HomeEdición Impresa¿Qué debemos saber sobre las enfermedades de la intensificación?
SIGNOS Y TENDENCIAS PARA IDENTIFICAR LOS INCONVENIENTES

¿Qué debemos saber sobre las enfermedades de la intensificación?

Descripción de las principales problemáticas sanitarias que afectan a los rodeos bovinos en los actuales esquemas productivos locales. 

DR. JULIO CESAR CAIONEInfo@lab9dejulio.com.ar

El avance de la agricultura en la Argentina determinó un severo impacto en la ganadería, actividad que sufrió un desplazamiento hacia ambientes marginales y una intensificación en diversos sitios. Estos cambios generaron una serie de problemas sanitarios a considerar.
Según el Servicio de Diagnóstico Veterinario del INTA Balcarce, las causas de los problemas de la intensificación en los últimos 15 años son metabólicas, tóxicas, infecciosas, parasitarias e indeterminadas, representando esta última el 12% de los casos.
Dentro de las metabólicas se encuentran la polioencefalomalacia (PEM), acidosis, desbalance calcio y fósforo e hipovitaminosis A. Por su parte, las tóxicas están ligadas a intoxicación por monensina, urea y oxalatos; las infecciosas, con IBR encefálico y Listeriosis y las parasitarias, a coccidiosis.
Las causas más habituales son: intoxicación por monensina, acidosis, PEM, neumonías y desbalance de calcio y Fósforo, siendo la intoxicación con monensina y neumonías lo más frecuente, presentando sintomatología similar a la intoxicación por claviceps purpúrea (golpe de calor). En el caso de las intoxicaciones por monensina, el animal muestra dificultad respiratoria por problemas cardíacos y si bien esto clínicamente podría confundirse con una neumonía o intoxicación por claviceps purpúrea, la temperatura se presenta normal; las enzimas hepáticas están aumentadas y hay lesiones patológicas en corazón, hígado y pulmón.

Muerte súbita

Entre las causas de muertes súbitas que se dan en los encierres se destacan la intoxicación por urea y oxalatos. La primera se produce por mal mezclado o alto contenido en las raciones; los síntomas comienzan a los 10 minutos de consumida y las muertes se presentan en el transcurso de los 45 minutos a 4 horas. ¿Otros datos? Los animales están agresivos y si se tratan rápido con vinagre al 20% en agua helada, se recuperan.
La intoxicación por oxalatos se da en corrales sin usar (cubiertos con yuyo colorado, quínoa y verdolaga), las plantas acumulan oxalatos y el consumo en exceso produce lesión renal con edema perirrenal, los valores bioquímicos suelen estar alterados, se observa un descenso del Calcio sérico, aumento de la fosfatemia, uremia y creatinina.
Los animales más susceptibles al IBR encefálico (HVB-5) son los terneros de destete hasta los dos años: la signología se caracteriza por no tener respuesta a los estímulos, depresión, incoordinación, marchar en círculo, no tragar y rechinar los dientes, el curso de la enfermedad varía entre 3 a 10 días y la mortalidad es del 100%.

 

Cuadro Nº 1. Características a considerar para cada una de las enfermedades.
Temperatura Depresión Giro en círculo Bruxismo Convulsiones
HVB-5 Elevada
Listeria Elevada No común No
Def. Ca-P Normal No No No
PEM Normal
Coccidiosis Normal No No No común No
PEC Elevada No No común No No

La Listeriosis, por su parte, se presenta en animales que consumen silo con pH mayor a 5.0, la signología que la caracteriza es que los animales giran en círculo, se les cae una oreja, párpado y labio del lado afectado debido a una parálisis facial unilateral.
La Polioencefalomalacia (PEM) se diferencia de IBR ya que, si los animales son tratados a tiempo con vitamina B1, se recuperan. La misma se produce por un exceso de azufre, falta de tiamina o por la presencia de tiaminasas; los signos clínicos se caracterizan por aparecer repentinamente en animales jóvenes (entre 6 y 24 meses), ceguera central, girar en círculos, opistótono, temblores musculares, rechinar de dientes, ataxia, coma y muerte. La temperatura corporal y la frecuencia respiratoria son normales. Si no se tratan, la mayoría de los animales muere a las 48 horas de iniciados los signos.
En los desbalances de Calcio y Fósforo, el animal cae repentinamente unos minutos, deja de respirar y se reincorpora. También la Coccidiosis muestra síntomas nerviosos presentando materia fecal con sangre.
Otra patología que aún no ha sido dilucidada en su etiología es la Patología de espacios craneales, PEC (síndrome de la oreja caída) que afecta a animales en el encierre y presentan la oreja caída uni o bilateralmente, también el labio y el ojo, y temperatura elevada. Se cree que puede ser una causa bacteriana que ingresa por oído, y por lo general, afecta a varios animales.

Fuente: Disertación Dr. Ernesto Odriozola, INTA Balcarce XXV Jornada de Producción animal, Sociedad Rural de Bolívar.

comments

Valoración: