mercados actuales- salir a buscar otros, como los que se han mencionado en este artículo. “Hay que buscar aquellos mercados que compren no la soja, sino el pollo o el cerdo. Pero claro, para ello, no podemos estar afuera de todos los acuerdos internacionales”, enfatizó. Y completó: “Argentina debería siempre negociar todo en conjunto con Brasil. Entiendo favorable un acuerdo con la Comunidad Europea, así como también el ingreso a la alianza del Pacífico”.
En este punto y tras ser consultado por la soja como generadora de valor agregado, Fernando Vilella fue contundente: “La cadena de la soja logra resultados 11 veces superiores a la inversión que en ella se realiza, con lo cual queda más que claro que hablamos del gran agregador de valor de nuestra economía. Sin embargo, lo que deberíamos alcanzar también es el desarrollo de nuestras regiones, situaciones para la cual el empleo juega un rol central”.
Además, el profesional agregó: “Existen tres olas de generación de valor: una es la que antes se llamaba producción primaria (insumos); una segunda tiene que ver con transformar esos granos en proteínas animales y la tercera se vincula con el alimento preparado fuera de la casa”. Respecto de esta última, vale decir que en Estados Unidos se ha llegado al 60% de este tipo de consumo, mientras que en China ronda el 20%.

 

Algo sobre China

Las posibilidades de crecimiento del gigante asiático son conocidas por nuestro entrevistado, quien compartió datos para contextualizar su visión: “Las personas que viven en las ciudades consumen más del doble de proteínas que una que habita en el campo, dato clave si consideramos que son 20 millones los chinos que anualmente arriban a los grandes centros urbanos provenientes de áreas rurales”, comentó Vilella. Y refuerza: “China decidió salir de una economía de exportaciones y vincularse más a una estrategia de fuerte crecimiento del mercado interno, lo cual lleva a que se incremente la demanda de alimento. De hecho y en el marco de una supuesta “crisis”, el año pasado importó 81 millones de toneladas de soja, un 14% más que en 2014”.
Más allá de esto, el país asiático avanza en importaciones de alto valor agregado, como por ejemplo lo ha sido en el caso de las carnes (+20%).

 

Perspectiva

Culminando nuestra entrevista y subrayando la invitación para asistir los próximos días 12 y 13 de abril al Simposio “Del Sur al mundo en 2030, seguridad alimentaria global y bioenergía”, Fernando Vilella llamó a los distintos eslabones que componen el complejo agroindustrial argentino a dejar un poco atrás la coyuntura y mirar cada tanto hacia adelante, para ver las ventajas que ofrece el futuro y actuar en consecuencia. “Soy optimista de cara al futuro, pero entiendo que todos debemos incidir para que las decisiones que se deben tomar y las acciones a realizar, efectivamente avancen”, concluyó.

 

comments

COMPARTIR:
Valoración: