fbpx
MOTIVAR encabezado diarios
HomeEdición ImpresaEl “conocimiento” de los productores, una de las principales limitantes
EL ROL DE LA ASISTENCIA TECNICA EN LA GANADERIA QUE VIENE

El “conocimiento” de los productores, una de las principales limitantes

El INTA realizó un análisis cualitativo en el cual se analizan las causas que afectan la adopción de tecnología en la ganadería bovina para carne de la Cuenca del Salado. Aquí, algunos de sus resultados.

LUCIANO ABA
luciano@motivar.com.ar

Tal como informara hace poco más de un mes el Dr. Jorge Dillon, subsecretario de Ganadería de la Nación, y con una diferencia positiva neta de 650.147 (1.3%) cabezas entre marzo de 2013 y el mismo mes de 2014, la ganadería nacional continúa su tendencia alcista por tercer año consecutivo.
El dato, sin dudas interesante, radica   básicamente en el incremento de los vientres y de aproximadamente 400 mil terneros y terneras adicionales nacidos durante la última campaña, en la cual se percibió un aumento del 5% en el total de cabezas radicadas en la provincia de Buenos Aires.
De hecho y tal como se manifiesta en las cifras oficiales, la Cuenca del Salado es  donde se produjeron los mayores incrementos, con un avance del 10% por encima del resto de las regiones del país.
Indices de adopción
0 = No se utiliza.
A = Se utiliza en menos del 30% del área en producción.
B = Se utiliza en entre el 30% y 60% del área en producción.
C = Se utiliza en más del 60% del área en producción (pero no en su totalidad).
T = Se utiliza en toda el área en producción.
Tabla 2. Perfil Tecnológico Sistema Ganadero de Cría
NIVEL TECNOLÓGICO
BAJO MEDIO ALTO
% de la superficie de cría 50 30 20
Rendimiento en Kg/ha (*) 67 89 115
Ajuste de carga 0 B T
Control de gestión Registro de datos económicos 0 A B
Registro de datos productivos 0 B C
Análisis de resultados 0 A B
Estacionamiento del servicio (<= 4 meses) 0 C T
Tacto pre-servicio 0 0 A
Diagnóstico de preñez (tacto) 0 C T
Bloqueo 0 C T
Determinación de edad de gestación 0 A B
Evaluación de condición corporal 0 A B
Utilización toros “no distócicos” en vaquillonas 0 B T
Evaluación de la capacidad de servicio en toros 0 0 A
Edad entore vaquillonasTipo de desteteInstalaciones 15 meses 0 A A
22 meses 0 A A
27 meses A B B
sin  programación C 0 0
Precoz (antes de los 90 días) 0 0 A
anticipado (4-5 meses) 0 A A
tradicional (>=6 meses) T C C
temporario 0 0 A
Balanza 0 0 A
Alambrado eléctrico A B C
Manga con cepo 0 C T
Comederos, jaulas para rollos, etc. 0 A C
Reposición de vientres Propia C C T
de compra A A 0
Selección de animales de reposición por tipo 0 B C
Selección de animales de reposición por índices 0 0 A
Inseminación artificial 0 A A
Vacunación brucelosis T T T
Control de brucelosis 0 A A
Control Tuberculosís 0 0 A
Control de venéreas (toros) 2 raspajes negativos 0 B C
Control de venéreas (toros) parcial A B B
Vacunación venéreas 0 0 B
Vacunación mancha gangrena enterotoxemia terneros B T T
Antiparasitario en terneros T T T
Complejos vitamínicos/minerales no incluídos en los alimentos C C C
Control sarna, piojos, mosca cuernos C C C
Asistencia técnica Veterinaria planificada 0 B C
Veterinaria ocasional A B A
Agronómica 0 A B
Sin Asistencia C A 0
Esta situación hace más trascendente aún el análisis cualitativo efectuado por profesionales de la Agencia de Extensión Rural Azul del INTA, el Instituto de Economía y Sociología y la Universidad de Córdoba sobre las causas que afectan la adopción de tecnología en la ganadería bovina para carne en una Cuenca del Salado con una extensión cercana a las 9 millones de hectáreas, que se mantiene como la principal zona ganadera y criadora de país.
El documento, que pueden solicitar a   redaccion@motivar.com.ar, plantea que la región en cuestión logró alcanzar el máximo número de cabezas bovinas en 2006, con una carga que llegó a 1,1E.V./ha, y que en 2007 comenzó un proceso de liquidación de hacienda que se prolongó hasta 2010. La tasa de destete, a lo largo de esa década se mantuvo en el orden del 76%.
“Esta zona tradicionalmente criadora se encuentra en un proceso de transición hacia la actividad de ciclo completo, como una alternativa para diversificar la producción, por lo que la recría y la terminación de los terneros compiten por la superficie que se destina a la cría”, se destaca en el trabajo del INTA. Y sus investigadores agregan: “Esto se evidencia en el aumento de las existencias; un cambio en las proporciones de las categorías y una creciente competencia de la agricultura”.

Adoptar tecnologías

En estos últimos datos radica el desafío  por lograr una mejora en la eficiencia productiva de la ganadería, para lo cual -según el INTA- será necesario fortalecer los procesos de incorporación de tecnología.
“En este sentido y si bien existe en la zona un desarrollo importante de tecnologías disponibles, se observa que -por diferentes razones- los niveles de adopción no son los esperados. Esto redunda en bajas productividades en relación al potencial, evidenciado en la existencia de brechas de rendimiento no explicadas por cuestiones agroecológicas”, destacan los expertos en el documento generado a fines de 2013: el promedio de las mencionadas brechas alcanza valores del 72% y 111% entre los niveles tecnológicos de producción “Bajo” y “Alto”, en sistemas de cría y ciclo completo, respectivamente (Ver Tablas N° 1 y 2).

El trabajo

El proyecto del INTA fue aplicado al   caso de ganaderos de los partidos de Las Flores, Ayacucho, Maipú, Gral. Guido y Chascomús, que cuentan con más de 80 y hasta 500 vientres. Según el último censo agropecuario, este estrato representaría al 51% del  total de los establecimientos locales de cría y ciclo completo; y posee el 37.1% de las cabezas.

Los resultados

Tal como destacan los expertos en sus conclusiones, la ganadería en la Cuenca del Salado se presenta como una actividad generadora de orgullo, identidad y tradición. Sin embargo, ese “ser ganadero” constituido en una herencia transmitida de generación en generación como un “saber hacer”, surge también como un condicionante a la hora de adoptar tecnologías.
Esto se percibió, por ejemplo, al abordar cuestiones como el análisis de la condición corporal de los animales, punto en el cual se detectó no sólo desconocimiento por parte de los consultados, sino también cierta desconfianza respecto de su utilidad, argumentado una percepción de diagnóstico tardío como herramienta para revertir el estado de las vacas. Además, los técnicos percibieron que muchos realizan su propio diagnóstico, guiándose por su experiencia y conocimiento, sin el uso de escalas.

¿Ajustar la carga?

Sin bien en algunos casos los ganaderos de la Cuenca del Salado entrevistados por el INTA desconocían el nombre de la práctica, la mayoría demostró una “aproximación empírica al uso de la misma: se manejan por experiencia, a ojo”.
Más allá de las razones vinculadas con el conocimiento propio respecto del tema, también destacaron cuestiones económicas para la no adopción de la tecnología: falta de créditos acordes a los tiempos productivos de la cría y altos costos para reponer vacas u otras categorías.
Tabla 3. Perfil Tecnológico Sistema Ganadero de Ciclo Completo
NIVEL TECNOLÓGICO
BAJO MEDIO ALTO
% de la superficie de cría + invernada 60 35 5
Rendimiento en Kg/ha (*) 90 140 190
Ajuste de carga  (en situaciones de emergencia) 0 B T
Estacionamiento del servicio (<= 4 meses) A C T
Tacto pre-servicio 0 0 A
Utilización toros “no distócicos” en vaquillonas 0 A T
Evaluación de la capacidad de servicio en toros 0 0 A
Edad entore vaquillonasTipo de desteteInstalaciones 15 meses 0 A A
22 meses 0 A A
27 meses A B B
sin  programación C 0 0
Precoz (antes de los 90 días) 0 0 A
anticipado (4-5 meses) 0 A A
tradicional (>=6 meses) T C C
temporario 0 0 A
Balanza 0 A C
Alambrado eléctrico A C T
Aguada en todos los proteros A B C
Manga con cepo 0 C T
Corrales de encierre 0 A B
Comederos, jaulas para rollos, etc. A B C
Reposición de vientres Propia C C T
de compra A A 0
Selección de animales de reposición por tipo 0 B C
Selección de animales de reposición por índices 0 0 A
Inseminación artificial 0 A A
Vacunación brucelosis T T T
Control de brucelosis en reproductores A C T
Control tuberculosís en reproductores A C T
Control de venéreas (toros) 2 raspajes negativos A C T
Control de venéreas (toros) parcial B A 0
Vacunación reproductivas 0 0 B
Vacunación mancha gangrena enterotoxemia terneros C T T
Control integral de parasitosis 0 0 0
Antiparasitario en terneros T T T
Complejos vitamínicos/minerales no incluídos en los alimentos C C C
Control sarna, piojos, mosca cuernos C C C
Mano de obra calificada 0 A B
Asistencia técnica Veterinaria planificada 0 B T
Veterinaria ocasional A B 0
Agronómica A B C
Sin Asistencia C A 0
Control de gestión Registro de datos económicos 0 A B
Registro de datos productivos A B C
Planificación integral empresarial 0 A C
Análisis de resultados (impos.-financ) 0 A B

Estacionar el servicio

Del estudio en cuestión surge también que tanto la práctica, como sus ventajas son conocidas, más allá de lo cual no se cumple con ella en forma fehaciente.
Los productores argumentaron evitar las pariciones en verano por los efectos negativos del calor en los terneros, y el probable perjuicio de agentes externos (mosca). “No se advierte que manejen variables importantes que hacen a la sostenibilidad del sistema en su conjunto y a la vida reproductiva del vientre en particular”, sostuvieron desde el INTA. Si bien se encontraron   matices en la adopción, con productores que estacionan el servicio en tres meses o menos, desde octubre a enero y, otros que por costumbre lo prolongan a cinco meses, al analizar las causas que explican la no adopción, los principales argumentos se orientaron a que la base del negocio es  producir terneros, por lo cual se debe brindar la oportunidad a las hembras de quedar preñadas indefectiblemente.
“Esto demuestra falta de conocimientos básicos en el sistema de producción”, sostuvieron los investigadores.

Diagnóstico de preñez

También se conoce la tecnología pero no así la importancia de su utilidad en cuanto poder saber si los vientres están o no preñados y así tomar anticipadamente decisiones de manejo. Algunos productores realizarían el tacto con otros objetivos, y sólo en una parte del rodeo: en particular en vaquillonas, y en vacas que por su edad y/o tipo genético se les brinda una nueva oportunidad de servicio (también en vientres que se decide vender preñados con una época de parición no adecuada). En muchas respuestas los profesionales del INTA detectaron referencias a la propia experiencia del productor como elemento suficiente para detectar preñez.
También se percibió que los ganaderos consideran que si los animales están bien alimentados, sanos y hay abundancia de toros, el porcentaje de preñez está asegurado.
Un dato interesante: varias respuestas sobre el por qué de la no utilización estuvieron ligadas a los costos de la misma, ya que la práctica implica el pago de honorarios y movilidad de un veterinario.

Control de venéreas

Al igual que en los casos anteriores, los productores sostuvieron conocer e implementar la prevención de enfermedades    venéreas mediante la revisación de toros: pero no se practica con regularidad.
Entre las causas que afectan la adopción surgen cuestiones actitudinales, culturales y de conocimiento principalmente de riesgos de contagio y costos. Se le reconoce importancia debido al impacto económico que causa un toro enfermo (pérdida de terneros). El control de enfermedades venéreas parece estar instalada parcialmente entre los consultados. Un grupo menciona que la realiza todos los años, de manera sistemática: 2 o 3 raspajes dependiendo de la sanidad del toro o problemas de parición.
Otro grupo, a pesar de conocer la tecnología, no la practica con regularidad.

Control de parasitosis

En este punto y a lo largo del estudio, se evidenciaron diferencias en la administración de los antiparasitarios. Si bien existieron menciones sobre la problemática de la resistencia a las drogas y la importancia de realizar análisis son prácticas poco habituales debido a la costumbre y la confianza en la experiencia que tienen los productores para detectar animales infectados.
Con respecto al método HPG se detecta el interés de algunos productores, aunque en general hay desconocimiento en cuanto a su implementación.
En la mayoría de los casos la desparasitación se realiza en forma sistemática y periódica y en general, a los animales jóvenes. Sin embargo, surgen respuestas que denotan desconocimiento en algunos productores respecto de las categorías a desparasitar, dado que no se recomienda hacerlo en adultos, por presencia de inmunidad, lo que conlleva a realizar gastos innecesarios.
No se evidencia el uso integral de antiparasitarios. Si bien hay menciones sobre la problemática de la resistencia, se observaron cuestiones actitudinales, como costumbres y modos de hacer, que llevan a realizar desparasitaciones sistemáticas sin diagnóstico, ni asesoramiento veterinario.

Asistencia técnica

Tal como se destacara desde los autores de la investigación y respecto de la asistencia veterinaria, en la mayoría de los casos no se cuenta con la misma de forma permanente, sino que se recurre al profesional en casos puntuales que requieren mayor conocimiento técnico, tales como raspajes, cesáreas o enfermedades, y por lo general las cosas simples se resuelven de modo casero. “Los cursos realizados y la experiencia de años de trabajo otorgan la confianza necesaria para ocuparse de esas tareas”.
Según el informe, también se percibe cierta resistencia a la intervención “excesiva” de profesionales agrónomos o veterinarios en el manejo de las explotaciones debido al temor que genera la toma de decisiones que no garanticen un incremento de rentabilidad y su alto impacto frente a la necesidad de subsistencia del productor.
Se vio un delicado equilibrio entre la   voluntad de recibir asesoramiento y la intervención directa en las decisiones de las explotaciones. La distancia percibida entre la teoría y la aplicación práctica es un elemento que limita la apertura a intervenciones de profesionales en las explotaciones.

¿Y entonces?

Existe un largo camino por recorrer en la intención de acortar las brechas productivas que se evidencian entre campos ganaderos de la misma zona. Más allá de esto, será clave que los involucrados comiencen a recibir el asesoramiento adecuado, que les permita dejar de perder competitividad frente a otras producciones que compiten directamente por ocupar sus superficies.
El INTA sigue avanzando en diagnosticar las causas que impiden una mayor adopción de tecnología en los establecimientos, muchas de las cuales coinciden con la descripción que realizan los médicos veterinarios al ser consultados sobre este mismo tema. La clave, sin dudas, pasará por aceptar estos motivos como reales y generales para entonces sí avanzar sobre ellos con estrategias conjuntas, planificadas y que permitan valorar los resultados que se puedan obtener.

comments

COMPARTIR:
Valoración: