fbpx
MOTIVAR encabezado diarios
HomeEdición ImpresaNo olvidar: detrás de los balances, están las personas

No olvidar: detrás de los balances, están las personas

Difícil sería negar la importancia de los resultados económicos de una actividad a la hora de realizar un balance respecto de lo ocurrido en este 2013 que termina.
Tal como sostuvimos en nuestra tapa del mes de marzo, uno de los objetivos tanto de los empresarios de laboratorios, como de distribuidores, veterinarios y sus clientes estuvo este año centrado en salir victoriosos de la encrucijada planteada por tres factores: eficiencia, precios y rentabilidad.
Más allá de esto y del innegable valor de los datos duros, nos centraremos en las miles de personas que -a lo largo de todo el país- trabajan para que el rubro de la sanidad animal siga creciendo.
“Fue un año raro, duro; de mucho trabajo y cambios; de ilusiones, decepciones y logros”. En esta ficticia declaración resumimos las sensaciones que recibimos de quienes se desempeñan en distintos rubros, cuando consultamos sus impresiones sobre este año que culmina.
En definitiva, y si bien uno puede coincidir o no con los calificativos para este 2013, todos ellos están vinculados a la gente, a su esfuerzo, a sus viajes, al tiempo que se le “quita” a los seres queridos, a las ventas logradas, a las perdidas y a las que “terminarán saliendo”.

“Fue un año raro, duro; de mucho trabajo y cambios; de ilusiones, decepciones y logros”.

Hablamos de personas: empresarios, distribuidores, técnicos, profesionales, dirigentes, docentes, investigadores, funcionarios y viajantes que contribuyeron a que la rueda siga girando.
Entre tantos otros, podemos destacar dos aspectos -surgidos de este contexto- que serán incorporados definitivamente en el sector.
Por un lado, el trabajo en equipo, la planificación, la confianza en lo que el otro pueda hacer y la comunicación fluida en el ámbito laboral, llegaron para quedarse. Sin dudas que se seguirá avanzando y que en algún rubro en particular se deberá crecer más que en otros. Pero quien busque la eficiencia deberá pegarse a estos conceptos o fracasará.
Otro tema interesante tiene que ver con la cadena comercial de insumos destinados a las producciones animales. Creemos que una buena conclusión sobre lo debatido en estos 12 meses es la que sostiene que estos productos veterinarios deben venderse en el campo.
Que quede claro, no nos referimos a la venta directa a los productores, sino todo lo contrario. Hablamos de comprender que el producto veterinario es una herramienta tecnológica, cuya promoción debe sostenerse desde lo científico y justificarse desde lo económico, en el mano a mano con el usuario final. Acción que siempre debe estar a cargo de un veterinario. Bienvenidas las acciones masivas para generar demanda, pero el gran paso será dado cuando todas las veterinarias de todos los pueblos sean abastecidas para que desde allí se concrete la transferencia tecnológica.
Gran responsabilidad tendrán empresas, entidades y organismos, pero somos optimistas ya que, en todos los casos, la decisión final depende de las personas…
Que tengan un muy buen fin de año y muchas gracias por elegir a este medio para informarse y seguir planteando sus respetuosas diferencias.

comments

COMPARTIR:
Valoración: